UN MERECIDO HOMENAJE A DON PASCUAL MASTELLONE

 

Entre los inmigrantes que hicieron crecer al país con sus trabajos, están los Mastellone. Antonino Mastellone llegó a la Argentina a principios del siglo XX con otros tantos pioneros que a base de esfuerzo y una clara visión de negocios, construyeron grandes empresas industriales.

En 1935, invierte sus primeros ahorros en un camión que pintaron con el nombre de La Serenísima, mediante el cual vendían diferentes quesos. La distribución era diaria y usaban la “heladera a hielo”.

En 1952, fallece Antonino y Pascual, su hijo, asume la presidencia de la empresa y una etapa de grandes cambios en el cuidado y tratamiento de la leche utilizada para el consumo y la fabricación de los productos lácteos.

Su visión de incorporar activamente al ama de casa le da lugar a la presencia de Doña Petrona en el programa más visto de la televisión argentina, Buenas Tardes Mucho Gusto. Fueron años de una cocina al servicio del hogar. Doña Petrona, llegó a utilizar los productos de la empresa -cremas, leches, quesos, dulce de leche-, en diferentes preparaciones. Una de sus grandes y asombrosas recetas fue el Pan Dulce amasado con yogurt La Serenísima, un ingrediente con otros destinos hasta la aparición de esta dulzura de fin de año.

Fui testigo de muchas de éstas circunstancias, ya que durante 8 años fuí el nexo entre la gran ecónoma y la revista Para Tí.

Algunos mediodías con Don Pascual