Llegó Gabriel, el primer muñeco sexual para mujeres

Atentos a las necesidades del mercado sentimental e inspirados en el auge de las muñecas que satisfacen el morbo de tantos señores en el mundo, la industria del juguete para adultos acaba de poner en venta a Gabriel, un joven íntegramente hecho de goma y con un miembro viril tan hiperrealista, que confunde. Es que ha sido creado para darle placer a la creciente cantidad de mujeres que se queja, entre otras cosas, de que “ya no hay hombres”.

Viendo sus dimensiones, no sé en qué lugar de la casa podríamos guardarlo para que no se lo coma el perro, ni asuste a la tía. Cuestión es que el sujeto, bautizado con nombre de ángel, es el primero de la generación de “maledolls” creados por la empresa Sinthetics, en Los Angeles. Entre sus atributos principales, se mueve y tiene vientre tipo plancha de ravioles, no habla de fútbol ni usa escarbadientes después de comer, lo que ya es un punto a su favor. Según contó a los medios ingleses la sexóloga Karley Sciortino, es “increíblemente realista.” Y la verdad es que los fabricantes lograron moldes de cuerpos atléticos y hasta le pusieron melena de pelo real, pero a diferencia de otros ejemplares que se fabrican en España, parece que éstos no traen miembro viril de quita y pon, intercambiable, a gusto de la consumidora.

Gabriel y sus pectorales Gza Sinthetics

Hasta hace poco los chinos eran líderes en el segmento de muñecas eróticas hiperrealistas. Un año atrás la empresa Hitdoll había presentado a su primer acompañante masculino a precio de bolsillo, entre 800 y 4000 dólares, en cambio esta versión californiana la supera y alcanza precios que van de 6000 a 8000 dólares.

Más allá de burlar a la humanidad sexualmente activa, a las mujeres esa perfección estética nunca nos atrapa más que un rato. Sentir atracción por alguien y no dilucidar la razón de su encanto es lo que hace irresistible a cualquier persona. Quizá por eso nunca nos van a gustar los muñecos, ni los de goma ni los reales.

Sin comentarios

El beso lingual es la técnica erótica más común del juego sexual

De las fechas más insólitas del calendario global, celebramos hoy 6 de julio el “Día del Beso Robado”. Se supone que durante las siguientes 24 horas las personas tenemos un vía libre para besar a cualquier persona, por asalto, y recibir besos de la misma forma. Podríamos robarlo a lo Doisneau, o ese desapasionado que se dan los feligreses en la misa, también están el clásico amistoso y el de lengua, aunque éste tiene otro alcance.

El término procede del latin basium, dice mi Enciclopedia del Sexo, e implica el acto de tocar u oprimir labios contra labios u otras superficies sensibles. En una encuesta realizada entre parejas heterosexuales el 84% de los consultados coincidió en que el beso lingual es la técnica erótica más común del juego sexual, y el ejercicio principal del petting o sexo sin penetración. Pero respecto del amor es el único termómetro capaz de medir la gravedad del asunto, e incluso hasta puede predecir si una relación prosperará, así es que miren si será importante besarse bien.

Cuando éramos adolescentes nos besábamos sin pudor en la parada del colectivo, en el banco de una plaza y en las matinés. Nadie se escandalizaba porque estábamos en pleno hervor hormonal. Sin embargo es muy raro ver a dos adultos besarse apasionados en la calle. En la China de entre los siglos XIII y XIX nadie lo hacía en público porque se consideraba parte del acto sexual, es decir, algo que solo podía practicarse en la intimidad. Los árabes tampoco besan a las mujeres delante de terceros pues lo consideran una provocación, en Japón nunca exhiben el afecto erótico ante otros (salvo mediante el arte) y, oh curiosidad, los ingleses tan poco dados a expresar sentimientos, son quienes han instituido esta fecha que celebramos. En cambio, nunca olvido un otoño en un puente sobre el Sena. Mirando pasar la gente noté a una pareja joven sentada en un banco vecino. Ella sacó un champagne del bolso y él como un mago encontró dos copas en los bolsillos de su chaqueta. Antes de brindar sellaron el after hour con un beso de película, mientras el catamarán se hundía en la bruma del río. Ay París, París. Los besos deben haberse inventado ahí…

 Bacteria viene, bacteria va mymodermet

Bien. Aunque en ese intercambio de fluidos se quintuplique la población de microbios y bacterias de tu boca, la ciencia sostiene que hay que besarse porque el acto estimula la liberación del oxitocina en el flujo sanguíneo, al tiempo que abre una compuerta para que la adrenalina inunde acelerando el ritmo cardíaco, la tensión arterial y el nivel de glucosa en la sangre.

Entre otras particularidades de este divino ejercicio, según los sitios que apuntan todo sobre los récords humanos, en 1990 en EEUU un hombre besó a 8001 personas durante ocho horas, mientras que el beso más largo lo consiguió una pareja de americanos con un tiempo de 30 horas. Los científicos del Instituto Kinsey dicen que las mujeres pueden excitarse y alcanzar el orgasmo durante un beso sin haber tenido contacto genital alguno, y hay otras que mientras practican la felación alcanzan idéntico éxtasis gracias a la cantidad de terminaciones nerviosas de las membranas mucosas de los labios.

Otra: existe una ciencia que estudia las características fisiológicas y psicológicas de un beso, la filematología. La inventó un antropólogo llamado Vaughn Bryant, de la Universidad de Texas (EE UU), convencido de que es una práctica milenaria y la evolución de otro saludo propio de nuestros antepasados cavernícolas, que consistía en aproximar la nariz para oler y detectar la salud y el estatus social de la persona. Ese hábito fue bajando hasta practicarse con los labios, “y era mucho mejor”, afirma Bryant, para quien el beso es un gesto aprendido y no innato. 

Beso en la mejilla para todos mis lectores!

Sin comentarios

Un corto animado sobre el clitoris que gana festivales

Lo que aburre es el exceso, pienso mirando las postales de la boda de Leo y Antonela, que ese día hasta pasearon por una alfombra roja, como si fueran a la entrega del Oscar.

Haciéndole honor a su sangre latina la novia no dejó nada librado a la imaginación: vestido corte sirena, escote armado y en corazón, encaje hasta en las orejas, espalda desnuda, híper tajo en falda y cascada de bucles, al estilo diosa griega. Y el novio, con su habitual cara de susto, flor en la solapa y corbata rebota flashes, como describió una estilista española que aprovechó para despacharse con el showbiz  fulbolero. Ojalá le dure a los Messi ese amor infantil, que a esta altura de su historia debe estar hecho de lealtades más que de pasiones.

Pero volviendo a lo que abunda, es la tercera o cuarta vez en lo que va del año que sale a la luz un cortometraje dedicado íntegramente a su majestad, el clítoris. Así, tratado cual rareza digna de microscopio, el órgano epicentro del placer sexual femenino sigue siendo trending topic en la lista de intereses, y es sin dudas el asunto del que más se habla en las rondas del té a las cinco“Las mujeres son afortunadas. Tienen el único órgano del cuerpo humano dedicado exclusivamente al placer”, dice la directora y guionista canadiense Lori Malépart-Traversy, autora del proyecto que ya ha ganado varios premios por su contenido didáctico.

Le clítoris, filmado durante 2016, tiene como objetivo, una vez más, desmitificar y desmontar tópicos sobre su función y existencia, por si todavía quedan exploradores extraviados y mujeres que desconocen su potencial. “Quiero mostrarle al mundo lo que he aprendido en mi investigación, sobre todo los aspectos que yo misma, como mujer, desconocía de un órgano que forma parte de mi cuerpo”, explica la realizadora.

Con más 8000 terminaciones nerviosas y tamaño milimétrico que lo hace apenas localizable a simple vista, el órgano está representado aquí como un muñequito articulado y frágil que va “guiando al espectador, como si fuera un cuento en el que hay que acompañar al protagonista por todas las aventuras que vive. Mi objetivo es que a la gente le guste clítoris y que a partir de ahí se convierta en algo más vivo que una simple vulva, una cavidad o una vagina” aclara la autora con un toque de humor, y algo naïve.

En fin, en sintonia con el outfit de Antonela, será que todo suma, que “más es más”…

Sin comentarios

Masturbarse seguido ayuda a prevenir el cáncer

Qué fácil es todo, ahora que la tecnología y la investigación médica derriban uno por uno mitos y falsos postulados del pasado. Sin ser la panacea, parece que hoy masturbarse unas 21 veces al mes puede ser una receta efectiva dentro del tratamiento preventivo de ciertas enfermedades masculinas (no se sabe si aplica a las mujeres, pues sabemos que también tienen próstata).

No debe haber actos más privados  como pensar, y masturbarse. Sin embargo desde el tiempo de las cavernas el ser humano ha sido condenado por darse autoplacer. A lo largo de siglos la Iglesia y tantos otros círculos sociales han perseguido, denigrado, prohibido, castigado y desaconsejado su práctica, ni hablar de los padecimientos de las mujeres que se animaban a tocarse para satisfacer sus demandas. El primer libro que se escribió sobre el tema, Onania (por Onán, el personaje bíblico) fue publicado hacia 1710 por un médico inglés (algunos dicen que era alemán) de apellido Bekker, que se ocupó difundir una sarta de mentiras y falsedades acerca de las enfermedades que provocaba la “autopolución” en ambos sexos (ceguera, demencia etc). El titulo del libro era bastante largo  ”Onania, o El atroz pecado de la autopolución y sus terribles consecuencias, indagado en ambos sexos, con consejos espirituales y físicos para aquellos que se han dañado con esta abominable práctica. Y una provechosa admonición a la juventud de la nación de ambos sexos”. Más tarde, en el siglo XVIII, un monje también inglés se dedicó caminar las calles portando panfletos y pancartas con amenazas y advertencias a quienes practicaran el onanismo, de ahí la palabra usada hasta hoy. La locura llegó al punto de que para castigar a los pecadores se inventaran aparatos antimasturbatorios de lo más creativos, y tortuosos (algunos se exhiben en el Museo de Sexo de Nueva York).

sabia terapia…

Felizmente todo aquel marketing en contra se acabó. Hoy la masturbación goza de buena reputación, e inspira libros, videos, ensayos y estudios que le hacen apología.

La más importante, una investigación de la Universidad de Harvard realizada entre 32.000 hombres y determinó que aquellos hombres que eyacularon al menos 21 veces al mes tuvieron un 33% menos de riesgo de sufrir el temido cáncer de próstata que quienes no se aplicaron a la tarea, dice el texto publicado en la revista European Urology. No importa si la frecuencia sugerida ocurre dentro de una relación sexual (con alguien) o solos, pero masturbarse hoy es sano, natural y necesario. “La frecuencia de la eyaculación es, hasta cierto punto, una medida del estado de salud general en que los hombres en el extremo muy bajo de la eyaculación (de cero a tres veces al mes) eran más propensos a tener otros problemas médicos y morir prematuramente de otras causas diferentes al cáncer de próstata”, dijo Jennifer Rider, a cargo de la investigación, y agregó que el beneficio no se alcanza a completar sin dieta y ejercicio fisico regular.

Además de los masajes descontracturantes, no debe haber remedio más placentero…..

Sin comentarios

La pose del perrito es la más popular del repertorio sexual

Hay hábitos que nunca pasan de moda, convirtiéndose a veces en peligrosas zonas de confort. El Kamasutra y el Ananga ranga, los libros de alcoba más antiguos de Oriente, nos dejaron un vasto repertorio de posiciones sexuales para innovar en la cama y no caer en repetición, lo que sabemos conduce a la rutina, y en consecuencia, al aburrimiento. Claro, algunas eran fáciles de copiar y otras imposibles, a riesgo de romperse el cuello, pero estos milenarios manuales editados con dibujos, citas, consejos, recomendaciones, poemas de amor y hasta relatos picantes, eran el material de consulta clave para condimentar la intimidad de una pareja, y de esa forma sostener el interés mutuo a lo largo del tiempo. Sin embargo hoy el sexo es lo que un tweet. Hay poco tiempo y mucha ansiedad, por lo que a la hora de practicarlo indefectiblemente caemos en las coreografías básicas de la enciclopedia, a veces efectivas, pero no siempre.

Un sondeo realizado a principios de año por el equipo de DrEd (un centro médico con sede en el Reino Unido) entre 2000 hombres y mujeres de Estados Unidos y Europa reveló que en la actualidad son apenas 4 o 5 las posturas sexuales preferidas: la del perrito es la más popular (con 35,1 de votos) seguida por el misionero (22,5 %) y la de la vaquera (19,4 %). Entre los hallazgos de la encuesta figura el uso creciente de complementos no solo para practicar el onanismo sino también para amenizar los juegos preliminares, de hecho el 44% de las mujeres entre 18 y 60 años de EEUU confeso usar juguetes mientras que el 20% de los hombres afirmó disfrutar especialmente de los vibradores. En buena hora, pues son una herramienta vital para liberar tabúes, miedos y amigarnos con nuestro cuerpo.

En lo posible, sobre mesas firmes 

Volviendo al top ten de las acrobacias amatorias, el célebre 69 estaría perdiendo adeptos. Solo el 4,3% de los consultados dijo practicarlo y, pese a que últimamente han surgido firmes predicadores del sexo anal, tiene apenas un 2,1% de fans, ocupando el puesto 9 de las preferencias masculinas. Las mujeres ni lo votaron, pero a cambio dijeron preferir el misionero a la vaquera, al revés de los hombres. Según la investigación, mientras la mayoría de los europeos opta por la pose del can, los italianos disfrutan más de la vaquera, los holandeses del misionero y los polacos de la cariñosa cucharita.

Dos datos para reflexionar: si bien es cierto que las mujeres están tomando las riendas de sus deseos y gustos, siguen siendo los hombres heterosexuales los “Indiana Jones” de la cama, al menos el 75.3% confesó liderar las exploraciones, aunque lamentablemente con cero creatividad propia, pues el 53,8% de ellos dijo inspirarse en el porno. Por último, la imaginación también se aburguesó: el 19, 9 % de los consultados espera cumplir este año con la fantasía pendiente de hacerlo sobre una mesa.

Sin comentarios

Cuáles son las ciudades sexualmente más satisfechas

No. Buenos Aires no está en la lista de las diez ciudades “sexualmente más satisfechas” del mundo. Y peor, no figura ni entre las 100 metrópolis que integran la última encuesta realizada por el sitio de entretenimientos para adultos Lazeeva, con el fin de saber dónde vive la gente que más disfruta su intimidad. Hasta Caracas, con lo mal que la están pasando sus habitantes en estos momentos, alcanza mejor performance que Buenos Aires. La satisfacción depende de muchos factores, por eso si algo sugiere esta notable “ausencia” en el ranking es que los porteños estamos algo atrasados en algunos aspectos de la materia. Como bien dice un amigo, “mentalmente nos hemos quedado en los 90”.

El objetivo del sondeo realizado entre los más de 400.000 usuarios de entre 18 y 70 años que tiene el sitio intenta describir el contexto social en el que los habitantes desarrollan su vida sexual, tomando por variables el consumo de pornografía, el nivel de libido, la frecuencia de las relaciones, el uso de métodos anti-conceptivos, juguetes sexuales y la actitud positiva hacia la comunidad LGBTQ, entre otros ítems.

Todo es posible en Rio

Paris, Río de Janeiro, Londres, Los Ángeles, Berlín, Nueva York, Sao Paulo, Las Vegas, Ibiza y Ámsterdam lideran el top ten de los sitios ideales o con mayor nivel de población a gusto en la cama. Como siempre Paris (pese a que está bastante venida a menos) sigue inspirando a los románticos, y es además el mejor destino para la gente swinger, junto con Berlín, según la encuesta. La población de Río de Janeiro es la más abierta al sexo experimental, Londres la más tolerante con la comunidad LGBT. Como dato, cinco de las diez ciudades donde más porno consumen están en EEUU, entre ellas, Los Ángeles y Las Vegas, y Sao Pablo es donde más juguetes consumen.

Sin comentarios

Oyoga, la versión más hot del yoga tradicional

La mejor manera de empezar bien la segunda mitad de este año extraño es apuntándose a las clases de yoga, en cualquiera de sus disciplinas (hatha, iyengar, kundalini, ashtanga etc.) No hay remedio más inocuo y efectivo para los males de la vida moderna que esta milenaria disciplina, de hecho la ciencia confirmó hace ya tiempo los numerosos beneficios que tiene, por ejemplo, en la vida sexual de las personas sanas. Entre los estudios más recientes que lo prueban figura el de la Escuela Médica de Harvard, que demostró que la repetición de ciertas posturas o “asanas” durante al menos doce semanas seguidas lograba despertar el deseo, la excitación, mejorar la lubricación y multiplicar los orgasmos en las mujeres de 22 a 55 años.

Las participantes que se prestaron al estudio no solo demostraron tener mejor ánimo y tono muscular al cabo de ese tiempo, sino que aquellas que bordeaban los 50 confesaron además sentirse estimuladas y haber conseguido varios orgasmos en una sola sesión. Otra investigación publicada en The Journal of Sexual Medicine mostró que el yoga también beneficia a los hombres ayudándolos a controlar la eyaculación precoz.

Si a todo esto le sumamos el advenimiento del “Oyoga”, podríamos pensar que estamos a un tris de encontrar el alivio a muchas de las disfunciones que hoy aquejan a hombres y mujeres de todo el mundo. Esta nueva vertiente que es furor en las algunas escuelas de yoga de los Estados Unidos combina técnicas de terapia grupal con la meditación, el tantra, el estudio del Kama Sutra, el baile y ciertos ejercicios que fortalecen el suelo pélvico y la excitación del clítoris. Según su creadora, Psalm Isadora, una conocida gurú de las relaciones de pareja, el objetivo del Oyoga no es solo conseguir “yogams” sino enriquecer la intimidad y fortalecer la mente, además de ayudar a superar tabúes y lograr estabilidad emocional en casos de mujeres que sufrieron algún episodio de violencia sexual.

Según algunos yoguis basta con hacer la posición loto y concentrarse en la respiración mientras se trabaja el suelo pélvico para alcanzar un orgasmo. Una investigación de la Universidad de Indiana, Estados Unidos, reveló que el 40% de las mujeres experimentaron orgasmos haciendo ejercicios abdominales, mientras que el 20% con el yoga.

Sin comentarios

El 67% de lo argentinos dice ser infiel por aburrimiento

Los ídolos tienen pies de barro. Hace unos años cuando supe que un respetadísimo colega casado con familia y larga trayectoria profesional llevaba una doble vida sentimental, la imagen que yo tenía de su persona cambió, para bien, porque finalmente dejé de creer que era alguien extraordinario para verlo como el hombre que era: un tipo del montón.

Supongo que así habrá se sentirse la mediática esposa del jugador del fútbol que mantuvo un “elevado” intercambio epistolar con una vedette, dejando en evidencia que no solo engañaba a su mujer hacía tiempo sino, peor, que hay que tener mucho cuidado con las conversaciones que quedan en el WhatsApp, sea en el teléfono o en las computadoras personales. El pobre hombre, que al fin y al cabo estaba en todo su derecho de tener un affaire, ahora no puede salir ni a la calle, ni a la cancha. Y apenas pise la de Boca, La 12 se lo va a recordar.

el aburrimiento es el comienzo del fin sunshine

Pero volviendo a la infidelidad y a las razones del pecado que tienen cada quién, un informe del sitio de citas para casados Second Love, con base en los Paises Bajos y más de 300.000 miembros en Argentina revisó los perfiles de los usuarios masculinos de entre 35 y 55 años con estudios universitarios completos y carreras profesionales, para saber, en forma anónima, las razones por las que fueron infieles alguna vez. El 67% dijo haberlo sido por la monotonía de su relación, el 43% por el deseo de recuperar la ilusión del enamoramiento, el 30% por falta de satisfacción sexual y el 17% para evitar un divorcio o la separación.

“En otros casos y en menor medida, otros usuarios aducen motivos como la convicción de que una sola persona no puede colmar sus necesidades amorosas toda la vida y también que lo han hecho por vengarse de una infidelidad de su pareja” dijo Matías Lamouret, vocero del sitio, y agregó que, en Latinoamérica, la mayoria de las personas comprometidas caen el adulterio por “aburrimiento o estancamiento de la pareja”, antes que cualquier otro factor. 

La pareja de mediáticos en cuestión lleva muchos años de matrimonio “ejemplar”, según destacan las decenas de notas publicadas y comentarios en las redes, que se hicieron un festín con los detalles morbosos del asunto. Si logran superarlo, será cierto eso de que el amor es más fuerte…

Sin comentarios

Demisexuales, o el sexo solo por amor

Vivimos en la era de las etiquetas. Todo aquello que salga de la norma necesita un rótulo o cualquier otro indicador que lo describa y justifique a fin de no hacernos sentir el patito feo de la bandada, sino seres especiales y con idénticos derechos. Así cualquier costumbre, uso, preferencia u orientación hoy vuelve a la luz pública bajo un rótulo nuevo que a veces ni la ciencia registra. A la gente que no es afecta a acostarse con extraños o, mejor dicho, a quienes necesitan de una conexión sentimental para despertar sus deseos carnales, ahora le llaman “demisexuales”.

Curiosamente el término describe un comportamiento de lo más natural, pues no tener ganas de tocarse con cualquiera parece de lejos una decisión razonable.Tomando al pie de la letra el “diccionario virtual”, a cierta altura de la vida y luego de haber recorrido algunos kilómetros de sábanas, por default cualquier ser humano se vuelve un sibarita en la intimidad. Conocernos mejor permite ser selectivos y cuidadosos con nuestros sentimientos, eso es todo. Los demisexuales jamás se acostarían con alguien que acaban de conocer en una fiesta pues no le ven sentido al ejercicio si no les atrae sentimentalmente esa persona, describe el texto de presentación publicado en Demisexuality Resource Center, un sitio que recopila datos y conecta gente afin

Existe una diferencia entre sentirse atraído sexualmente por alguien y querer tener sexo con esa persona. La atracción sexual no es algo que puedas controlar, o tienes sentimientos sexuales hacia alguien, o no los tienes. No puedes forzarlos a aparecer y no puedes forzarlos a desaparecer, así que no tienes elección. El comportamiento sexual, por otra parte, es algo en lo que puedes elegir participar o no. La mayoría de las personas en el lado no asexual del espectro sienten atracción sexual tengan o no un vínculo emocional con alguien. Pueden tener sentimientos sexuales por personas atractivas en la calle, compañeros de clase o del trabajo con los que casi no han hablado o famosos. Sin embargo, pueden elegir no tener sexo por varias razones: puede no ser realizable o apropiado, quieren asegurarse de que la otra persona sea respetuosa y amable, está en contra de sus creencias religiosas, sólo quieren tener sexo dentro de una relación romántica, etc. La diferencia es que los demisexuales no tienen estos sentimientos sexuales desde un principio “agrega la publicación.

Fumando espero que pronto me guste tu corazón…

La recategorización de esta manera de vivir las relaciones surgió desde AVEN, una Red para la visibilidad y educación de la Asexualidad creada en 2001 y que reúne a miembros con intereses afines en todo el mundo. Aunque sus miles de acólitos prefieren agruparse en colectivos más vinculados al activismo político que a la difusión cientifica, se sabe que el trastorno de deseo se manifiesta de múltiples formas o situaciones y que es tan antiguo como el resfrío, de hecho hacia la década del 40 del siglo pasado el Informe Kinsey ya daba cuenta de los miles de ciudadanos norteamericanos que entonces confesaban no tener actividad sexual por largos periodos de tiempo y por distintas razones.

El panorama no ha cambiado. Al contrario, pareciera que la falta de deseo será la epidemia del siglo XXI, pese a los inmumerables intentos de las redes sociales diseñadas por abrirnos el apetito. 

Sin comentarios

Sexo a bordo de una low cost

En breve operarán en los cielos argentinos las llamadas empresas low cost. Dicen que para volar por las dos monedas que costarán los pasajes de cabotaje e internacionales el viajero deberá aceptar las condiciones del servicio, que parecen estar varios niveles abajo de lo que hoy ofrece la clase turista más rasa. Es decir que, además de llevar en el bolso de mano el papel higiénico, la manta y la vianda, habrá que soportar toda clase de situaciones a bordo. Esto pensando en los jóvenes borrachos que días a atrás subieron al vuelo de Ryanair que iba de Manchester a Ibiza.

En pleno trayecto la pareja de ingleses decidió concretar la fantasía de tener sexo arriba de un avión, pero no en el baño ni en algún escondite oscuro de la nave, sino ahí mismo, en el asiento. Claramente o estaban muy alcoholizados o quisieron hacer una performance artística, pues era imposible imaginar que sus vecinos no verían el espectáculo, aun en la oscuridad de la noche. Pero según contó un pasajero al Daily Mail el hombre hasta pidió en voz alta que alguien le prestara un preservativo. “Les escuché hablar sobre ello (sexo), pero pensé que estaban bromeando. El chico gritó ‘¿alguien tiene un condón?” y agregó el testigo que al principio los pasajeros se rieron, hasta que vieron cómo se quitaban los pantalones y la ropa interior. “Tuve que sacar mi teléfono. Nunca había visto algo así” agregó.

La tripulación no hizo nada por detenerlos, tal vez por que, dicen las malas lenguas, son en realidad quienes más practican el sexo durante los vuelos, siendo el número de casos registrados superior al de los pasajeros que se arriesgan a infringir las normas de las grandes compañías, que prohíben y multan a quienes desafíen las reglas en el aire.

La única empresa que lo admite, y que ha sido creada para tal fin es la británica Mile High Flights, que por 640 libras ofrece un turno de media hora , e incluso permite tríos por 125 libras más. En fin que de ser así la fauna viajera de las “low cost”, mejor el café quemado y el vidrio empañado del viejo y querido colectivo larga distancia…

Sin comentarios