El ojo de la calle

La calle Bambina, en el barrio de Botafogo, tiene 600 metros y los más variados emprendimientos: la Champagnería Ovelha Negra, el hostel Contemporâneo, que tiene un bar montado dentro de un container y una librería gratuita al aire libre; el estudio de tatuajes y piercings A Casa Hermética y Olho da Rua, una galería de arte nada convencional. Seguir leyendo

Sabor a casa

Estoy escribiendo una nota sobre el barrio de Botafogo para la Revista La Nación. Este post es un recreo. Reuní demasiada información para tan pocas páginas. Podría escribir una guía con todo lo que conocí. Tal vez lo haga un día, pero hoy no. Hace demasiado calor y tengo que entregar la nota ya.

Seguir leyendo

Big Mix

Yo ya sabía, dice la calcomanía que está debajo de las havaianas del muchacho. Son pasadas las dos de la tarde y todo el mundo en Rio de Janeiro querría estar como el repartidor de vaya a saber qué: sin camisa, a la sombra y de levante. La belleza de la mulata se adivina en su medio rostro visible, en el pelo enrulado y la destreza del hombre para galantearla desde la bicicleta. Enero hierve y la gente también. A pocos metros de esta escena de la calle Alvaro Ramos, en el corazón de Botafogo, descansa Tom Jobim, en el cementerio São João Batista, uno de los primeros cementerios sin distinción de clases. Big Mix dice la calcomanía de la ventana. O Xim Gib.

Comenzar el año en Copacabana

El 31 de diciembre hubo 52º de sensación térmica, después llovió y refrescó, paró y se despejó. Dos millones de personas llegaron a la playa de Copacabana. Todos de blanco. En el mar había cuatro transatlánticos y once balsas con 24 toneladas de fuegos artificiales para festejar la llegada del 2015 y los 450 años de la fundación de Rio de Janeiro. Antes del show de luces, que duró 16 minutos, un mensaje del Papa Francisco fue transmitido por las pantallas gigantes que estaban colocadas sobre la playa.

En el video de abajo, el espectáculo de fuegos artificiales que cada año sorprende más que el anterior, acompañado por la voz de Caetano cantando “É hoje”, es hoy.

Palmas para el dos mil catarsis

La playa de Flamengo está llena de flores: blancas para la paz, rojas para el amor, amarillas para el dinero. La gente llega cargando palmas, las flores más famosas del cambio de año; con botellas de champagne, con dulces y manzanas, con barcos celestes de madera. “Son ofrendas para Yemanjá, la diosa del mar”, dice una mujer que ordena dos botellas de espumante sobre la arena, con sus correspondientes copas, mientras el marido cava un hueco y afirma siete velas blancas. “Venimos a darle las gracias a Yemanjá por todos los deseos concedidos este año. Las flores blancas le gustan a ella y las rosas amarillas son para los niños”. ¿Qué niños? pregunto. “Los que habitan en el mar”. Seguir leyendo

Noche Buena

La ventana de enfrente está completamente abierta. Es Nochebuena. Los almendros de la calle Dias Ferreira, una de las más elegantes de Copacabana, refrescan el aire. Pero para la familia de enfrente el aire no está fresco. Están todos sentados a la mesa, en cuero. La mamá, el papá, los dos hijos. Así es la Navidad en Río, sin fuegos artificiales y, muchas veces, sin ropa. Cuando la mamá se levanta de la mesa se le ve el vestido strapless, tomara que caia -ojalá que caiga- le llaman a ese tipo de prenda acá. El resto está en calzoncillos.  Seguir leyendo

Las Taradas unplugged

En portugués tarada significa maníaca sexual. Era extraño ver el anuncio de Las Taradas en el Teatro Rival, uno de los escenarios más importantes de la música brasileña en Río. Se presentaban junto a Mulheres do Chico, un bloco de carnaval conformado, también, exclusivamente por mujeres.

Seguir leyendo

Ensayos técnicos

Es diciembre, navidad, pan dulce, regalos, familia, con quién vas a pasar año nuevo y todas esas cosas. Pero en Río ya se piensa en carnaval. Mañana, sábado 20, se hace el primer ensayo de las Escolas de samba en el Sambódromo y continúan todos los fines de semana hasta el 8 de febrero. Ese domingo se hace la prueba de luz y sonido con la Escola que salió campeona el año pasado, Unidos da Tijuca.

Seguir leyendo

Viernes 3 pm

Viernes, 3 pm. 2009. Recorro en moto la avenida Mem de Sá -la arteria principal de Lapa- de principio a fin. La ciudad está en llamas, los termómetros callejeros muestran 43 grados. Dentro del casco deben hacer 48. Pero el infierno se evapora al llegar a la subida de Alto da Boa Vista. Su nombre dice todo, curvas ascendentes, vistas deslumbrantes, verde, flores y frescor en el aire. Atravieso toda la Floresta da Tijuca, el cuarto parque urbano más grande de Brasil, hasta llegar a la casa de Aluá, que vive en una comunidad. A las favelas ahora se las llama así. Seguir leyendo

Una tapioca gloriosa

Eso redondo que vuela por el aire es una tapioca, probablemente la más rica de todo Río de Janeiro. La tapioca proviene de la raíz de la mandioca o yuca. Primero se prensa la raíz para retirar el ácido cianhídrico, un jugo potencialmente tóxico; luego se seca al fuego o al sol. Se muele y de esa harina fina se obtiene el almidón de mandioca, que es la tapioca, también conocida en Brasil como goma. En estado líquido es una especie de baba transparente (la misma que colocan en la sopa Tacacá), en estado sólido es blanca; cuando se cocina tiende a unirse y se suele comer rellena, como un panqueque pero de mandioca, sin leche ni huevo. Seguir leyendo