Río de Janeiro cumple 450 años

Hoy, 1º de marzo de 2015, Río está de aniversario. Festeja 450 años de vida. Todos números redondos. La ciudad está llena de homenajes, una torta de cumpleaños de 450 metros, 2,5 toneladas de harina y 3 mil huevos en la rua da Carioca -centro de Río-; recitales de Cateano, Gil, Jorge Ben Jor y Vanessa da Matta, entre muchos otros, en la Quinta da Boa Vista y la historia de la metrópolis en 360 grados.

Hice mi propio homenaje para la cidade que elegí y me adoptó sin chistar. Un video filmado en bicicleta en un lugar que amo aunque sea peligroso, el Aterro do Flamengo, diseñado con buen gusto y vegetación nacional por uno de mis cariocas predilectos -aunque haya nacido en São Paulo-, Roberto Burle Marx. Las imágenes no serían nada si no estuvieran acompañadas por la voz sanadora de mi gran musa carioca, Letícia Novaes, de Letuce, que canta en inglés y resuena en portugués.

Parabéns mi amada-odiada Río. Con 450 años seguís siendo una mujer hermosa, tan pero tan linda que te perdonamos cualquier cosa.

Aterro do Flamengo en bicicleta from Ana Schlimovich on Vimeo.

Aguafuertes cariocas

Pocos saben de su existencia. Cada vez que entré a una librería de Buenos Aires para preguntar por las Aguafuertes cariocas de Roberto Arlt me miraron raro, como si estuviera confundida. Después buscaban en el sistema. Ah, sí, está agotado, decían los libreros desorientados. Al final lo encontré en Cúspide. Seguir leyendo

Quarta-Feira de Cinzas

Salgo porque tengo que buscar esa mochila. Es hoy o nunca. No importa que tenga 37,5 de temperatura y la nariz tapada, o que no haya terminado la nota que el editor me pidió el viernes para el miércoles. ¿Me habré engripado por aceptar un trabajo en carnaval? ¿a quién se le ocurre? Igual no tenía ganas de carnavalear. Estoy como Louie, el comediante al que David Lynch, en el papel de un productor de la CBS, le pide que lo haga reír en 3, 2, 1, ahora. No hay caso, no se puede forzar el humor, o las ganas de divertirse durante cinco estrictos días porque es carnaval. Seguir leyendo

Río de Xixi

¡Viva! ¡Hoy empieza el Carnaval! La fiesta más esperada del calendario carioca y su gran divisor. Después de la folia empieza el verdadero año lectivo-laboral. Esto será el lunes 23, en diez días. Hasta entonces reinarán los blocos -desfiles callejeros-, las lentejuelas, la cerveza y un aroma característico de esta fecha, el del xixi, pipí, pis.

Seguir leyendo

El bloco loco

-Vamos al loco, me decía una amiga la semana pasada, en su primer visita a Río. ¿Al qué? -a eso que había en la plaza. Ah, el bloco. Se refería a los desfiles callejeros que toman la ciudad y la convierten en un escenario gigante hasta la quarta-feira de cinzas, el miércoles de cenizas, cuando termina el carnaval y empieza el año.

Seguir leyendo

Sin comentarios

Infelizmente

Detrás de infelizmente llegan las peores noticias. Pero con ternura. Infelizmente, no sobrevivió. Infelizmente no nos queda ni una habitación libre para el carnaval. Infelizmente el sofá que encargaste hace cinco meses tuvo un problema y no está listo. Infelizmente, no tendremos agua durante diez días. Y así. Infelizmente: con infelicidad. En Río, infelizmenche, la antesala de la desgracia y sin embargo, una bella palabra, con tinte musical. Una forma suave de anticipar lo que no querremos oír. Tan sorprendente como esta otra manera de evitar la negación: -¿hay pan negro? la vendedora contesta: -hay, pero se terminó. Tem, mas acabou.

Mercados gastronómicos en alza

Arroz y feijão -porotos negros- son la base de la alimentación carioca. Un día arroz, feijão y carne; al otro arroz, feijão y pollo; al otro arroz, feijão y pescado, y así. Hasta con fideos van el arroz y el feijão. El arroz y feijão es para el carioca lo que la carne para el argentino. Pregunte a algún carioca que circule por la calle Florida, Puerto Madero o Bariloche qué es lo que más extraña, más de la mitad dirá: arroz y feijão. Pero, pero… poco a poco las cosas están cambiando -para bien o para mal- y nuevas propuestas gastronómicas están llegando a la amada-odiada ciudad de las mil maravillas . Seguir leyendo

De las épocas doradas

Entrar a Casa Daros es como entrar a Suiza, pero en Botafogo. Hasta el 2013 esa esquina  que está frente al shopping Casa & Gourmet, muy cerca del Club Botafogo, era un lugar oscuro y tenebroso. La hilera de palmeras imperiales era el único vestigio de las glorias pasadas. En Río, las palmeras imperiales son como esos pinches de Google que indican: acá hubo riqueza y por acá pasaron la realeza y las familias aristocráticas. Casa Daros pertenece a ese linaje y le devolvió un poco de esos aires a esta ciudad de contrastes.

Seguir leyendo

El ojo de la calle

La calle Bambina, en el barrio de Botafogo, tiene 600 metros y los más variados emprendimientos: la Champagnería Ovelha Negra, el hostel Contemporâneo, que tiene un bar montado dentro de un container y una librería gratuita al aire libre; el estudio de tatuajes y piercings A Casa Hermética y Olho da Rua, una galería de arte nada convencional. Seguir leyendo

Sabor a casa

Estoy escribiendo una nota sobre el barrio de Botafogo para la Revista La Nación. Este post es un recreo. Reuní demasiada información para tan pocas páginas. Podría escribir una guía con todo lo que conocí. Tal vez lo haga un día, pero hoy no. Hace demasiado calor y tengo que entregar la nota ya.

Seguir leyendo