Eclipse de Zaz

¿Por dónde se empieza a contar esta historia? ¿Por la cantidad de zapatos amontonados en ese palier de Botafogo? ¿El camino empedrado completamente oscuro que sube por el medio de la floresta y la ciudad hasta una iglesia? ¿O cuando con Letícia Novaes nos damos cuenta de que por cuestiones de altura no somos buenas compañeras de recital? Seguir leyendo

Brasil en siglas

No basta conocer la maravillosa y sensual lengua portuguesa para entender le que se dice en una conversación, o en la tele, o en una página de internet que explica cómo se hace para exportar servicios. Hay que hacer un Master en SGLS, abreviaciones, letras que juntas significan cosas importantes: CPF, CNPJ, UFRJ, PF, PM, DR y CC. Seguir leyendo

Positividade

Juro que no sabía que hoy era el Día Internacional de la Felicidad (declarado por la ONU!). Pensaba escribir este post porque sí, para contrarrestar el último y porque hace bastante me vienen rondando estas sensaciones sobre las cosas positivas. Seguir leyendo

Yo no tengo la culpa

Brasil anda extraño, a 30 años de la Nueva República, o de la vuelta de la democracia, la gente sale a la calle a manifestar. Libremente piden: que se acabe la corrupción, que se vaya Dilma, we want military intervention now, sí, en inglés -queremos intervención militar ahora-, que privaticen más y otras barbaridades como “femenicidio sí, fomenicido no #fuera el PT”. Fome es hambre en portugués y femenicidio es el asesinato de mujeres por razones de género. El cartel lo sostenía una señora y la foto se puede ver en Instragram. Tal vez la señora se expresó mal. Quién sabe.

En el 2013, cuando Brasil salió a la calle a protestar por el aumento del pasaje de colectivo, de R$ 3 a R$ 3,20, se respiraba cambio, creatividad en los mensajes, esperanza, el despertar del gigante. Hoy el pasaje cuesta R$ 3,40 y lo que se siente en las manifestaciones es un extraño malestar, una brecha que se abre entre un lado y otro aunque no se sabe bien qué significa cada uno. A la esperanza y las ganas de cambio les pasó por encima el odio, expresado sin gracia, con agresividad y faltas de ortografía.  Seguir leyendo

La cabeleireira

En Argentina se dice pelo y aquí cabelo, en Argentina hay peluqueros y acá cabeleireiros. La peluquería es el salão de beleza y el salón de belleza es la segunda casa de las brasileñas. Uñas, pelos, cejas, tira de cola, todo es modelado, pintado, recortado, depilado, alisado y generalmente mejorado en estos salones de todos los tamaños y estilos que proliferan como las farmacias y los lanchonetes, en las veredas, en las galerías y hasta dentro de los edificios. Enfrente de mi casa, en una calle tranquila de barrio, hay tres. Una peluquería para mujeres, una para hombres y otra unisex. Seguir leyendo

Río de Janeiro cumple 450 años

Hoy, 1º de marzo de 2015, Río está de aniversario. Festeja 450 años de vida. Todos números redondos. La ciudad está llena de homenajes, una torta de cumpleaños de 450 metros, 2,5 toneladas de harina y 3 mil huevos en la rua da Carioca -centro de Río-; recitales de Cateano, Gil, Jorge Ben Jor y Vanessa da Matta, entre muchos otros, en la Quinta da Boa Vista y la historia de la metrópolis en 360 grados.

Hice mi propio homenaje para la cidade que elegí y me adoptó sin chistar. Un video filmado en bicicleta en un lugar que amo aunque sea peligroso, el Aterro do Flamengo, diseñado con buen gusto y vegetación nacional por uno de mis cariocas predilectos -aunque haya nacido en São Paulo-, Roberto Burle Marx. Las imágenes no serían nada si no estuvieran acompañadas por la voz sanadora de mi gran musa carioca, Letícia Novaes, de Letuce, que canta en inglés y resuena en portugués.

Parabéns mi amada-odiada Río. Con 450 años seguís siendo una mujer hermosa, tan pero tan linda que te perdonamos cualquier cosa.

Aterro do Flamengo en bicicleta from Ana Schlimovich on Vimeo.

Aguafuertes cariocas

Pocos saben de su existencia. Cada vez que entré a una librería de Buenos Aires para preguntar por las Aguafuertes cariocas de Roberto Arlt me miraron raro, como si estuviera confundida. Después buscaban en el sistema. Ah, sí, está agotado, decían los libreros desorientados. Al final lo encontré en Cúspide. Seguir leyendo

Quarta-Feira de Cinzas

Salgo porque tengo que buscar esa mochila. Es hoy o nunca. No importa que tenga 37,5 de temperatura y la nariz tapada, o que no haya terminado la nota que el editor me pidió el viernes para el miércoles. ¿Me habré engripado por aceptar un trabajo en carnaval? ¿a quién se le ocurre? Igual no tenía ganas de carnavalear. Estoy como Louie, el comediante al que David Lynch, en el papel de un productor de la CBS, le pide que lo haga reír en 3, 2, 1, ahora. No hay caso, no se puede forzar el humor, o las ganas de divertirse durante cinco estrictos días porque es carnaval. Seguir leyendo

Río de Xixi

¡Viva! ¡Hoy empieza el Carnaval! La fiesta más esperada del calendario carioca y su gran divisor. Después de la folia empieza el verdadero año lectivo-laboral. Esto será el lunes 23, en diez días. Hasta entonces reinarán los blocos -desfiles callejeros-, las lentejuelas, la cerveza y un aroma característico de esta fecha, el del xixi, pipí, pis.

Seguir leyendo

El bloco loco

-Vamos al loco, me decía una amiga la semana pasada, en su primer visita a Río. ¿Al qué? -a eso que había en la plaza. Ah, el bloco. Se refería a los desfiles callejeros que toman la ciudad y la convierten en un escenario gigante hasta la quarta-feira de cinzas, el miércoles de cenizas, cuando termina el carnaval y empieza el año.

Seguir leyendo

Sin comentarios