Vuelve el Seleccionado Federal de Tango

Lo que muchos esperábamos, en buena hora, sucedió: las nuevas autoridades del Ministerio de Cultura de la Nación retoman el proyecto iniciado en la gestión anterior para capacitar bailarines de tango y continuar con la difusión de la danza porteña a través del Seleccionado Federal de Tango, un plan destinado a impulsar la “profesionalización” del baile en todo el país.

Este año el jurado que seleccionará las 24 parejas estará compuesto por Alejandra Armenti, Leonardo Cuello, Daniel Juarez, Milena Plebs y Elina Roldán, y se ha previsto que instancias de capacitación y montaje coreográfico se desarrollen en distintas provincias del país, donde además tendrá lugar el espectáculo de cierre, que este año será remunerado. Entre mayo y diciembre las parejas elegidas tendrán la oportunidad de aprender y participar en exhibiciones y prácticas de la mano de reconocidos representantes locales de la danza.

Los interesados en participar deberán cumplir con algunos requisitos, entre ellos, ser mayores de 18 años, acreditar al menos un año de trabajo con la pareja que se presenten, ser argentinos y estar radicados en la provincia que van a representar.

Para mostrar sus condiciones artísticas deben presentar hasta el 13 de mayo tres videos de la pareja. La primera etapa de clases comienza en junio con un plan de trabajo que incluye el análisis de figuras, secuencias, técnica, musicalidad y estilos de baile, claves para del tango de salón. La segunda parte estará dedicada exclusivamente el tango de escenario, incluyendo el montaje de la obra final y exhibiciones de los bailarines que integran el Seleccionado.

Más datos escribir a seleccionadofederaldetango@gmail.com, o comunicarse de lunes a viernes al (011) 4307.0682 // (011) 3754.0312

Sin comentarios

Convocatoria para las Jornadas de Lenguaje, Literatura y Tango

Todos los que llegamos al tango por algún atajo queremos trasmitir lo que el tango ha hecho con nosotros. Cuánto y cómo nos ha transformado. Sin excepción cineastas, psicoanalistas, artistas plásticos, periodistas, historiadores, poetas, novelistas, músicos etc. etc. etc. intentamos descifrar el misterio que nos atraviesa cuando lo bailamos, escuchamos y pensamos. En los últimos años se ha multiplicado la inspiración, no siempre con los resultados deseables, pero en el intento por lograrlo esta música que amamos sigue respirando, agigantando su influencia y seduciendo a nuevos devotos. En Buenos Aires ha crecido la oferta de congresos, charlas y seminarios para abordar ese fenómeno tan singular, y la buena noticia es que ahora al calendario de la “reflexión” se suman las flamantes Jornadas de Lenguaje, Literatura y Tango: Cruces entre la Lingüística, la Crítica Literaria y el Psicoanálisis, tema de mi particular interés desde que leí el Evaristo Carriego de Jorge Luis Borges y entendí la dimensión universal de su poética.

Auspiciadas por el Departamento de Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y La Docta Ignorancia Emprendimiento Cultural, las jornadas tendrán lugar del 3 al 5 de agosto en el auditorio de la Biblioteca Nacional. El encuentro pretende establecer un cruce entre distintos objetos, saberes y disciplinas a fin de comprender una continuidad discursiva relacionada entre el lenguaje, la literatura y el 2×4. “Creemos que si tanto escritores (Borges por ejemplo), como cineastas (Luis César Amadori), psicoanalistas (Retik, Alposta), poetas (Celedonio Flores), por nombrar sólo algunos, han sido atravesados por ese fenómeno tan singular, es porque hay en él mucho más que un baile. Se trata de una forma de expresión con una sensibilidad propia” explica Damián Alvarado, docente de Lingüística en la UBA y coorganizador junto con los psicoanalistas Violaine Fua Púppulo y Jorge Curcio.

 No recuerdo de donde saque esta foto, pero es perfecta!

La propuesta está dirigida a investigadores, docentes, doctores, tesistas y estudiantes de grado avanzados de las carreras de Antropología, Artes, Cine, Comunicación Social, Filosofía, Historia, Letras, Música, Psicología, Sociología y Teatro que les interese el tango y quieran participar activamente. Hasta el 8 de mayo inclusive pueden presentar un trabajo que será expuesto durante el encuentro, pero que deberá abarcar algunas de las áreas sugeridas por los organizadores, entre ellas, El lunfardo y otros léxicos populares, Idioma e identidad, Poesía y poética del tango, El tango en la literatura, Tango, teatro y cine, Tango y sociedad, El tango: enfoques psicoanalíticos, Aproximaciones históricas al estudio del tango, Cultura popular, mercado y tecnologías, Topologías: los suburbios y sus habitantes, Política y tango, Tango como género musical, Música y texto en la composición y en la interpretación del tango, El tango como fenómeno dancístico, Cuerpo y género en la danza del tango.

Es decir, hay para explayarse y compartir reflexiones. Quedan todos invitados, yo por lo pronto ahí estaré, pues en las mesas participarán reconocidas figuras de las disciplinas convocantes. Hasta el 8 de mayo inclusive se puede enviar un resumen (no más de 300 palabras) de la ponencia a jornadasdetango@gmail.com en formato de documento Word con el apellido del o los autores. Nos vemos ahí!

Sin comentarios

El arte del filete porteño en el Museo Gardel

Hace mucho le escuché decir a un turista en la milonga que el filete era 100% aporte tano, y algo de razón tenía, pese a que entonces me ofusqué con el buen hombre. Hasta entonces, para mí este arte popular era absolutamente porteño. Pero como bien destaca Alfredo Genovese en su libro sobre el filete, los testimonios indican que fueron los inmigrantes italianos empleados en las fábricas de carros quienes empezaron a decorar las carrocerías que circulaban por las calles de Buenos Aires a comienzos del siglo XX. Aquellas ilustraciones eran de líneas muy simples y simétricas, usaban colores vibrantes y las leyendas y motivos ornamentales estaban siempre relacionados con la cultura urbana. Salvador Venturo, Vicente Brunetti y Cecilio Pascarella, recuerda el autor, fueron algunos de los primeros fileteadores porteños que como sus sucesores se ocuparon de hacer que el oficio no se perdiera y que llegara casi intacto a nuestros días. Yo particularmente me siento como “en casa” cada vez que doblo una esquina y veo un firulete familiar alegrando un cartel, las paredes del subte o el muro baldío de algun barrio de la ciudad. Como decía Borges, lo juzgo tan eterno y tan nuestro como el aire.

Fileteando en lo de Gardel Casa Museo Carlos Gardel

En diciembre pasado la Unesco lo incluyó en la lista de sus bienes patrimoniales inmateriales y el 1 de enero último entró en vigor la protección que incluye acciones concretas para difundirlo, por eso, el Museo Casa Carlos Gardel renueva en su agenda un taller abierto para los vecinos de todas las edades que quieran aprender la técnica y los secretos de la iconografía más porteña de todas. No hay que saber dibujar ni tener conocimientos previos ni llevar pinturas, porque el curso ofrece todos los materiales y el conocimiento de un reconocido maestro del oficio, Aquiles Ducet. Las clases son aranceladas, se dictarán cada jueves de 16.30 a 18.30 en el patio del Museo ubicado en la calle Jean Jeaurés, y cuenta con el apoyo de la Asociación de Amigos del Museo Casa Carlos Gardel. Empieza en abril pero dura todo el año y se pueden inscribir en cualquier momento.

Por otro lado, entre las actividades previstas para celebrar la declaración de Unesco, el Ministerio de Cultura prevé para este año varios concursos fotográficos, la producción de un documental, encuentros académicos y la creación de una comisión permanente integrada por fileteadores y funcionarios del área destinada a promover la investigación del arte del filete.

Sin comentarios

Un tango para Obama

Me animo a escribir estas palabras con la certeza de que para muchos amigos de la comunidad milonguera no ha pasado inadvertido el momento que registraron las cámaras días atrás, en la cena de gala que el gobierno nacional ofreció al presidente de los Estados Unidos y a su esposa en el Centro Cultural Kirchner.

Toda la prensa mundial se hizo eco de la performance tanguera de Barack Obama guiado por la bailarina Mora Godoy, que pese a las sugerencias de que no lo hiciera se acercó a mesa para invitarlo, según publican las crónicas del día. Lo que podría haber parecido un atrevimiento fue sin embargo un gesto amistoso, algo común y esperable dentro del protocolo, un convite que el hombre más importante del mundo ha sabido aceptar en todos los países que visitó oficialmente. Acá celebramos esa buena onda, su carisma y las ganas de animarse al 2×4, que sabemos no es nada fácil.

Aún así dentro del ambiente tanguero local el espectáculo ha despertado críticas, suspicacias, posiciones a favor y contra, básicamente porque lo que algunos esperábamos ver en semejante vidriera internacional era algo distinto de lo que suelen ofrecer las casas de tango a los turistas. Hubiéramos querido que Obama también conociera (e improvisara) el baile de salón, el que la gente común practica acá y en todo el planeta bailanteEsos pasitos erráticos a lo Rodolfo Valentino que le tocó hacer son más bien una caricatura del tango. No son siquiera parecidos a los que muchos bailarines profesionales exhiben en la versión for export de la danza porteña. El resultado en cualquier caso es de un grotesco insalvable.

Lo que queremos “vender”(en este caso como sinónimo de promocionar) a los foráneos es nuestro tango de pista, al suelo, elegante y alejado de cualquier estereotipo, ese mismo que hace 25 años subió a un escenario de Brodway de la mano de Tango Argentino, el espectáculo que desató el fenómeno mundial y alentó el crecimiento del turismo en Buenos Aires, fomentó la apertura de milongas acá y en el exterior y convirtió a grandes bailarines en destacados docentes. En fin, ojalá Obama se haya contagiado y vuelva algún día, y a tomar un par de clases. Se las debemos!

Empieza el Festival La Plata Baila Tango

Para los amigos milongueros hay tango, y mucho, para pasarla bailando el fin de semana de Pascua. En principio, empieza hoy miércoles la tercera edición del festival “La Plata Baila Tango” organizado por la Casa del Tango y Biblioteca Popular Carlos Gardel, con el auspicio de la Municipalidad de La Plata. El 2×4 ha crecido exponencialmente en la capital bonaerense gracias al impulso de muchos jóvenes bailarines que organizan clases, encuentros y al menos una decena de milongas cada semana.

Por eso el festival es ademas una excusa perfecta para emprender un viaje corto de media hora (en bus o en auto) y disponerse a explorar la ciudad de las diagonales, rica en patrimonio y rincones turisticos, entre ellos, el Pasaje Dardo Rocha ubicado en la calle 7 entre 49 y 50. Este espacio, donde se celebrará el encuentro, fue la primera terminal del ferrocarril Oeste de La Plata, luego funcionó como correo postal y hoy es un importante Centro Cultural. Durante tres días (desde hoy y hasta el sábado 26) será sede de milongas con orquestas en vivo, clases de tango con destacados profesores del circuito, charlas sobre el género musical y distintos espectáculos con el tango como protagonista. La cita mayor será el sábado por la noche cuando se presenten las orquestas Los Reyes del Tango y La Juan D´arienzo. 

 Pasaje tanguero Gza Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha

Para los que decidan ir a pasar el día o la tarde antes de milonguear, hay lugares imperdibles para conocer, ejemplo, la espléndida Catedral de la Inmaculada Concepción, el mayor templo neogótico de América Latina. Si está abierta (de 9 a 19) se puede recorrer el museo subterráneo y subir (obvio, en asensor) hasta las torres para contemplar desde arriba la singular traza de la ciudad. Cerca de ahí están el Palacio de Legislatura (calle 7, 8, 51 y 53), el Palacio Municipal (calle 12, 51, 11 y 53) un edificio de estilo renacentista Alemán, y un poco más alejado está el Teatro Argentino reinaugurado en 2000 luego del incendio de 1977, hoy una fastuosa construcción de estilo brutalista que cuenta con una sala principal para conciertos y espectáculos con capacidad para más de 2000 personas.

Otro clásico del circuito platense es la Casa Curutchet, la única que de verdad proyectó en América latina el arquitecto francés Le Corbusier, uno de los fundadores de la arquitectura moderna. La vivienda fue nominada para formar parte de los bienes patrimoniales de la humanidad por la Unesco. También está el Museo de Ciencias Naturales fundado en 1888 y que atesora una colección de más de 3 millones de piezas distribuidas en las salas de un gran edificio neoclásico donde además se exhiben los esqueletos de esos grandes mamíferos que vimos en el cine y que fueron hallados en la Patagonia (Paseo del Bosque s/n, de martes a domingos de 10 a 18). Disculpen que haga marketing, es que también tengo raíces platenses!

 En la Notre Dame argentina, Gza Arquitectura Clarin

Dato importante: en la milonga de cierre el sábado por la noche bailan Fabián Salas y Lola Díaz, vecinos ilustres de la ciudad. Para consultar horarios del festival entrar www.laplatabailatango.com.ar

Sin comentarios

Hoy milonga en la Manzana de las Luces

La Manzana de las Luces es ese edificio de ladrillo a la vista que ocupa las calles Alsina, Moreno, Bolívar y Perú, plena city porteña Lo curioso de su solemne arquitectura es que cinco metros bajo tierra, cuenta la historia, yace una enigmática red de túneles cavados por los sacerdotes jesuitas entre los siglos XVII y XVIII, cuando sirvieron para conectar las principales instituciones de la época como la iglesia, los edificios públicos y el Fuerte. Incluso el tendido llegaba a La Recoleta y a la costa del Río de la Pata en la zona de Retiro, cuenta en su libro el gran Germinal Nogués. El campanario de la iglesia San Ignacio sirvió como puesto de vigía para observar el ingreso de barcos al puerto.

El conjunto fue construido por los jesuitas y junto con otros monumentos le dio forma al primer barrio que tuvo la ciudad, Monserrat, y entonces se lo llamó de “las luces” por su condición de faro intelectual, de espacio para la divulgación del pensamiento y la cultura. Ha sido bien conservado gracias al decreto que lo declaró Complejo Histórico Cultural Manzana de las Luces, hoy dependiente de la Dirección Nacional de Patrimonio y Museos de la Secretaría de Cultura de la Nación. 

 La nueva pista de Monserrat

La buena noticia es que a partir del viernes 11 en este patio bicentenario, donde regularmente se hacen actividades culturales como conciertos y ferias, habrá una milonga al aire libre y con entrada gratuita, desde las 21 y hasta medianoche. Para los que trabajan en la zona y salen tarde de la oficina, la excusa es perfecta para bailarse unos tanguitos a luz de las estrellas. La propuesta se suma a la milonga que organiza mensualmente la vecina Legislatura, y es una lástima que no haya continuado la del Palacio Barolo, sobre Avenida de Mayo. Para los que salen de casa con los timbos en la bolsita, por si pinta un piso para sacarle viruta, la cita es este viernes en Perú 222. La clase empieza a las 19.30 y no es gratuita.

Sin comentarios

El sagrado ritual del cabeceo en la milonga

Observo con una mezcla de tristeza y desconcierto que de a poco se va perdiendo la sana costumbre del cabeceo. Volví a comprobarlo el pasado fin de semana en una milonga de muy bajo perfil, para mi sorpresa, pues al tratarse de ambientes con predominio de gente mayor pensé que el rito estaría sobradamente establecido. Sin embargo no fue así. Hubo varias incautas como yo que se vieron “asaltadas” por un señor de sombrero azul que se apareció en la mesa preguntando con la manito tendida quién de nosotras quería salirle. Y no era extranjero, ni estaba loco. Pensándolo después, tejiendo hipótesis sobre las posibles causas de tal desaprensión, coincidimos con las demás integrantes de la mesa que si bien se trata de una generación de bailarines que peinan algunas canas, llegaron a las pistas hace no más de una década.

Y aunque nacieron en familias de milongueros, en realidad son hijos del rock que recién descubrieron el tango cuando vieron que lo bailaban sus propios hijos. Contagiados de esa pasión, y viendo que era un espacio propicio para conocer gente nueva, se volcaron masivamente a las clases a mediados de los 2000, o antes quizá. Algunos lo tomaron tan en serio que ahora son “maestros”, viajan, hacen exhibiciones y enseñan promoviendo así la vigencia de la danza en todo el mundo, lo que está muy bien. Pero otra parte de esa camada creyó que con un par de clases bastaba para recorrer milongas y, fundamentalmente, pescar percantas, valga la redundancia. Y hete ahí el foco del virus, pienso yo: la ansiedad rockera les impidió asimilar los códigos del tango de salón.

sana convivencia gza nontourist

El cabeceo es la base de la Constitución que sostiene democracia dentro de la comunidad milonguera. Esta forma de selección natural por todos aceptada data de los orígenes de este espacio social, le permite a hombres y mujeres elegirse o evitarse libremente, sin sufrir decepciones y desprecios públicos. Convengamos que es injusto que te pongan en la situación de decir no, como triste es ver al caballero alejarse derrotado en su intento. Por eso, si querés bailar mirás y si no querés te hacés la tonta (o el tonto), practicás el histérico deporte de mirar sin ver, o lo que es lo mismo paseás la vista con gesto perdido hasta conectar con la del bailarín deseado. Si no se cruzan las miradas, a otra cosa. Esta discreta manera de proponer un abrazo e invitar a compartir una intimidad de menos de diez minutos, también nos pone a salvo la autoestima, por eso siempre digo que la milonga, aunque estén contenidos en la pose, nos pule los modales, nos vuelve más ingleses que el a té a las cinco. Claro, salvo estas lamentables excepciones…

Me pregunto si la evolución terminará por extinguir del todo esta bendita ceremonia, parte del patrimonio, si llegará el día en que las mujeres tengamos que cabecearle a los bailarines. Nunca se sabe…

Sin comentarios

Zárate será parte de un Corredor Tanguero

Con el 7° Festival Provincial de Tango de Zárate, que arranca este viernes 26, abre el calendario 2016 de festivales y encuentros multitudinarios para debatir, bailar, compartir espectáculos, competir y tender lazos entre las distintas comunidades milongueras del país. Falta muy poco para una nueva edición del prestigioso CITA que desde hace 17 años ininterrumpidos organiza Fabián Salas, y en marzo también vuelve el Festival de Tango de La Plata, de los más convocantes del interior del país. Y comienza en estos días el Festival de Granada, en España, que celebra su 25 aniversario por lo que se considera uno de los más antiguos de Europa, junto con el que se realiza en Tarbes, Francia. La apertura del encuentro en Zárate será en el Teatro Coliseo a las 20.30 cuando además quede oficialmente reinaugurada la sala del evento, reciclada y puesta en valor junto con todo el interior del edificio. Los espectáculos previstos son de entrada libre y gratuita y cuentan con el apoyo excluyente de las autoridades de la ciudad, que se han ocupado de gestionar y sostener este proyecto.

Felizmente los funcionarios públicos han notado que el tango es una moneda turística importante (acá y de todo el mundo), de hecho el municipio de Zárate acaba de firmar un acuerdo para el ingreso al futuro Corredor Tanguero que quedará conformado por las ciudades de Montevideo, Buenos Aires, La Falda, Godoy Cruz, Zárate y Valparaíso a partir del año 2017. En la ciudad chilena se realiza desde 1989 el “Valparatango”, una fiesta que reúne a los mejores exponentes de la música y la danza de todo el continente. Para los que se quedaron con ganas de verlo, entre los atractivos del festival de Zárate figura la proyección del corto Don Fernando, todos los tangos del mundo dirigido por Elina Roldán.

Sin comentarios

Don Fernando, una historia de amor milonguero

Me da una inmensa alegría anunciar aquí el estreno de Don Fernando, Todos los tangos del mundo, un cortometraje producido por Elina Roldán, con la codirección de Gustavo Agustinho, amiga y gran maestra que ha puesto en marcha un proyecto de tono altruísta, como casi todos los que se hacen por amor al tango.

Este miércoles a las 22, después de la clase, se proyectará por primera vez en la pantalla de Fruto Dulce este corto que repasa un momento en la vida sentimental de un bailarín entrado en años, una historia romántica que bien podría ser la de cualquiera de los habitamos ese universo tan particular que es la milonga. En el rol principal destaca el querido Pedro” Toto” Faraldo (en enero cumplió 85 años) acompañado por un elenco de jóvenes milongueros, más música original y arreglos de Carlos Corrales y la voz de “El Cardenal” Javier Reyes Domínguez.

Filmado en formato MOV, este segundo corto forma parte del proyecto Tango de Película concebido por Elina con el único fin de documentar y preservar el aporte de un grupo de reconocidos profesionales que 30 años atrás se formó junto a los grandes milongueros surgidos durante la década del 40, también conocida como “la época dorada del Tango.” Una serie de cuatro producciones audiovisuales narradas en clave de ficción y documental testimonian la dimensión cultural de ese encuentro de generaciones, su legado y su impacto en la evolución y posterior difusión de la danza porteña en el mundo.

Don Fernando, todos los tangos del mundo se filmó a lo largo de una noche de noviembre de 2015, en las instalaciones del restaurante Boca a Boca, en el barrio La Boca, y se terminó de editar en enero último. Con subtítulos en español, inglés e italiano, será exhibido próximamente en las milongas de Buenos Aires y en distintos festivales de Europa y Asia.

La cita es hoy a las 22, y allí estaremos, amiga!

Sin comentarios

Las mujeres en el tango, una mayoría con poco voto

(Del muro de FB de Ramon Gomez, milonguero): “Me gustaria poner algo a consideración de Uds.- Una opinión solo para debatir no para discutir.- Estoy viendo en algunas milongas que hay más mujeres que hombres, por lo tanto algunas chicas se quedan sin bailar algunas tandas.- Y eso es feo.- Se me ocurre para que eso no suceda, hacer las tandas de dos tangos, de ese modo hay mucha rotación de las parejas y quedarse sin bailar una tanda de dos tangos no sería tan problemático. Yo lo he probado y me ha gustado esa situación. Espero leer opiniones enriquecedoras”.

Podríamos ser un ejército. Todavía debe ser cierto ese lugar común que dice que por cada hombre hay siete mujeres en el mundo. Somos mayoría en la vida, o por lo menos en la milonga se nota cada vez más. No obstante las cifras, y si bien eso alimenta el crecimiento del circuito asegurando el porvenir de esta danza divina, ser multitud es un arma de doble filo porque, aunque te esmeres en bailar mejor, mientras más seamos más plancharemos. He escuchado a algunos conocidos decir que quedarse sentada en la milonga es responsabilidad de cada uno, cosa que no comparto, habida cuenta de que el protocolo del ambiente no ve con buenos ojos que una mujer invite a un hombre a la pista. De lo contrario sí sería responsabilidad de cada quién tomar o no la iniciativa de encontrar compañero para la tanda. Pero la postal aquí y afuera muestra incluso a reconocidas profesionales sentadas en la mesa toda la noche sin que nadie las saque, o bailando menos de lo que desearían. Y a veces hasta cambiando de rol con tal de pisar la pista.

 Ph gza Semeon Kukormin

Esto demuestra que en el tango, pese a ser presencia masiva, seguimos siendo lo que una minoría sin voto. Y lo digo recordando un texto firmado por Franco Garnero publicado tiempo atrás en el sitio de origen italiano “Tango y Gotan“, y en el que el autor cuestiona el “predominio” femenino en el ámbito de la enseñanza del tango. El texto, pese a su contemporaneidad, no esconde resabios de ese sexismo prosaico que creíamos superado en el siglo XXI. Sabemos que si hay más docentes solas al frente de una clase no siempre es por elección. Muchas no encontraron un compañero de trabajo capaz de compartir en forma igualitaria la responsabilidad que exige conducir un grupo de alumnos.

 Ph gza Semeon Kukormin

En fin que la situación es una paradoja cruel, un oxímoron tanguero: hay más mujeres dando clases, mejores bailarinas en la milonga y más mujeres planchando. Por eso tomo la buena voluntad de Ramón Gómez, no solo por hacerse cargo de su parte en la situación, sino por hacerlo público.