Las mujeres en el tango, una mayoría con poco voto

(Del muro de FB de Ramon Gomez, milonguero): “Me gustaria poner algo a consideración de Uds.- Una opinión solo para debatir no para discutir.- Estoy viendo en algunas milongas que hay más mujeres que hombres, por lo tanto algunas chicas se quedan sin bailar algunas tandas.- Y eso es feo.- Se me ocurre para que eso no suceda, hacer las tandas de dos tangos, de ese modo hay mucha rotación de las parejas y quedarse sin bailar una tanda de dos tangos no sería tan problemático. Yo lo he probado y me ha gustado esa situación. Espero leer opiniones enriquecedoras”.

Podríamos ser un ejército. Todavía debe ser cierto ese lugar común que dice que por cada hombre hay siete mujeres en el mundo. Somos mayoría en la vida, o por lo menos en la milonga se nota cada vez más. No obstante las cifras, y si bien eso alimenta el crecimiento del circuito asegurando el porvenir de esta danza divina, ser multitud es un arma de doble filo porque, aunque te esmeres en bailar mejor, mientras más seamos más plancharemos. He escuchado a algunos conocidos decir que quedarse sentada en la milonga es responsabilidad de cada uno, cosa que no comparto, habida cuenta de que el protocolo del ambiente no ve con buenos ojos que una mujer invite a un hombre a la pista. De lo contrario sí sería responsabilidad de cada quién tomar o no la iniciativa de encontrar compañero para la tanda. Pero la postal aquí y afuera muestra incluso a reconocidas profesionales sentadas en la mesa toda la noche sin que nadie las saque, o bailando menos de lo que desearían. Y a veces hasta cambiando de rol con tal de pisar la pista.

 Ph gza Semeon Kukormin

Esto demuestra que en el tango, pese a ser presencia masiva, seguimos siendo lo que una minoría sin voto. Y lo digo recordando un texto firmado por Franco Garnero publicado tiempo atrás en el sitio de origen italiano “Tango y Gotan“, y en el que el autor cuestiona el “predominio” femenino en el ámbito de la enseñanza del tango. El texto, pese a su contemporaneidad, no esconde resabios de ese sexismo prosaico que creíamos superado en el siglo XXI. Sabemos que si hay más docentes solas al frente de una clase no siempre es por elección. Muchas no encontraron un compañero de trabajo capaz de compartir en forma igualitaria la responsabilidad que exige conducir un grupo de alumnos.

 Ph gza Semeon Kukormin

En fin que la situación es una paradoja cruel, un oxímoron tanguero: hay más mujeres dando clases, mejores bailarinas en la milonga y más mujeres planchando. Por eso tomo la buena voluntad de Ramón Gómez, no solo por hacerse cargo de su parte en la situación, sino por hacerlo público.

La milonga del Sunderland estrena piso de madera

La comunidad de parroquianos que frecuenta el Club Sunderland está preocupada. Este sábado próximo, después de décadas bailando sobre mosaicos de firme granito gris, la milonga más famosa del circuito internacional estrena solado. 

Según las normas que imponen las federaciones de básquet, la cancha donde se practica el deporte debe tener si o sí piso de madera, por lo que las autoridades de esta querida institución de Villa Urquiza accedieron a cambiarlo, no sin tener en cuenta que en el mismo lugar, cada sábado funciona la milonga Malena. La gran duda, cuenta Norma Ruiz, a cargo del bufet y co organizadora de los sábados junto con Carlos y Liliana Rodríguez, es si el nuevo material soportará el peso de 100 personas (las que caben en la pista al menos), la mitad de ellas paradas sobre zapatos con taco fino. Las mesas y las sillas tendidas alrededor también ejercerán su peso, aunque se ha tomado la precaución de colocar gomas en las patas de los muebles para no lastimar el flamante material. “Hace unos días con unos amigos probamos la pista y el taco del zapato se hundió en la madera” comenta con preocupación.

 ¿sacarle viruta al piso? Fotos Gza Silvia Rojas Revista La Milonga Argentina

Invertir en un revestimiento de madera maciza superaba las posibilidades económicas, así que la comisión directiva optó por una melamina, de un costo mucho menor. Los técnicos aseguraron que resistirá. Y hay que tenerle fe, claro, pero, como fuere, sin dudas comienza una nueva etapa para del Club, cuya fama se ha cimentado gracias a esa pista desangelada que se anima cada sábado, cuando la gente se reúne a compartir un abrazo.

Fundado en 1919 por un grupo de amigos que buscaba un lugar para jugar al fútbol, y bautizado Sunderland a pedido de su primer benefactor, Mr. Pitt, un inglés que aportó los fondos para la compra del terreno, es uno de los templos de Villurca, como le dicen los vecinos a su patria chica. Junto con el Club Pinocho y el Sin Rumbo, en su pista comenzó a tejerse parte de la historia del tango bailado. Aunque el ambiente no tiene ningún rasgo de calidez, más bien parece un hangar de aeropuerto con tu tinglado de chapa y las luces blancas (que a las mujeres no nos favorecen), allí dieron sus primeros pasos muchas figuras del circuito, viejos milongueros devenidos en celebridades, y en jurado. Había que animarse a caminar la pista del Sunderland bajo la mirada quirúrgica de quienes habían inventado figuras y trucos que hoy todos repiten.

Los Rodríguez y Norma Ruiz Gza Silvia Rojas Revista La Milonga Argentina

Creo que a estas alturas esa carga simbólica debería bastar para que las autoridades de la ciudad ayuden a mejorar las instalaciones de los salones, especialmente de los que son valiosos para la memoria urbana, y llenos de significación para la comunidad. El tango bailado necesita apoyo, además de los festivales y la difusión, porque Buenos Aires es la cuna, y debe seguir siéndolo. Los extranjeros ya no vienen (masivamente) como hace veinte años. Afuera hoy existen salones cada vez mejor organizados y los maestros prefieren desarrollar su carrera “en euros.” Por eso mismo, debemos sostener el patrimonio, antes de que las vacas gordas adelgacen del todo y nos preguntemos qué pasó.

Murió Picherna, el decano de los Djs de tango

El fin de semana último arrancó triste para la familia milonguera, en especial para quienes conocieron a Félix Picherna, que falleció el sábado en su casa de Villa Ballester, a los 79 años. Para los recién llegados a este ambiente, sepan que Picherna fue el decano de los DJ de tango, uno de los primeros musicalizadores que irrumpió en la escena porteña cuando a fines de los 50 habían desaparecido las orquestas y en los bailes empezaban a pasar discos de pasta. Había debutado en el mítico Club Viento Norte, de la calle Acha, en 1958.

Gracioso, vestido siempre cual impecable compadrito, tenía más callle que las calles de Buenos Aires y eso lo había convertido en un personaje arquetípico, y que él mismo definió muy bien en una lindísima entrevista que le hizo Irene Amuchástegui en el diario Clarín, años atrás . Ya entonces era toda una “celebritie.”

A comienzos de la década del 90, de pasar música con sus famosos cassettes en los salones locales, como el Club Sunderland donde trabajó cerca de veinte años, devino en un “embajador” del tango argentino en Europa, donde vivió los últimos 15 años animando festivales y milongas. Vio crecer el fenómeno del baile en el exterior, e hizo su pequeño gran aporte difundiendo antes de cada tanda el nombre de las orquestas y sus maestros.Ya había pasado la época de los CDs y las playlist y todas las tecnologías, sin embargo nunca abandonó su técnica: siguió hasta el final rebobinando su gran colección de cassettes con ayuda de una birome Bic. Recordaba fecha y nombre de cada tema, sus autores, y decía que en su cabeza atesoraba unos 3000 tangos bailables, que él mezclaba con maestría en cada tanda. 

Nadie esperaba este final. Dicen que padecía Parkinson pero que tenía fe en la medicación nueva, y que pasó los últimos tres días de su vida como lo hacía habitualmente, escuchando tango “de la mañana a la noche.” Hoy a las 14 sus restos serán inhumados en el Cementerio de Boulogne.

Adiós, Don Félix

Sin comentarios

Cuando el tango le cantó al dengue

Me invitan a una milonga en El Tigre y aunque me entusiasma bailar y escuchar música entre el verde fresco, por estos días es imposible no contar con los mosquitos. Y con el temido Aedes egypti que sobrevuela los estaques y cacharros de la ciudad y la provincia. Casualmente, y gracias a que sigo al pie cada post del ingenioso Dr. Alposta (médico, ensayista, poeta y estudioso del lunfardo y el tango, autor de poemas traducidos al francés, el italiano y al japonés y que fueron musicalizados por Edmundo Rivero, Rosita Quiroga y Osvaldo Pugliese) me entero que el tango le ha dedicado párrafos y notas musicales a este mosquito trasmisor del dengue.

 Gentileza Archivo Dr. Alposta

Siempre hubo y habrá dengue, alli donde hayan aguas estancadas, verano y calor. Esta enfermedad infecciosa fue epidemia en varias ocasiones, como cita Alposta,,hacia 1905 (en Chaco), en 1911 (Corrientes) y en 1916 (Entre Ríos). Entonces, y como todo en la vida porteña está relacionado con el tango, no faltaron poetas inspirados que tomaron nota y le pusieron humor a tres piezas no muy conocidas pero que ilustran los pesares que causó el mosquito: El Dengue, (de Gerardo Metallo, 1916), ¡El dengue! (tango milonga de Miguel F. Alfieri, 1917) y El dengue (de Arnoldo Yódice y Vicente Demarco, 1921).

Una curiosidad acerca del origen de la la palabra dengue, enfermedad también conocida como fiebre quebrantahuesos o fiebre dandy. Die Alposta, “los ingleses comenzaron a llamar dandy fever a esta enfermedad en el siglo XVII por la forma especial de andar o contonearse que adoptan los que padecen esta enfermedad.” También se cree que el término viene de la palabra denga, del swahili, originaria del grupo bantú del África oriental. Según esta lengua, ki denga pepo designa a las convulsiones dolorosas causadas por los “malos espíritus” o la peste (pepo). Tanto dandy como denga son voces que aluden a los gestos de remilgo que hacen los que padecen la enfermedad.

Todos los días se aprende algo, gracias Dr. Alposta!

Tango para salvar una milonga gratuita en La Plata

Una multitudinaria milonga de protesta (pacífica) se realizó ayer en la explanada de acceso al edificio que ocupa el Centro Administrativo Gubernamental de la Provincia de Buenos Aires, en La Plata. La cita no era espontánea, como todos los domingos. Convocados por las redes sociales, vecinos y parroquianos se reunieron ayer para pedir oficialmente que la milonga no se mude de lugar. Según su organizador Ulises Delleville, integrante del colectivo “Tango en La Plata” y docente en este espacio que funciona desde hace seis años de forma ininterrumpida, sorpresivamente hace unas semanas las nuevas autoridades del organismo los invitaron a dejar el lugar con el argumento de que “se gasta demasiado el piso.”

Y sí, ésa es la idea!: sacarle viruta en caso de la madera, lustre si se trata de mosaicos.

Granito, ideal para suelas de cromo gza FB Ulises Delle Ville 

Fundado por Fernando Troncoso, también bailarín y docente, cada domingo los vecinos con ganas de aprender a bailar tango se reúnen en el patio seco de La Torre, ubicada en las calles 12 y 51. Después se arma la milonga, una actividad que también es libre y gratuita. “Nos dijeron que no podíamos pisar más el piso de la torre”, repitió Ulises en varias entrevistas a medios locales que tomaron nota del insólito episodio. Todo indica que la medida fue tomada por Carlos Rossi, el nuevo funcionario a cargo. “Entre las razones que nos dieron era ésa, que gastábamos el piso. Lo que ellos no saben es que los tangueros están orgullosos de sacarle brillo al piso”, agregó. El encuentro fue un éxito de convocatoria (miren el video), aunque días antes se supo que la medida habia sido suspendida, hasta tanto no encuentren un espacio alternativo.

video gza Diario El Día 

“Ahora nos dijeron que podemos seguir trabajando hasta que nos consigan otro lugar. Pero queremos quedarnos, justamente porque es un lugar público y esta una actividad gratuita. También queremos que nos autoricen a usar los baños de la planta baja y que nos den un permiso por escrito para usar el lugar” agregó.

 Nos solidarizamos desde acá!  

Sin comentarios

Tango en Turquía con Onur, Sherezade y Sebastián Arce

Para aquellos que son fans de nuestras celebrities tangueras, y para los que vieron desde el primero al último capítulo de la novela turca “Las mil y una noches” va esta perlita a propósito de la próxima visita que harán a la Argentina los protagonistas de este culebrón que rompió el raiting en toda América latina.

Parece que Halit Ergenç y Bergüzar Korel (Onur y Sherezade en la ficción) están tomando clases de tango en Turquía, por suerte, con una pareja argentina que lleva años viviendo en Europa, nada menos que Sebastián Arce y Mariana Montes. Radicado en Moscú, ella en Italia, esta dupla hizo furor en las milongas durante la década pasada. Sebastián se formó en Buenos Aires con Gloria y Eduardo Arquimbau, también fue discípulo de Juan Carlos Copes, y hoy enseña a bailar en su propia academia. Según contó a un diario de Santiago del Estero, provincia donde nació, la primera recomendación que le dio a sus nuevos “alumnos” es una de las “máximas” de la danza porteña: “no seamos bailarines, bailemos primero como personas simples; como un hombre y una mujer. Son actores, pero antes que nada son hombre y mujer” remarcó Sebastián. Y así es, cosa que a ellos no habrá de costarle, habida cuenta de que pasaron de la ficción a la realidad, ya que siguen siendo pareja en la vida real.

 Sherezade, Sebastián, Mariana y Onur gza Sebastián Arce FB

Hay que recordarle a los lectores que desde hace muchos años el tango tiene miles de parroquianos en Turquía, y también que los turcos son muy buenos bailarines, al decir de reconocidos maestros locales. Entre otras razones, porque tienen un estilo de baile parecido al argentino.

Los comprobaremos acá, milongueando en nuestras pistas. Ya puedo imaginar a Onur cabeceándonos en Canning!

 

Sin comentarios

El barrio de Caballito estrena milonga en el Club Ferro

El tango en verano es un gran “desafío”, no así para los milongueros de verdad, aquellos que han conocido tiempos más tórridos, cuando no había salones con ventiladores ni aire acondicionado para refrescarse entre tanda y tanda.

Pero aunque “cundan” los 40 grados, y no corra ni una gota de viento, la milongas al aire libre siguen siendo una opción encantadora en estas épocas estivales y húmedas, sobre todo cuando se organiza bajo el cielo de algún espacio emblemático de la ciudad, como supo ser La Calesita en esa plazoleta redonda metida adentro del Club Obras Sanitarias, o la tradicional Glorieta en las Barrancas de Belgrano.

 pista a full! Gza La Veraniega

La gran noticia, en especial para los vecinos de Caballito, es que durante enero y febrero en la sede social del histórico Club Ferrocarril Oeste tendrá lugar La Veraniega, una milonga que acaba de abrir el sábado último cuando, al decir de los organizadores, unas 400 personas se dieron cita en la flamante pista improvisada en el patio descubierto del edificio. Mesas prolijas, un cielo de estrellas y música de vinilos suman encanto a esta propuesta que además invita a conocer las instalaciones de esta querida institución.

Ferro” abrió en 1904 gracias a un grupo de 95 empleados del ferrocarril que buscaba un espacio donde jugar al fútbol. La sede social integra el patrimonio arquitectónico del barrio, con su edificio señorial de estilo inglés construido en 1925 y donde actualmente funcionan 4 gimnasios, 5 canchas de tenis, 3 piletas de natación, un patio descubierto, salón de juegos y confitería. Para quienes no conocen Caballito sepan que su geografía está llena de historia y espacios emblemáticos para la memoria urbana, baste mencionar al Parque Centenario proyectado por el paisajista francés Carlos Thays, el Mercado del Progreso inaugurado en 1899 y que sigue ofreciendo a los vecinos una gran variedad de productos gastronómicos regionales.

También están en la zona el esplendoroso Club Italiano fundado en 1910, el Parque Rivadavia (también obra de Thays) con su tradicional feria de libros usados, el gran Museo de Ciencias Naturales, el colegio San José de Calasanz y el mini barrio El Hogar Argentino, un conjunto de manzanas con casitas de estilo italiano proyectadas por prestigiosos arquitectos locales, y que fueron levantadas en 1925 para los funcionarios de un banco. Además Caballito albergó en su territorio a muchos vecinos notables, ejemplo, los tangueros Ignacio Corsini y Agustín Magaldi, el pintor Antonio Berni y el genial dramaturgo Hugo Midón.

Fachada del Club Ferro Archivo diario La Nación

Otra buena es que en caso de lluvia la milonga se traslada al gimnasio techado que tienen capacidad para 400 personas y cuenta con un hermoso piso de parquet para gastarlo bailando. Hay buffet de bebidas, snaks, empanadas y minutas, y para cenar la opción es el restaurante del club. Vale aclarar que para los socios la entrada a la milonga tiene 50% de descuento.

Para completar la excursión recomiendo especialmente la clase de tango que se dicta antes de la milonga, todos los sábados de enero y febrero a las 20.30 (baile desde las 22) en Federico García Lorca 350. Un programón para este sábado!

 

Sin comentarios

Juan de Dios Filiberto tendrá su museo en La Boca

Finalmente se hizo lugar al reclamo y los vecinos de La Boca sumarán a sus tesoros barriales un nuevo museo ubicado en el edificio de dos plantas que fuera la última casa de Juan de Dios Filiberto, figura clave en la consolidación del tango a principios del siglo pasado, autor de Caminito y Quejás de Bandoneón, entre otros clásicos del repertorio rioplatense. La vivienda está en la calle Magallanes al 1200 y sufre el deterioro del tiempo, por eso quedará bajo la órbita del Ministerio de Cultura de Nación que además de restaurarla tendrá la obligación de “reunir, conservar, ordenar, documentar, investigar, difundir, comunicar y exhibir el patrimonio relativo al autor, su vida y su obra, así como también los testimonios de su época y de su ámbito de actuación”.

Que alegría. Este hijo de inmigrantes italianos empezó a estudiar violín y composición a los 24 años, después de haber pasado la infancia y parte de la juventud trabajando en otras artes más rudas. En su libro Tango, una Guía Defintiva, Horacio Salas destaca que fue calderero, lustrabotas, ayudante de confitero, vendedor ambulante, cadete, albañil, estibador y mecánico. Lo que se dice un gran buscavidas. Cuando consigue trabajo como ayudante de maquinista en el Teatro Colón descubre la novena sinfonía de Beethoven, y ahí decide seguir su vocación, según la revista Todo Tango. “Fue mi Dios musical” dijo una ven en una entrevisra.

 Una casa sencilla sin valor arquitectónico pero llena de tango Foto Noticias Urbanas

Ubicada a cuatro cuadras del pasaje Caminito, la propiedad había sido declarada Monumento Histórico Nacional aunque en breve iba a ser rematada debido a que los propietarios adeudaban los impuestos. Felizmente los vecinos se movilizaron, presentaron el proyecto en la Legislatura porteña y en 2007 consiguieron que se aprobara la ley (vetada años más tarde por el ex jefe de gobierno, Mauricio Macri). La ley que convierte la casa en museo fue definitivamente aprobada por el Congreso Nacional el 25 de noviembre pasado y hace unos días se publicó en el Boletín Oficial. “La casa fue el centro de la historia del tango a orillas del Riachuelo. Su dueño y sus amigos artistas dejaron maravillosos testimonios de ese patrimonio que se gestó en el corazón de La Boca y debe seguir orgullosamente allí”, dicen los vecinos en las redes sociales.

El museo Juan de Dios Filiberto se suma a un circuito valioso que ha recobrado su importancia urbana desde que en la zona se instalaron galerías de arte (PROA), espacios culturales,y gastronómicos y se recuperaron edificios históricos como la Usina del Arte, donde se celebran los festivales de tango.

Sin comentarios

Las milongas de París no detienen su ritmo

Desde los atentados, París dejó de ser una fiesta, aunque la fiesta milonguera no se apagó, pues como saben es una de las capitales donde el tango tuvo y tiene mayor gravitación. El pasado 13 de diciembre se cumplió apenas un mes desde los ataques terroristas en la capital francesa. Esa noche recuerdo que en Buenos Aires salíamos del teatro cuando recibimos la noticia. Inmediatamente pensé en los amigos y conocidos, en las hermanas Bustelo, parientas de mi amiga Pilar y que tienen allá una milonga y una escuela que ya son clásicos, pensé en los bailarines que suelen andar de gira con sus clases y exhibiciones y también en Luciana, una amiga milonguera radicada temporalmente mientras cumple una beca del Conicet. A principio de año mandó un lindo texto con impresiones y costumbres de las milongas parisinas, a pocas semanas del atentado a la redacción de la revista Charlie Hebdo. Esa noche le escribí para saber si estaba bien y hace poco le pregunté si había vuelto a bailar en ese contexto tan incierto.

“En París era todo risas y destellos hasta las 21 del viernes 13 de noviembre cuando recibí mensajes desde Argentina preguntando si estábamos bien. A partir de ahí me di cuenta de que somos infinitamente vulnerables. En ese entonces, lo que por un momento fueron “estallidos cerca del Stade de France”, se transformó, como todos saben, en una masacre a quema ropa a cientos de jóvenes que disfrutaban el inicio del fin de semana por distintos puntos de la ciudad. Junto a ellos, nosotros, los bailarines de tango, resguardados en nuestras casas o disfrutando de alguna de las más de diez milongas que suelen organizarse los viernes” cuenta via messenger. “La desesperación de la incertidumbre nos invadió. Claro, para un latinoamericano la incertidumbre es lo natural pero qué diferente se siente en un país que no es el tuyo y que además está en medio de una guerra que tampoco termina de entenderse. Como contraparte, junto con la bandera francesa salieron a flamear los valores de la República: libertad, igualdad y fraternidad. Con ellos también el llamado a continuar con nuestras actividades sin que el miedo nos atormente. Pero ¿cómo se hace? Una vez más el tango, el abrazo, el reencuentro, la contención. Algunos de los organizadores de milongas parisinas actuaron con cautela y respetando el duelo nacional, otros continuaron como si nada (o como si todo) hubiese pasado. El tango no solo “te espera” sino que también, como lo vivenciamos aquellos que lo disfrutamos a diario, nos congrega con todos sus rituales (no siempre respetados) por el mundo entero: occidente y oriente unidos en un abrazo eterno. Ese es mi ingenuo deseo y si bien “la suerte está echada”, el mejor de los mundos posibles está en las milongas”.

En la pista del Trocadero E. Cailleau

Pensaba que habrá pasado en las milongas callejeras, ahora que hay restricciones para congregarse en los espacios públicos de Paris. Las “milongas ilegales” que se hacen desde hace años al aire libre en lugares emblemáticos como la explanada frente a la Ópera Garnier, el patio central del Palacio Real e incluso los muelles frente al río Sena, convocan a muchos bailarines que, un día antes mediante listas que se envían por mail, se citan en determinado lugar. Como no están autorizadas por la alcaldía siempre están listos para huir cuando llega la policía. Una de las más lindas es la que se hacía en el Trocadero, a pasos de la Torre Eiffel, los domingos, y en un espléndido piso de mármol y con Paris de fondo. En fin.

Sin comentarios

En Día del Tango estrena en los cines Un Tango Más

Un día como hoy nacieron Julio de Caro y Carlos Gardel. A ello le debemos este Día Nacional del Tango que celebramos especialmente quienes amamos este género nuestro. Es cierto el cliché aquel de Carlitos canta cada día mejor, y es cierto también que sin De Caro y otros grandes compositores, no habría tango.

Ya sé, suena “dinosaurio” lo que digo, pero escuchando el legado de los grandes advierto que aún no se ha registrado nada superior. En estos días festivos se estrenó en los cines de la ciudad Un Tango más, una película imprescindible para entender el origen del auge del tango danza en el mundo, disciplina que estaba postergada dentro del género hasta que María Nieves Rego y Juan Carlos Copes le dieron la importancia artística que merecía. La película de German Kral, producida por Win Wenders, narra la historia de amor, y de amor por el tango, de estos dos grandes bailarines surgidos de las pistas del Club Atlanta en la década del 40. Una variedad de escenas  e imágenes poéticas filmadas con altisima calidad nos recuerdan el aporte de estos dos personajes tan queridos del ambiente. “El nivel de sacrificio y de trabajo que hicieron para llegar a ser quienes fueron, el hambre que pasaron,y pese a todo nunca abandonaron. Esos dos aspectos, la historia de amor y esa lucha para llegar a donde querían fue lo que me hizo decidir concentrar la película en ellos” cuenta Kal, argentino radicado en Alemania.

 Coreografías y un elenco de fabulosos bailarines Gza Un Tango más

Originalmente esta película que dura 90 minutos iba a girar en torno a los grandes maestros milongueros, pero cuando Kral conoció a María Nieves todo cambió.

“La intención era hacer un documental sobre viejos maestros milongueros, inspirado en Pina 3d que yo había visto. Y encontré muchos milongueros interesantes pero ninguno tenia en su historia la profundidad suficiente para una película de 90 minutos, y en el cine necesitás tener un arco dramático importante si querés hacer una película dramática. Un día junté coraje, la llamé a María y le conté. Fuimos con mi productor artistico. Me senté en su living y 30 minutos después sabia que ella era la protagonista. Después leí el libro de Copes y descubrí la dimensión de esa historia. Tuvimos suerte y pudimos juntarlos. Estoy agradecido, cuatro años llevó hacerla… y tres convencerlos!”

UN TANGO MÁS - Trailer en español from UN TANGO MÁS on Vimeo.

La pelicula se proyecta en varias salas porteñas, pueden consultarlo en la cartelera

 

Sin comentarios