La lista de los acusados por crímenes de lesa humanidad que están prófugos

Un relevamiento realizado por  la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad y publicado en el sitio Fiscales informó que son 45 los prófugos de causas por crímenes de lesa humanidad, dos de los cuales se evadieron tras ser condenados.

Además, en la web del Ministerio de Justicia también está publicada la información de los prófugos y las ofertas de recompensa por datos que permitan dar con sus paraderos.

Esta es la lista que fue publicada

Sin comentarios

Tortura y muerte en la cárcel: comienza el juicio por el crimen de Patricio Barros Cisneros

El martes 7 de abril comienza el juicio por las torturas y el asesinato de Patricio Barros Cisneros en la Unidad 46 del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 4 de San Martín juzgará por estos hechos a seis agentes penitenciarios.

El homicidio de Barros Cisneros ocurrió el 28 de enero de 2012 y por el caso fueron imputados ocho agentes penitenciarios, cuatro de los cuales se dieron a la fuga, dos fueron recapturados, uno se entregó y otro sigue prófugo. Los otros tres fueron detenidos, pero uno se suicidó en su celda.

Ese día Barros Cisneros, de 26 años, esperaba la visita de su pareja. Como les habían dado un lugar al rayo del sol y hacía mucho calor, Patricio pidió un lugar más fresco. Pero los penitenciarios se negaron y comenzó una discusión. Según se pudo reconstruir luego, entre siete y diez agentes penitenciarios lo esposaron, le arrojaron gas pimienta y comenzaron a golpearlo. Patricio resultó muerto.

La versión de los guardias fue que había salido corriendo, esposado, y se había reventado la cabeza contra las rejas.

Sin embargo, la autopsia reveló que Patricio había recibido una brutal paliza que le causó la muerte. Tenía treinta golpes en el cráneo y la cara, con hundimiento del globo ocular izquierdo y varias de lesiones en brazos y piernas.

Un relevamiento realizado por LA NACION a partir de información provista por la Procuración Penitenciaria Nacional (PPN), el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), detectó que en las prisiones que están bajo la órbita del Servicio Penitenciario Bonaerense, se produjeron 625 muertes entre 2009 y 2013, de las cuales el 33,8 % fueron violentas.

En tanto, en las prisiones que dependen del Servicio Penitenciario Federal murieron 219 detenidos en los últimos cinco años. Del total de decesos, 45,2 % fueron de carácter violento.

“La tortura, el maltrato, la violencia y los problemas de acceso a la salud y a otros derechos básicos son una realidad que persiste en los lugares de encierro de nuestro país. Lo que le ocurrió a Patricio Barros Cisneros no fue un hecho aislado sino la consecuencia de prácticas que se reproducen dentro de los servicios penitenciarios, consentidas en muchas oportunidades por el poder político y judicial”, dice el CELS en un comunicado difundido a raíz del inicio del juicio.

“El juicio no sólo servirá para visibilizar las torturas y muertes en los lugares de encierro sino también para problematizar la respuesta estatal en estos casos”, señalaron.

El CELS representa a la familia de Patricio Barros Cisneros en este juicio.

Para más información sobre las muertes en prisión, podés hacer click acá: Morir en la cárcel: el mapa de las vidas perdidas bajo la custodia del Estado

Sin comentarios

La difícil tarea de identificar a las víctimas de Germanwings

Dos miembros de la policí­a francesa forense trabajan en la zona de la catástrofe en Seyne les Alpes. FOTO: EFE

Llevan trajes de protección blancos, mascarillas y guantes, y esconden su pelo bajo un gorro verde. Su trabajo es muy delicado. En torno a 36 expertos trabajan en un puesto levantado en Seyne-les-Alpes, en los Alpes franceses, en la identificación de las 150 víctimas del accidente de Germanwings del pasado martes.
Algunos de ellos recogen los restos mortales de las víctimas en el lugar donde estrelló el aparato, en lo alto de escarpadas montañas.
Entre 400 y 600 partes de cuerpos han sido recuperados y trasladados ya en helicóptero hasta el valle, pero nadie puede decir cuántos más quedan allá arriba, entre las rocas de la montaña.
Patrick Touron, vicedirector del Instituto de Investigaciones técnico-criminales de la gendarmería francesa, encoge los hombros. La operación en Seyne-les-Alpes está siendo, para él y su personal, fuera de lo común y muy exigente. A veces, incluso ellos necesitan ayuda. También para ellos hay atención psicológica, explica.
Los familiares de las víctimas viajaron el jueves a Marsella, donde se están tomando muestras de ADN para encontrar coincidencias e identificar a las víctimas. Los médico forenses utilizan también datos de los países de origen de los fallecidos, como información dental o radiografías. Los miembros de la tripulación pueden a veces reconocerse incluso a partir de los restos de sus uniformes.
“Ne pas ouvrir – analyse en cours”: “No abrir, análisis en curso” se lee en un cartel en un coche azul de la gendarmería. Las pruebas de tejidos se envían a otros lugares en sobres marrones. El objetivo final es lograr atribuir las partes de los cadáveres a las víctimas.
“Trabajamos lo más rápido que podemos”, explica Touron, “hacemos todo lo posible para devolver a cada familia a su ser querido”. Pero no sabe cuándo podrá ocurrir. El permiso para enterrar los cadáveres debe ser aprobado por la Fiscalía general.
Pero la recuperación de los restos en el lugar del accidente está lejos de terminar. “Las mayores dificultades las tiene la gente que está sobre el terreno”, explica Touron. La zona es de muy difícil acceso.
Y la búsqueda es también extremadamente peligrosa. “El terreno es empinado y resbaladizo”, explica el jefe de las fuerzas de rescate de montaña, Olivier Cousin. Su gente es la responsable de asegurar con cuerdas a los expertos durante su difícil trabajo. A veces, el equipo sale con crampones y picahielos, que dan una mayor estabilidad, aunque ya no haya hielo allí arriba.
Y hay otro factor imprevisible: el tiempo. En estos días las condiciones fueron perfectas para el vuelo de los helicópteros: sol y poco viento. Pero si llega el viento, la lluvia o la nieve, los helicópteros que cada día llevan a decenas de personas a la montaña, quizá no podrían despegar, alerta David Girodet, responsable de las operaciones en helicóptero de la gendarmería y de la seguridad de sus vuelos.
Girodet teme sobre todo a la nieve: “porque entonces las nubes estarían bajas”. Y eso sería demasiado peligroso para volar en la escabrosa cordillera.

Fuente: Sabine Dobel (DPA)

Sin comentarios

“Ni una menos”, una campaña contra los femicidios

El crimen de Daiana García volvió a poner en escena una violencia que no cesa: la violencia contra las mujeres. Otra joven arrojada a la basura, como Ángeles Rawson, como Araceli Ramos, como Melina Romero, como tantas…

Por eso, escritores, artistas y periodistas convocan a una maratón de lectura, de proyecciones y de performance contra el femicidio para el próximo 26 de marzo.

En Buenos Aires se llevará a cabo a las 16 hs en el Museo de la Lengua (Av Las Heras y Austria). Quienes quieran leer, participar, activar, pueden organizar por la red o escribir a museodellibro@bn.gov.ar.

El evento tendrá también lugar en la ciudad de Córdoba, en la puerta del Mumu (Museo de las Mujeres, en Rivera Indarte 55.

Más información en la página de Facebook Ni una menos

Aquí les comparto algunos fragmentos de un artículo que Gabriela Cabezón Cámara escribió para Revista Anfibia. Para leerlo completo, pueden visitar el sitio de Anfibia haciendo click aquí.

Basura

Por Gabriela Cabezón Cámara

Tiradas a la basura, desgarradas, en pelotas: en la montaña asquerosa, un cuerpo como una cosa, como una cosa ya rota y que no sirve para nada, los restos del predador, la carne que le sobró de su festín asesino. Horas antes o después a la chica la buscaron la familia, los amigos, al final la policía y casi siempre la encuentra el que hace de la basura su trabajo cotidiano: un cartonero, el chofer de un camión recolector, alguien que anda por ahí. Después viene la ambulancia, le cambia la bolsa a blanca, se la llevan a la morgue y un auto lleva a los padres a ver si la chica es suya. Afuera espera la prensa: las cámaras y micrófonos buscando mostrarle al mundo el dolor más lacerante, la frase más torturada, la cara más arrugada por la angustia que la arrasa.

Tiradas a la basura en la bolsa de consorcio: igual que se tira un forro, la cáscara del zapallo, los papeles que no sirven y los huesos del asado entre tantas otras cosas. Tiradas como si nada, como objetos de consumo que ya fueron consumidos. Agarrarlas, asustarlas, verlas rogar, desnudarlas, humillarlas, violarlas, después matarlas, meterlas en una bolsa, tirarlas a la montaña de restos de la ciudad. Ya terminó el predador. Seguirán la policía, los abogados, los jueces y las cámaras de TV: sigue la carnicería en una especie de show que explica los femicidios.

La construyen poco a poco como si fuera culpable: digamé, comunicador y digan sus audiovidentes, si una mujer joven tiene más de un novio o, peor, ninguno, y vuelve en pedo a las seis y salió en vestido corto, ¿Se está buscando la muerte? ¿Piensa que se la merece?

….

¿Piensa que una chica es propiedad de algún muchacho y que si no tiene dueño pueden matarla tranquilos?

….

Somos más de la mitad del mundo que hacemos juntos. No insumos a descartar.

Leer artículo completo aquí.

 

Sin comentarios

Fallo de la Corte: para embarazadas y mujeres con hijos detenidas, monitoreo electrónico

Un fallo de la Corte Suprema de Justicia privilegió el monitoreo electrónico para mujeres detenidas que estén embarazadas o tengan hijos pequeños.

Según informó la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), el máximo Tribunal solicitó a los magistrados que privilegien el monitoreo electrónico a “mujeres embarazadas y/o con hijos menores de 5 años, adultos mayores de 50 años y a personas con padecimientos de enfermedades graves y la situación de aquellos detenidos/as con prisión preventiva prolongada siempre atendiendo a los delitos en juego”.
“Sobre un total de 1.000 unidades de pulseras magnéticas existentes se encuentran incorporadas al sistema de monitoreo electrónico 499 internos, existiendo en disponibilidad otros 501 equipos”, sostiene el fallo.
“Los equipos de monitoreo deberían ser otorgados a la población carcelaria más vulnerable del Sistema Penitenciario bonaerense”, indica el fallo de la Corte.

La CPM indicó que en la Unidad Nª 33 de Los Hornos está alojada el 26 por ciento de la población carcelaria femenina de la provincia de Buenos Aires. ” Esto refleja la relación entre condenadas y procesadas que se reproduce en el resto de las unidades provinciales: del total de 286 mujeres, 196 están procesadas y 89 condenadas”.
“Del universo total de mujeres madres de la Unidad Nº 33, sólo 70 conviven con sus hijos/as menores de 4 años”, explica la CPM. “Debido a que las autoridades no llevan un registro de esta información se desconoce el número absoluto de niños y niñas afectados y el porcentaje de mujeres encarceladas con ellos”, añade.

Sobre los chicos que conviven con sus madres en prisión, les recomiendo esta nota publicada en Cosecha Roja: Cómo viven los niños en la cárcel

Sin comentarios

Los costos “invisibles” de la violencia contra la mujer

Según un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID o IDB por sus siglas en inglés), en América Latina y el Caribe, 1 de cada tres mujeres que alguna vez ha estado casa o en unión libre ha sido víctima de violencia íntima de pareja.

El 29,4% de las mujeres asesinadas en la región murieron a manos de su pareja o de un familiar. Esta violencia, bien conocida en todo el mundo y que en los últimos años ha entrado en la agenda de seguridad ciudadana de algunos países, tiene costos altísimos no sólo para la víctima, sino para muchas más personas. Y a veces esos costos no son tan visibles como deberían serlo.

Gabriela Vega, especialista en género del BID, explicó durante el curso “Se puede prevenir el crimen en América Latina” (dictado por el BID y el ICFJ en Washington DC, Feb. 2015), cuáles son algunos de estos costos.


Otro de los “costos invisibles” de la violencia contra la mujer es cómo repercute en los niños y niñas que viven en esos hogares violentos.

En los últimos años, hubo varios avances en América Latina en la lucha contra la violencia hacia la mujer. Entre otras cosas, muchos países incorporaron legislación respecto a este tema. Por ejemplo, en la Argentina se añadió la figura del femicidio al Código Penal, agravando las penas cuando el homicidio de una mujer es una violencia específica por su condición de género.

También el tema es más debatido en diversos ámbitos, se promovió la creación de comisarías de la mujer, se impulsan campañas de concientización, entre otras cosas.

Pero, como explica Gabriela Vega, todavía quedan algunos desafíos…

Sin comentarios

Tras 9 años, la causa por el crimen de Paulina Lebbos se acerca al juicio oral

El jueves se cumplen 9 años del crimen de Paulina Lebbos, la joven tucumana que desapareció luego de salir a bailar con amigos y fue hallada muerta a un costado de la ruta a pocos kilómetros de la capital de su provincia. El fiscal Diego López Ávila presentó la semana pasada el requerimiento de elevación a juicio oral. En la causa está imputado Luis Gómez, un electricista que utilizó el celular de la víctima el día de su desaparición. Está acusado de privación ilegítima de la libertad seguida de muerte y es el único que permanece detenido hasta ahora.

Por otra parte, están acusados de encubrimiento el ex sargento Hugo Rodríguez, el.ex secretario de Seguridad Eduardo Di Lella, el ex jefe de la Unidad Regional Norte Héctor Brito, el ex jefe de la Policía de Tucumán Hugo Sánchez, y el ex subjefe de la fuerza policial Nicolás Barrera.

En el requerimiento, el fiscal pidió el sobreseimiento de Gabriel Alperovich, hijo del gobernador de la provincia, y de Sergio Kaleñuk, hijo de un secretario privado del gobernador, que estaban sospechados de haber encubierto el crimen.

Ambos estaban mencionados en las llamadas “pistas Raco y El Cadillal”, que era una versión que sostenía que Paulina había muerto tras caerse de una mesa cuando estaba bailando en una fiesta que habría tenido lugar en una de esas dos localidades tucumanas y en las que se decía habrían estado Gabriel Alperovich y Sergio Kaleñuk. Según esta versión, ambos habrían encargado a alguien que se deshiciera del cuerpo para evitar el escándalo. Pero no hay material en la causa que pruebe esta pista, por lo que se solicitó el sobreseimiento de ambos en cuanto a las sospechas de encubrimiento.

Paulina Lebbos tenía 22 años cuando salió a bailar con amigos al boliche Gitana, cerca del centro de la capital tucumana el sábado 25 de febrero de 2006. La joven se retiró de la disco con una amiga cerca de las 6:30 de la madrugada del domingo 26. Ambas tomaron un remis. Su amiga se bajó a las pocas cuadras. Esa fue la última vez que fue vista con vida.

Su cuerpo apareció el 11 de marzo de 2006 al costado de la ruta 341, que cerca de Raco, a pocos kilómetros de la capital de la provincia.

La causa pasó por manos de tres fiscales. En el medio hubo varias denuncias por la presunta participación de “hijos del poder”. También se sospechó de Victor Soto, novio de la víctima, con quien tuvieron una hija, Victoria, que tenía 5 años al momento del crimen.

El expediente estuvo bajo secreto de sumario durante más de siete años. Recién en diciembre del 2013 se dieron las primeras detenciones en el marco de la investigación del crimen, ya a cargo de López Ávila, el fiscal que más avances ha dado en la causa. Alberto Lebbos, padre de Paulina, pasó todos estos años denunciando encubrimiento por parte de policías y funcionarios. La cercanía a un juicio trae un poco de paz y esperanza a esta familia, que espera una respuesta de la justicia desde hace 9 años.

 

El caso Lebbos forma parte de los ocho relatos sobre mujeres jóvenes víctimas de la violencia que forman parte del libro Ángeles(Ed. Del Empedrado).

Sin comentarios

Ángeles Rawson: comenzó el juicio

Ayer comenzó el juicio por el crimen de Ángeles Rawson, la adolescente de 16 años que fue asesinada en junio de 2013. Les comparto una cronología de los hechos.

Sobre este tipo de crímenes, junto con Javier Sinay, María Helena Ripetta, Cecilicia Di Lodovico, Claudio Marazzita, y Federico Fahsbender publicamos hace un año el libro Ángeles: mujeres jóvenes víctimas de la violencia (Editorial Del Empedrado). Allí Fahsbender cuenta detalles del caso de la joven Rawson, muy interesante para ponerse al día con la información ahora que comenzó el debate oral que tiene como único acusado al portero Jorge Mangeri.

Si quieren saber más sobre este libro, pueden hacer click acá y de paso leer un fragmento del capítulo sobre Ángeles.

 

Sin comentarios

Claves para preservar una escena del crimen

  • Cuanto menos conozco del hecho criminal, mayor será la amplitud de la delimitación de los perímetros, destacando especialmente el Perímetro Pericial.
  • En un lugar “cerrado”, como puede ser el ocurrido en una vivienda particular o departamento (como ejemplo), el lugar del hecho es TODA la vivienda. Y si ésta fuera por ejemplo una casa, los patios trasero, lateral, delantero y dependiendo el tipo del hecho, las viviendas lindantes también van a incluirse como “Lugar del hecho”. En caso de ser, por ejemplo, un departamento, el lugar del hecho también abarcaría las zonas de usó común como lo son los palieres, ascensores, escaleras, techos, etc.
  • Los peritos no se deben poner los Tyvek o trajes blancos para preservación del lugar hasta llegar a la puerta de acceso al mismo lugar del hecho; caso contrario, lo que se hace es “recolectar” distintos indicios desde que se los ponen hasta que entran al lugar del hecho, y que luego pueden ser dispersados en el lugar del hecho, produciendo una contaminación. El perito no va a contaminar por que el traje lo evita, pero  el exterior del traje sí va a contaminar la escena (Principio de transferencia en la criminalística)

Fuente: Javier Pachamé, profesor de la Diplomatura en Ciencias Forenses de la Universidad del Este

Sin comentarios