La Casa Curutchet de Le Corbusier es Patrimonio de la Unesco

La casa Curutchet de Le Corbusier, en La Plata, es Patrimonio de la Humanidad,

En Estambul fue declarada Patrimonio de la Humanidad por Unesco la Casa Curutchet, orgullo platense, proyecto de Le Corbusier. Es la única casa diseñada para la Argentina por el suizo, nacido Charles-Edouard Jeanneret (1887), nacionalizado francés y rebautizado, en 1920, como Le Corbusier, para cumplir con su destino de cambiar la arquitectura del siglo XX y ser paradigma del estilo moderno, junto con Mies van der Rohe, Oscar Niemeyer, Walter Gropius y Frank Lloyd Wright. Murió nadando en el sur de Francia cuando tenía 78 años.

La casa está ubicada en la avenida 53, entre 1 y 2, en La Plata, una ciudad marcada por el trazado de diagonales definidas por el fundador Dardo Rocha. Fue el médico Pedro Domingo Curutchet, personaje fuera de lo común, quien se entusiasmó con el diseño minimalista; con el uso de rampas circulatorias; ventanales continuos y la planta baja libre montada sobre pilotes. Le Corbusier había estado en Buenos Aires en 1929, invitado por Amigos del Arte. Dictó más de diez conferencias magistrales, condenó a la ciudad que daba la espalda al río y dejó una frase para el recuerdo: “ La arquitectura es el juego sabio de los volúmenes bajo la luz”.

Victoria Ocampo estuvo a punto de cerrar trato con Le Corbusier para su casa racionalista, que terminó proyectando Alejandro Bustillo, fiel hijo de la Ecole de Beaux Arts, quien nunca firmó el proyecto de Rufino de Elizalde, en Barrio Parque, hoy propiedad del FNA. Quizás, porque presionado por Ocampo, e inspirado en el suizo-francés, marcó un corte definitivo al estilo porteño en un barrio palaciego. Cortó con el “pastiche” vernáculo, entre la tradición francesa primero y la italianizante, después, con el modelo único de la “casa chorizo” determinado por los terrenos de 8.66 de frente.

Le Corbusier aceptó el encargo de Curutchet, pero dejó claro que no viajaría a la Argentina. La construcción estuvo a cargo de Amancio Williams, el de los parasoles sobre la costa del río, y el mismo de la Casa del Puente en Mar del Plata, que por impulso de la Comisión de Museos y Monumentos, presidida por Teresa de Anchorena, será puesta en valor. Es curioso, pero ambos proyectos tienen como premisa el respeto del entorno existente. Mientras Le Corbusier dejó el árbol, que era el mojón del lote, y lo convirtió en eje vertical del diseño, Williams adaptó el proyecto de la casa levantada para su padre, el compositor Alberto Williams, al accidente del terreno, e hizo de la estructura un puente sobre el arroyo. A la distancia, ambas inteligencias espaciales e innovadoras conectaron para dejar un testimonio único en La Plata.

La casa del doctor Curutchet, terminada en 1955, ganó visibilidad para el gran público a raíz de El hombre de al lado, el film dirigido por Gastón Duprat y Mariano Cohn, con guión de Andrés Duprat, arquitecto y hoy director del MNBA. Interpretada por Rafael Spregelburd y Daniel Aráoz, la película premiada en el Festival de Sundance y en los Goya, es una historia desopilante, que deriva de lo cómico a lo dramático a partir de un absurdo litigio de vecinos por una ventana indiscreta y los “hallazgos corbuserianos” como materia en cuestión.

Volver la mirada sobre la obra del genial suizo francés es más que un homenaje. Es el guiño de la Unesco y su gente a una manera de entender el espacio donde se vive, donde vivimos, y la puesta en valor de la arquitectura moderna.  Queda en la memoria de todos la excepcional muestra montada por el MoMA de Nueva York años atrás. Allí estaba todo lo que Corbu había hecho y pensado, desde la casa para sus padres en la montaña hasta la poltrona famosa de cuero y metal. Después siguió viaje al Pompidou y tuo la reverencia ue correspondìa.

(Parte del texto de este post fue publicado en la edición impresa de LN el lunes 18 de julio) 

Sin comentarios

El Colegio Buenos Aires, Monumento Histórico Nacional

Hoy es un día para recordar. El Colegio Nacional Buenos Aires, ubicado en la Manzana de las Luces fue declarado por Decreto Monumento Histórico Nacional. Merecido reconocimiento para el edificio proyectado por el francés Norbert Maillart, el mismo del palacio de Correos y del palacio de Tribunales, único con destino educativo. Construido entre 1910 y 1938, el actual edficio es heredero legítimo de la Ecole de Beaux Arts y domina con su porte magnífico la calle Bolìvar. Fue fundado en 1863 por Bartolomé Mitre y el paso del tiempo consolidó su prestigio y excelencia educativos. Sería, y es, el Colegio Nacional de Buenos Aires, orgullo de la enseñanza pública por la calidad de sus profesores, los valores fundacionales y la pléyade de alumnos que pasaron por sus aulas. Entre ellos Daniel Stamboulian, Luis Agote, Carlos Pellegrini, Josè Ingenieros, Martín Caparrós, Pepe Eliaschev, Hernán Lombardi, Nik, Mario Roberto Alvarez, Alejo Florín y Deborah Perez Volpin. Fue el colegio de mis hijos. Y lo sigue siendo. Es EL COLEGIO. Y ESTÁ TODO DICHO. ARRIBA, la Biblioteca, fachada sobre la calle Bolívar y una clase de dibujo con los alumnos rodeados de esculturas y mármoles.

Sin comentarios

El Bicentenario celebrado en el Museo José Hernández

Una mirada sincera y veraz del otro lado del espejo de la Patria Grande es la muestra que se exhibe hasta el domingo en el Museo José Hernández, escala necesaria pero menos frecuentada de la Milla de los Museos. Con curaduría de María Sivia Corcuera y Delfina Helguera, la seleción incluye trabajos de 16 artistas y rinde, a su manera, un homenaje a la fecha patria. El Bicentenario puede ser elocuente en la lectura pampera y personalísima de Luis Tatato Benedit, Marcos López, Benito Laren, Zulema Maza, Nora Correas y Blas Castagna, Chiacho y Gianone, entre otros (ver abajo). Un conjunto eclético, atravesado por la necesaria referencia a la Argentina inmensa, bella y feroz. Benedit  miró a Molina Campos y en su  visión sincrética nos trajo el rancho, la china, la pampa y el universo surero.

El Gardel de Marcos López canta cada día mejor, pero está, también,  la vajilla celeste y blanca, que fue el servicio de mesa usado por  el presidente Victorino de la Plaza en el tren histórico. UN símbolo elocuente de la magna  fecha que celebramos hoy. La escena de los festejos se trasladó a Tucumán, cuna de la Independencia, con su arteria vertebral que es la avenida Mate de Luna y será el  eje de la fiesta federal.  Vaya como motivo de recuerdo, memoria plástica y bella,  esta exposición del Museo José Hernández. Espacio digno y recoleto que bien merece una visita.

Arriba, vajilla usada por el presidente Victorino de la Plaza durante el viaje en tren a Tucumán, para la calebración del Centenerario de la Independencia, en 1916.

 

Sin comentarios

Colección Acevedo Deym en Saráchaga

De un departamento espectacular al hotel de ventas de Juan Antonio Saráchaga (Juncal al 1200, vista foto arriba ) se mudó la colección Acevedo Deym. Muebles, pinturas, tejas chinas, platería y objetos de arte se exhiben hasta el lunes, de 15 a 21. Fin de semana lluvioso ideal para una escala en la muestra ajustada en los detalles por el ojo entrenado de Javier Iturrioz, enamorado como pocos de las tapicerías y los perros de Fo, cerámica verde estimados en 21.000 pesos. Buen momento para medir el pulso del mercado, cuando el fantasma del cepo es solo un mal recuerdo. Aunque Saráchaga mantiene firme las cotizaciones y estimaciones en pesos, la cuenta mental a dólares es inmediata. Tentador precio, por ejemplo, para una cómoda veneciana de tamaño ideal , madera de nogal colección Acevedo Deym, base 35.000 pesos. Linda imagen es la escena de la comedia italiana en una plaza pública, pintura atribuida a Jacque Caillot, exhibida en Buenos Aires en la muestra de El Greco a Tiepolo. Será ofrecida al mejor postor con una base de 280.000 pesos.

Pica alto, y procede de otra colección, la naturaleza muerta de Cesareo Bernaldo de Quirós, elegido de siempre por los coleccionistas. Paños y Botijas (foto arriba), arrancará en subasta, la primera noche de venta (martes de 5 de julio), con base de 1.100.000 pesos. Ex colección Antonio Santamarina, fuera de serie es la escultura de Alfred Boucher, el mármol misterioso lamado Volubilis saldrá a remate el martes con base de 630.000 pesos. Sigue el remate miércoles 6 con vinos de colección. Seis botellas de San Pedro de Yacochuya 2013, base 1800 pesos; 6 botellas Catena Zapata Estiba Reservada: base 36.000 pesos (Nicolás Catena fue premiado el jueves último por la Academia Argentina de Gastronomía por su aporte a la calidad de los vinos argentinos) y, entre otras, 4 botellas de Vega Sicilia, Ribera del Duero; base 9000. Jueves 7, siempre a partir de las 19, habrá platería criolla, ponchos, cuchillos y un par de estribos de plata cincelada, mediados del XIX: base 40.000 pesos. Buen equipo para celebrar en la pista central con flete de categoría los 150 años de La Rural de Palermo.  Lunes 11 de julio, arranca a las 16.30 y los libros se rematarán el martes 12, a partir de las 16.30: destacado el ejemplar ilustrado, un manual para entender la Argentina de la bèlle époque, del Tercer Censo Nacional de junio de 1914, ordenado por el presidente Roque Sáenz Peña. Base 12.000 pesos. Se incluyen en el mismo remate lotes procedentes de las colecciones Santamarina y Muniz Barreto. Para destacar es el cuadro atribuido a Peter II Brueghel, Escuela Flamenca (1564-1638). Según detalle de catálogo es fragmento de una obra mayor del artista mencionado. Colección Acevedo Deym: base 980.000 pesos (foto apertura).

Arriba, tapicería flamenca de Oudenaarde, fin de siglo XVI, lana y seda, 6 hilos por centímetro (245 cm x 285 cm). Colección Acevedo Deym, base 210.000 pesos

Sin comentarios

Yoko Ono y Kusama, niponas, veteranas y geniales

 

La perla de la semana en la agenda cultural de Buenos Aires ha sido, Yoko Ono en Malba, precedida del suceso del MoMA de Nueva York y del León de Oro de Venecia. La veterana nipona no viajó a Buenos Aires -lo que quitaba el sueño del director Agustín Pérez Rubio-, pero sí grabó un video cálido, directo y cercano. Como la muestra, que a pesar de los años transcurridos mantiene la frescura. La genialiadad de Yoko sigue siendo la capacidad para involucrar al otro, para hacer de la contemplación una experiencia participativa. Dream come true son sus Instrucciones. A cada uno le pegan dónde más siente, dónde más duele. Por ejemplo, en la foto de arriba con su amado Lennon habla del fin de la guerra, pero… agrega la leyenda If you want it. Cada uno elige: clavar un clavo, reparar una tasa de porcelana, celebrar a la madre, pintar una pared. Todo indica que Yoko Ono repetirá el éxito de Yayoi Kusama, otra nipona veterana. ¿Sincronicidad Junguiana? Kusama es una campeona de la popularidad y pasa las noches en un neuropsiquiátrico. En estos días cautiva al público tejano en el Museo de Bellas Artes de Houston, como lo hizo en Malba o en las vidrieras de Louis Vuitton. Combinación de talento, marketing, potencia visual y acción directa. Cada espectador dejó su sticker pegado en Malba, una huella adhesiva. Sin edad y sin límite. En ambos casos, las redes sociales fueron los motores de la difusión, las activadores de las selfies. Instagram tiene 500 millones de usuarios. Y las veteranas niponas son las protagonistas. Kusama nació en 1929. Yoko Ono en 1933. Saquen la cuenta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios

Modigliani, el elegido de los coleccionistas

 

 

 

 

 

 

 

 

El martillo bajó en las subastas londinenses de Christie’s y Sotheby’s para Amedeo Modigliani, el artista amado por los coleccionistas que desde hace un año empinó su cotización, cuando un coleccionista chino pagó el récord de 170,4 millones de dolares por Desnudo recostado. Obra perfecta de tamaño, fecha, origen y calidad. Liu Yigian, el chino, que ganó sus primeros yuanes manejando un taxi, sabía de qué se trataba. No en vano tiene dos museos. Desde entonces, Modigliani, cuya marca registrada son los cuellos largos, las caras lánquidas, de rostros apenas tallados como una escultura de Brancusi, se convirtió en el elegido de los coleccionistas de todas partes. Esta semana las rematadoras anotaron buenas marcas de precio en el varano boreal por obras del italiano que amó mucho y vivió poco. Sotheby’s subastó por 56,6 millones de U$ un retrato de Jeanne Hébuterne, musa, modelo y amante, convertida en la imagen reconocible de un artista que encontró su manera, en el sentido que lo hicieron Piero della Francesca o Botero. Supo haber en Buenos Aires, y tuve el privilegio de visitarla, una colección de cindo pinturas estupendas de Modigliani compradas por el coleccionista Rafael Crespo, cuando era un joven argentino anclado en París. Cuenta la leyenda que Crespo tenía de vecino a Modigliani, un pintor sin un franco en el bolsillo, con un talento formidable que pagaba el alquiler de su cuarto con los cuadros que le compraba Crespo. Chapeau por el argentino!!. No ví más esas pinturas y el petit hotel donde estaban colgadas es hoy Casa Cavia. Una linda casal proyectada por el arquitecto Christophersen. Bueno entre los mejores.

Retrato de Jeanne Hébuterne con foulard, 56,6 millones U$ en Sotheby’s

Amedeo Modigliani nació en Livorno, Italia, en 1884, se mudó a París a los veintipico, vivió como pudo y pintó en 13 años más de 300 obras. Entre los más buscados están los desnudos de la modelo amada Jeanne Hébuterne. Y entre los más cotizados siempre, los desnudos apaisados como el comprado por el chino a precio récord. La apabullante alza de los precios tiene mucho que ver con los compradores orientales, que al acelerar la demanda impulsaron la aparición de modiglianis en todas las ventas. Leyes de mercado que se cumplen a rajatabla. El retrato subastado en Sotheby’s por 56.6 millones de dólares equivalente a 38 millones de libras, había sido vendido en 1986 por 1,94 millón de U$. Dato que explica claramente la fiebre Modigliani.

Desnudo recostado, subasta en Christie’s al récord de 170.4 millones de U$

 

Sin comentarios

En la ciudad de El Bosco, 500 años después

Puede un artista poner una ciudad en el mapa? Sí. Si se llama Jeronimus Bosch con 48 pinturas y dibujos atribuidos a su autoría distribuidos en10 países, 18 ciudades y 20 colecciones en todo el mundo. Poca producciòn como el gran Vermeer.  A 500 años de la muerte de El Bosco la ciudad natal del misterioso alquimista del arte decidió celebrarlo con una muestra increíble, multimedia, sonora, paisajistica, virtual,. Cerca de cinco años de preparación, una inversiòn de 10 millones de euros y la pequeña villa de aires medievales se convirtió en un centro turístico de alto vuelo. El arte y los museos, dicho y repetido hasta el cansancio, son hoy el principal motor del turismo. Jeronimus van Aken nació circa 1450 en Hertogenbosch, de donde sacó su nombre que lo llevó a la fama global por su principal obra El jardín de las delicias, eje de la muestra del Museo del Prado (hasta el 11 de septiembre), que no prestó el magnífico tríptico para la muestra holandesa, esa gloriosa celebración en Hertogenbosh, cercana de Maastricht, sede de la más exquistiva y exclusiva feria de arte del mundo TEFAF. En Visiones de un genio se exhibieron 25 paneles del artista y 25 dibujos con un montaje digno de admiración, luz tenue, paredes borravino y un recorrido didáctico fuera de serie. Llevar la obra de Bosch a su propio entorno además de un esfuerzo económico resultó la oportunidad para revivir escenas que inspiraron sus pinturas, señalamientos de la ciudad de los lugares por donde pasó el maestro y detalles de ese paisaje singular del sur de Holanda. Allí  la imaginación voluptuosa de Bosch imaginó un mundo  poblado de seres fantásticos, ¿salidos de una mente, alucinada? “El Bosco vivió en dos mundos diferentes; el real que lo rodeaba y el universo de su imaginación”. Así comienza el libro-catálogo editado para esta fiesta del arte.  Cuando el maestro murió en 1516 se convirtió en el artista de culto imitado hasta el cansancio. En la obra de Brueghel circulan modos, estéticas y escenas “bosquianas”. Su patern trasunta una manera de ver el mundo, por momentos surrealista, onírica, audaz, que no suscribe a ningún género salvo el propio universo donde se observan detalles, escenas, acciones de la vida cotidiana de Hertogenbosch. La vida cotidiana atravesada  por una imaginación sin límites y una paleta personalísima. El Museo Bosch fue restaurado y puesto a todo con las últimas exigencias de montaje, Rabobank contribuyó en la puesta a punto que incluye una recorrida audiovisual extraordnaria. Como la obra de El Bosco.  Montar una muestra de excelencia sin contar con la joya de su producción que es el Jardin de las delicias, patrimonio del Museo del Prado, fue una hazaña singular de los curadores que lograron recrear el clima en las magníficas salas. Parte del programa es hacer un recorrido, almuerzo incluido, camimando y en bote, por esa pequeña villa medieval atravesada por canales. Es la oportunidad para asomarse al mundo mágico desde el agua y conducido por un sabio cicerone.

Recorrer en bote con un guía sabio la ciudad desde los canales. Una experiencia “bosquiana” fuera de serie. 

El Museo Jeronimus Bosch puesto a punto para la celebración de los 500 años de su muerte. Una muestra multidisplinaria con 25 paneles de su obra y 25 dibujos

 

 

 

La ciudad natal, las costumbres, la vida cotidiana, Brueghel estuvo mirando esta escena pintada por Jeronimus Bosch, más conocido como El Bosco

 

 

 

 

 

Sin comentarios

En Brasil, la corrupción salpica al arte

 

 

La nota publicada hoy en el matutino El País desnuda una trama de corrupción, arte y altos precios, que tuvo como escenario el Brasil de las última décadas, donde en forma paralela a la fomación de grandes colecciones se concretaron oscuros negocios. Este esperpento, en el sentido de Valle Inclán, sale a la luz con el suceso de la muestra Obras bajo vigilancia, que se exhibe en el Museo Oscar Niemeyer de Curitiba (foto). Una introspección de altísimo costo en las esferas del coleccionismo, que podrá visitarse hasta noviembre. Para los argentinos, el caso más conocido y difundido era hasta hoy el del banquero Edemar Cid Ferreira (foto abajo, instalación de Sol Lewitt en una de sus propiedades), organizador de la muestra Brasil 500 años, un fabuloso mosaico en módulos de la celebración de los 500 años del Descubrimiento. De aquel formato desmesurado, deplegado en los pabellones paulistas del Parque de Ibirapuera, una selección se vio en Buenos Aires, en el Museo Nacional de Bellas Artes (recordado montaje de flores de papel con imágenes del barroco jesuítico) y en la Fundación Proa, con las obras conmovedoras de Bispo da Rosario y de los pacientes internos en un neuropsiquátrico de Rio a mediados del siglo pasado.

 

La muestra de Curitiba ha puesto la lupa en los negocios de arte, cuando Brasil parece decidido a sacar los trapitos al sol. Todos. Allí están colgadas bajo el mismo techo “obras de Picasso, Dalí, Miró, Oiticica, Vik Muniz, Djanira y Heitor dos Prazeres y Renoir”, escribe  Juan José Santos, en El País, y las asocia con el escándalo del “Lavajato” o “Petrolao” que nao tein fin. Muchas de ellas estaban en la casa de Renato Duque, ex ejecutivo de Petrobras, que las ocultaba detrás de un mueble operado con control remoto. Digno de James Bond y del Satánico Doctor No. En sintonía con la exposición del escándalo, la galería Fortes Vilaça, muy conocida de los coleccionistas y operadores argentinos, fundada por el recordado Marcantonio Vilaça, ha colgado en su espacio de San Pablo una serie de retratos de políticos investigados bajo el título El Salón de los Corruptos.

El arte en la mira de la justicia tiene en Brasil el antecedente de Edemar Cid Ferreira, quien además de organizar la muestra 500 años alquiló un palazzo en Venecia, para la edición 49 Bienal de 2001, dio la más lujosa de las fiestas que se recuerden en La Serenísima y organizó una muestra de Ernesto Neto. En 2005, Cid Ferreira, director del Banco Santos, fue declarado culpable de operaciones fraudulentas con arte y condenado a 21 años de cárcel. Su colección estaba considerada entre las mejores de Brasil en arte contemporáneo.

La ola del escándalo en ese momento se extendió a la Fundación Bienal de San pablo, que organiza la cumbre del arte actual, desde que fue fundada en los años 50 del siglo XX por Cicillo Matarazzo. Cid Ferreira llegó a ser presidente de la Fundación y el supuesto  “vaciamiento” determinó, entre otras cosas, un cambió de estrategia en su organización y la realización de la Bienal Vacía de Ivo Mesquita, como una clara señal de alarma frente a los hechos ocurridos.

En el revés de la trama está el lavado de dinero en un mercado de arte boyante, que llevó la cotizaciòn de los artitas brasileros contemporáneos arriba de los 2 millones de dólares, como es el caso de Beatriz Milhazes, entre muchos otros. La escalada en la cotización fue asociada por analistas y galeristas al  “efecto deseado” de la Ley de Mecenazgo, llamada Ley Rouannet, que corregía por supuestas irregularidades la Ley Sarney.  Hoy está todo bajo sospecha. “Han sido en conjunto millones de dólares y miles de obras usadas para lavar dinero. Las consecuencias son la inflación del valor del arte y la potenciación del mercado brasileño. La Operación “Lavajato” sigue destapando delitos y Edemar Cid Ferreira disfruta de su libertad provisional en una casa vecina a su anterior mansión y visita museos cuando puede. Ahora es un espectador más”, palabras de Juan José Santos en El País.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios

Nuevo director en el Rijksmuseum de Amsterdam

Se llama  Taco Dibbits (48) y será el nuevo director del Rijksmuseum de Amsterdam. O si de prefiere, la casa de Rembrandt, donde se exhibe uno de los cuadros más amados y visitados del planeta “La Ronda nocturna”. Dibbits ganó notoriedad por las muestras de Caravaggio y la consagrada al Ultimo Rembrandt, por lejos una de las más conmovedoras que ví en mi vida. Allí estaban los autorretratos del maestro del claroscuro, pintados con un realismo contemporáneo vehemente. Taco Dibbits, es historiador de arte, fue experto en Old Master s de Christie’s y se desempeña en el museo como curador desde el 2002. Su cargo, a diferencia del formato argentino que es determinado por un concurso,fue anunciado por el chairman del board del museo que es, finalmente, quien maneja la finanzas y la agenda de la institución.

Sucede a Wim Pijbes (foto) de 55 años, director desde 2008, quien deja su puesto para dirigir el Museo Voorlinden, una iniciativa privada financiada por Joop van Caldenborgh, magnate de la industria química, que en septiembre abrirá el museo junto a su casa, cerca de La Haya. El millonario tiene un  jardín de 40 hectáreas, algo fuera de serie en Holanda y que prueba la dimensión de su fortuna.. La colecciòn del Voorlinden está centrada en arte moderno y contemporáneo con obras de Matisse, Dan Graham, Henry Moore, Giuseppe Penone, James Turrell, Richard Serra, Ai Weiwei, Rineke Dijkstra, Tracey Emin, Damien Hirst, Anselm Kiefer, Yayoi Kusama… Debutará como director con un retrospectiva de Ellsworth Kelly.

El Rijksmuseum en los últimos años fue el eje de una transformación histórica, una puesta a punto que costó 415 millones de dólares, a cargo del estudio español Cruz y Ortiz.  En 2015 fue visitado por 2,4 millones de personas. Entre sus últimas adquisiciones se destaca la compra, por 160 millones de euros, de dos retratos tempranos de Rembrandt, a medias con el Louvre de París, que serán expuestos de manera alternativa en ambos museos. Entre otras acciones innovadoras, Taco Dibbits, formado en la Universidad de Cambridge, fue responsable de la puesta en marcha de la página web de museo y de la digitalización de las obras que están ahora disponibles al público.

 

 

Sin comentarios

Los mundos de Felisa, en el Centro Borges

Pasada  la efervescencia de arteBA y la celebración del año de plata con buenas ventas, queda en Buenos Aires una oferta cultural descomunal. Algo que asombra al visitante y coloca en aprietos a los locales, sino quieren perderse la agenda impuesta por museos y centro culturales. Recomiendo una escala en el último piso de las Galerías Pacífico, shopping urbano de la zona peatonal de la ciudad, donde está el Centro Cultural Borges. Primero, al ingresar en el shopping, mirar el techo para ver los frescos de Spilimbergo y Berni. Dos enormes artistas que trabajaron con Siquieros en el histórico y restaurado mural Ejercicio Plástico. Ya en el Borges (hay escalera mecánica) la sorpresa es la obra de Felisa Gradowczyk. Conocía sus esculturas blandas y rígidas, pero este recorrido realizado por el curador Edward  Sullivan es soberbio. Permite asomarse a lo que el título describe magistralmente:  Fluir flow, flow fluir. Hasta el 5 de junio, una selección de piezas que integran el mundo, suspendido en el espacio con inquietante levedad, de Felisa. Sullivan, con base en Nueva York, trayectoria y pergaminos internacionales, realizó un registro de obras realizadas entre 1998 y 2016. Se suman dibujos y un video donde se despliega, con igual libertad de acción y expansión, la idea rectora, flujo y expansión de la energía, en otros soportes. Felisa Gradowcsyk es una artista contemporánea, refractaria a los rótulos, a las etiquetas y a las listas “generacionales”. Solo hay que demorase en cada pieza, recorrerla con la mirada y con el cuerpo. Se dejan “envolver” y la experiencia vale la pena. Por último, detenerse en las fotos, intimistas y tiernas, de un departamento desmontado. Memoria de una partida, vigencia del adiós. Son un homenaje a la madre, que cierran, o abren, según se quiera, el recorrido. En los límites de lo que posibilitan el espacio y los recursos, la puesta en escena es también un acierto.

 

Sin comentarios