Nokia Lumia 1020, un celular para amantes de la fotografía

 

La interfaz especial para la cámara del Lumia 1020 que hizo Nokia / EFE

Nokia presentó hoy su Lumia 1020, un móvil con un sensor descomunal de 41 megapixeles. Si les suena lo de los 41 megapixeles, es porque es el sucesor del 808 PureView que presentó en 2012.

Resumido: podés sacar fotos de 34/38 megapixeles y recortar sin que la foto resultante tenga baja resolución (es una suerte de zoom digital sin pérdida) o -en el modo convencional- tomar fotos de 8 megapixeles que tienen muy buena definición, fidelidad de color y sensiblidad a la poca luz, porque usa varios pixeles del sensor para generar un pixel de la foto final. En vez de una traslación directa (un pixel del sensor equivale a un pixel de la foto) hay un sobremuestreo para asegurar que ese pixel de la foto final sea lo más parecido a la realidad.

Esto le permite a Nokia ofrecer un equipo que tiene una cámara con zoom sin usar un lente óptico (como el Galaxy S4 zoom que Samsung presentó hace poco, y que también compite, a su modo, con el Lumia 1020), reducir al mínimo el uso del flash Xenon, capturar videos Full HD que admiten zoom mientras se está grabando, etcétera.

Qué se puede capturar: en el sitio de Nokia hay varias fotos en la resolución máxima que toma el equipo (7712 x 4352 pixeles). Por ejemplo, en esta foto de esta chica (la foto original está acá, ojo que son 9 MB):

Se puede hacer el siguiente recorte sin perder calidad de imagen (no hay interpolado ni ningún otro truco informático, simplemente un reencuadre):

El Lumia 1020 suma estabilización óptica de imagen y usa, además, un lente Carl Zeiss de seis elementos con apertura f/2.2; el sensor es grande (1/1,5″) con pixeles de 1,1 micrones; tiene iluminación trasera (BSI; la mayoría de los sensores modernos es así, lleva los cables del sensor a la parte trasera) a diferencia del 808, que tenía iluminación frontal. Para comparar, el HTC One tiene un sensor de 4 megapixeles y 2 micrones; la idea es que hacer más grandes esos pixeles -físicos- les permite registrar más luz y ser más fieles en la captura de la imagen.

La parte trasera del Lumia 1020 /Reuters

Si les interesa el tema técnico, Nokia publicó un documento explicando todo esto (es un PDF; se descarga en este link).

En el blog oficial de Windows Phone tienen una entrevista a Joe Belfiore (la cara de WP8) y Kevin Shields (de Nokia) hablando de la colaboración entre ambas compañías para crear el software que aprovechara el hardware del Lumia 1020; viene con mención despectiva a Google/Android incluida (“esa colaboración no es algo que veas en Google con Android”).

Como el HTC One, es una apuesta (pero con menos riesgo)

La primera reacción de muchos frente al Lumia 1020 es la misma (pero por motivos opuestos) que la que generan los 4 megapixeles del HTC One. Que 41 megapixeles es un robo, que mejor es un lente de mayor diámetro -cierto, pero impracticable-, que más de 8 megapixeles no tiene sentido. Como lo es la queja de ¿sólo 4 megapixeles tiene el HTC One?

Todo es cierto, y en ambos casos hay una justificación detrás: HTC dice que 4 megapixeles es la resolución con la que se maneja la mayor parte de la gente -y el documento de Nokia sobre el Lumia 1020 sugiere que 5 megapixeles es el punto óptimo entre resolución, tamaño de impresión, calidad y demás-. Tiene su lógica.

En lo fotográfico HTC, creo, está en desventaja en dos puntos: uno, que la gracia del sensor mayor es que te da la posibilidad de recortar una imagen y que se mantenga a una buena resolución, al tiempo que, como el One, permite tomar fotos con muy poca luz.

El otro punto -clave para entender qué está haciendo Nokia- es que si querés un equipo con una cámara más convencional tenés varias opciones (el 920/925, etcétera). No es el Lumia 1020 una opción superadora del 920; es suplementaria. El HTC One, para bien o para mal, es el único hasta ahora con ultrapixeles (en teoría veremos un HTC One Mini y otro Max con igual hardware que el One, pero diferente tamaño de pantalla).

La joroba del lente, más delgada que la del 808 PureView /Reuters

El tema, claro, es si hay mercado para el 1020. Nokia se sorprendió con el éxito del 808 en su momento, un equipo que era muy de nicho -y con un sistema operativo al que se le había declarado la muerte, además- pero que tuvo más ventas de las previstas (tanto que tuvo que salir a fabricar más. Así que el Lumia 1020 bien podría ser el que saque a la compañía de su relativa oscuridad; Nokia siempre fue reconocida por sus cámaras, y ciertamente hay un mercado para usuarios que quieren la mejor cámara posible en el bolsillo. La semana próxima (cuando la compañía haga su reporte trimestral) tendremos más datos para orientarnos. Obviamente el 1020 no entra -se pone en venta a fin de este mes en Estados Unidos- pero la compañía esperaba buenas ventas para este trimestre.

A 300 dólares con abono en EEUU no es barato, pero tampoco es imposiblemente caro: su precio desbloqueado, en teoría, es de 699 dólares (similar a un iPhone 5 con 32 GB de almacenamiento; ya sé que el resto del hardware y software es muy diferente).

En la presentación quedó algo escondido que Vine, entre otras aplicaciones, llega a Windows Phone 8, y que se integra con la estupenda interfaz de la cámara (a la que Nokia le sumó una segunda herramienta, propia, para tener un control granular de la cámara).

¿Lo veremos en la Argentina? Estoy dispuesto a poner bastante dinero en que no, no llegará, por las particulares condiciones del mercado local (Tierra del Fuego limita lo que se puede ofrecer) pero todo es posible. Bueno, como es obvio sí se vende en el país. En fin.