Mi reseña del LG Optimus 2X

 

Hoy publiqué en el suplemento Tecnología una reseña breve del LG Optimus 2X; me parece que el equipo se merece un poco más de atención, sobre todo porque sirve como atisbo de lo que veremos este año en la gama alta de los móviles, y porque viene de un fabricante de equipos como LG, cuya oferta de smartphones con Android venía siendo bastante floja, al menos en el país.

El Optimus 2X es el primer teléfono del mundo en usar un chip de doble núcleo (y hasta entró en los récord Guinness). Ya había otros con doble chip, pero no es lo mismo; el doble núcleo implica dos procesadores en una misma pastilla de silicio, lo que trae varios beneficios además del meramente físico de ocupar menos lugar y son más eficientes: consumen menos energía –un tema crucial en un dispositivo móvil- para ofrecer un rendimiento igual o mayor al que tendrían dos procesadores discretos.

 

 

La mayoría de los fabricantes de procesadores para móviles están ofreciendo chips de este tipo, pero Nvidia es la que logró posicionarse como la proveedora de chips Tegra 2 para tabletas con Android y para móviles. El Optimus 2X usa este procesador, que también está en el Atrix y la Xoom de Motorola. De hecho, el Atrix saldrá a la venta antes que el Optimus 2X (que según su fabricante estará en el mercado argentino recién en la próxima primavera).

El móvil de LG tiene, sin embargo, varias características que lo hacen muy atractivo.

Primero les dejo las especificaciones para que se den una idea de lo que ofrece:

  • Android 2.2 (será actualizado a 2.3, aunque no hay fecha precisa)
  • Pantalla táctil capacitiva de 4” (800 x 480 pixeles) con tecnología IPS, la misma que usa el iPhone
  • Chip Nvidia Tegra 2 de doble núcleo a 1 GHz
  • 512 MB de RAM, 8 GB de memoria interna mas una tarjeta microSDHC
  • Cámara de 8 megapixeles que graba video Full HD con flash LED, y cámara frontal de 1,3 megapixeles
  • 3G, GPS, Wi-Fi, Bluetooth, radio FM
  • Salida HDMI para reproducción en Full HD
  • Acelerómetro, giróscopo
  • Batería de 1500 mAh
  • Dimensiones: 123,9 x 63,2 x 10,9 mm

Hardware

El Optimus 2X es sobrio y minimalista: no tiene botones al frente, sino un área sensible al tacto bajo la pantalla con los cuatro mandos básicos de Android. Siguiendo las tendencias de diseño que parecen estar imponiéndose no tiene botón para la cámara, que sólo puede activarse con un icono en pantalla. A un costado tiene los botones de volumen, en la parte de arriba el de encendido, junto con la salida micro HDMI y el conector de audio; en la base, el conector USB entre medio de los parlantes.

La tapa de la batería, que es toda la parte trasera del teléfono, es levemente flexible y está hecha de un material rugoso que evitar que el teléfono se deslice en la mano, pero la sensación general en la mano es que se trata de un equipo sumamente sólido.

La pantalla es sencillamente excelente. Es una pena que LG no se haya jugado por una resolución qHD de 960 x 540 píxeles (como la del Atrix), pero aun así es un placer ver fotos, videos o juegos en el equipo, sobre todo porque el chip de Nvidia ayuda a que todo funcione de manera muy fluida, y el ángulo de visión es muy amplio.

Respecto al chip, tener un Tegra de doble núcleo no hace particularmente notoria la diferencia con un móvil con chip de un núcleo a 1 GHz (como el Galaxy S de Samsung, un Xperia X10 de Sony Ericsson o el Milestone 2 de Motorola). No al menos en las tareas comunes, que ya eran cosa menor para estos equipos. Mandar un SMS, chatear o ver el perfil de Facebook no se resolverán mucho más rápido. Un poco sí, pero no mucho. Sí puede correr varias aplicaciones en simultáneo sin perder agilidad.

Pero el chip de Nvidia permite, además, cosas geniales con multimedia y videojuegos, como reproducir un video Full HD en una pantalla compatible usando un cable HDMI sin que el equipo se atosigue; y Nvidia ofrece una tienda específica (Tegra Zone) para promocionar aplicaciones que aprovechan el doble núcleo, sobre todo videojuegos con gráficos 3D de alta definición. El chip de doble núcleo es, además, el  próximo estándar, y los desarrolladores irán haciendo aplicaciones más pesadas que aprovechen estos dos cerebros, por lo que un dispositivo de esta clase debería tener, en principio, una vida útil mayor a un smartphone de hace unos pocos meses que tenga un chip de un único núcleo.

La cámara digital es muy buena, ofreciendo la calidad de imagen que uno espera de un equipo de esta clase. Y permite grabar video en Full HD, algo que hasta el año pasado era una rareza. Los controles digitales de la cámara no ganarán premios por su usabilidad, precisamente, pero logran su cometido.

Por alguna razón que no alcanzo a comprender la radio FM requiere tener el  teléfono funcionando como tal; es decir, se anula si el equipo está en modo avión. No es la primer vez que me encuentro con algo así, pero siempre me llama la atención, porque el número de equipos que sí son capaces de hacer funcionar la radio sin conexión a la red son innumerables. Salvando eso, la calidad de audio era muy buena.

Una ausencia que lamento (pero que es común a varios smartphones modernos) es el de algún LED que indique que uno tiene un mensaje no leído, una llamada perdida, etcétera. Teniendo en cuenta la hiper conexión que ofrecen estos dispositivos uno creería que sería algo ineludible en el diseño para no obligar al usuario a tocar un botón y prender toda la pantalla para ver si se está perdiendo de algo.

Software

El Optimus 2X que probé es un prototipo, así que el software final puede cambiar respecto de lo que digo aquí, pero en su mayor parte debería persistir en los equipos que lleguen al mercado.

LG, como la mayoría de los fabricantes que adoptaron Android para sus equipos, eligió modificar la interfaz del sistema operativo. La buena noticia es que es bastante sutil. Como su compatriota surcoreana, LG agregó cuatro accesos directos visibles permanentemente en la base de la pantalla (teléfono, contactos, mensajes y aplicaciones) y botones para controlar el Wi-Fi, el Bluetooth, el GPS, el sonido y la rotación automática de la pantalla desde la barra desplegable de notificaciones, donde también está en forma permanente, inexplicablemente, el reproductor de música, esté en uso o no.

Los widgets que se pueden tener en los 7 escritorios (se puede reducir el número si sobra lugar) son bastante útiles y atractivos, y ofrecen las herramientas típicas en este caso (el estado del tiempo, el calendario, mensajes no leídos, la línea de tiempo de Twitter y Facebook, etcétera). No hacen nada que no pueda obtenerse en el Market, pero aún así están bien.

En el equipo que yo probé (que, recuerden, no tiene una versión final del sistema operativo) LG dividió el menú de aplicaciones dejando un primer bloque con las del sistema y preinstaladas (incluyendo una carpeta donde se puede elegir qué de lo preinstalado se usará efectivamente y qué no) y un segundo bloque con las aplicaciones que instaló el usuario; un detalle simpático y muy útil es que si hay una nueva versión de la aplicación le aparece una N en el ícono. Y algo más notorio aún es que puede crearse una nueva categoría para poner allí accesos directos a aplicaciones del usuario y tener una mejor organización de las herramientas disponibles.

El resto del software es el usual en estos casos, con un visor de documentos (que sincroniza con Google Docs) llamado Document Master, clientes de Twitter y Facebook propietarios que no agregan nada a los oficiales, el software para compartir archivos multimedia vía Wi-Fi con el estándar DLNA llamado SmartShare y, buena idea, una aplicación que recomienda títulos nuevos (aunque habrá que ver qué tan relevante es con el paso del tiempo). Y un estándar de LG en varios equipos, que es la reproducción de videos codificados en DivX HD con soporte para subtítulos. El reproductor de música permite ver, con el equipo horizontal -apaisado- una suerte de pared de música y hacer una búsqueda rápida de temas. No está mal.

Algo notable es el teclado virtual, no porque sea mejor o peor que el básico de Android, que de por sí es bastante bueno; sino por la inclusión, cuando el teléfono está en modo retrato -vertical-, de un teclado numérico convencional de tres letras por tecla, que reclama más de un usuario de Android. Lo más probable es que no se use, pero está bien que esté allí para el que lo necesita. Otro buen agregado al teclado es que se puede cambiar el idioma del diccionario predictivo con un botón.

Veremos qué versión de Android tendrá cuando salga a la venta (quizá 2.3), y en teoría lo hará, si es necesario, con el parche que resuelve algunos inconvenientes que están sufriendo usuarios de este equipo en Europa y que ya está disponible para descarga.

Conclusión

LG finalmente decidió salir a pelear la cima del mundo Android y tiene un grupo de equipos que, como mínimo, pueden darle pelea a cualquier otro del segmento; el 2X no es el Optimus 3D -que tiene algo realmente distintivo, y que como les adelanté en agosto estaría en el país- pero igualmente es un equipo excelente; habrá que ver cómo está el mercado local en septiembre, la fecha tentativa de su arribo a la Argentina, quién lo ofrecerá y a qué precio, para tener una mejor apreciación sobre su éxito probable compitiendo contra otros dispositivos de la misma talla, como el Atrix de Motorola o el Galaxy S2 de Samsung. Pero más allá de eso me pareció un equipo que no defraudará a sus usuarios.