Los planes de ARM para dominar el mundo

 

pinkycerebroEn ARM divulgaron hace un par de días los excelentes resultados financieros del último trimestre e hicieron un balance de 2010 (resumen: el 95% de los teléfonos usa un chip ARM y no saben qué hacer con tanta plata) y las declaraciones que hicieron los ejecutivos de la compañía son bastante jugosas, porque demuestran que en ARM están pensando en ir mucho más allá de los teléfonos: quieren dominar el mundo de los chips, metiéndose en otros segmentos de mercado acompañando las intenciones de sus socios, como Nvidia (algo de lo que escribí en el  suplemento Tecnología del sábado pasado).

Durante este año, 1100 millones de chips ARM para móviles y tabletas se vendieron en todo el mundo, a lo que hay que sumar otros 700 millones que fueron a dispositivos embebidos, desde reproductores multimedia hasta computadoras que controlan equipamiento industrial pasando por discos rígidos de estado sólido y parquímetros.

Como ya les conté alguna vez, ARM diseña los chips y después varios fabricantes (como Qualcomm, Texas Instruments, Samsung, Freescale y varios otros) los transforman en algo real para darle vida a los equipos. En esto se diferencia de Intel y AMD (entre otros) que diseñan y fabrican sus procesadores. Cada postura tiene sus ventajas y desventajas; en el caso de ARM esto implica competencia, variedad de diseños y precios, flexibilidad en la oferta de microprocesadores, etcétera.

Durante la CES, además de verse los chips doble núcleo de Nvidia que serán el motor de las nuevas tabletas hubo otras dos noticias: el anuncio de que Microsoft ofrecerá una versión de Windows para chips ARM. ARM y x86 (los chips que fabrican Intel, AMD o Via) son dos arquitecturas de procesadores. Son dos formas de hacer lo mismo (un procesador central) con sus ventajas y desventajas; piensen en el motor de dos autos de marcas diferentes. Uno tiene más potencia, el otro consume menos, etcétera. Y el punto es que los sistemas operativos tienen que estar escritos para esa arquitectura; si no, no funcionan. Algo similar ocurre con alguna aplicaciones, aunque a otro nivel (y depende más del sistema operativo). El anuncio de Microsoft es importante porque muestra que están pensando en llevar Windows más allá de la PC (o pensando la PC más allá de su formato tradicional) y le dio publicidad a ARM, un elemento omnipresente pero relativamente oculto hasta hace no mucho (¿quién se interesaba por el chip del celular hace unos años?).

El otro anuncio, que Nvidia fabricará chips para servidores, también es importante, porque le dará una relevancia mucho mayor a ARM en un terreno en el que históricamente estuvo ausente (servidores y computadoras convencionales); pero es tal el progreso que ha tenido esta arquitectura en los últimos que ya pueden plantearse hacer equipos para estos usos.

Como dijo anteayer Warren East, el CEO de ARM, en la presentación a los accionistas, en 2015 esperan tener una presencia firme en el terreno de servidores y de PC (porque la PC habrá mutado, y porque en la medida en que crece la capacidad de los microprocesadores ciertas tareas básicas de una computadora de escritorio ya pueden resolverse con un procesador muy sencillo). A la vez, está cambiando lo que la gente espera de las computadoras; el foco hoy está en la batería más que en el poder de cómputo porque, de nuevo, ciertas tareas básicas (navegar por la Web, chatear, escribir un mail o un texto) se pueden hacer hoy con procesadores “modestos” como los que tenemos en un teléfono.

Un gráfico que mostraron en la conferencia y que rescataron en ZDNet muestra las áreas en las que ARM cree que tiene grandes oportunidades para crecer en los próximos años con su familia de chips Cortex:

ARM_Cortex_en_2010

Recordarán que los Cortex-A ya corren a 1 GHz (y se esperan de 2,5 GHz), tienen doble núcleo y en breve llegarán los de 3 y 4 núcleos (como el Tegra 3 de Nvidia, con un chip de 4 núcleos a 1,5 GHz). Para 2015 deberíamos tener un Cortex-A15 como mínimo, que sería 5 veces más potente que el Cortex-A8 que hoy tenemos en la mayoría de los móviles. A la vez, Intel seguirá puliendo sus chips Atom para lograr que funcionen correctamente en un móvil (es decir, ofreciendo una relación performance/consumo de energía adecuada) así que los próximos años pueden ser interesantes, sobre todo por el quiebre del duopolio Intel/AMD en las PC (y si Nokia efectivamente presenta un móvil con MeeGo y un chip Atom).

Intel, además, pasará de enfrentarse a un contrincante (AMD) a tener que competir con, literalmente, decenas de fabricantes. No importa si el rendimiento de estos procesadores no es idéntico: lo quieran o no, les va a traer una dispersión en la combinación de productos, precios y propuestas que no les conviene.

Es interesante, igual, ver que en ARM creen que en 2015 el mercado de PC será menor que el actual, en términos de unidades, y obviamente pensando en la PC tradicional (el clon de la IBM/PC 5150 que, mirá cómo son las cosas, este año cumple 30 años) y no en la “computadora personal” que es un término cada vez más ambiguo (en Asia, por ejemplo, para mucha gente la única computadora es el smartphone; y con él pueden hacer lo mismo que con una PC, más allá del tamaño de pantalla, claro) y que incluye tabletas, notebooks, desktops, equipos todo-en-uno, smartphones de alta gama y demás, en los que ARM (y todos sus socios fabricantes) esperan tener presencia.