FRANK, el hombre de la máscara de cartón (y nuestra música favorita del 2014)

Hoy en Cinescalas escribe: Soledad Lamacchia

“No escojas sólo una parte…tómame como me doy…entero y tal como soy…no vayas a equivocarte…”. Inevitablemente estas palabras cantadas por Serrat se me vienen a la mente cada vez que pienso en Frank. Seguramente el mencionar a Serrat y a Frank en la misma frase resulte raro y realmente lo es, tan bizarro y extraño como esta película dirigida por Lenny Abrahamson. En Frank, Jon (Domhnall Gleeson) tiene una vida simple, un trabajo de oficina rutinario y vive con sus padres. Toca los teclados y espera convertirse en un compositor reconocido. Una tarde, mientras camina cerca de la costa buscando algo que lo inspire a componer, conoce a Don. Ambos observan cómo un hombre, el tecladista de la banda de la cual Don es manager, es trasladado en ambulancia luego de intentar suicidarse. Jon ve la oportunidad y, como un acto reflejo, responde a este encuentro casual y tragicómico asegurando que él es tecladista. Así, sin planearlo, Jon se unirá a Don y los suyos para grabar un disco bajo el liderazgo de Frank (Michael Fassbender), el enigmático cantante y compositor de la banda, quien oculta su rostro bajo una gran cabeza de papel maché.

Viviendo situaciones que pivotean entre el drama, el absurdo y el humor negro, Jon no podrá evitar sentirse atraído por el magnetismo que Frank ejerce sobre todos aquellos que se cruzan en su camino. Admira – y también envidia – su capacidad para encontrar inspiración en todo tipo de sonidos naturales y artificiales y en las extrañas formas musicales que utiliza para conseguir sus creaciones. Ramas que se quiebran y agua cayendo dentro de un balde de lata junto a una combinación de oraciones sueltas y onomatopeyas conforman los sonidos que dan identidad a los Soronprfbs, la banda que posee un nombre tan peculiar como los músicos que la integran. Y es que junto a Don con su fijación por los maniquíes y Frank con su gran cabeza falsa nos encontramos con Nana y Baraque que se comunican con sus compañeros sin hablar una palabra de inglés y con la neurótica Clara (Maggie Gyllenhaal) quien toca el theremín, instrumento cuya particularidad es la de ser ejecutado sin entrar en contacto físico con él.

Jon: “How to describe Frank? Well, there’s the head, of course. He never takes it off. Now what goes on inside the head inside that head? His music”

Exceptuando a Don y a Frank, todos muestran un claro rechazo hacia Jon, quien a pesar de sus intentos por encajar nunca dejará de sentirse un extraño, un observador al que se le concedió el privilegio de compartir un momento que en realidad no le pertenece. Posiblemente sea esta falta de sentido de pertenencia e integración lo que lo vuelve incapaz de reconocer el sutil equilibrio en el que se mueven y conviven estas personas. No comprende la conformidad que sienten haciendo lo que hacen sin que nadie les exija nada, sin que nadie espere de ellos algo diferente a lo que pueden dar. Jon sólo puede ver en lo que hacen lo que él necesita: una oportunidad para salir del anonimato y transformarse en alguien dentro del mundo de la música. Con este objetivo en mente, comienza a grabar el día a día del proceso creativo en el que Frank los sumerge para dar a conocer a la banda y a sus propias impresiones sobre lo que está viviendo a través de las redes sociales.

Pero las personalidades simples de los integrantes del grupo empezarán a chocar con la visión que Jon tiene sobre su futuro. La creciente influencia que éste empieza a tener sobre Frank, a quien alienta para que cree sonidos más comerciales junto con la presión que ejerce sobre él para que salga de su ostracismo, lo conducen a un abierto enfrentamiento con Clara. Su violento sentido protector se activa con las promesas de fama y popularidad con las que Jon tienta a Frank y utilizará todos los recursos que estén a su alcance para mantenerlo alejado. Pero todo será en vano y Clara no podrá evitar que Jon, valiéndose de la pequeña repercusión que sus videos tienen en las redes, acabe por convencer a Frank de presentarse en un festival de música independiente. Así es como Jon, cuya simplicidad e inocencia van mutando a medida que se siente más cerca de su sueño, avanza sin ver que los Soronprfbs no pueden (o no quieren) seguirlo. Exige cada vez más pero, contrariamente a lo que esperaba, sólo consigue que el frágil equilibrio en el que vive Frank empiece a derrumbarse junto con su ingenio. Estas actitudes nos hacen ver por qué Jon nunca será realmente parte de esta banda: a diferencia de ellos, él escoge ver solamente una parte de Frank, su genialidad creativa, su originalidad y su gran cabeza de cartón, sin reparar en la persona completa y la débil mente a la que esa cabeza protege.

Michael Fassbender es pura expresión corporal. Cada fibra de su ser se mueve de la manera adecuada para transmitir junto con una voz repleta de matices lo que le es imposible expresar con su cara hasta conseguir que, una vez superada la sorpresa inicial, esa inmensa máscara con ojos de dibujo animado deje de llamarnos la atención para convertirse en un rostro tan humano como el del resto de los protagonistas. La variedad de personajes y situaciones que transitan el mundo de Frank nos posibilitarán reflexionar sobre lo que cada uno de ellos es y transmite.

Con Frank veremos la borrosa línea que separa la cordura del precipicio de la locura y de lo poco que se necesita para traspasarla. Es que en el fondo, Frank, no es más que un hombre escondiéndose detrás de una careta, un ser inseguro que sólo se siente a salvo bajo la misma, viviendo al borde de esa línea, únicamente rodeado por la seguridad que le dan su música y su gente, y nos daremos cuenta que sólo bastará un leve empujón para que se despierte su necesidad de sentirse aceptado, y para cruzar esa línea y caer. Jon, por su parte, nos hará cuestionar nuestra facilidad para perder de vista el límite entre lo que vemos y lo que elegimos ver, entre lo que es real y lo que esperamos. Nos hará preguntarnos hasta dónde aceptamos a las personas tal y como son, con sus taras y sus limitaciones sin cargarlas con el peso de nuestras expectativas y hasta qué punto somos conscientes de lo que estas expectativas pueden generar sobre ellas por el simple hecho de verlas como una proyección de nuestras necesidades. Porque nos guste o no, en algún momento estaremos enfrentados a nuestra propia realidad, no podremos escapar de ella, porque se impone a la fuerza a pesar de nuestra perseverancia y nos obliga a afrontarla ya que, como también canta Serrat, ”nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

Por Soledad Lamacchia

…………………………………………………………………………………………………..

[VIDEO DE REGALO] Michael Fassbender y compañía cantan “I Love You All” en el programa de Stephen Colbert:

Michael Fassbender cantando I Love You All en The Colbert Report 6 Agosto 2014 from Michael Fassbender Fan on Vimeo.

………………………………………………………………………………………..

*TOP FIVE MUSICAL DEL 2014:

► 1. MI DISCO DEL AÑO: ULTRAVIOLENCE (Lana Del Rey)

………………………………………………………………………………………..

► 2. MI CANCIÓN DEL AÑO: “Hero” (Family of the Year)

………………………………………………………………………………………..

► 3. MI MOMENTO MUSICAL (dentro de una película) DEL AÑO: Ailín Salas y Santiago Pedrero cantan “De Malvin a La Paz” en La vida de alguien de Ezequiel Acuña

………………………………………………………………………………………..

► 4. RECITAL DEL AÑO: ARCTIC MONKEYS EN EL PERSONAL FEST

………………………………………………………………………………………..

► 5. SOUNDTRACK DEL AÑO: INSIDE LLEWYN DAVIS

………………………………………………………………………………………..

► [LISTA DE REPRODUCCIÓN / AWESOME MIX VOL. 2014] 100 canciones que marcaron el cine de este año + las canciones que los acompañaron a ustedes durante el mismo:

…………………………………………………………………………………………………

¡BUEN LUNES PARA TODOS! Para este comienzo de semana tenemos dos consignas: 1. Quienes hayan visto Frank, ahora gracias a Sole pueden explayarse sobre la película 2. Asimismo, este post funciona como balance musical del 2014 y la idea es que mencionen sus discos, canciones, soundtracks, escenas musicales (yo sumo esta otra), recitales favoritos de este año (¿a quiénes vieron en vivo?); como no podía ser de otra manera, con sus aportes les dejaré una playlist, la última del 2014; gracias por estar del otro lado, muchachada, nos vemos mañana para recordar las mejores secuencias que dio el cine durante todo este año; ¡buen comienzo de semana para todos!

…………………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………………………………………………

—> La última vez escribieron Lucas Alvarez y Pablo Policarpo sobre… LOUIE

…………………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS

La escena del día: Stranger than Fiction

The anomalies, the subtleties, which we assume only accessorize our days, are here to save our lives”

* Escena propuesta por: Ica

Suele compararse a esta película de Marc Foster con las apuestas de Charlie Kaufman. El argumento parece ser uno solo: la invitación a la suspensión de la lógica. Pero ahí se acaba cualquier de tipo de paralelismo. Mientras que Kaufman lleva las historias a un extremo (ver Synecdoche, New York para el caso), aquí Foster (con guión de Zach Helm) se mantiene en una zona de comodidad que, sin embargo, a la película le funciona. ¿Por qué? Porque, a pesar de que el disparador sea el diálogo/conflicto/intercambio entre una escritora y su personaje real (“Todo lo que vive, por el solo hecho de vivir, tiene forma, y por lo mismo debe morir: menos la obra de arte que, precisamente, vive para siempre por ser forma”, había escrito Pirandello), al depurar su contenido, Más extraño que la ficción termina siendo más (o menos) que un mero regodeo en lo metalingüístico. Con su naturaleza descabellada trasladada hasta un cierto límite, es una película acerca de un hombre metódico (Will Ferrell, un grande como siempre) que lidia con lo desesperante que puede ser que te corran de un lugar donde ejercés control. Por eso, independientemente de las escenas brillantes entre Ferrell y Emma Thompson y entre Ferrell y Dustin Hoffman, me quedo con esta, en la cual su actuación resulta más notoriamente excepcional que nunca. Lo vemos en sus gestos, gestos de incomodidad, gestos de un hombre que, impulsado ahora por factores internos y ya no por una pulsión externa, patea la puerta para abrirla, patea la rutina para romperla, y sale a vivir.

Mirá esta escena de la película:

¿Qué opinan de Stranger than Fiction? Aprovechemos también para explayarnos sobre Will Ferrell; y, de yapa, propongan una escena que quieran ver el jueves próximo; ¡Gracias a todos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

El mejor papel de…Maggie Gyllenhaal

“I keep livin’ this day like the next will never come”

En un vieja nota que escribí sobre Maggie Gylleenhaal y, especialmente, sobre Sherrybaby, remarcaba las similitudes entre esta gran actuación y la de Mickey Rourke en El luchador. En ambas películas, la atención está puesta en individuos que buscan por todos los medios quemar el pasado y disfrutar del presente (de un presente con hijas que los necesitan), pero que no logran erradicar por completo los demonios, o bien porque no pueden o bien porque no quieren. Sus vidas, con esas imperfecciones, están en una especie de torbellino del que salen momentáneamente, como para ver qué hay allí afuera. La diferencia entre la película de Aronofsky y la de Laurie Collyer es que la primera tiene momentos de luz (el baile de Randy con su hija, por ejemplo), mientras que la segunda es dura y desesperanzada.

Sherrybaby, sin embargo, no es oscura con golpes bajos, no es oscura por ser cínica: es oscura porque su personaje central también lo es. Es humana, es una tempestad permanente. Su fragilidad se vuelve cada vez más notoria, así como la seguridad de que no puede haber un futuro si no se mira hacia atrás y se combaten esas debilidades que regresan para amenazarlo. En medio de esa lucha sanguínea de identidades – la mujer que fue y la mujer que puede llegar a ser -, Maggie Gyllenhaal, así como Mickey Rourke, entrega su cuerpo al del personaje, lo suda, lo padece. Por eso, es imposible no sufrir al verla ir y venir, equivocándose cada vez, con una mirada perdida que intenta siempre hacer foco.

¿Les gusta Maggie Gyllenhaal? ¿Qué interpretación de ella destacarían en este post? ¿Qué otros personajes conflictuados del cine podrían sumar al post? ¡Espero sus comentarios! ¡Buen Finde para todos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Con las botas puestas

BLOG

[Aclaración]: Como la gente de sistemas va a estar mejorando la plataforma de blogs (también hay un problemilla con los videos), no podremos postear mañana (el miércoles, a confirmar). Por ende, nos estaremos encontrando en este espacio en un par de días (reitero: si no es el miércoles, será unos días más tarde). Gracias por la paciencia y, como saben, tenemos la reunión cinescalera en el horizonte así que lo más probable es que con muchos me reencuentre fuera del espacio virtual antes que dentro de él. ¡Que tengan un excelente comienzo de semana! Ahora le cedo la palabra al Señor Nano…

Hoy en Cinescalas escribe: Hernán Arevalo

En algún momento de nuestras vidas puede suceder que tengamos la sensación de que todo está perdido y que nos encontremos sin rumbo (“estoy muy triste y solo acá, en este mundo abandonado”, diría Litto), la brújula se averió y no hay un norte al cuál llegar, situación que puede darse por muchos factores, ya sea por un desengaño amoroso, por alguna pérdida familiar o simplemente porque pensamos que la vida nos está pegando (o nos ha pegado) demasiado. Otras veces, lo que hacemos diariamente ha perdido su encanto y la emoción/motivación fue derrotada por la rutina.

En situaciones como se pueden hacer dos cosas: entregarse y dejarse llevar, dejando solo que el tiempo transcurra; o sacar pecho y enfrentar la adversidad (lo cual puede terminar positivamente o con un contundente knock-out), como dirían en un western americano…morir con las botas puestas. Esta nota no tiene el objetivo de ser un manual de autoayuda ni nada por el estilo, sino hablar sobre una película maravillosa que trata sobre la vida misma, el éxito, el fracaso, la esperanza , la lucha contra nuestros miedos, el orgullo, el amor, el caer, el levantarse… La mención de western americano fue intencionada, el film del cual les hablo es Crazy Heart/Loco corazón (2009), dirigida por Scott Cooper y film que le valió el merecido Oscar a Jeff Bridges, el cual si bien no es un film de vaqueros que muestran su hombría en duelos al amanecer, trata sobre los días de un alicaído cantante de música country, música representativa de la vida de un cowboy.

El famoso cantante de música country es Bad Blake, solitario músico, talentoso y alcohólico, que transcurre sus días de gira viajando en su vieja y querida camioneta, ahogando sus penas en botellas de whisky, tocando y cantando (intentándolo en algunas ocasiones) en bares de poca monta, en pueblos perdidos en el mapa, en donde curiosamente es admirado por lo que fue y hasta aceptado con bondad y respeto por lo que es. Es en uno de esos pueblos que conoce a Jane, una periodista local que quiere hacerle un reportaje a está leyenda del country, y es en ese momento en el que el mundo de Bad se transforma, hallando en ella la roca en medio del río a la cual aferrarse y poder sobrevivir, algo por lo que vale la pena pelear y vivir.

crazy_heart06

No voy a hablar más sobre el argumento de la película para invitarlos a que entren en el mundo de El Malo Blake, a disfrutar de una hermosa historia de amor, de música nacida desde el alma  y cantada con el corazón a flor de piel, y sobre todo de la pelea de un tipo (privilegiado con un talento enorme pero enfermo a la vez) contra él mismo y sus fantasmas. Las actuaciones son magnificas, Maggie “Ojazos” Gyllenhaal esta perfecta, su Jean refleja todo, a veces con simples miradas y otras con un ahogado llanto : el amor, el miedo, la admiración, la tristeza, la incertidumbre, todo un cóctel de sentimientos por Bad. Colin Farrell hace un muy creíble cantante exitoso de country (con participación muy importante en la vida pasada, actual y futura de Bad) y Robert Duvall del infaltable amigo, ese que está cuando la mano viene mal, muy mal, y que siempre (o casi) tiene la palabra justa.

Para el final dejo al grandioso (otro calificativo le quedaría chico a esta labor) Jeff Bridges, quien pinta a su Malo con una paleta de colores tan amplia como los estados de ánimos que va experimentando durante el film, momentos de admiración, de vergüenza, de tristeza, de desesperación, de amor, de orgullo, de dolor por lo que no es, de esperanza por lo que puede ser…. En el post de La escena del día, se mencionó como “Dude” Lebowski la mejor interpretación de Jeff (a quien admiro desde su inolvidable hombre de las estrellas del maestro Carpenter), pero les recomiendo esta actuación: es inolvidable. Para los que duden de que sea Jeff el que cante en la película, quédense tranquilos, su trabajo es completo, él es el que canta (y Colin Farrell también), por eso su trabajo es aún más maravilloso.

Escuchá la canción “The Weary Kind”:

Para terminar, y aunque quizás a muchos no les guste la música country, escuchen y disfruten las letras con el corazón, no se distraigan, contengan la respiración en los momentos de inspiración poética de Bad, solo acompañado por el rasguido de su guitarra y cantando (con su voz desgarrada) todo lo que siente, la soledad, su sufrimiento, su amor y su dolor (la escena en que está componiendo en el porche de su casa es memorable). Escuchen “The Weary Kind” y déjense llevar por lejanos caminos polvorientos, donde es fácil perderse pero también es posible encontrar una luz que nos indique, que el norte existe y está….aunque a veces se encuentre lejos y sea difícil alcanzarla.

¿Qué les pareció Loco corazón? ¿Cuáles son las películas que les resultaron más inspiradoras? Para escribir en Cinescalas, solo deben mandar sus notas a milyyorke@gmail.com

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!