No te mueras nunca

En la cena posterior a la proyección de No estás solo en esto en la UNA surgieron prolongados debates cinéfilos – uno de ellos vinculado al film analizado en el post de ayer, Aloha -, entre los cuales se coló el interrogante que planteo en la consigna de hoy. Fito preguntó cuáles son los directores imprescindibles en la vida de uno, aquellos a los que les deseamos la inmortalidad. Nadie dudó en sus respuestas porque todos, fieles a esa rabiosa cinefilia, tenemos bien presente al realizador que nos inspira, a aquel cuya nueva película esperamos con las expectativas completamente enceguecidas por la admiración. La pregunta de esa cena, a su vez, me recordó a un capítulo de una serie televisiva noventosa llamada Once and Again. Karen, una de las protagonistas, asiste a una sesión de terapia en medio de una crisis depresiva. Su psicólogo le solicita que haga el ejercicio de anotar cuáles son aquellas cosas por las cuales decide levantarse a la mañana, como forma de recordatorio de lo emocionante e impredecible que puede ser encarar una nueva jornada. Luego de mencionar a sus hijos y a sus amigos, Karen escribe que una de las motivaciones que tiene para vencer el desánimo es el estreno asegurado de un film de Woody Allen (“a Woody Allen movie, even if it’s bad” anota en su diario). No recuerdo muchas otras escenas de esa serie pero esa siempre me quedó presente desde la adolescencia y supongo/creo/estoy segura de que la razón detrás de esa memoria arbitraria es porque tanto en mis dieciocho años como en mis treinta y dos me sigue pasando lo mismo que a Karen: las películas son, sin dudas, una razón tan válida como cualquier otra para sentirme viva. Por lo tanto, mi respuesta a la pregunta de Fito es unívoca. Mi respuesta es Richard Linklater. Curiosamente (o no), quisiera volver inmortal a alguien que alude al tópico del tiempo en toda su filmografía, a alguien capaz de hacer eterna una relación, a alguien que quiebra cada vez con mayor fuerza y poder de invención las limitaciones y/o cánones cinematográficos. “You cannot conquer time” dice Jesse en Before Sunrise citando a W. H. Auden pero yo, desde mi humilde posición, quisiera que Linklater pueda hacerlo. ♦ 

………………………………………………………………………………………….

► [COMPILADO] De Slacker a Boyhood: la fotografía en el cine de Richard Linklater:

Press Play VIDEO ESSAY: From Slacker to Boyhood: Cinematography in the films of Richard Linklater from Nelson Carvajal on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [AUDIO]  Richard Linklater explica cómo fue que descubrió el cine y su pasión por filmar:

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MIÉRCOLES PARA TODA LA MUCHACHADA! Hoy la consigna es mencionar a esos directores que nos gustaría que fueran eternos y a aquellos que nos gustaría traer de vuelta; nos reencontramos mañana en los jueves de balance para elegir los mejores personajes del cine del año y para debatir Tangerine de Sean Baker; ¡hasta entonces! ¡los leo! PD. El post de este jueves lo voy a subir durante la mañana, por algunos temitas familiares; ¡gracias por la paciencia!

…………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

 

Deathmatch: Películas de Richard Linklater

*Deathmatch propuesto por: Te Huel

En una oficina, con voz temblorosa y el teléfono en la mano, le dije: “Hay una frase en Fast Food Nation que me quedó grabada: ‘Soy feliz con lo que estoy haciendo, pero soy aún más feliz con lo que no estoy haciendo’”. Del otro lado, él me respondió: “Esa frase es clave, todos llegamos a una situación en la que no somos felices y en la que nos preguntamos qué es lo que realmente queremos”. ¿Recuerdan cuando en el post del viernes mencioné que mi vida hasta el momento no estuvo dotada de sucesos extraordinarios? Bueno, bajo mi perspectiva, esa conversación telefónica con Richard Linklater en el mes de septiembre de 2008 fue, a su manera, un hecho fuera de lo común. Recuerdo que me fue imposible abordar todos las temáticas que me interesaban porque, ya lo sabemos, estamos lidiando con un director que hizo películas totalmente disímiles, desde Rebeldes y confundidos, pasando por Tape, Escuela de Rock, nuestro querido tríptico Antes del amanecer/atardecer/anochecer, hasta la más reciente (y brillante) Bernie, con muchos otros proyectos en el medio. Sin embargo, él lo dijo: “Estoy interesado en muchísimas cuestiones, así funciona mi cabeza, por eso nunca me limito a un género ni me digo a mí mismo ‘Esto lo hago bien’ o ‘Esto no lo hago bien’”. Linklater es un director libre y, en relación a esto y a pesar de que cueste trazar paralelismos entre todos sus films, hay algo casi irrefutable: cada uno de ellos hablan del uso que hace el individuo de la libertad y de lo efímero que puede ser todo. La libertad de subirse al escenario a cantar con un grupo de chicos o la libertad para darse una segunda oportunidad, también rodeado de chicos, pero ahora en un campo de béisbol. “Me alegra que estés haciendo algo por los demás. Mucha gente, incluido yo mismo, solo se sienta y se queja” le dice Jesse a Celine y acá llegamos no solo a mi elección de hoy (Antes del atardecer, por las razones que ya conocen) sino también al corazón del cine de Linklater. El corazón es el tiempo. El tiempo y cómo todos intentamos no sucumbir a su faz más opresiva. El tiempo y cómo intentamos ponerlo de nuestro lado, en el lugar correcto y para obtener lo más difícil. Sí, eso de lo que habla Ethan Hawke en Fast Food Nation: la felicidad.

………………………………………………………………………………………….

► Una imperdible charla con Richard Linklater:

…………………………………………………………………………………………….

Para los ansiosos: entrevista con Linkater, Ethan Hawke y Julie Delpy a propósito de Before Midnight:

…………………………………………………………………………………………….

¿Cuál es su película favorita de Richard Linklater? Dejen sus aportes en los comentarios y, de yapa, propongan una secuencia y/o versus para el jueves próximo; ¡gracias a todos! ¡Buen jueves!

……………………………………………………………………………………………..

DEATHMATCH WINNER: BEFORE SUNSET

……………………………………………………………………………………………..

La última vez enfrentamos a… TODOS LOS PERSONAJES DE WES ANDERSON

………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Lo mejor del 2012: Los actores

Hace poco, cuando aludíamos a la diversidad en el cine de Steven Soderbergh, nos centrábamos en cómo esa sucesión de películas tan diferentes entre sí no era precisamente algo positivo. Es decir, Soderbergh quiso siempre que su obra general funcione por contrastes, pero dentro de esa obra se desprenden muy pocos trabajos perdurables. Como la otra cara de la moneda lo tenemos a Richard Linklater, quien realizó, entre otras cosas, Rebeldes y confundidos, Despertando a la vida, Tape, Escuela de rock, Fast Food Nation y, claro, el díptico Antes del amanecer-Antes del atardecer. Sus films podrán gustar más o menos, pero el talento nunca está en discusión. Bernie, su última producción, quizás no resalte dentro de su filmografía pero es, paradójicamente, una de sus mejores películas. Se trata de una comedia negra modesta, corta y contundente propulsada por dos grandes descubrimientos. El primero, el origen de la misma. Linklater leyó un artículo del Texas Monthly escrito por Skip Hollandsworth e invitó al periodista a co-escribir el guión/adaptación de ese fascinante hecho real descrito en su columna. Bernie Tiede, director de una funeraria en Carthage, Texas, un hombre adorado por una comunidad para la cual no cesaba de colaborar, se gana el afecto de Marjorie Nugent, una anciana despreciada por esa misma comunidad, y quien acoge a Bernie con sorpresiva candidez inicial. Sin embargo, Marjorie era una mujer de carácter posesivo que ve en ese hombre a un compañero para manipular y manejar a su antojo. La asfixia que le genera a Bernie es tal que lo conduce a asesinarla en un rapto de bronca incontrolable. Pero eso no es lo más llamativo. A pesar de su confesión, a pesar de que no hay dudas respecto a su culpabilidad, el pueblo no solo no lo condena sino que además lo justifica. Tal el cariño que le tenían y tal el odio que sentían por la fallecida Marjorie. La protección de la comunidad fue tan notoria, que el abogado del caso, “Buck” Davidson, tuvo que cambiar de lugar para llevar a cabo el juicio, temiendo que el jurado se obnubile ante el carisma de Bernie y no pueda emitir una condena justa.

Shirley MacLaine y Jack Black en Bernie

Cuando mencionaba la contundencia de Bernie, me refería a que es su tono lo que la define. Linklater bordea siempre la sátira y combina un cierto aire de simpatía provisto por los testimonios de los ciudadanos de Carthage – a quienes  convocó para actuar en la película, siendo esto un gran acierto – con una cierta melancolía suscitada tanto por el propio estupor de Bernie ante el acto cometido como por nuestra propia percepción de la situación. Bernie película nunca justifica a Bernie personaje, cede la palabra a quienes simplemente no pudieron apiadarse de Marjorie por su mal comportamiento para con ellos. Pero si Bernie funciona como comedia/mockumental de a momentos y una historia triste por otros, es gracias al segundo gran descubrimiento que hace Linklater: Jack Black. No como actor de género – ya habíamos visto lo bien que se acoplaron en Escuela de rock – sino como actor con dominio de las sutilezas. Todo el peso de ese tono que se va modificando recae sobre él. Es Black quien vuelve a Bernie humano, monstruoso, querible, repudiable. Su expresividad va desde lo más histriónico (su manera de cantar, por ejemplo) hasta lo más contenido (su reacción ante la humillación de esa mujer). Y aunque tanto Shirley MacLaine como Matthew McCounaghey – en los papeles de Marjorie y Buck, respectivamente – también logran una transformación asombrosa, Black lleva adelante toda la película volviendo encantador a un hombre al que deberíamos temer. En esa dualidad nos hace mover cuando esboza una sonrisa a medias, cuando se conmueve en un estrado al evocar su atrocidad o cuando canta, firme y a viva voz, en todo funeral al que asiste.

*Les dejo una escena de Jack Black en Bernie:

……………………………………………………………………………….

*Menciones especiales para…

Mark Duplass (Safety Not Guaranteed, Your Sister’s Sister)

Scoot McNairy (Argo)

Bruce Willis (Looper, Moonrise Kingdom)

 ………………………………………………………………………………………….

Arrancamos con el balance y tenemos triple consigna: ¿Cuáles les parecieron las mejores actuaciones masculinas del 2012? ¿Cuál es el mejor papel de Jack Black? ¿De qué otros actores y/o directores quisieran ver post? ¡Comenten! ¡Buen Finde para todos!

………………………………………………………………………………………….

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!