La mejor película de…Steven Spielberg

“All movies should have a story to tell”

En la primera temporada de Dawson’s Creek, un grupo de amigos juega a hacer películas cerca de ese arroyo, apelando a lo casero, a lo artesanal y a la satisfacción de un deseo casi primario: la filmación como ceremonia, como lugar de camaradería y entretenimiento. No es casual que el protagonista de la serie tuviese su cuarto empapelado con pósters de las obras de un director con el que fantasea un encuentro, encuentro que finalmente se da sobre el final de la última temporada, cuando ese chico que dejó atrás el arroyo comienza a hacer cine desde un lugar menos íntimo y más expansivo. El objeto de su admiración era Steven Spielberg y la elección de ese nombre no podría haber sido más perfecta. La serie tomó al realizador ingenuo (en el mejor sentido del término) por excelencia, a ese hombre que supo traducir todo un imaginario pre-adolescente en films que elevan el concepto de entretenimiento (ese de los amigos que filman de modo rudimentario, pero también ese que privilegia la narrativa) a un escalón donde la figura de un Peter Pan siempre se cuela en historias de, justamente, niños eternos forzados a crecer, de adultos que deben adaptarse a medios desconocidos y, sobre todo, de situaciones con fuerte carga nostálgica. Como director, productor y narrador, Spielberg siempre está con un ojo en el pasado, en la mencionada nostalgia resaltada en el gesto de un niño robot abandonado en un bosque, pero también en la de un niño feliz elevando su bicicleta al infinito. Pero Spielberg también clava el otro ojo en el presente, en la conjugación perfecta de saciar el requerimiento algo juvenil de un cine como arte disfrutable, admirable, impresionable, sabiendo cuándo construir escenas que funcionan como cortos, que son exponentes de una maestría y capacidad de síntesis, sobre todo para concebir panoramas con distintos puntos de vista que se confunden y concluyen con una contundencia que no podíamos prever. Pero él lo dijo una vez, y lo hizo mejor que nadie: “Tenía doce o trece años y no había nada más interesante que hacer, nada que pudiera interesarme tanto como tomar una cámara de ocho milímetros y contar una historia, en tres o cuatro minutos”. Ese festejo de un cine exento de metáforas, de enrosques es, por contraposición, lo que hace que el cine de Spielberg celebre la claridad, la mirada en la narración y que, por sobre todo, nunca pierda (ni nos haga perder) la capacidad de asombro.

Las películas de Steven Spielberg:

¿Cuál les parece la mejor película de Steven Spielberg? ¿De qué otro realizador quisieran ver post? ¡Comenten! ¡Buen Finde para todos!

————————————————

[OFF TOPIC]: El lunes bien temprano habrá post, con todo lo que pasó en los Oscars para quienes quieran charlar aquí al respecto y con el resultado del concurso, ¡los espero!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

El mejor papel de…Leonardo DiCaprio

“Two little mice fell in a bucket of cream. The first mouse quickly gave up and drowned. The second mouse, wouldn’t quit. He struggled so hard that eventually he churned that cream into butter and crawled out” – Frank Abagnale

Había una vez un chico que habitaba en una caja de cristal. Todo dentro de ella era perfecto. No existían los miedos, nadie corrompía el orden establecido y, sobre todo, allí no se conocía el significado de la palabra dolor. Nunca se lo había experimentado. Sin embargo, un día ese chico vio cómo esa caja era rota y, al no saber cómo reaccionar ante los cambios, tomó una decisión: ir construyendo otras cajas de cristal igual de perfectas que aquella para luego ir destruyéndolas él mismo, antes de que otro factor externo lo hiciera por él. Pero así no se puede vivir, el sufrimiento y la imperfección son rasgos ineludibles de nuestra propia existencia. Por eso, por más cajas que ese chico hubiera construido, por más carreras contra su realidad que hubiera entablado, esa realidad más oscura, tarde o temprano, se le plantaría enfrente para no moverse.

Me gusta la escena en la que Frank Abagnale Jr., después de un último intento por eludir la persecución de Carl (persecución simbólica de una persecución aún más reñida), llega en plena Navidad a la casa de su madre y, a través de la ventana, conoce a su hermana. Pero la conoce a través de ese vidrio, nunca ingresa. Frank no es parte de esa nueva vida, queda expulsado. La mirada de Leonardo DiCaprio en esa escena de Atrápame si puedes es una mirada que conjuga tanto la desesperación por no poder recuperar lo perdido (esa familia, esa caja de cristal perfecta) como la tristeza por tener que decirle adiós a una juventud idílica. Lo dije en un viejo post y lo seguiré diciendo en este. Esta es una de las mejores películas de Spielberg y, peleando palmo a palmo con Billy Costigan (Not Dead), uno de los mejores papeles de DiCaprio, con el que el actor oscila entre una emoción y la otra manteniendo un espíritu adolescente. Porque incluso cuando se encuentra con Carl y se propone no vivir más en la mentira, esa sonrisa y esa mirada de su Frank serán, indefectiblemente, las de un eterno niño.

¿Cuál es, a su criterio, el mejor papel de Leonardo DiCaprio? ¿Lo bancan a Leo o no lo bancan? ¡Espero sus comentarios! ¡Buen Finde para todos!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

La primera impresión es la correcta

BLOG

Este post tiene algo de capricho. Hace tiempo que vengo con ganas de reivindicar, a mi criterio, una de las mejores películas de los últimos años (y una de las mejores de Spielberg). Sí, Atrápame si puedes. No es secreto ni la influencia de la nouvelle vague (bueno, quizás solo la de Truffaut) en este film ni tampoco la dolorosa historia que se esconde detrás del juego de gato y ratón. Porque, debajo de toda esa persecución irresistible, está la tristeza de un niño por la fragmentación de su familia, un niño que mira por la ventana y ve la nueva vida de su madre con un dolor transmitido por ese gran actor que es Leonardo Di Caprio.

Superado el capricho inicial, tenía ganas también de que el blog tuviera un post, si se quiere, más focalizado en el arte de las películas. Por eso, empecé por el principio: los títulos. En este caso, la dupla de franceses Kuntzel + Degas tuvieron a su cargo la carta de presentación de la película de Spielberg. De allí en adelante, todo es supremo y con mucho olor a espíritu adolescente.

Miren los brillantes opening credits de Atrápame si puedes:

¿Cuáles créditos de película te gustaron más? Compartílo en los comentarios

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!

Sin comentarios