Lo mejor del 2015: Las citas

La frase que elegí como la mejor del año resume, a mi criterio, dónde reside la fortaleza de una película como The Martian: en esa fusión del humor con el conocimiento. En la novela de Andy Weir – perfectamente adaptada por Drew Goddard y protagonizada por Matt Damon -, el personaje de Mark Watney toma cada eventualidad, cada problema a solucionar en Marte, como un vehículo para hacer un remate, para el tan esperado punchline. Sin embargo, su astucia para convertir distintas situaciones alarmantes (desde la inminente falta de comida hasta un despegue sin techo) en gags autoparódicos está muy lejos de la burla vacía y más emparentada con su poder resolutivo, con enfrentar la realidad de la única manera que conoce, con la determinación de que todo junto no se puede, de que cada enigma se tiene que descifrar a su debido tiempo. Mark, sin decirlo nunca, se pregunta para qué sufrir si no es necesario, si las herramientas para comunicarse con la NASA y para volver a la Tierra están presentes tanto a su alrededor como dentro suyo. La inteligencia nunca se mostró tan sexy y divertida como en la novela de Weir y como en este gran regreso de Ridley Scott. Watney se enorgullece del camino recorrido previamente, de cómo cada frase leída en un libro de botánica y de ingeniería mecánica lo prepararon inconscientemente para salir del aprieto en el que se encuentra.

Sin embargo, su incesante optimismo no solo está supeditado a lo esencialmente práctico (él es la clase de persona que puede concebir una oda a la cinta para ductos) sino también a la relectura de lo mundano. Los tiempos muertos en Marte, para él, no son nunca tiempos muertos. Watney se ríe de la muy específica clase de melomanía de la comandante Lewis, pero secretamente disfruta de la reproducción en loop de himnos de la música disco que ella dejó atrás. Watney maratonea Three’s Company y se siente más prisionero de esos cliffhangers televisivos que de los que diariamente es cautivo en ese nuevo planeta a conquistar (“I will take control of a craft in international waters without permission; that makes me a pirate! A space pirate!”). Watney no llora ante el deceso de sus botellas de ketchup: Watney llora cuando se sabe solo en Marte. No por extrañar (aunque lo hace) sino por sentirse un privilegiado por poder contemplar esa vista. The Martian es una película sobre la resolución de problemas – mancomunada e individual -, sobre lo mucho que se puede obtener de combinar distintas mentalidades por un objetivo prioritario. Pero, sobre todas las cosas, The Martian es una película que nunca se vuelca a la cursilería que trae consigo la respuesta a un interrogante no siempre sencillo. ¿Para qué sufrir si no hace falta? O en el caso de Watney: ¿para qué lamentarse por oler mal o “estar usando calcetines sudados”? La respuesta, claro, está implícita. No hay que hacerlo. A veces el peor inconveniente termina alojando la mejor experiencia. ♦ 

………………………………………………………………………………………..

*OTRAS CUATRO GRANDES CITAS DE ESTE AÑO:

► [CITA NÚMERO 1 / WHIPLASH] “There are no two words in the English language more harmful than “‘good job'”:

………………………………………………………………………………………..

► [CITA NÚMERO 2 / MAD MAX]Oh, what a day, what a lovely day!”:

………………………………………………………………………………………..

► [CITA NÚMERO 3 / A MOST VIOLENT YEAR] “When you look them in the eye you have to believe that we are better”:

………………………………………………………………………………………..

► [CITA NÚMERO 4 / APPROPRIATE BEHAVIOR]:

………………………………………………………………………………………..

► [GALERÍA] 50 CITAS DEL 2015 mencionadas en el post de hoy:

……………………………………………………………………………………..

¡BUEN JUEVES PARA TODOS! Hoy seguimos con el balance eligiendo las mejores frases que nos ha dado el cine durante el 2015; como el año pasado, con sus aportes armaré una galería; asimismo, este es el post para explayarse sobre The Martian de Ridley Scott (¿qué les pareció?); ¡espero sus comentarios! Nos reencontramos el lunes con un post sobre I’m Not There y el balance musical del año; ¡hasta entonces, que tengan un buen fin de semana!

 …………………………………………………………………………………………

► MI CITA FAVORITA DEL 2014 HABÍA SIDO… “I just thought there would be more” (BOYHOOD)

 …………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!

Appropriate Behavior: No soy esa clase de chica

“Suelo decir que hay que dejar que las mujeres escriban libros, pero también que por encima de todo sigan siendo fecundadas por otros libros (…) en nuestra vida nunca habrá monotonía porque en cada uno de nosotros hay siempre movimientos, renovación, sorpresas, ni siquiera la introspección ha sido una experiencia tranquila”Anaïs Nin

Hace unos días mi amiga Ana, quien ha sido fuente de ideas para algunos posts, me comentaba que al ver la película Shirley Valentine se le despertó un interrogante. La cito con su permiso: “me surgió la pregunta de cuál es nuestra fantasía hecha película, de qué mujer o tipo de mujer, es hoy nuestra Shirley Valentine, de qué película miramos y decimos ‘mirá qué genia esta mujer, yo debería hacer esto mismo y aplicarle una fuerza a mi vida que la haga correrse del rumbo que parece seguir'”. Su reflexión, como muchas cosas que (re)saltan dentro de lo cotidiano, terminó desembocando en este post, uno que llega luego de haber visto las producciones de la guionista y directora iraní Desiree Akhavan, quien me hizo preguntarme las mismas cosas que Ana. Appropriate Behavior, su ópera prima, es una prolongación mucho más adulta de su excelente serie web The Slope, aquella en la que exploraba todos los clichés que rodean a las distintas orientaciones sexuales, especialmente a la bisexualidad y a todos los que padecemos sus habituales mitos. Akhavan, como una manera de lidiar con el conflicto interno que le generaba hablar de su identidad sexual con sus padres, creó con ayuda de Kickstarter una sucesión de episodios breves en las que canalizaba todos sus pensamientos acerca de esos prejuicios sobre quienes se identifican como bisexuales (“indefinidos”, “promiscuos”, etcétera.), al tiempo que construía una historia de amor mundana en el mejor sentido del término. Su primer largometraje, por esa necesidad que a veces se tiene de poner etiquetas, ha sido comparado (certeramente) con el tono realista de Girls y con momentos de intimidad conmovedores dignos del Woody Allen de Annie Hall. Tironeada por diversas influencias, Desiree sigue un mandato que recientemente le escuché decir a Amy Poehler en relación a Broad City, otra brillante creación sobre la cotidianidad de la juventud en Brooklyn: “lo más difícil es encontrar tu propia voz, una vez que llegaste a esa instancia, tenés un poder que ya nadie puede quitarte”. Akhavan logra nutrirse (o fecundarse, si continuamos citando a Anaïs Nin) de inspiraciones como Lena Dunham (de hecho, formó parte de algunos episodios de la cuarta temporada de la mencionada Girls) y del Noah Baumbach de Frances Ha y aún así hallar su propia voz, una que le permite decir que no es cierta clase de chica al definirse como varias cosas en simultáneo.

“I have a drug problem and a love issue…or a drug issue and a love problem” le confiesa Syd (Ally Sheedy) a su mamá en High Art, la película indie de culto de Lisa Cholodenko. Akhavan se vale de esa misma simpleza para definir el presente (no somos una sola cosa, nuestros conflictos se mezclan, confunden, pueden generar tanto placer como desconsuelo) y en Appropriate Behavior habla del amor como algo cíclico, como un estado que empieza y termina, pero siempre dejándonos en una posición diferente. Por lo tanto, su película abre con el personaje de Shirin (interpretado por la propia directora) viajando en tren con la tristeza de haberse separado de su novia y concluye en otro tren, con una perspectiva antagónica. En el medio, Akhavan expone con perfectos saltos temporales, un alto grado de honestidad y un humor que nunca cae en el sarcasmo, todo lo que significa construir una identidad cuando ninguna pieza parece encajar. Por un lado, el tratamiento que se hace de la bisexualidad puede parecer anecdótico (Appropriate Behavior es una película sobre encontrar una estabilidad a secas) y, por otro lado, es aquello a lo que su directora alude como forma de volver visible el concepto. Su logro, entonces, es enorme: realizar una comedia romántica que reflexiona sobre las costumbres socioculturales, sobre la identidad sexual, sobre el (des)amor, sobre el tumultuoso mundo laboral y sobre lo complejo que es ser uno mismo en medio de tanta ebullición. Akhavan, como Shirin, no es la clase de chica que se comporta como la sociedad le quiere imponer (el irónico título de la película es bien claro en ese sentido) sino siguiendo su propia voz. Por lo tanto, y también como Shirin, es profundamente verdadera en cuanto a sus necesidades, incluso en los períodos en los que parece silenciada por miedo a la incomprensión. Porque ser honesto y verdadero no implica exponerse todo el tiempo, desnudarse ante los demás para demostrar desprejuicio, abrir la boca y dar una opinión tajante independientemente de las consecuencias. Ser honesto y verdadero también implica transitar el recorrido previo a la apertura absoluta, ese de las dudas, ese de la indecisión. Entonces, al quedarme pensando en el interrogante de Ana respecto a Shirley, lo trasladé a mi interrogante respecto a Shirin. No solo me vi en ella (y por extensión, en su creadora) por compartir la misma orientación sexual sino también por esa sensación de no querer pertenecer (mis decisiones laborales tuvieron mucho que ver con esto), de no querer responder a otra voz, ímpetu o deseo que no fuera el que se me presentara en cada momento. “I think there’s a reason I don’t belong, and it’s me too, we are not fit for each other” expresó Akhavan en relación a ciertos espacios en los que no se veía representada. Con ese mismo nivel de verdad, su película se erige como una obra independiente única que no solo valida sino que además celebra la vida en movimiento, la vida sorprendente, y el amor al que se lo experimenta del mismo modo: con vitalidad, espontaneidad y sin resistencia. 

………………………………………………………………………………………….

► [TRAILER] Algunas imágenes de Appropriate Behavior:

APPROPRIATE BEHAVIOR, einfach ungezogen - Offizieller Trailer from Queer Cinema TV on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [DE YAPA] Un episodio de The Slope, la serie de Desiree Akhavan que inspiró su ópera prima:

Season 2, Episode 1: "Taking Space" from The Slope on Vimeo.

………………………………………………………………………………………….

► [GALERÍA] 50 mujeres creativas que despiertan su admiración; gracias por los aportes mencionados:

………………………………………………………………………………………….

¡BUEN MARTES PARA TODA LA MUCHACHADA! En este nuevo post, tres consignas: 1. Explayarse sobre Appropriate Behavior quienes la hayan visto 2. ¿Qué personajes cinematográficos los ha inspirado y por cuáles sienten admiración? ¿Hay algunos con los que se han sentido muy identificados? 3. Asimismo, me gustaría saber cuáles son las voces femeninas del cine o la televisión que consideran talentosas; con sus aportes armaré una galería; nos reencontramos mañana en un post literario, ¡que tengan un excelente día! PD. No se olviden de que la BASE DE DATOS del blog se actualiza todas las semanas, están invitados a consultarla cuando gusten 😉

…………………………………………………………………………………………………

…………………………………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!