La historia de mi vida

 

Recuerdo una escena de Marley y yo en la que a John Grogan, el personaje interpretado por Owen Wilson, le ofrecen una estabilidad laboral y económica a cambio de un bien preciado: su propio deseo profesional. Vemos cómo su rostro se transforma a medida que su mente va procesando cuál es, en definitiva, la mejor decisión. Porque no está solo. Tiene una familia. No puede analizar el panorama individualmente. Cuando pensé en la consigna de hoy, en cuál sería mi respuesta, esa escena y otras tantas similares del film de David Frankel se me pusieron enfrente. Porque, más allá de Marley, más allá de si lloré o no con ese final, lo que más me inquietó de esta película es lo realista de su planteo acerca de, justamente, las decisiones que vamos tomando y los sacrificios que vamos haciendo. No. En este presente no tendré una familia propia, pero sí me estoy enfrentando continuamente a qué quiero y qué no, a qué tengo que dejar ir, a qué tengo que recuperar. Marley y yo habla sobre el factor impredecible, sobre el destino cuando mete la cola, sobre la vida cuando se nos da vuelta. Y sobre los nervios, esos inexplicables agridulces nervios, que todo eso puede generar.

Si tuvieran que elegir una sola película que defina sus vidas hoy en día, ¿cuál sería esa película y por qué? Pueden explayarse sobre Marley y yo también, si quieren; ¡Comenten! ¡Buen miércoles!

(mañana se me hará imposible postear, así que nos reencontramos el viernes ;))

……………………………………………………………………………………

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!