La escena del día: Eterno resplandor…

 

Why can’t we give love that one more chance?

Hay muchas cosas que podrían escribirse sobre Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. De hecho, gran parte de su encanto fue abordado en uno de los primeros posts de este blog, gracias a Clem y su particular manera de hacerme sentir identificada con cómo es, con lo que siente. A eso quería llegar. En eso quería detenerme. La película de Gondry es, independientemente del abrumador efecto que causa desde lo visual, una historia simple que cualquiera de nosotros puede tomar y usar para trazar paralelismos con sus vidas o con hechos pasados de sus vidas. Porque contar y mostrar lo que significa el querer olvidar, el necesitar olvidar, es tan complejo como doloroso y necesario. Y aquí, con esas corridas de las que Clem y Joel nos hacen partícipes, vemos literalmente lo que significa huir de nuestra propia mente y el nunca querer resignarnos. Por eso, mi escena favorita es el final, donde la valentía de ellos, a pesar de las derrotas, los conduce a querer lograr una nueva victoria. Por eso, repito, podrían escribirse muchas cosas sobre Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. Yo decido quedarme con esas últimas corridas mientras suena Beck y ellos, sin vacilaciones, dan otro salto al vacío.

Mirá escenas de la película con la canción “Meet Me in Mountauk” de Circa Survive:


¿Qué les pareció Eterno resplandor de una mente sin recuerdos? De yapa, propongan una escena que quieran ver el jueves próximo ¡Gracias!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!