Solo un momento

 

“It’s that time and that place and that song, and you remember what it was like when you were in that place. And then you listen to that song, and you know you’re not in that place anymore, and it makes you feel hollow. You can’t find that stuff again.”

“¿Cuán atrás en el tiempo querés que me remonte?” repregunta Darius (Aubrey Plaza) en una entrevista de trabajo. Ésa es la primera escena de Safety Not Guaranteed y ésa es la primera frase. ¿Casualidad? No. La ópera prima de Colin Trevorrow toma como disparador para la historia un aviso real publicado en un diario, en el que un hombre solicitaba un acompañante para viajar en el tiempo. En la película, ese hombre es Kenneth (interpretado por un brillante Mark Duplass, cara visible del movimiento Mumblecore sobre quien hablamos aquí) y la posible acompañante es justamente Darius, quien al comienzo finge interés por su misión, acercándose en su rol de periodista/pasante/investigadora encubierta (junto a su jefe y otro pasante, que actúan desde los márgenes). Tenemos, entonces, a un hombre que asegura haber construido una máquina para viajar en el tiempo y a una joven que no superó la muerte de su madre y quien siempre fue (o se sintió) excluida de todo, desde su niñez hasta el momento en que encuentra a Kenneth. Porque la película habla de encontrarse como un hecho casi predestinado, incluso no siendo ellos (Kenneth y Darius) del todo conscientes de que ya habían emprendido esa búsqueda. “La naturaleza de las estrellas es la de cruzarse, por eso Shakespeare nunca estuvo más equivocado que cuando le hizo decir a Casio [en Julio César] que la culpa no la tenían las estrellas, sino nosotros”, escribió John Green en su flamante novela The Fault in Our Stars. A pesar del sarcasmo de Darius y de la vital e hilarante intervención de Jake Johnson en el papel de Jeff (ese editor quien también está buscando algo), Safety Not Guaranteed toma el componente de ciencia ficción (y del humor) como excusa para mostrar el encuentro de dos individuos con traumas similares (desde complejos físicos hasta pérdidas irreparables) que quieren, quizás por primera vez en sus vidas, creer en algo (“no creer en nada es creer en todo, igual yo quiero saber en qué lugar voy a caer”, diría Vicentico) y ese “algo” es, fundamentalmente, conquistar el tiempo.

♫ It’s about a time and a place ♫

Durante ese proceso en el que se van descubriendo, Kenneth le confiesa a Darius cuál es la razón por la que quiere retroceder, por la que quiere revisitar el pasado para modificarlo y, si bien menciona que tanto el amor como el arrepentimiento son dos factores clave, ejemplifica su impulso trazando una bella analogía con la música. Kenneth le pide a Darius – y, por extensión, también a nosotros – que evoque esa canción que define su vida. “Somewhere Over the Rainbow”, elige ella. Pero la cosa no termina ahí. La idea es que recordemos con qué asociamos esa canción y a qué momento en particular nos conduce. Esa secuencia va cambiando el tono del film, que se va volviendo más nostálgico a medida que nos hace recordar un instante (tan único, tan irrecuperable, tan distinto a otros instantes) en el que fuimos simplemente nosotros mismos, donde no había miedos, ni dudas, ni inseguridades. Ese momento en el que no estábamos pensando en nada más que en disfrutar. Ese momento que ya no va a volver. Esa mirada hacia atrás de Kenneth y la manera en la que conecta con la de Darius va ser la que modifique el objetivo del viaje. El momento (otra vez) en el que su mundo colisiona con el de ella. Recuerdo una escena de Beginners en la que Anna le asegura a Oliver que el universo se divide en dos clases de individuos: quienes viven creyendo que hay magia en el mundo y quienes viven sin pensar en ello. Safety Not Guaranteed alude a eso también, hasta canta sobre eso. Kenneth agarra la cítara para interpretar una canción sobre quienes se enfrentan a la rutina sin dar un salto de fe, sin vencer el miedo al miedo; mientras que él quiere sentir que “hay algo ahí afuera en lo que creer”. Trevorrow altera continuamente nuestra percepción. ¿Kenneth es un loco que escribió un aviso o realmente tiene la capacidad y los medios como para viajar en el tiempo? Las preguntas, incluso, las traslada a Darius: ¿Ella le cree desde el comienzo, se identifica con su intensidad o está llevando a cabo su tarea periodística de manera imparcial? Igual de importante pasa a ser Jeff, quien aprovecha el viaje laboral para reencontrarse con una novia del pasado: ¿Quiere recuperar el tiempo perdido o tiene miedo a lidiar con las carencias del presente? En los tres casos, la confianza juega un rol trascendental y, por un hecho casi axiomático, también lo juega el miedo (“tenés que mirarlo a los ojos y decirle que sí”, le aconseja Kenneth a Jeff, es decir, “hay que atravesar la oscuridad y volver a salir”).

Les dejo el trailer de Safety Not Guaranteed:

“Ir solo o ir acompañado. Cuando uno elige un compañero tiene que hacer sacrificios y comprometerse, pero ése es el precio a pagar. ¿Quiero a alguien que consienta cada uno de mis caprichos y deseos? Absolutamente. Sin embargo, al final del día, cuando dude de mí mismo, cuando tenga inseguridades y me falle el corazón, ¿voy a necesitar que esa persona me contenga?”. Kenneth se hace esa pregunta del mismo modo en que Darius (re)preguntaba en esa entrevista: retórica/implícitamente. Porque la respuesta la conoce, la sabe y la explicitaría después: “Sí, voy a necesitar a esa persona”. Él habla sobre la compañera ideal para viajar en el tiempo, pero sabemos desde el inicio que ese viaje es una metáfora de otra cosa. Safety Not Guaranteed es, desde su corazón indie, una película que aborda el tema de la confianza a través de pequeños actos, desde los más inverosímiles (el robo de láseres) hasta los más reconocibles (una charla en un reino bajo la luna). Los enormes y hermosos ojos de Aubrey Plaza son tan expresivos, que ni siquiera necesitamos que nos digan a ciencia cierta si Darius encontró en Kenneth (o él en ella) a su idea de par. Lo dicen sin decirlo. Por más escondidos y sobreprotegidos a lo externo que ambos crean estar, saben que para vivir una vida extraordinaria, hay que encontrar a alguien a quien extenderle la mano para cumplir una promesa. “Algunas personas no entienden el valor de las promesas que hacen en el momento en que las hacen” dice Hazel, otro personaje de The Fault in Our Stars, a lo que su amigo Isaac responde: “Por supuesto. Pero hay que mantener la promesa igual. Eso es amor. Amor es mantener la promesa igual”.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

De eso se trata Safety Not Guaranteed también. De hacerle honor a las palabras. De dos personas quienes, disconformes con cómo los trató el tiempo (“what a slut time is, she screws everybody”), finalmente comprenden que no tiene sentido volver a un momento para revivirlo, tiene sentido volver al sentimiento que ese momento produjo, bajo otra forma, en otro contexto, con alguien que pueda seguirte el paso (mostrado en la bella escena final); que pueda, como necesitaba Kenneth, contenerte cuando a vos se te aflojen las piernas.  Depositar la confianza en el otro. Pocas películas muestran eso de manera tan honesta como esta cruza de sci-fi, mumblecore, indie y mucho más. Pero mejor saquémosle las nomenclaturas. Es una historia sobre el tomar una decisión (“take my hand, i promise”). Volviendo a The Fault in Our Stars (novela que, vaya a saber uno por qué, termina con la misma frase que Safety Not Guaranteed), su protagonista Augustus dice: “Nosotros no elegimos ser lastimados en este mundo, pero sí podemos elegir quién nos lastime. Yo elegí y me gusta mi elección. ¿A ella le gustará la suya?”. Nuevamente una pregunta y la única respuesta posible. Saber el camino. Y así, nada más.

………………………………………………………………………………….

¿Vieron Safety Not Guaranteed? ¿Qué opinan al respecto? Si no la vieron (y si tuvieran una máquina del tiempo): ¿a qué época viajarían y con qué objetivo en particular? ; ¡Espero sus comentarios!

……………………………………………………………………………………

Aclaración: muchachada, durante los próximos días voy a estar cubriendo el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata (espero volverme con algunas entrevistas para el blog), y se me va a complicar postear (incluso aunque logre hacerlo, no voy a poder estar “presente” respondiendo comentarios, cosa que no me gusta); así que, ante ese panorama, mejor nos reencontramos, después del feriado, el martes 27; ¡gracias por la paciencia, nos vemos la semana próxima! 😉

……………………………………………………………………………………………..

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” Y POR TWITTER, DENLE “FOLLOW” AL BLOG ACÁ; ¡GRACIAS!