Los libros (y el perro)

 

“…the two of them absorbed in their books yet so completely aware of each other’s presence” A Single Man – Christopher Isherwood

En unas de las mejores escenas de A Single Man, George (Colin Firth) y Jim (Matthew Goode) están tirados en un sillón inmersos en sus respectivas novelas, mientras en sus pies yace su perro. George contempla a Jim (en todo el sentido del verbo contemplar, el sentido que mejor le supo dar el escritor Gonzalo Torrente Ballester en su novela La isla de los jacintos cortados) con el amor de alguien que disfruta de un acto cotidiano con el hombre que eligió, ese único hombre que supo darle sentido a su vida. Esta escena hace la diferencia. Esta escena hace que A Single Man no se convierta en un mero derroche de talento estético de Tom Ford (lo cual no hubiese sido criticable, teniendo en cuenta la extrema naturaleza descriptiva del libro de Isherwood), sino que se presente, se desnude ante nosotros, como la historia de un hombre que perdió a otro, hecho que lo condujo a planear su suicidio. Esa escena, como la que les dejo más abajo, hacen de A Single Man un film con un corazón desbocado, incontrolable; un film sobre lo punzante que puede resultar la ausencia; sobre el tocarnos y no sentirnos, sobre el mirarnos y no reconocernos, sobre el no pensarnos como seres completos porque alguien nos hace falta. Pero, sobre todo, A Single Man es un film sobre la belleza, sobre, como dijo Susan Sontag, la capacidad que solo tienen algunos individuos para sentirse abrumados por ella.

George y Jim se conocen:

¿Cuáles son, a su criterio, las mejores películas sobre historias de diversidad sexual? ¡Comenten!

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!