Blue Valentine te deja blue

 

[ACLARACIÓN]: Para despejar dudas, el término “blue” en inglés signfica “triste” en nuestro idioma. De ahí el juego de palabras de Jimena, la autora de este post. Sobre esta película hablamos allá lejos y hace tiempo pero, como finalmente se estrenó, esta es la posibilidad para que se explayen quienes no la vieron en su momento pero sí recientemente. Sin más que agregar, le cedo la palabra a Jimena. ¡Que tengan un excelente comienzo de semana!

Hoy en Cinescalas escribe: Jimena Marsellian

Él es Noah de The Notebook, y ella es la mujer despechada de Brokeback Mountain, y ex novia del difunto Heath Ledger. Ambos han demostrado saber actuar y hacerlo muy bien. Pero no es hasta Blue Valentine que Ryan Gosling (Dean) y Michelle Williams (Cindy) terminan realmente de consagrarse como grandes actores.

Dean y Cindy llevan juntos seis años, en los cuales han pasado por todas. El siempre más enamorado que ella, la vive persiguiendo desde el primer día rogándole una salida. Ella acaba concediéndosela y prácticamente termina dejándose enamorar por sus constantes declaraciones de amor. Una de las primeras escenas, en donde Dean le canta una canción en el medio de la calle
con ukelele en mano – la escena utilizada para el trailer – es una de las más lindas de los últimos tiempos.

Natural, realista y con una simpleza convincente, la trama de toda la película se va desarrollando como la vida:  lenta, intensa y por momentos intolerable. Cindy poco a poco va perdiendo interés, ganas, entusiasmo con la cotidianidad de la pareja. Pareciera casi como si desde el día uno se hubiera dejado convencer hacia el casamiento, hacia el tener hijos y dejarlo todo por un matrimonio estancado en la rutina y la cotidianeidad.

Blue Valentine se le parece mucho a Revolutionary Road, el film que Leonardo DiCaprio realizó junto a Kate Winslet, en donde también se retrata a un matrimonio en vías de extinción. Ambos films esconden detrás de cada escena un nivel de crudeza y verdad que deja el espectador inmóvil. Las secuencias son casi tan dolorosas de ver que se hace difícil no querer abortar la misión a media película. Agresivas y bordeando la violación en algunas escenas sexuales, ambas poseen un tinte desesperanzador que huele mucho a la vida misma. Dean, con el afán de no perder a Cindy, intenta sacar de la galera programas absurdos y forzados que no hacen más que seguir hundiendo el ya infectado matrimonio. Pasan una noche en un telo siniestro en donde ponen en completa evidencia que su convivencia tiene los minutos contados.

SPOILER ALERT!

Durante todo el tortuoso trayecto, al estar mechadas escenas del presente con escenas románticas y felices del pasado, en donde se los ve enamorados – o al menos jóvenes y libres – la sensación de pérdida se hace tolerable. Y no duele tanto llegar al final. Hasta dan ganas de que lo solucionen, de que encuentren la forma de hacerlo funcionar. Sin embargo, no es ni siquiera en la última toma, en donde las palabras escasean pero las miradas son suficientes, en que tenemos la certeza de que realmente se terminó.

Por Jimena Marseillan

¿Qué opinan de Blue Valentine? ¿Qué otra historia de amor cruda les ha gustado? Para escribir en Cinescalas, manden sus notas a milyyorke@gmail.com

* RECUERDEN QUE SI QUIEREN SEGUIR LAS NOVEDADES DE CINESCALAS POR FACEBOOK, ENTREN AQUÍ. Y CLICKEEN EN EL BOTÓN DE “ME GUSTA” ¡GRACIAS!