El desfile de Louis Vuitton y la nieve

 

Está nevando en París. Después de un principio de invierno friendly, con temperaturas que no limitaron la vida social, se vino el frío glacial. Y la nieve. Los primeros días nevó sólo de noche, y a la mañana todo volvía a estar normal, sin rastros. Pero ahora se largó con todo. La nieve es silenciosa. Y ver todo nevado siempre es mágico. Caminar bajo la nieve es un programón, durante cinco o diez minutos. Después las botas se empiezan a mojar, y empieza la caminata aparato para no resbalarse. Mejor entrar en un bar, y mirar desde la ventana. Un nuevo photomaton, para que paseen por París en imágenes. De paso, el desfile de Louis Vuitton (colección hombres para el próximo invierno), el jueves, un día antes de la gran nevada, cuando ya hacía mucho frío. Y la inauguración de una nueva boutique LV especializada en el universo de la escritura: plumas, lapiceras, tinteros, cartucheras, estuches, papeles y sobres.   

La entrada al desfile (en uno de los salones del Grand Palais), a metros del Sena

Los de enfrente, cuando el show estaba terminando y se prendieron las luces

Se vienen las camperas oversized y bien abrigadas para el próximo invierno

Los shows de LV en general empiezan en hora. No duran más de 20 minutos

La última pasada

A la salida del show. Son todos hombres

Después del desfile, visita a la nueva boutique. Las lapiceras cuestan entre 600 y 175o euros

Para los fanáticos

Los distintos colores de tinta

Empezó a nevar el viernes a la tarde. A las 20h, así estaban las calles

Los techos de los autos son un buen indicativo de cuánta nieve cayó

Magic snow en la rue des Archives, en el Marais

Bariloche

París 1960

Jardines de Luxemburgo, cerrado por nieve (by Juancho)