Los parisinos, el hot dog y el hamburger

 

Una esquina parisina en el Marais, y la boutique de American Apparel abierta el domingo

Durante años se dijo que los franceses eran anti-americanos. Eso quedó en el pasado, al menos en París y al menos en lo que refiere al consumo: 1) la expo de Edward Hopper fue un éxito, siempre llena hasta el final; 2) los Starbucks están repletos, muchos eligen esos vasos gigantes como café take-away de la mañana, 3) las boutiques de American Apparel están por todos lados y les va muy bien. 

Ni hablar de las hamburguesas. El año pasado, los franceses se convirtieron en los segundos consumidores europeos de hamburguesas, con 14 por habitante y por año, detrás del Reino Unido (17). 

Lo cierto es que desde hace un tiempo las hamburguesas abandonaron el perímetro del fast-food para instalarse en el menú de las brasseries, reivindicando su estatuto de opción gastronómica. Y por eso también se están multiplicando en París los lugares cancheros para comer hamburguesas (al menos 12e) y panchos (mínimo 5e). A los ya conocidos se agregan algunos nuevos, con todo el espíritu USA. 

Aquí van algunas direcciones. Recibí muchos mails de lectores que viajan pronto a París. Para esos suertudos, estas son buenas opciones para variar del pato, el cordero y los quesos.

Glass: 7, rue Frochot. Los dueños de la Candelaria abrieron este bar cerca de Pigalle. Está bueno ir de noche, porque es oscuro y chiquito. En el menú, hot dogs y pickles, acompañados por cervezas especiales, cocktails u otras mezclas a base de Pisco o Mezcal. Buena música.

La Maison Mère: 4, rue de Navarin, al lado del hotel Amour. Abrieron hace dos años. Para comer una hamburguesa en un lugar canchero. Hay otras opciones en el menú, todas muy NY. 

Le Coffee Parisien: 4, rue Princesse. Un clásico de la rive Gauche. Abierto todos los días. El fin de semana se llena. En la semana es una buena opción.

Schwartz´s Deli: 16, rue des Ecouffes, en el Marais. La atmósfera es una mezcla de deli neoyorquino y kosher style. Las hamburguesas son gigantes. También hay sandwiches de pastrami excelentes.

Le camion qui fume: es un restaurante móvil. Un camión que de repente se instala en un lugar, abre las ventanas y vende hamburguesas hasta que se terminen. En la página está el calendario que informa por dónde pasará.

Próximo post: nuevas direcciones para comer canchero.

Maison mère, sobre rue de Navarin, en el 9ème, al lado del hotel Amour