De París a Mendoza, a very good trip

 

Los afiches de la peli, en muchas estaciones de la ciudad

Muchos parisinos idealizan la Argentina. La carne, el tango, Buenos Aires, las mujeres, los machos. Les parece exótico. Los que no fueron imaginan las semejanzas entre las dos capitales y lo cómodos que se sentirían en esa ciudad del otro lado del Atlántico. Los que fueron vuelven con los mejores recuerdos y sorprendidos por esos barrios con edificios parecidos a los suyos. Pero las mejores historias las relatan en general esos franceses que tuvieron la oportunidad de recorrer un poco más el país.

Esta semana se estrenó en París la película “Mariage à Mendoza” (Casamiento en Mendoza), primer largometraje del director francés Edouard Deluc. Dos hermanos (Philippe Rebbot y Nicolas Duvauchelle) desembarcan en Buenos Aires, alquilan un auto y salen a explorar los valles y las bodegas argentinas en un road trip de cuatro días antes de llegar al casamiento de su primo (el músico Benjamin Biolay), en Mendoza. En el camino se cruzan con varios personajes como el típico argentino “Yo soy el hombre que estaban buscando” o la clásica bomba latina que enamora a todos. Todo acompañado por la música de Herman Dune, una banda francesa que si no conocen se las recomiendo (hace unos meses escribí un post sobre un festival green en el que tocaron, más abajo subí el video).

La película es un programón. Y una buena manera de ver cómo nos ven los franceses, o al menos los parisinos. Se suma además a dos películas argentinas que se estrenaron recientemente en Francia (El último Elvis, de Armando Bo, y El Estudiante, de Santiago Mitre). Ver a la Argentina en las salas de cine francesas es siempre una linda sensación.

La banda Herman Dune (los de la izquierda, tocando) y el director de la peli, Edouard Deluc, durante una entrevista en Radio Nova, en París

El afiche, en la avant-première del martes. Las pelis se estrenan los miércoles