Perdonen mi optimismo

 

El otro día en el subte escuchaba una conversación que tenían dos personas sobre como los argentinos eramos cada vez menos optimistas. Quienes hablaban citaban un informe sobre el índice de las expectativas económicas y respiré aliviada, porque obviamente no todo pasa por la economía, por lo menos a mí me pasa que muchas cosas pasan en mi vida por la calidad humana de las personas que me rodean, o conozco, por ejemplo, a través de este espacio. Personas que con su optimismo intacto, más allá de todo lo que tienen que superar, cuentan todo lo bueno que  encontraron en el camino.

El impacto en nuestras vidas de algunas noticias que leemos en el diario o vemos en algún noticiero no es menor. A veces todo nuestro día gira en torno a comentar algunas noticias. Por eso no quiero dejar de pasar algunas otras noticias que en este zapping cotidiano que es nuestra vida, a veces pasan desapercibidas:

Quiero agradecer a la familia de mi donante

Lo dijo José, que tiene 11 años, y ayer le dieron el alta médica tras recibir un transplante de corazón. ¿quién dijo que todo está perdido? ¿quién dijo que el optimismo decae?

Apareció Lourdes, la nena de 13 años perdida

¿Quién dijo que a nadie le importa nada? ¿Quién dijo que la comunidad no se moviliza ante una situación así?

Encontró 150 mil pesos, los devolvió y no quiso recompensa

Además, era funcionario público. ¿quién dijo que todos los funcionarios son corruptos?

Nadadores con capacidades especiales unieron a nado las ciudades de Colón, en Argentina y Paysandú, en Uruguay

¿Quién dijo que el esfuerzo no tiene prensa? ¿quién dijo que ya no se puede hacer nada?

¡Ojalá alguna otra conversación que escuche por ahí tenga alguno de estos temas en ella!

El título de este post es el título de un libro, escrito por Juan Carr, que después de trece años de Red Solidaria, encuentra que el optimismo no está en decadencia. Permitanme estar de acuerdo con él.

 

 

  • flo

    Jorge Luis Borges: Es que yo creo, como Chesterton, que uno debería agradecer todo. Ya el hecho, Chesterton dijo, que el hecho, bueno, de estar sobre la Tierra, de estar de pie sobre la Tierra, de ver el cielo, bueno, de haber estado enamorado, son como dones que uno no puede cesar de agradecer. Y yo trato de sentir eso, y he tratado de sentir, por ejemplo, que mi ceguera no es sólo una desventura, aunque ciertamente lo es, sino que también me permite, bueno, me da más tiempo para la soledad, para el pensamiento, para la invención de fábulas, para la fabricación de poesías. Es decir, que todo eso es un bien, ¿no?

    • Paz

      =)

  • Liliana

    Qué bueno es ver frases optimistas y su por qué ,que aunque parezca mentira, la mayoría de las veces, es algo tan simple o tan remanido que nos pasa desapercibido.

  • osvaldo

    es asi; tal vez no se trate ni de pesimismo ni de optimismo,si de realismo… realismo critico…

  • Osvaldo

    SI, TAL VEZ,no sea cuestion de pesimismo u optimismo,si de realismo,realismo critico…

  • horacio bottino

    Casi siempre los diarios y la tv lo ponen bastante escondidas,las buenas noticias ¿no venden?

    • Belén Quellet

      Hola Horacio, no se si no venden, o si nosotros no compramos…

  • Eliza

    Estoy mi etapa mas optimista…
    Desde que escuche mi bebe en la 1ra ecografía como latía a todo lo que da…
    No me importa los noticieros, ni nada de lo que rodea, vivo pensando en su corazoncito.
    Saludos.
    Y suerte por encontrar algo tan positivo como me paso a mi.

    • Belén Quellet

      que bueno Eliza! es indescriptible ese momento! felicitaciones!

  • Erik

    Pensemos juntos Amigos, el Optimismo no les conviene a muchos intereses, no consume compulsivamente, es solidario, esparce sonrisas- son gratis y muy saludables- y al final despues de haber gastado y maltratado… al Otimismo se las agarra con el Amor que vive allì cerca … diciendole lo que no es, disfrazàndolo para consumirlo… ja ja! Pensar que Vance Packard en “Las formas ocultas de la Propaganda” hace 30 años imaginaba este presente. Amigos pensemos en que cada ser humano con el que nos encontremos como una oportunidad para “sembrar” Optimismo hagamos profecias de autocumplimiento -puedo y voy a ser Optimista- para que se nos llene el alma de alegrìa. Felicitaciones Belèn excelente artìculo!!

    • Belén Quellet

      Gracias Erik! buenísima la idea de “sembrar” optimismo!

  • Tere

    Admiro y valoro tu deseo de sembrar optimismo, realmente. Pero cuándo venís del infierno, por ser optimista, por no discriminar a nadie, por “no ser” racista… y todo eso transforma tu vida en un calvario…te preguntás Qué es mejor? Ser oprtimista? o ser precavido? Cada experiencia es un mundo. Yo hoy “elijo” cada día, discriminar…lamentablemente la miseria humana no discrimina. Pero yo si. Un abrazo.