No se puede vivir sin solidaridad

 

No se puede vivir del amor dice Andrés Calamaro en su canción, pero me puse a revisar todos los momentos donde la solidaridad de alguien vino a mi rescate, y me permito decir que no estoy de acuerdo, aunque la canción me encanta. (si las palabras amor y solidaridad no son sinónimos, se parecen mucho)

El primer recuerdo que yo tengo no es propio, me contaron que, cuando tenía unos tres años, y vivía en un barrio de Paraná, -Entre Ríos, me perdí. El barrio entero salió a buscarme y me encontraron, caminando dentro de una zanja abierta cavada para tender un cable. Recorrí varios metros dentro de ella hasta que un vecino vió mi “pelincho” de pelo asomándose.

El segundo recuerdo que tengo  es ya de más grande: me cambiaron de colegio y arranqué séptimo grado en una escuela nueva. Primer día: todas se forman en el patio cuando suena el timbre, dejo a mi hermana en su fila de cuarto grado y me voy a buscar donde forma 7mo D. Lo encuentro, me paro entre un montón de chicas a quienes no conozco y viene Laura. Laura Sanchez se acerca a mí, me saluda, se presenta y me da la bienvenida. ¡conozco a alguien! todavía ese gesto de Laura lo agradezco infinitamente, e intento replicarlo cuando alguien se encuentra en una situación parecida.

Puestos a prueba, creo que la solidaridad es el primer instinto que nos nace. Sino vean este “experimento”.

Algunos podrán pensar que esto no es la vida real. Para ellos, los invito a pasar por este post: Cartas de agradecimiento donde gente real agradece gestos solidarios a otros, gestos que en algunos casos, salvaron vidas.

Cuando mi sobrina necesitó dadores de sangre previo a su transplante de médula osea, 90 personas se acercaron a donar. Mi amigo Luciano, que tenía el mismo grupo y factor que Lucila, se acercó a donar cuantas veces fue necesario, y siguió yendo una vez que mi sobrina fue dada de alta.

 

Una vez de viaje por Chile, ya grandecita, de vacaciones con amigas nos bajamos del colectivo en Viña del Mar y no teníamos idea como llegar adonde parabamos. Pregunté como llegar a un Sr. que se desvió 15 cuadras y nos acompañó hasta la dirección donde ibamos.

Cuando empecé como voluntaria en www.personasperdidas.org.ar viví de cerca la solidaridad de quienes ayudan a encontrar personas,  sólo porque prestan atención a lo que sucede a su alrededor. Es el caso de Tita, que se perdió en Buenos Aires, y caminando, se sumó sin saberlo a la peregrinación a Luján. En la procesión se dieron cuenta de su frágil salud y fue llevada a un hospital. Allí un Sr. que visitaba a la paciente en la cama al lado de Tita, vió su foto en el diario, y así fue como, un día de la madre, Tita volvió a su casa.

Yo creo que a veces hace falta recordar que estamos rodeados, rodeados de personas como nosotros, gente común, que con sus gestos cambia la vida de alguien o que le dibuja una sonrisa, que ya es mucho en estos días.

Los invito a compartir esas historias de gestos que han tenido para con uds. Seguro hay uno, seguro hay más de uno.

  • constanza

    es un don que tenemos todos, solo que esta medio dormido, mas ejerces la solidaridad más facil sale, como las cuentas, como los buenos modales, como la sonrisa, como todo, todo es cuestion de costumbre. Gracias bel por mantener tu corazon abierto alerta para que el que necesita te encuentre!

  • Elsa

    Solidaridad es dar, tender una mano, brindar tu ayuda, sin esperar a cambio una recompensa material; la única razón debe ser la tranquilidad de tu alma, esa sensación que no se puede explicar, pero debe existir esa necesidad de ser solidario, es tan simple y sencillo pero tan difícil a la vez, pero muy gratificante, en pequeñas y grandes cosas

  • JUANA LUISA MORALES

    SER VOLUNTARIO ES RELACIONARSE CON MUCHAS COSAS POR EJEMPLO ALEGRARSE CUANDO TU VECINO SE COMPRO ALGO,POR INSIGNIFICANTE QUE PAREZCA, CUANDO A TU BARRIO LE FALTAN RECURSOS Y TE PONES AL FRENTE PARA SOLICITAR QUE RESPETEN LA INCLUSIÓN Y LOS DERECHOS, CUANDO QUITAS HORAS DE TU CASA, AL PRINCIPIO PIENSAS QUE VAN A SER UNA O DOS Y TERMINAN SIENDO TODAS LAS DEL DÍA Y A VECES MAS- SER VOLUNTARIO ES CONMOVERSE POR LO QUE LES PASA A LOS QUE VIVEN A TU ALREDEDOR. SER VOLUNTARIO ES, NUNCA BAJAR LOS BRAZOS AUNQUE A VECES TENGAMOS TODO Y TODOS EN CONTRA. SER VOLUNTARIO ES SENTIR ESA SENSACIÓN INDESCRIPTIBLE DE HABER LLEGADO AL OBJETIVO CUMPLIDO. SER VOLUNTARIO ES TRABAJAR PARA OTROS Y POR OTROS SIN PENSAR SI NOS VAN A PAGAR O NO POR ELLO. SER VOLUNTARIO ES LO MAS HERMOSO QUE LA VIDA ME OFRECIÓ.AMO SER VOLUNTARIO ,AUNQUE EXISTAN PERSONAS QUE NO LO ENTIENDAN.

  • Alberto Dolmann

    Ja, ja, me mató eso de que te encontraron por tu “pelincho” de pelo asomándose !! COmo siempre, encantadores notas ! Gracias otra vez !