Basta de “negros”, “putos”, “bolitas” y “mogólicos”

 

A raíz de una nueva campaña de la Fundación Encontrarse en la Diversidad que indaga sobre cómo ejercemos discriminación a la hora de nombrar a las personas, de esta práctica común de etiquetarlas mientras las descalificamos, es que vuelvo sobre el tema de los prejucios y de la falta de empatía.

¿Cuántas veces hemos escuchado palabras como “negro”, “puto”, “minita”, “trola”, “bolita”, “mogólico” sin pensar en sus consecuencias? Por eso rescato el mensaje de esta campaña que señala que “La manera de no equivocarnos es preguntar a cada persona cómo quiere ser llamada”. 

En otro post ya conté cómo sufrí de chica que todo el mundo me dijera “Negra”, incluso la gente que más me quería. Algunos lo decían de forma despectiva a través de burlas y mi familia lo hacía de forma cariñosa. Como fuera, ese mal trago se hubiera solucionado si sencillamente, alguien me hubiera preguntado: ¿Cómo querés que te llamemos?

Porque creo que el error es pretender ser todos iguales, sentirnos seguros o cómodos solo cuando estamos rodeados de gente parecida a nosotros, sin darnos cuenta que NO HAY NADA MAS RICO QUE LA DIVERSIDAD. De pensamientos, de culturas, de orígenes, de formas de vivir la vida, de ser feliz. Porque SIEMPRE PODEMOS APRENDER ALGO DEL OTRO.

Acá les dejo algunos AFICHES que también apuntan a concientizar sobre todos necesitamos sentirnos aceptados, amados e incluidos en la sociedad, sin importar nuestras particularidades.

De yapa, un video más sobre las discriminaciones más comunes que las personas sufren en su vida cotidiana: en la familia, entre amigos, en el trabajo y desde la sociedad.

Y vos, ¿cómo querés que te nombren?¿Qué apodos que escuchás habitualmente te parecen más discriminativos?

 

  • sebas plk

    muy bueno, negri!

  • emilio gaviria

    Para jugar en la diversidad son imprescindibles la tolerancia y el equilibrio emocional. Bien por los afiches, recordando que todos somos iguales pero no lo queremos ser. Y cuanto más superiores nos mostramos, también es visible la inferioridad. Primera vez que entro en el blog, muy sabio y oportuno en estos momentos de crisis, donde se buscan “culpables” para las acciones propias. Micaela, un saludo.