Charlas que te abren la cabeza (de personas que inspiran)

En los últimos años me hice fanática de las charlas TED porque reúnen a gente que no solo tiene la capacidad de hacer cosas increíbles e interesantes, sino que además, tienen la habilidad de poder transmitir sus logros y aprendizajes. Algo así como “socializar el conocimiento” e intentar que la humanidad tenga cada vez más herramientas para poder ser feliz.

Por estos lares, se generó la versión local llamada TEDxRiodelaPlata que te tiene dos ediciones en la que líderes y pensadores hablan de diversos temas como educación, innovación, emprendedorismo, salud y solidaridad, entre otros. Les recomiendo las charlas de Bea Pellizari de La Usina, de Manuel Lozano de la Fundación SI y de Andy Kusnetzoff.

Hace unos días se viralizó el video de Lizzie Velasquez, una joven que nació con una enfermedad rara que hace que no pueda ganar peso por lo que condiciona profundamente su aspecto físico. Ella misma cuenta su historia en una de las mejores charlas motivacionales que escuché, porque después de ser catalogada como “la persona más fea del mundo”, explica como resignificó esas agresiones para transformarlas en energía para poder llegar a cumplir con todas sus metas, y dejar que sus logros hablen por ella misma.

Nadie  puede permanecer indiferente después de escucharla. Porque su historia de vida nos interpela como personas, como sociedad y nos hace replantearnos nuestras prioridades y lugar en el mundo. Y nos deja picando la pregunta de QUE ES LO QUE NOS DEFINE COMO PERSONAS.

Otra charla interesante es la de Logan LaPlante, un jóven de 13 años (que parece mucho más adulto que muchos de nosotros) al que su madre decidió sacar de la escuela tradicional cuando tenía 8  – después de escuchar la charla TED de Sir Ken Robinson sobre que la escuela mata la creatividad – y este chico cuenta cómo se educa para poder ser feliz y saludable. Lo hace a través de un método que llama “Hackschooling”, que consiste en utilizar todos los atajos y la creatividad para absorber conocimientos y resolver problemas.

Desde un punto de vista más empresario o emprendedor, quiero rescatar la reflexión de Andy Freire, quien junto a Julián Weich escribió el libro “El 5% de tu tiempo para cambiar el 100% de la vida de alguien que lo necesita”.

En esta charla, Freire cuenta que desde hace muchos años implementa en su vida un concepto revolucionario: “5% por el otro”. Todo surgió a partir de una pregunta ¿Cuántas cosas se pueden cambiar si todos dedicamos un 5% de nuestro tiempo para hacer algo por los demás?

Por último, Pachi Tamer (publicista, fotógrafo y trabajador social), en su charla “Zapatos nuevos” en TEDxRosario brinda una interesantísima visión sobre la realidad de las personas que viven en situación de calle. Después de haber pasado por experiencias personales bastante traumáticas que lo llevaron a los límites de la vulnerabilidad social, Pachi cuenta desde su vivencia el encuentro con este grupo social.

Podría seguir citando a cientos de personas que me inspiraron con sus historias, sus aprendizajes, sus logros y fracasos, pero simplemente los invito a que “buceen” a los panelistas TED para seguir aprendiendo todos los días.

¿Qué otra charla te acercó a una realidad que no conocías, te llevó a pensar las cosas desde otro lugar, te impulsó a generar cambios en tu vida?

¿Qué quieren ser cuando sean GRANDES?

¿Hasta qué punto somos lo mejor que podemos llegar a ser?¿Podemos decir que estamos explotando al máximo todas nuestras potencialidades? Quizás yo podría ser una excelente saxofonista y nunca enterarme, porque jamás tuve (o quise tener) la posibilidad de tener un saxo en mis manos. Porque a veces, tiene más que ver con que tomemos conciencia de que PODEMOS HACER CUALQUIER COSA QUE QUERRAMOS, o al menos, intentarlo.

El sábado pasado fui a la primera edición del Anima Film Fest que con el lema “Cine para el alma” presentó un caleidoscopio de películas inspiradoras, en la que invitaban a los espectadores a reflexionar sobre el sentido de la vida, a la vez que mostraban experiencias exitosas de cambio.

Yo fui a ver The Revolutionary Optimists, una película situada en unos barrios muy pobres de Calcula, India, que muestra el trabajo de Amla Gangly, un líder social que alienta a los niños a convertirse en agentes del cambio para que transformen sus vecindarios con resultados concretos. El filme recorre la vida de tres de los chicos durante tres años, a través de la adolescencia, mientras desafían la idea de que la marginación no está escrita en sus destinos.

Acá les dejo el trailer de la película y se las recomiendo para que la vean:

Lo que más me impactó del film, es la apuesta de Gangly por mostrarle a estos chicos que no estaban predestinados a trabajar en la ladrillera del pueblo o para las mujeres casarse a los 10 años. Que también podían elegir estudiar, bailar, cantar e incluso ser jóvenes líderes capaces de impulsar cambios radicales en la calidad de vida de la gente. De hecho, un grupo de chicos presenta a las autoridades locales un proyecto para instalar un sistema de agua potable para la comunidad y lo consiguen.

Esto que muestra la película, es lo mismo que sucede en cualquier estamento económico y social, sólo que cuando estamos hablando de personas que viven en la pobreza, las posibilidades de elegir otros caminos, se ven injustamente reducidas.

En las clases más altas, también sucede que el fantasma del éxito y la acumulación de dinero, crean la falsa creencia de que existe un manual con pasos a seguir para poder encajar en el sistema capitalista.

Este video titulado ¿Bailamos?, muestra justamente, como la falsa ilusión de un futuro próspero, es muchas veces la que nos quita la espontaneidad y nos desvía de nuestra esencia. Rescato, en especial, esta frase: “Si tu vida no te permite cada día VIVIR, CAMBIA DE VIDA”.


¿Bailamos? por dm_523e02e4c6a97

En esta misma línea, me parece interesante el planteo de Ken Robinson, que sostiene que LAS ESCUELAS DE HOY, MATAN LA CREATIVIDAD. Que el sistema educativo está pensado para que los niños se formen en lengua, matemática, ciencias e idiomas, pero que no le dan la misma jerarquía ni carga horaria a la danza, la música o el arte.

En una de sus charlas TED sostuvo que para él “en la educación, la creatividad es tan importante como la alfabetización” y que “si no estás dispuesto a equivocarte, nunca saldrás con nada original. Y para cuando se vuelven adultos, la mayoría de estos niños han perdido esa capacidad. Han adquirido miedo a equivocarse“.

Y también agrega que “Picazzo dijo que todos los niños nacen artistas. El problema es seguir siendo artistas mientras crecemos“.

Por eso, me parece que es importante que rescatemos las potencialidades que tiene cada chico, que las impulsemos, que les demos la libertad de elegir el camino que quieran para su futuro, que puedan ser coherentes con su esencia. Porque si realmente llegan a ser lo que tienen que ser, van a ser felices y van a poder vivir de eso.

 ¿Qué querían ser ustedes cuando eran chicos?¿Pudieron conseguirlo?¿Se vieron condicionados por el entorno a la hora de elegir su futuro?

En busca de inspiración

No siempre uno está inspirado, haga lo que haga, sea para lo  que sea la inspiración que espera, a veces no llega.

Pero cuando llega, te inunda y te empapa y no la podés ignorar.

Por eso para la época de sequía de mi musa inspiradora, busco y encuentro estas historias que quiero compartir.

Porque todo esfuerzo vale, aunque el fracaso esté garantizado

“Juan Jofré camina” me decía a mi misma cuando veía que me cansaba de andar. Juan tiene 26 años y hace tres, estaba en coma por un accidente de auto. Su familia movió cielo y tierra, hizo caso omiso de diagnósticos médicos que auguraban una recuperación nula.

Juan despertó, estudió computación, subió los 22 escalones para llegar a su cuarto; Juan me abrazó. Lo conocí el otro día y yo le agradezco el privilegio de poder compartir sus éxitos.

Guille es Guillermo López, y unos chicos armaron “Una mano para Guille”. Aquí lo podés conocer:

Guille ya no está en la plaza, Guille ahora tiene trabajo, y está viviendo con una de sus hijas. Estos chicos que volvieron a hablar con él le dieron la oportunidad de re-construir, una vida, una relación con su familia, y dejar tres años de situación de calle. Le dieron de vuelta su dignidad.

Mundo Invisible, que nació este año, hizo todo esto:

Y ahora invita a que el próximo miércoles 21 de diciembre a las 20 hs nos juntemos a cantar juntos 3 canciones. El único objetivo es muy simple ..Cantar. Pero hacerlo juntos , al mismo tiempo, las mismas canciones y en distintos lugares del país y del mundo.

¿qué sentido tendrá? ¿para qué servirá? Sin embargo, la duda no pesa tanto como para no intentarlo. ¿y porqué no? Tal vez nos sirva de inspiración para mejores cosas por venir.

Mi inspiración viene de los pequeños éxitos que modifican positivamente la vida de los demás, ¿de dónde viene la tuya?

 

Los que pasan de la comodidad a la pobreza

Admiro profundamente a las personas que dedican sus vidas a mejorar las de los demás. A los que no les alcanza con ser voluntarios o colaborar “de vez en cuando” sino que sólo se sienten realizados dando el 100% de su ser en beneficio de los más necesitados. Algunos empezaron como voluntarios, otros siempre tuvieron una vocación marcada de servicio y otros tantos dan un giro inesperado en sus vidas producto de una catástrofe familiar o mundial.

Pero dentro de este grupo, hoy quiero destacar a los que teniendo una buena posición económica y su “vida resuelta”, dejan de lado esas comodidades para adentrarse a los ecosistemas más tupidos de la pobreza: villas, asentamientos precarios, refugiados, grupos excluidos, etc. Algunos, incluso, se toman tan a pecho su compromiso radical que deciden irse a vivir a los mismos entornos vulnerables para poder entender de primera mano los problemas que los aquejan y hacer un real y efectivo trabajo de campo. Este es el caso de los curas villeros o de Catalina Hornos de la Asociacion Civil Haciendo Camino que se fue a vivir a Santiago del Estero para luchar contra la desnutrición infantil.

Pero hoy quiero rescatar el caso de Fazle Hasan Abed, un bengalí que recientemente ganó el Premio Wise para la Educación por el que recibió la suma de 500.000 dólares para continuar la lucha contra la pobreza que hace 40 años viene librando a través del Comité de Fomento Rural de Bangladesh (BRAC). Acá se los presento:

Pero lo que más me llamó la atencion de Adeb – además de los impresionantes logros conseguidos a nivel social – fue su historia y su elección de vida (de hecho bastante parecida a la de Muhammad Yunus).
Nieto de un ministro del gobierno bengalí, cursó sus estudios universitarios en Glasgow y Londres hasta llegar a convertirse en el Director Financiero de Shell. Para esa época, 1971, se estaba viviendo en Bangladesh una profunda crisis humanitaria producto de la lucha para independizarse de Pakistán, dejando a miles de refugiados en la pobreza. Esto llevo a Abed a dejar su trabajo, a vender su departamento en Londres y a volver a su país natal para ver de que manera podía ayudar a sus hermanos.

Que hizo entonces? Empezó a empoderar a las mujeres para que pudieran tener nociones básicas de higiene, organizó microcreditos para que pudieran empezar emprendimientos propios, creó escuelas para que los chicos recibieran la educación necesaria y de a poco fue sumando todas las ayudas posibles que las comunidades necesitaban. Para eso, por supuesto que pasaba todos sus dias caminando los barrios mas pobres y charlando con la gente. “No construimos puentes ni aeropuertos, pero hacemos practicamente todo lo demás”, dice Adeb, para contextualizar el inmenso trabajo que BRAC despliega hoy en dia en Asia, Africa y en Haiti.

Gracias a su trabajo, mas de 110 millones de personas vieron mejorada su calidad de vida, ayudó a disminuir la mortalidad infantil, sacó a 1.5 millones de familias de la pobreza, brinda servicios de microcréditos a las mujeres y permitió que 5 millones de chicos recibieran una educación de calidad. “Muchos de ellos fueron a la universidad y ahora trabajan de médicos, abogados o ingenieros. Pero lo importante es que la educación logró generar nuevas oportunidades para ellos”, dice Adeb, quien transmitió esta pasión y compasión a sus hijos, ambos comprometidos con la tarea de BRAC. En la actualidad, alrededor de 750,000 niños –70 por ciento de los cuales son mujeres– se encuentran inscritos en 25,000 escuelas primarias en Bangladesh. En este mismo país, BRAC cuenta con 22 centros residenciales de enseñanza.

Para humanizar un poco el trabajo de BRAC les cuento brevemente la historia de Jesmin, una joven que nació en una familia pobre de Rangpur. Su padre era un jornalero y su madre una ama de casa, que hacían lo posible por llegar a fin de mes para criar a su única hija. Cuando Jesmin tenía 4 años, su madre murió de cancer de hígado y su padre a los pocos meses. Se fue a vivir con su abuela y tuvo que empezar a trabajar como empleada doméstica para ayudar con el ingreso familiar.

En 2009, un integrante de BRAC visitó la aldea de Jesmin y salió seleccionada para empezar en una escuela que iban a fundar en el lugar. Despues de mucho trabajo, Jesmin está cursando sus estudios primarios y hoy tiene la oportunidad de tener un futuro mejor.

“La educación es la herramienta más poderosa y el catalizador más fuerte para el cambio. Por eso estamos apurados en generar un cambio, para evitar que se pierdan más oportunidades y potencialidades”, concluye Adeb, con la satisfacción de haberle dado un sentido profundo y humanitario a su vida.

¿QUE OTRAS PERSONAS CONOCÉS QUE CAMBIARON COMODIDAD POR COMPROMISO CON LA POBREZA?

Sin comentarios

¿Para cuándo otro Juan Carr?

Anoche estaba en una cena y salió como tema de conversación el compromiso de los argentinos: que si son o no solidarios, que si hay más o menos voluntarios, que si en vez de criticar a los políticos nos tenemos que movilizar como ciudadanos.

Y en medio de todos estos dilemas existenciales, uno de los comensales soltó una pregunta que nos dejó a todos en silencio y pensado: “¿Para cuándo otro Juan Carr?”

Lo dijo en referencia a que si bien hay muchísimas organizaciones sociales y personas que a título personal colaboran para mejorar – de las maneras más diversas – la realidad de los más necesitados, hace varios años que no aparece en la escena pública un líder social como Juan Carr que logre concientizar, convocar y movilizar a los argentinos en iniciativas como Argentina abraza Argentina o La torre del Hambre.

Juan se transformó, a fuerza de perseverancia, convicción, claridad y capacidad de liderazgo, en el referente que nuclea o apoya las principales movidas solidarias del país. Al mismo tiempo, se fue configurando como la voz de muchos “invisibles” que están a la espera de poder vivir una vida digna.

Lo bueno es que no se encuentra solo en esta tarea, sino que ha conseguido articular con actores sociales de todo tipo y color: ONG, clubes deportivos, actores, organismos gubernamentales, etc.

Pero también es cierto que nos iría mucho mejor como sociedad si tuviésemos cientos, miles de Juan Carr en cada provincia, localidad o barrio que sirva de canalizador de las ganas de ayudar del pueblo: que proponga movidas concretas, que muestre realidades escondidas, pero que – sobre todo – genere en la gente la confianza y la credibilidad necesaria como para convocar a una masa crítica significativa para construir un país mejor.

Ese es mi pensamiento positivo del día: que cada vez más líderes sociales o barriales se calzen el traje de “Juan Carr” y consigan hacer una diferencia. Ya que estoy, les pregunto: Para ustedes, ¿qué personajes son las más creíbles al hablar de problemáticas sociales y convocar a  los demás a ayudar? Puede ser cualquier persona: periodistas, artistas, líderes sociales, referentes religiosos, etc.

Personajes que inspiran

Hay personajes que inspiran, con sólo escuchar sus palabras e historias de vida, una piensa que puede ayudar a cambiar el mundo. Con este sentido se creó en el mundo TED, un espacio donde en pocos minutos personas  cuentan sus experiencias creativas al mundo.

“El futuro lo hacemos entre todos”, fue el disparador del encuentro TEDxRío de la Plata en Buenos Aires, donde se reflexionó sobre cómo erradicar la pobreza.

Seis profesionales de diferentes ámbitos participaron y expusieron sus ideas sobre cómo afrontar la problemática de la pobreza y los grandes Objetivos del Milenio.  En el comienzo se pudo ver en vivo el encuentro TEDxChange realizado en Nueva York por la fundación de Bill y Melinda Gates.

Bill y Melinda Gates

Bill y Melinda Gates

Melinda French Gates contó que 1300 millones de personas han salido de la pobreza en los últimos 20 años e instó a hacer un uso inteligente de las estrategias de marketing para lograr cambios positivos en temas de salud y desarrollo. “Si entendemos lo que la gente quiere podemos cambiar sociedades. Es imprescindible comprender que si tenemos datos fehacientes podremos salvar más vidas”, aseguró.

TED

La médica Magdalena Goyheneix

Magdalena Goyheneix, médica perteneciente a la organización Médicos sin Fronteras conmovió con su testimonio de cómo su experiencia en Africa le permitió ver el muno de otra manera y abrir los ojos. ”Madres e hijos que luchan hasta el final a quienes asistíamos en un Programa Ambulatorio y uno de chicos desnutridos agudos en dos misiones”. Es un único mundo y tenemos la posibilidad de usar nuestras manos. Hacer desde lo que cada uno es y puede”.

Estos son sólo algunos ejemplos de personas que por sus cualidades y compromiso, sirven de ejemplo y de motor de cambio. Y a vos, ¿quién te inspira?