¿Cómo canalizo mis ganas de ayudar?

Ya no existen excusas para no ayudar. Las oportunidades sobran. Las organizaciones sociales se multiplican y afianzan. Y diversos sitios surgieron con el espíritu de poder reunir y ordenar toda la información social disponible para que todos puedan canalizar mejor sus ganas de ayudar.

Las entidades suministran el contenido con las donaciones que necesitan o el perfil de los voluntarios que buscan sumar para que después las personas pueden realizar las búsquedas que necesitan: por temática, por artículo, por zona, etc.

Uno de los sitios es Quiero Ayudar, que a dos años de su creación, ya cuenta con más de 1200 organizaciones inscriptas y más de 150.000 usuarios ya ingresaron para hacer alguna donación u ofrecerse como voluntarios.

Otro es Rutas Solidarias formada por un grupo de voluntarios impulsados por la Red Solidaria. Según ellos, lo que los distingue de otros modelos de ayuda social o de redes comunitarias es que buscan no sólo dar respuestas concretas y puntuales (comida, medicamentos) sino que continúa el proceso de ayuda y de dignificación.

Por su parte, el sitio Hacer Comunidad replica los Clasificados Solidarios que las organizaciones sociales publican todos los días, de manera gratuita, en el cuadernillo de Clasificados del diario La Nación. En el espacio online, los lectores pueden buscar por artículos, palabras claves, o incluso ofrecer sus donaciones o servicios de voluntariado.

Seguir leyendo

Sin comentarios

¿Doy o no dinero a quien está en situación de calle?

Vas en transporte público o simplemente caminando por la calle y hay una persona que te pide dinero. Una moneda suelta, una pequeña contribución para ti puede no significar mucho, incluso puede hacerte sentir bien por haber contribuido y sin embargo la polémica sobre qué hacer en estos casos no ha encontrado aún respuesta y me sigue asaltando cada vez que doy. También me hace preguntarme si el dar o no dar directamente a quien necesita, es una decisión que puede generalizarse, o depende de cada país, de cada contexto. ¿Hay casos en los que es conveniente dar y otros en los que dar perpetúa una práctica que debe ser tratada desde otro punto de vista?

Leyendo y leyendo encuentro varios razones por las que los que no dan inciden en que eso es lo que hay que hacer…

  • Dar reafirma roles, del que da y del que recibe. El problema no se resuelve con dar dinero sino que se perpetúa.
  • Cuando das, especialmente si hay niños involucrados, estás pudiendo ser cómplice de que se siga extorsionando y usando a la infancia para tales fines.
  • Están los que ponen el foco en la tan manida frase de ‘No les des pescado, enséñales a pescar’ y cómo en ese sentido es mejor dar a organizaciones que trabajan directamente con ellos, si se quiere paliar los problemas que les han llevado a esa situación.
  • También hay quien afirma que dar no ayuda a resolver el problema, solo sirve para lavar conciencias.

Del otro lado, algunas voces afirman como…

  • Si se trata de ayudar, entre otras muchas formas está el dar dinero en efectivo y cada uno decide cómo o en qué gastar ese dinero.
  • En algunos casos extremos, puede ser lo único que les mantenga adelante.
  • No es el caso de los que hacen de la caridad ajena un modo de vida, pero hay a quienes en un momento puntual, recibir una ayuda puede darles en empujón que necesitan para no acabar en la calle.
  • La mayoría de la gente que pide lo hace por necesidad. A nadie le gusta pedir si no se viesen forzados a ello.

Particularmente me cuesta trazar una línea y ser inflexible con el cuando sí o no. En cualquier caso una cosa parece clara, no se trata de no dar, se trata en decidir cómo se da. Si no crees que dar directamente soluciona los problemas, encuentra la vía de donar que provea de otro tipo de soluciones.

¿Qué opinión les merece dar a quien pide dinero en la calle? ¿A favor o en contra?

—————

Este es un post de Idealistas.org

Eventos Esenciales

No sé si se dieron cuenta que siempre es fácil encontrar motivos para celebrar. Nuestras agendas están llenas de cenas, cumpleaños, casamientos, bautismos, comuniones. Yo creo que estos festejos son esenciales, el juntarse a celebrar es imprescindible.

Por eso cuando el otro día me mostraron una invitación a un cumpleaños en el salón Esencia Eventos me encantó encontrarme con la invitación a colaborar con la Asociación Los Querubines.

 

“Mi idea es que los invitados traigan un lindo regalo para el cumpleañero, sin olvidarse de algún juguete, ropa o cualquier cosa que ya no se esté usando para los chicos de esta institución…Para ello pusimos una gran caja en el frente del salón, donde dejamos todas las donaciones de la gente que viene a los eventos o cualquier persona que se acerque con sus aportes. Para eso, publicamos la acción en las tarjetitas de invitaciones y distribuimos volantes”, dice Edy, del salón.

Además encontré que no están solos, porque el COE, Centro de Organizadores de Eventos, asume su responsabilidad social: los alumnos para graduarse deben organizar un evento a beneficio de una organización de la sociedad civil.

Y como evidentemente esto es una tendencia, ya hay alguien pensando en elaborar una guía: La Universidad Nacional de Lomas de Zamora y la Universidad Nacional de Rosario están  elaborando “EcoEvento” , un manual para la Organización de Eventos Sostenibles y Sustentables (OESS), que busca aunar criterios, proporcionando información y prácticas coherentes y adecuadas. Ya están en twitter para seguirlos: @ecoevento

Más allá de las organizaciones o salones, también estamos nosotros, los que vamos, o incluso los que organizamos un cumpleaños, bautismo, casamiento, etc. En el post Menú a la Carta Solidaria te contamos ya que a la hora de contratar un catering, también podés pensar en una organización comunitaria. Y en el post Casamiento a beneficio también te contamos de parejas que a la hora de casarse lo pueden hacer también incluyendo a quienes más lo necesitan.

¿sabés de alguien que armó un evento así? ¿te parece viable pensar en un próximo festejo, tuyo o de tu familia, teñido de solidaridad?

Un minuto de vos, o dos…

El sábado conocí a estos chicos, primero por Facebook y después personalmente, y no deja de sorprenderme el hecho de que cada vez es más fácil ayudar.

Esta vez se trata de un mecanismo simple para que la gente no sólo piense en los demás, sino que además done un poco de su tiempo, no más, un minuto.

 El sábado en Palermo, con un día lleno de sol, después del diluvio del día anterior, al lado del lago, frente al Museo Sivori, estos chicos vestidos de naranja o con algún detalle de ese color, invitaban a quienes pasaban por allí caminando, o sobre rollers, o en bicicletas, o corriendo, a tomarse un minuto, y darlo, para armar un juguete para que todos los chicos el día del niño puedan recibir algo.

 Armaron mesas con caballetes y como si fuera un tren, estaciones donde podías detenerte, y con ayuda de los voluntarios que ahí estaban para guiarte en el armado de los juguetes, elegir, entre armar un títere, una cartuchera, hacer una tarjeta felicitando a los chicos por su día o simplemente pintar un telón para el teatro de títeres.

 Había chicos de todas las edades, chicos, grandes, jóvenes y no tanto. Familias enteras que daban un minuto, porque en tres pasos estaban armados: el títere, la cartuchera o la tarjeta. Un minuto de vos puso todos los materiales, y las instrucciones eran simplísimas, asi que en un ratito, en un minuto bah, estaba armado el juguete.

 

Y si bien uno donó un minuto, pienso que estos chicos que inventaron esto, dieron más de un minuto, dieron varios, que se convirtieron en horas, y en días, y pusieron todo de sí, para que nosotros, los que por ahí pasábamos, diéramos un poquito de tiempo. Nada más y nada menos.

Si tenés un minuto, anotate, ¿si?

Padrinos (casi mágicos)

De mi padrino recuerdo unas sábanas de Blancanieves que me regaló cuando cumplí 6 años. ¡Tenía 15 y todavía las usaba! Hasta que pobres no dieron más.

Pero ese recuerdo que todavía tengo, hace que cada vez que alguien me comenta que apadrina a un alumno, una escuela o alguna ONG, me quite el sombrero por el compromiso asumido.

Oportunidades de apadrinar hay muchas y para todos los gustos. Podés empezar por un alumno a través de Cimientos;

también podés apadrinar una escuela por medio de APAER;

una huerta junto a Huerta Niño

y hasta un pueblo sumándote a Responde.

Lo que sé es que cuando uno apadrina siente esa responsabilidad que no pesa, porque es más acompañar que sostener, es compartir, y no una relación de dependencia.

Alguien una vez decía, hablando de la pobreza y la población argentina, que casi la mitad de las personas viven debajo de la línea de pobreza. Eso nos deja a nosotros, la otra mitad, con una responsabilidad compartida: si cada uno de nosotros toma a uno…nos salvamos todos. Visto así, no es tan dificil, ¿no?

Solidaridad sobre ruedas, a caballo, o de a pie

Ya sea sobre dos o cuatro ruedas, a caballo, o de a pie, la solidaridad llega y no se detiene, sigue llegando.

Conocé algunos de los que se suben, viajan, y llegan, conectando y dando dignidad a quienes están más lejos, más aislados.

Los Jeeperos tienen sus propias travesías solidarias: San Martín de los Andes, Córdoba y Mendoza son sólo algunas.

Los Toyoteros también hacen de las suyas. El Club Ranger no se queda atrás. En Patagonia 4×4 podés ayudar a 4 escuelas en el mes de Mayo del 2010. Y en este video podés ver la última travesía de 4x4sinlimite

Fundación Agreste te propone las travesías eco-solidarias. Y la Fundación Náutica Deportiva te cuenta como nacieron las suyas. Y los choferes de colectivos armaron Choferes Solidarios.

Y la Fundación Ruta 40 te cuenta todo lo que hay para hacer en el camino.

Pero no podés dejar de conocer a Jorge Buratti, que va cabalagando por el país acercando útiles escolares a las escuelas argentinas.

¡Y este chico! Matías, que está Atando Fronteras literalmente caminando por los chicos  . Seguilo, ya empezó a recorrer el país.

Dale, contanos a quien te cruzaste en tu viaje haciendo solidaridad mientras visitaba algun lugar lindo. O contanos ese viaje que hiciste vos y que te invitó a comprometerte un poco más con ese lugar.

Cadena de favores

Estamos buscando las mejores acciones desinteresadas que alguien haya hecho por alguien, si conocés alguna, o si vos mismo hiciste una de esas cosas “raras”, como: dar el asiento en el colectivo, avisarle a alguien que le están robando la mochila en el subte, acompañar a alguien en una ambulancia cuando se accidentó en la calle, prestarle el celular a alguien que se quedó con el auto, no sé… ha de haber cientos de miles, y otras cientos que te han contado tus amigos, y que vos pensaste, ojalá más gente lo supiera.

O incluso, si alguien alguna vez hizo algo por vos, y nunca le agradeciste, o nunca más te lo volviste a cruzar. Contanos que hizo por vos.

La película “Grand Canyon” de 1991 habla un poco de eso, si no la viste, aquí va de que se trata

También está la película  ”Cadena de Favores” (que a mi particularmente no me gustó, ¡¿que les costaba ponerle un final feliz?!) se me ocurrió que sería bueno construir una lista de favores y reconocer a quienes lo hicieron. ¡Corré la voz! y si vos no tenés nada para contar, y no conocés a ningún amigo que haya hecho algo desinteresado por otro, te proponemos empezar con algo chiquito, ¡y después nos lo contás!

Cómo hacer del mundo un mejor lugar

Además de plantar un árbol y escribir un libro, uno quisiera pensar que pasó por acá y mejoró algo de TODO lo que está mal. Si sos de la década de los 80s, esta canción te ha de a haber emocionado…

y si no fue esa, tal vez fue esta otra:

Pero como siempre, lo urgente no deja tiempo para lo importante. Entonces, diez cosas que podés hacer a diario, sin desviarte mucho del camino. ¡Son todas optativas! ¡y no hace falta hacerlas todos los días!

Lifehack es un blog con tips de todo tipo para hacer cosas rápidas y fáciles. Ellos proponen una lista;  Dibujá una sonrisa fue idea de una familia que inventó el día del pequeño gran gesto, que promueven que todos los 19 de Julio las personas puedan hacer un acto solidario concreto individualmente o en grupo, y también te propone diez acciones concretas. Acá va mi lista:

1.  Hacé click en PorlosChicos y doná un plato de comida gratis a un chico que en Argentina necesita ir a un comedor comunitario. Detalle no menor: ¡es gratis! (y como sólo podés hacer click una vez al día, ya tenés algo para hacer los 365 días del año).

2. Saludá a esa persona que ves a diario y que hace bien su trabajo: el colectivero, el guarda del subte o del tren, el policía de la esquina, el barrendero. Yo al menos, no podría hacer su trabajo y le estoy agradecida.

3. Mandale una carta a alguien, o un mail o un tweet sin ninguna razón, sólo para decirle que te acordás de él/ella.

4. Imprimí un poster de un chico perdido y pegalo en algún lugar visible: en una parada de colectivo, en una estación de tren o de subte.

5. Doná un mensaje de texto. Para recuperar el valor de la palabra escrita.

6. Mirá alguno de estos videos  o escuchá alguna de estas situaciones  y acordate de tratar bien a los chicos.

7. Hablá con alguien cercano de tu decisión de donar o no tus órganos, para que ya sepan tu decisión al respecto.

8. Juntá las tapitas de plástico de las botellas o reciclá el papel en tu oficina, escuela, etc.

9. Enseñale a alguien a hacer algo.

10. Invitá a alguien a hacer la misma lista e intercambia ideas.

¿cual es la tuya?

Elegí como ayudar en estas fiestas

No hace falta adentrarse en una villa para ver la cara de la pobreza. Nos la encontramos en cada esquina en la mirada de un chico de 5 años que hace malabares para conseguir unas monedas o en el rostro de ese anciano que revuelve la basura en busca de su única comida del día.

A falta de cifras oficiales, hay que recurrir a las estimaciones de las ONG que son las que tienen más contacto con las necesidades de la gente. Según Juan Carr, titular de la Red Solidaria, en nuestro país una de cada 5 personas no puede comprar lo que necesita comer, ocho niños mueren por día por desnutrición y durante 2008 se sumaron 800.000 nuevos pobres a los 7 millones existentes en 2007.

¿Qué podés hacer vos para mejorar aunque sea levemente esta realidad? Para empezar podés comprometerte para que estas personas también puedan festejar las fiestas como corresponde: alrededor de una mesa con rica comida, con regalos y rodeados de su familia.  Para ello una buena opción es que te sumes a la iniciativa Décima Nochebuena para todos, que consiste en el armado de cajas navideñas para familias carenciadas. Otra iniciativa interesante es Una navidad para todos, mediante la cual voluntarios de la Parroquia San Nicolás de Bari salen a las 2 de la mañana del 25 de diciembre a a acompañar a todas aquellas personas de la calle que se encuentran solas en Nochebuena compartiendo con ellos un pan dulce y unas palabras de alegría y esperanza.

Además, te invitamos a visitar la guía Elegí como ayudar en esta Navidad para que vos también puedan hacer una diferencia en el día a día de estas personas. Es muy fácil … Todo lo que siempre comprás para tus familiares y amigos como calendarios, tarjetas, panes dulces y regalos, ahora se lo podés comprar a organizaciones sociales que trabajan con personas en situaciones de vulnerabilidad social y se ocupan de mejorar su calidad de vida.  También te damos la opción de que por medio de Google Maps elijas el lugar que te quede más cerca de tu casa.

Este año yo ya compré varios regalos a organizaciones que trabajan en comercio justo y en barrios carenciados para repartir entre mis familiares. El año pasado hice lo mismo, y es sorprendente como esta pequeña acción sirve como mensaje de concientización y efecto contagio.  Hagan la prueba y después me cuentan …

Doná tu mensaje

Una nueva iniciativa de la Fundación Leer que me parece vale la pena destacar.

Para promover nuevas generaciones de lectores te invitan a donar un mensaje a través de su web

fund leer

Es bien simple, escribís un mensaje, le ponés un valor, y si querés hacés una donación.

También te permite invitar a tus amigos via MSN o Facebook a sumarse.

fundleer

El video con el que inicia la presentación pregunta:  “¿cuanto vale un mensaje de texto escrito, y cuanto más vale lo importante que sos al leerlo?”

Sin comentarios