¿Y si todas las escuelas fueran inclusivas?

Silvana Corso fue una de las oradoras del último TEDxRiodelaPlataED dedicado a educación, en donde a partir de su historia de vida, compartió cómo fue que se propuso construir una escuela inclusiva y ahora cree que ninguna escuela debería llamarse inclusiva, ya que todas deberían serlo.

Fue diagnosticada como una alumna con problemas de aprendizaje y a la que no valía la pena mandar al secundario. Le regalaron el título y le dijeron a sus padres que su única posibilidad era aprender un oficio o hacer manualidades. Por suerte, su padre no creyó lo mismo y en la secundaria descubrieron su grave patología: “no sabía estudiar.Y también encontraron el remedio. Me enseñaron como hacerlo. Y así, nació mi vocación. Ser docente como ellos. Mirar y escuchar a mis alumnos. Y dedicarme, especialmente, a aquellos que fueran como yo. Porque yo quería enseñar a aprender”.

Seguir leyendo

Pensá antes de hablar: las palabras lastiman

Hay que pensar mucho antes de hablar. Porque una vez que algo fue dicho, no se puede retirar. Uno se puede desdecir, disculpar o intentar explicar, pero como dice una amiga mía: EL DAÑO YA ESTA HECHO. Y los efectos de esas palabras pueden tener dimensiones impensadas y efectos muy nocivos.

Porque uno puede decir cada cosa que se le cruza por la cabeza; porque los chistes son dolorosos; porque los mensajes discriminatorios lastiman a la otra persona; porque la violencia verbal también es violencia; porque nos tenemos que hacer responsables de cada frase que sale de nuestras bocas.

Me pareció que este video refleja perfectamente cómo el bullying en las escuelas o en Internet se está transformando en moneda corriente y en un arma tremenda de violencia que lleva a que miles de chicos no sólo no quieran ir más al colegio, sino que tengan serios problemas de sociabilización y de autoestima.

Si bien la mayoría de las veces lo que decimos de los demás no tiene sustento y se basa en un prejuicio o es producto de una reacción desmedida, igualmente les duele. No los define, pero los marca. En cambio, tus palabras sí te definen a vos. Tus intereses, tus creencias, tus pensamientos, tu manera de vincularte con los demás y el mundo.

Asi que si tenés un ataque de ira, controlate antes de hablar; si te parece gracioso molestar al compañero débil de la clase, pensá que ese podrías ser vos o uno de tus hermanos; si estás acostumbrado a usar palabras denigrantes para definir a personas con ideas diferentes a las tuyas, tratá de conocer sus historias de vida primero; si te gusta hacer terapia publicando comentarios violentos en las redes sociales, sabé que siempre hay un ser humano del otro lado del teclado.

En Lituania realizaron un experimento para ver cómo reaccionaba la gente cuando la hacían leerle mensajes racistas a la persona afectada y el resultado es muy interesante.

Caras de vergüenza, dolor, algunos ojos cargados, disculpas y muchas palabras de aliento son las que recibe este joven africano de sus interlocutores lituanos cuando les pide que les lea unos supuestos mensajes que le dejaron en Facebook.

Porque la empatía que genera cualquier ser humano debería primar por sobre cualquier prejuicio, odio, resentimiento, violencia o frustración. ¡CUIDA TUS PALABRAS!

¿Cuáles son los insultos que escuchás más seguido?¿Entre qué personas?¿Crees que la gente es consciente del efecto que tienen sus palabras?

 

¿Abrazarías a un musulmán?

Este es el desafío que un hombre musulmán le plantea a los transeúntes de una ciudad estadounidense, un día cualquiera. Con los ojos vendados y los brazos abiertos, se expone a la discriminación y la violencia contra su religión, acompañado de dos carteles:

“Soy un musulmán y estoy etiquetado como terrorista”.

“Yo confío en vos.¿Vos confiás en mí? Dame un abrazo”.

El resto del video muestra cómo diferentes personas se acercan a abrazar a este hombre que plantea la oportunidad de derribar los prejuicios contra la religión musulmana. Lo que busca, en definitiva, es reformar la idea básica de que si bien existen grupos islámicos que son terroristas como Al Qaeda o ISIS, eso no quiere decir que todos los musulmanes lo sean.

Seguir leyendo

El VIH llega a la tele

Si bien estamos mucho más acostumbrados a hablar sobre el VIH y sabemos que muchas personas conviven con el virus, no todos tenemos contacto directo con alguien atravesando este desafío. ¿Qué haríamos en ese caso?¿Si nos enteramos que un compañero de trabajo lo tiene o un amigo?¿Cómo reaccionaríamos?

Justamente de esto se trata el unitario “Quererte bien”, elaborado por la Fundación Huesped junto a El Trece, en el que se busca profundizar en los prejuicios y el desconocimiento que todavía existen en torno a las personas viviendo con VIH.

El capítulo – de una hora – cuenta la historia de dos matrimonios, amigos de toda la vida: Martín (Repetto), casado con Andrea (Raggi); y Caro (Politti), en pareja con Horacio (Seefeld), ambas parejas con sendos hijos adolescentes, Romina y Juan. Los jóvenes se enamoran y, en un principio, ocultan la relación a sus respectivos padres. El conflicto surge cuando se devela que uno de los dos chicos tiene VIH y sus progenitores -para protegerlo de posibles reacciones adversas de la gente- prefirieron no dar a conocer su situación. Ahora, con “las cartas sobre la mesa”, se pondrán en evidencia los miedos y prejuicios acerca de la problemática y cómo cambia la percepción hacia una persona cuando se da a conocer el diagnóstico.

Lo interesante de esta apuesta es que cada lleve a cada televidente a ponerse en los zapatos de estas personas que en cada entorno (de pareja, laboral, social, deportivo, académico) muchas veces tienen que ocultar su condición por miedo a la discriminación.

En la tira, se plantean muchas instancias por las que tiene que atravesar una persona con VIH: el dilema de contarle al entorno; el miedo a la reacción y la no aceptación; la discriminación social; la falta de información; el cuidado cotidiano de la persona con VIH; la utilización del preservativo en toda relación sexual; la posibilidad de tener hijos sanos, entre tantas otras. En un momento, Juan le pregunta a la madre de su novia: “¿Si tuviera diabetes pensarías lo mismo?”.

Los invito a que vean el episodio y a que si tienen alguna duda, se informen en el sitio de la Fundación Huesped.

¿Pudiste ver Quererte Bien?¿Qué te pareció?¿Qué miedos tenés en relación a las personas que viven con VIH?

 

 

La fuerza de los prejuicios

Este “experimento social” que consiste en ver la respuesta que tiene la gente común frente a un mendigo que pide plata para comer o para el colectivo y un profesional o ejecutivo, muestra cómo – incluso sin ser conscientes – juzgamos a las personas por su apariencia y condición social.

Pero en este caso, la reacción inlcuso es más llamativa y preocupante, porque los ciudadanos comunes se inclinan más por ayudar al profesional y no al que vive en situación de calle, cuando claramente este último es el más necesitado.

Sin embargo, es muy probable que las personas se hayan sentido más identificados con el caso de aquel que sale del trabajo y se quedó sin monedas para volver a su casa, que con aquel que no trabaja y vive de pedir limosna, al que elije, en algunos casos, ni siquiera escuchar.

¿Por qué será que nos asusta tanto lo diferente?¿Por qué no podemos concentrarnos en la persona que está del otro lado y escuchar lo que necesita? Esta imagen que está circulando en las redes sociales, ilustra perfectamente que más allá del color de la piel, de las creencias religiosas, de la elección sexual y también de la condición social, todos somos seres humanos con las mismas necesidades de amor, cuidado y respeto.

Pero, ¿de qué manera discriminamos los argentinos? Según el Mapa de la Discriminación 2013, elaborador por el Inadi, el 38% de los consultados considera que la discriminación tiene que ver con la falta de educación, el 24% que es una violación de los derechos humanos y el 16% que es una cuestión moral.

En relación a cuáles son los grupos sociales más discriminados, el 85% considera que son las personas pobres, el 78% que son las personas con sobrepeso u obesidad y el 71% que son las personas migrantes de países limítrofes.

Por otro lado, los lugares en donde en mayor medida las personas encuestadas perciben mucha o bastante discriminación son los boliches bailables, la calle, las escuelas, la televisión y las comisarías.

¿Cuáles son los principales prejuicios que creés que hay que erradicar de nuestra sociedad?

Pensá por vos mismo

Los prejuicios vuelan por el aire, se nos meten debajo de la piel y llegan hasta nuestro corazón. Vienen de la mano de nuestros padres, nuestros maestros, nuestro entorno, los medios de comunicación o cualquier persona con la que interactuemos.

Pero lo más grave de todo, es que se cuelan en nuestro razonamiento y hacen que rechacemos todo lo que es diferente. Y que por miedo, le imprimamos a determinado grupo de personas, características y actitudes que no necesariamente tienen.

De acuerdo con el Mapa Nacional de la Discriminación presentado por el Inadi a fines de 2013, los principales motivos de discriminación padecida en nuestro país tienen que ver con el nivel socioeconómico, con la condición de ser migrante, con el color de piel y con el aspecto físico, . El estudio también señala que la mayor parte de las conductas discriminatorias no se da en situaciones de crisis, sino en la normalidad de los ámbitos educativos, los laborales y la vía pública.

En este VIDEO, se ve claramente como la mujer se asusta ante un musulmán con un bolso y no ante un ejecutivo de rasgos arios.

Pero esto de no poder pensar por nosotros mismos y dejarnos guiar por pensamientos de otros, lamentablemente, nos pasa a todos. Por eso, el desafío es romper con las barreras de los prejuicios y darnos la oportunidad de conocer realmente, a cualquier persona que se cruce en nuestro camino. No encasillar, no generalizar, no juzgar.

Como pasa en este video, que ante diferentes situaciones, uno tiende primero SIEMPRE, pensar mal. Por eso, DEMOS EL BENEFICIO DE LA DUDA, NO ASUMAMOS NADA, PREGUNTEMOS A LOS INVOLUCRADOS.

Eso también sucede cuando como padres intentamos que nuestros hijos no se junten con determinadas personas o que no frecuenten determinados ambientes. O también como amigos, buscamos incidir en con quiénes se relacionan las personas que más queremos.

Pero, ¿qué pasa cuando nosotros nos sentimos discriminados?¿Cómo nos sentimos cuando alguien nos prejuzga por dónde nacimos o cómo estamos vestidos? Todos en algún momento vivimos en carne propia estas situaciones injustas y desagradables. NO LE HAGAMOS LO MISMO A LOS DEMAS.

¿Alguna vez te sentiste discriminado?¿Cuáles creés que son los principales motivos de discriminación hoy en la Argentina?

Basta de “negros”, “putos”, “bolitas” y “mogólicos”

A raíz de una nueva campaña de la Fundación Encontrarse en la Diversidad que indaga sobre cómo ejercemos discriminación a la hora de nombrar a las personas, de esta práctica común de etiquetarlas mientras las descalificamos, es que vuelvo sobre el tema de los prejucios y de la falta de empatía.

¿Cuántas veces hemos escuchado palabras como “negro”, “puto”, “minita”, “trola”, “bolita”, “mogólico” sin pensar en sus consecuencias? Por eso rescato el mensaje de esta campaña que señala que “La manera de no equivocarnos es preguntar a cada persona cómo quiere ser llamada”. 

En otro post ya conté cómo sufrí de chica que todo el mundo me dijera “Negra”, incluso la gente que más me quería. Algunos lo decían de forma despectiva a través de burlas y mi familia lo hacía de forma cariñosa. Como fuera, ese mal trago se hubiera solucionado si sencillamente, alguien me hubiera preguntado: ¿Cómo querés que te llamemos?

Porque creo que el error es pretender ser todos iguales, sentirnos seguros o cómodos solo cuando estamos rodeados de gente parecida a nosotros, sin darnos cuenta que NO HAY NADA MAS RICO QUE LA DIVERSIDAD. De pensamientos, de culturas, de orígenes, de formas de vivir la vida, de ser feliz. Porque SIEMPRE PODEMOS APRENDER ALGO DEL OTRO.

Acá les dejo algunos AFICHES que también apuntan a concientizar sobre todos necesitamos sentirnos aceptados, amados e incluidos en la sociedad, sin importar nuestras particularidades.

De yapa, un video más sobre las discriminaciones más comunes que las personas sufren en su vida cotidiana: en la familia, entre amigos, en el trabajo y desde la sociedad.

Y vos, ¿cómo querés que te nombren?¿Qué apodos que escuchás habitualmente te parecen más discriminativos?

 

¿Cómo detectar si mi hijo es víctima de bullying?

Todos tuvimos que soportar algún chiste o sobrenombre “malicioso” durante nuestra infancia o en el colegio. La gastada es un condimento esencial del vínculo entre los chicos y los adolescentes. Pero eso no es lo mismo que sufrir bullying o acoso por parte de sus pares.

El bullying es agredir o humillar a otra persona. Insultar, divulgar rumores, lastimar físicamente o intencionalmente ignorar a alguien. Puede ocurrir a través del celular, en persona, escrito, en la escuela, en el barrio, en algún transporte, en tu casa e incluso en redes sociales.

Lamentablemente, hay muchos chicos que hoy en día sufren este tipo de acosos – especialmente en las escuelas – mediante los cuales son desvalorizados, atacados y hasta golpeados en sus círculos. Esto no sólo les genera enormes problemas de socialización, de autoestima y psicológicos, sino que en algunos casos los lleva hasta el suicidio.

En parte esto sucede, porque el bullying se da en un época en la que los chicos y adolescentes están empezando a moldear su personalidad, a saber quiénes son y qué quieren de sus vidas, en la que necesitan sentirse parte de diferentes grupos y en la que no tienen todavía las herramientas para poder enfrentar este tipo de embestidas.

Es por eso que los padres, los maestros y los hermanos mayores son los que tienen que estar más atentos para detectar síntomas de este flagelo y poner manos a la obra para revertir la situación.

En este sentido, numerosas ONG están trabajando en la concientización de esta temática, en brindar consejos y datos últiles para padres, docentes y los propios alumnos, mientras que otras también ayudan en la contención de los afectados.

Por ejemplo, el Consejo Publicitario Argentino con el asesoramiento del Equipo Diocesano de Niñez y Adolescencia (EDNA), Neuroeduca y Fundación Arcor, lanzaron la campaña de concientización nacional contra el bullying llamada “Si no haces nada, sos parte”. Para ella, el artista de rap argentino Emanero compuso la canción que representará a la iniciativa. Acá les dejo el video para que la escuchen:

Lo que se busca a través de esta iniciativa es informar a los adultos acerca del bullying, concientizar sobre sus efectos negativos en el desarrollo de niños y adolescentes, y facilitar herramientas que permitan solucionar el problema.

¿TENES DUDAS DE QUE TU HIJO ESTA SIENDO VICTIMA DE BULLYING? Acá te dejo un listado de síntomas en los que podés reparar para entender qué le está pasando.

Posibles conductas de un chico víctima de bullying

- Cambio súbito de comportamiento

- Pérdida de pertenencias

- Se muestra irritable, llora, se angustia con facilidad

- Se critica en exceso

- Se queja de que le dicen cosas feas

- Refiere sentir dificultad para defenderse

- Hace amigos no del todo indicados

- Comienza a ver películas de violencia o a manejar y expresar violencia verbal

- Expresa deseos de abandonar el colegio

- Se vuelve más agresivo y poco razonable en el intercambio con figuras de autoridad

- Presenta ideación o lenguaje vinculado a la posibilidad de cometer suicidio

Generalmente, los chicos que sufren bullying:

- Intentan evitar la escuela

- Tienen más tasa de ausentismo

- Disminuyen su rendimiento académico

Por su parte, Cartoon Network lanzó la campaña Basta de Bullying que contiene información muy interesante sobre el tema, e incluso una guía para estudiantes, y otra para padres y docentes.

También les sugiero este blog sobre Stop Bullying Argentina, que surge de las ganas de 11 chicas que un día sintieron que necesitaban hacer algo para combatir este flagelo y de a poco están consiguiendo grandes resultados.

Por último, les acerco un listado de instituciones públicas y privadas dedicadas a trabajar la temática desde diferentes perspectivas, a las que pueden recurrir para hacer consultas y recibir asesoramiento:

- Observatorio de la Convivencia Escolar (Univ. Católica Argentina)

- Equipo Bullying Cero Argentina

- Fundación Majdalani: través de E-classis, ofrece cursos de capacitación en desarrollo y educación moral para docentes y padres.

- Chicos.net

- Cáritas: Plan Emaus de educación

- Fundación Sociedades Complejas: conflicto y violencia en las Escuelas

- Fundación Padres:  (011) 4871-6375, info@proyectopadres.org

- Equipo ABA: Anti Bullying Argentina

- Fundación Horacio Zorraquín

- Programa Compás (elaborado por Unicef, Chicos.net y Cablevision)

- Observatorio de la Violencia en las Escuelas del Ministerio de Ecuación de la Nación y la UNSAM (Univ. Nacional de San Martín) que realiza investigaciones, publicaciones, videoconferencias etc.

 ¿Alguna vez vos o tu hijo fueron víctima de bullying?¿Cómo manejaste la situación?

 

El mundo no está pensado para mí

Todos nos sentimos incomprendidos alguna vez o incómodos por no encontrar nuestro espacio, por no experimentar la empatía que tanto necesitábamos. Ni hablar de cosas más simples como cuando uno está de viaje o en algún lugar que no conoce y las calles no están señalizadas, haciendo imposible ubicarnos.

Algo sobre esto podemos hablar los “ZURDOS”, los que la genética se encaprichó con querer hacernos manejar nuestro cuerpo con su lado izquierdo. Lo mío es un caso atípico (no podía ser de otra manera) porque uso la mano izquierda pero mi pierna fuerte y hábil es la derecha. Como sea, ya tener que hacer todo con la mano izquierda es un problema en un mundo pensado para derechos.

Desde dolores de espalda y cintura por tener que escribir toda torcida en la facultad, hasta la imposibilidad de poder usar utensilios como tijeras o abrelatas, y ni hablar de quedar directamente excluídos de deportes como el polo. A muchas otras cosas me tuve que acostumbrar porque no me quedó otra, pero es increíble que en el siglo XXI todavía no hayamos adaptado el quehacer cotidiando para que los zurdos podamos desarrollarnos plenamente.

Esta sensación de que el mundo no está pensado para mí que yo experimento de vez en cuando, es la que acompaña constantemente a las personas con discapacidad. Indiferencia, maltrato, discriminación: esto es lo que les hacemos sentir a diario. Más allá de su limitación, que puede ser visual, motriz, auditiva o mental, estas personas todavía tienen que padecer barreras sociales y arquitectónicas que no los dejan ejercer libremente sus derechos más básicos a la educación, la salud, el trabajo o la recreación.

En la Argentina, según el último censo del 2010, hay 3,2 millones de personas con discapacidad que se CHOCAN – literalmente – con dificultades como no tener ascensores para acceder a una escuela, una persona ciega que no tiene las señalizaciones que necesita para poder moverse por la ciudad, un chico sordo que tiene limitada su inserción laboral porque no lo contratan en ninguna empresa aunque tenga la misma preparación que otros.

Mirando el VASO MEDIO LLENO, ha habido muchos avances en la inclusión de las personas con discapacidad en los diferentes ámbitos, pero todavía falta mucho por hacer. Sin embargo, quiero aprovechar para celebrar que el 12 de julio pasado el Ministro de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Lic. Esteban Bullrich, firmó frente a la ONG Acceso YA un compromiso de obra para garantizar el acceso de todas las personas a las escuelas públicas y privadas, según establece la Ley Nº 962.

El acta de compromiso indica que a partir del 30 de agosto de 2012, los 322 establecimientos educativos de gestión estatal, en donde concurran niños con discapacidad o capacidad motriz reducida, deberán cumplir con las condiciones mínimas de accesibilidad y funcionamiento interno.

En este sentido, también rescato la inagotable e importante tarea que diferentes ORGANIZACIONES SOCIALES realizan para concientizar sobre esta problemática y también por hacer efectivos los derechos de las personas con discapacidad:

- LA USINA: promueven un cambio de actitud con respecto a la discapacidad, para generar el
ejercicio de una ciudadanía activa. Además impulsan Redactivos, una empresa social que emplea a diferentes talleres protegidos para hacer de proveedores a grandes empresas
- FUNDACION PAR: promueven la integración laboral de las personas con discapacidad.
- ADEEI: trabajan por una educación para todos, que permita a las personas con discapacidad terminar con su trayecto educativo.
- FUNDACION RUMBOS: lucha por la accesibilidad en todas las ciudades argentinas para las personas con discapacidad.
- RALS: es una red de asistencia legal y social para que las personas con discapacidad puedan ejercer sus derechos.

¿En qué situaciones sentiste que el mundo no estaba pensado para vos?

Las apariencias engañan

Hay que ser realistas. No es fácil vivir en un país en el que la inseguridad se disfraza cada día con una máscara diferente y sale a desfilar por todos los rincones del territorio. ¿Cómo no estar paranóico cuando todos los días uno se entera de un asalto nuevo en la vuelta de la esquina?¿Cuando la oferta de drogas atraviesa todos los estratos sociales?

Y si bien es cierto que uno tiene que estar más precavido que de costumbre y tomar todos los recaudos posibles ante las amenazas reales que hoy existen, eso no nos habilita a ser prejuiciosos por “portación de cara”. Lamentablemente, hoy en día, uno se cruza a la noche con una persona en situación de calle o a un cartonero haciendo su trabajo, y enseguida piensa que es un ladrón.

Por suerte, LAS APARIENCIAS ENGAÑAN. Ya lo hemos aprendido todos en diferentes momentos y contextos de nuestras vidas: familiar, laboral, social, deportivo … Personas que en la primera impresión nos caen mal, nos parecen “caretas”, “conchetos”, “grasas”, “raros”, después terminan siendo personas valiosas, e incluso, grandes amigos.

Lo mismo pasa con los “villeros”, con los “negros”, con los “bolitas” y con todas esas personas a las que equivocadamente cargamos con sobrenombres y atributos negativos, simplemente porque pertenecen a un determinado contexto socioeconómico, por el color de su piel o por su país de origen.

LAS GENERALIZACIONES NUNCA SON JUSTAS. Eso también es una regla de vida. Es verdad que algunas personas que viven en las villas roban, pero también lo hacen los que viven en un country y forman parte de las “mafias del asfalto”. Lo importante, en cada caso, es conseguir pasar por encima de las apariencias y llegar a conocer a la persona que se enconde detrás.

A modo de reflexión, les comparto la Campaña Luchemos Contra el Racismo de las Naciones Unidas que justamente intenta concientizar sobre el racismo, la xenofobia y la intolerancia, problemas frecuentes en todas las sociedades. La misma invita a todas las personas a participar activamente de esta iniciativa, difundiéndola en las redes sociales, interiorizándose sobre el tema, escribiendo mensajes de concientización, etc.

También existen otras organizaciones como ACNUR o como la Organización Internacional de Migraciones que trabajan para asistir y para devolver la dignidad a los refugiados o a los migrantes, mostrando su costado más humano.

Yo, con que tan solo la próxima vez antes de hacer un juicio de valor negativo sobre una persona sin conocerla, se detengan a ver qué hay detrás de esa cara, me doy por hecha. YO LUCHO CONTRA ESTE INSTINTO TODOS LOS DIAS DE MI VIDA.

¿Cuáles creés que son los prejuicios que están más instalados en la sociedad?