¿Qué te mueve, el reconocimiento o los resultados?

 

Ya sea porque queremos trabajar ciegamente en algo o porque pensamos que nuestras ideas son más brillantes, innovadoras o tendrán un mayor impacto. Al final, y muchas veces sin querer, terminamos reinventando la rueda…

Si no queremos que esto nos pase, vale la pena hacernos una pregunta clave: qué nos mueve, ¿es acaso el reconocimiento por llevarnos el crédito o son los resultados?. Responder esta pregunta puede ser difícil, más cuando tenemos miedo a la respuesta, sin embargo, hacernos esta pregunta nos ayudará a determinar qué camino es el indicado a tomar y sobretodo a evitar las consecuencias que ‘hacer más de lo mismo’ puede generar. Estas son 3 de las más importantes:

  1. Corremos el riesgo de impulsar una cultura competitiva dentro del tercer sector en donde la lucha por el reconocimiento y los fondos se convierten en el núcleo de la organización y no su misión.
  2. Perdemos paulatinamente la creatividad y nuestro poder para encontrar soluciones alternas a problemas que se pueden generar de un momento a otro.
  3. Sin quererlo podemos ocasionar que la misión por la que trabajamos no avance y se obstaculice su desarrollo local y/o a nivel nacional.

Una vez tengas claro que aquello que te mueve es ayudar sin importar qué organización, grupo o persona impulse el cambio, no olvides realizar lo siguiente:

  • Busca información existente para validar supuestos o ideas preexistentes relacionados a tu idea/tema a tratar, si no hay, testea a los usuarios directos de tu proyecto.
  • Averigua qué hay allí fuera y no intentes replicar exactamente algo que ya existe para ponerle otro nombre y mostrarlo como una idea innovadora.
  • Si es una idea fácilmente replicable en tu comunidad pero ya existe en otro lugar, habla con sus creadores y empieza a indagar opciones de alianzas o simplemente para aprender más de su proceso y los obstáculos a los que se enfrentaron en sus comienzos.
  • Responde el qué y cómo, sé específico, qué es lo que en realidad quieres y cómo quieres lograrlo.
  • Recuerda que si queremos promover o cambiar algo, debemos ser los primeros en tener una mente abierta y receptiva a los puntos de vista de otros, tanto de personas que trabajan a nuestro lado como aquellos que nos ven desde fuera.
  • Considera trabajar en conjunto con otras personas que estén trabajando en el tema de tu interés, si no puedes, reflexiona sobre diferentes formas de lograr avances que agreguen más valor o un valor diferente a las iniciativas actualmente existentes.
  • Ten siempre en cuenta que sin importar de dónde vengan las ideas lo importante es que los resultados contribuyan a un cambio positivo. 

Al final la decisión sobre qué camino tomar es solo tuya. La pregunta siempre seguirá siendo la misma: ¿qué te mueve? 

Fuente: Idealistas.org