¡Postulá a docentes comprometidos!

Bajo el lema Docentes que enseñan, alumnos que aprenden y comunidad que acompaña, La Fundación La Nación lanzó la octava edición del Premio Comunidad a la Educación. Las escuelas ganadoras recibirán $50.000, difusión en medios, un video documental de su proyecto y una capacitación especial.

Organizado junto a Banco Galicia y Fundación Osde, este concurso tiene como objetivo apoyar los esfuerzos y logros de aquellos equipos docentes que, con creatividad y compromiso, desarrollan proyectos para mejorar la calidad educativa, en contextos vulnerables.

El foco del Premio, que cuenta con el apoyo de LAN Argentina, Cimientos, Educar 2050, Telefe y Enseñá x Argentina, es reconocer las iniciativas de escuelas y jardines de infantes de todo el país tendientes a mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje de alumnos que se encuentran en situación de vulnerabilidad socio-económica y que a su vez integran a la comunidad local.

La convocatoria de postulación se encuentra abierta hasta el 1 de agosto de 2014. Entre las escuelas participantes se seleccionarán tres ganadoras que recibirán $50.000 para el fortalecimiento del proyecto y además contarán con la difusión de la iniciativa galardonada en medios publicitarios y periodísticos, en especial en el diario LA NACION. El premio consistirá también en la realización de un video-documental para cada uno de las tres prácticas ganadoras y en una capacitación docente.

Asimismo, más allá de los 3 ganadoras, aquellas escuelas situadas en la provincia de Córdoba, Tucumán, Mendoza o Buenos Aires, tendrán la posibilidad de ganar un vuelo bautismo con LAN a través de su Programa ´Todos Podemos Volar. El Programa “Todos Podemos Volar” reconoce el esfuerzo y desempeño de chicos de escuelas de menores recursos y los introduce en el mundo de la aeronáutica con su primer vuelo en avión.

Para presentar la candidatura al premio, las instituciones deberán completar todos los datos requeridos en la ficha de postulación de proyecto. La misma se encuentra disponible en el sitio de la Fundación La Nación (premio.fundacionlanacion.org.ar). Los proyectos postulados deberán estar en ejecución al momento de su presentación y tener proyectada su continuidad.

Los criterios de selección son:

- Participación activa y comprometida del equipo docente que lo presenta y lo lleva adelante.

- Existencia de un diagnóstico de la problemática educativa a abordar que de cuenta de la necesidad de poner en práctica el proyecto.

- Creatividad e innovación en el diseño de estrategias de enseñanza, atendiendo a la diversidad del alumnado.

- Foco en la mejora de la calidad educativa de la escuela y logros alcanzados que den muestra de ello.

- Integración con la comunidad local para incidir positivamente en el entorno de la escuela: padres, vecinos, escuelas de la zona, organizaciones del tercer sector, entre otros.

En esta octava edición, el jurado está compuesto por especialistas en educación de diferentes ámbitos: Gustavo Iaies (Director del CEPP-Centro de Estudios en Políticas Públicas); Patricio Bernabé (editor del Diario La Nación); Domingo Tavarone (maestro y profesor de Castellano, Literatura y Latín); Manuel Alvarez Trongé (abogado, presidente del Proyecto Educar 2050) y Magdalena Estrugamou (licenciada en Sociología y miembro del Consejo de Administración de Cimientos).

Quienes deseen recibir más información pueden escribir a premiocomunidad@lanacion.org.ar o llamar al (011) 6090 5555.

Acá les dejo una foto de los docentes y directivos de las escuelas ganadoras de la edición anterior, recibiendo su reconocimiento.

y los tres videos de las prácticas ganadoras:

 ¿Te parece que hay suficientes premios que reconozcan la labor de los docentes?¿Qué te parece que habría que modificar en el modelo educativo para poder mejorar la calidad?

Sin comentarios

Juntos, llenamos el vaso medio lleno

Cuando empezamos a definir qué contenidos incluir en este blog, lo único que teníamos en claro era que queríamos hablar de la otra tapa, no la que publican todos los días los diarios, sino la que hacen, día a día, los héroes anónimos, las ONG en marcha y todas aquellas personas que dedican su vida a mejorar la de los demás.

Para esto, sabíamos que teníamos que apuntar en otra dirección: darle prioridad a la voz de los protagonistas, a las crónicas urbanas que muestran un costado oculto de la ciudad y a las articulaciones sociales que con su fuerza genera cambios positivos en las poblaciones más vulnerables. En definitiva, a todas aquellas acciones que hacen posible una comunidad más justa y comprometida.

Y eso es lo que hace 2 años venimos compartiendo con ustedes en este blog: una manera diferente de ver la realidad, de entender las tendencias, de abordar la concientización. Por eso nos divertimos contándoles del backstage social que existe atrás de algunas de las notas del suplemento Comunidad o de las diferentes movidas que se realizan por el mundo.

Pero lo más importante, es que te acercamos diferentes propuestas para que VOS, que querés hacer, sepas cómo, cuándo y en dónde hacerlo. Como voluntario, en tu casa, participando de la Responsabilidad social de tu empresa o desde tu computadora simplemente haciendo un click para mostrar tu compromiso.

Te invitamos a seguir descubriendo juntos, el Vaso Medio Lleno que existe en cada cosa que vivimos y hacemos.

Publicidades de mal gusto

Entiendo que las empresas quieran vender más productos. Y hasta puedo mirar para otro lado cuando nos bombardean con publicidades que ya ni siquiera muestran las bondades de esos productos. Pero lo que definitivamente no puedo tolerar son los anuncios que subestiman a los consumidores o que directamente promueven disvalores.

La idea de este post surgió cuando la otra noche mientras miraba tranquilamente televisión me indigné al ver una publicidad del nuevo Chevrolet Celta. Se los muestro antes de opinar para no condicionarlos:

Que Chevrolet decida incentivar el adulterio para mostrar que el poseedor de su nuevo modelo es más “canchero” me parece, por lo menos, cuestionable. Pero eso no es todo: en otra publicidad del mismo modelo, festeja que un joven le mienta a su jefe para irse de viaje con sus amigos. ¿Es esa la juventud que quieren impulsar desde la compañía?

Permanentemente estamos expuestos a publicidades que menosprecian a la mujer, a las personas adultas e incluso a los niños y jóvenes. En esta de Movistar, al querer mostrar que el celular es un artefacto fundamental en la vida de cualquier chico, lo llevan al extremo de mostrarlos como incapaces de comunicarse, como si no existieran las computadoras, el chat, el e-mail, Facebook o Twitter.

Axe es una de las marcas que se caracteriza por vulgarizar a la mujer, por tratarla como un mero objeto de deseo, que no tiene ningún poder de decisión sobre lo que quiere. Sólo hace falta un poco de desodorante para que las mujeres se vuelvan locas y hagan locuras. Miren esto …

Los ejemplos se multiplican: productos que son tan pero tan ricos que nadie los quiere compartir, promoviendo actitudes egoistas. Buceando buscando publicidades de este tipo, me topé con esta de Bonafide que tiene un concepto que – de una u otra manera – se utiliza en cientos de publicidades hoy en día. Pero lo que  más me llamó la atención, es que es una publicidad que tiene, por lo menos, 50 años. Ergo, no es nuevo esto de que las empresas decidan generar controversia a la hora de posicionar sus productos.

La pregunta es: ¿realmente tienen un mejor posicionamiento de marca y más ventas haciendo estas publicidades de mal gusto?¿Ustedes qué opinan? Si tienen otros ejemplos, son más que bienvenidos …

De cadete porteño a productor patagónico de frutas orgánicas

Pablo MacKinley tiene tatuada en la cara la sonrisa inagotable que genera la satisfacción de hacer realmente lo que lo apasiona: trabajar la tierra. La mueca de la sonrisa se transforma en carcajada cuando recuerda aquellos días alocados en los que corría por el microcentro porteño para cumplir sus tareas de cadete. Siempre me llamaron la atención las historias de vida de personas que rompen las cadenas del sistema económico y el mandato social y se animan a empezar de nuevo para seguir su vocación.

No fue fácil tomar la decisión pero un día no aguantó más y sintió que tenía que buscar su destino en el interior del país:  se fue a vivir a un pueblito de La Pampa por tres años y finalmente ancló su futuro a San Martín de los Andes. Con el tiempo, se convirtió en el único productor orgánico de fruta fina de la zona y junto a su familia llevan adelante este proyecto que le cambió la vida.

Pablo MacKilney en su Chacra La Constancia

Pablo MacKilney en su Chacra La Constancia

“En el 90 cuando todavía era soltero compré una chacra de 3 hectáreas con plata que cobré de una herencia. Acá conocí a mi mujer y los primeros años fueron muy duros. Un día en un local vi que traían fruta fina desde El Bolsón y me pareció un buen negocio. Me fui a asesorar al INTA, a la Secretaría de Agricultura y empecé con la primera plantación de frambuesas”, explicaba Pablo, mientras me llevaba a hacer una recorrida por los cultivos de la Chacra La Constancia (02972-421250). Esta que empezó siendo una tierra virgen, hoy se ha transformado en una granja paradisíaca, con un arroyo que la cruza, un molino que la adorna, vacas que proveen de leche para elaborar dulce de leche casero y numerosas filas de plantas y árboles en donde las diversas frutas miran al sol.

Gracias al aporte de un inversor se puso en funcionamiento un proceso de 3 años hasta que empezo a ser redituable. En la actualidad, en la época de cosecha, Pablo emplea a 8 personas todos los días para poder tener la fruta en el día y llevarla fresca a los puestos de venta. Con la montaña de paisaje de fondo, se pueden apreciar las hileras de los cultivos de frambuesa, rosa mosqueta, moras, cascis y muchas otras frutas finas.

“Este es un estilo de vida que no pasa por lo economico. Yo disfruto de la paz del lugar y de haber logrado organizar el trabajo con otras personas de manera horizontal: somos todos compañeros acá. El máximo valor que le doy a este emprendimiento es poder ciar a mis dos hijas en el campo. Además uno aprende muchas cosas: por ejemplo, que cuando uno es productor, la naturaleza manda”, decía Pablo que si bien cuenta con un terreno de 300 mil dolares, prefiere levantarse todos los días para ensuciar sus manos en la tierra.

Todo el manejo de la granja es orgánica, no utilizan pesticidas ni fertilizantes. “Si bien este enfoque es mucho más caro, al final de cuentas la producción es de mejor calidad. Fertilizamos con el guano de la vaca y hacemos el desyuye manual”, agregó Pablo.

De diciembre a abril es cuando tienen la época de mayor trabajo porque es cuando empiezan a podar para conseguir fruta temprana. Justo para Navidad y Año Nuevo que es xuando hay mayor afluencia de turistas en San Martín de los Andres. De lunes a sábado, las mujeres cosechan lo que puedan por día y se les paga por kilo. En el mismo día, la mayor parte de la producción es vendida en resataurantes, una verduleria y un supermercado. Algunas de peor calidad se venden en baldes y se congelan para hacer helados y licuados. El resto lo guardan para hacer dulces caseros que venden durante todo el año.

La granja también es aprovechada como paseo para los turistas y ahí es cuando las hijas de Pablo hacen su aporte el negocio familiar. Ellas son las encargadas de recibirlos, hacerles un recorrido por todas las actividades del lugar y llevar a los visitantes a la dulcería para que adquieran algunos de los productos orgánicos que recién fabricaron.

El caso de Pablo es solo uno de los tantos que de vez en cuando escuchamos de personas que rompieron el molde y hoy son felices con su nueva apuesta. Creo que todos en algún momento de nuestras vidas tuvimos el sueño de dedicarnos a otra cosa diferente a la que hoy hacemos. En mi caso, me hubiera gustado ser tenista profesional o filósofa. Para lo primero ya es tarde, para lo segundo siempre se está a tiempo …

¿En algún momento tuvieron una crisis vocacional que podría haber cambiado el rumbo de sus vidas?¿Cuál es su profesión frustrada?

Sumar, no restar, multiplicar

2011

Siempre el colegio fue ese lugar de referencia, y lo sigue siendo, aunque estemos ya “grandecitos”. Quiero compartir con uds. la experiencia de estas tres escuelas, que el año pasado fueron ganadoras del Premio Comunidad a la Educación y que este año vinieron a la Feria del Libro a compartir no sólo la proyección de los documentales que hoy les queremos mostrar a Uds. sino también a contarle a todo aquel que quiera escuchar, como desde tres colegios que no cuentan con todos los recursos, estos docentes de fierro mejoran la calidad educativa de sus alumnos, y llegan a toda la comunidad, para nada más y nada menos, que transformar la realidad. 

Sin más preámbulo, les presento el primero, desde Mendoza: Radio Pizarrón

El premio les permitió comprar una antena más grande, y mejorar el alcance de las cinco cuadras a la redonda a la que llegaban, a diez kilómetros. Además sumaron reconocimiento y difusión desde otros ámbitos, y son referentes para otros colegios que buscan replicar su práctica.

Pueblo Liebig, en Entre Ríos, está volviendo a la vida desde la escuela, y desde el turismo. Hoy esta secundaria aumentó su matrícula un 30%; en parte, por el programa de estudios que ofrece, que brinda una salida laboral palpable y adaptada al lugar donde viven los chicos.

Como nos contaron las docentes a cargo, “Juan se despertó…y siguió soñando”. Hoy los chicos “supervisan” el trabajo que se realiza en un predio de 16 hectáreas en Villa Jardín, Lanús donde ya comenzó la construcción de un centro de salud. Literalmente PARAN LAS TOPADORAS, para preguntar “¿Cómo vamos?” “Y la plaza, ¿donde va a estar?”. El municipio se acercó a la escuela, para conocer el trabajo que ésta ya viene realizando con las 4500 familias del barrio. Porque las conoce mejor que nadie.

Por último, les dejo un compilado de las prácticas ganadoras del año 209. Para que puedan conocer más escuelas, más docentes que siguen formando chicos, como esos que fuimos nosotros.

Yo quiero aprovechar para mencionar a una docente con compromiso que como en una carrera de postas, pasó su “testimonio”, no sólo a mí, sino a cientos de chicos. Espero poder seguir pasándolo, aunque no ejerza como docente. Yo recibí mi testimonio de mi profesora de Historia, Cristina, quien sigue escribiendo libros, dando clase y poniendo el cuerpo todos los días, con verdadera vocación de servicio.

¿Qué docente marcó tu camino? ¡Contanos, y después contale que nos contaste!

Una luna para los que cuidan a los chicos

El otro día recibí una invitación de la Fundación Juanito que decía “una luna para los que cuidan a los chicos” . La propuesta consitía en ir a tomar un café y dar un abrazo simbólico a la institución que está en el barrio de Belgrano para honrar a todos los que allí ayudan a que los chicos estén a salvo.

El café era de Starbucks y el abrazo era de educadores, voluntarios, colaboradores, supervisores, estudiantes que desarrollaron su tesis sobre el trabajo que realizan y gente de Starbucks. Estaban todos, y por supuesto los chicos.

Allí conocí a David, de 19 años, quien está en el hogar desde los 6 años. David empieza esta semana su primer trabajo en blanco y habla con un agradecimiento hacia el hogar, que uno se asombra, porque parece raro, aunque no debería. David pudo vivir en este hogar de puertas abiertas, asisitir y terminar el colegio, gozar de buena salud, y ahora con su mayoría de edad ya alcanzada, salir con un trabajo.

El ambiente familiar es tan completo, que se escucha a una de las chicas llamar “mami” a quien la cuida y vela por ella, por todo lo que soñamos para nuestros hijos: salud, educación y familia.

Me sentí abrazada, cuando era yo quien iba a dar el abrazo, y creo que el sentimiento era generalizado.

Tinelli genera amores y odios

Hay personas que generan las sensaciones más contradictorias: amor u odio, admiración o repudio, obsesión o rechazo. Este es el caso de Marcelo Tinelli, que por un lado ha demostrado entender la lógica de la televisión argentina y permanecer en la cima del rating y por el otro es cuestionado por la falta de ética y calidad de sus contenidos.

Motivada por la convicción de que cualquier persona puede tener un costado sensible y solidario y por el principio de que para opinar hay que conocer antes el tema en debate, la semana pasada decidí ir a la cena anual de la Fundación Ideas del Sur.

Tinelli rodeado por sus mujeres

Tinelli rodeado por sus mujeres

Además de mucho glamour, vedettes y famosos empilchados, me encontré con un Tinelli que apareció con sus hijos y compartió toda la cena con ellos, con un Tinelli que colabora con el bienestar de su Bolivar natal y eso habla de un hombre que no se olvide de su comunidad de origen, con un Tinelli que se compromete con causas nobles como la promoción de los deportistas con discapacidad y con un Tinelli que cumple los sueños de las personas más desfavorecidas (aunque a veces también los utilice para edulcorar su programa de televisión).

Esta receta de cumplir los sueños no es nada nuevo. Hace 30 años que Make a Wish lo viene haciendo con mucho éxito. Pero lo que me pareció interesante de la Fundación Ideas del Sur es que trabaja en forma articulada con numerosas organizaciones como  Hospital de Bolívar, la Fundación COR que aloja a chicos huérfanos con HIV, Olimpíadas Especiales Argentinas, Cáritas Laferrere, Hospital Pedro de Elizalde, Fundación Conin y el Centro Integral Nuestra Señora del Rosario, donde se alimenta y educa a más de 180 niños. Integrantes de esta última entidad, estuvieron presentes en la cena para entregarle a Tinelli dos cuadros pintados especialmente para él. Uno con una imagen de El Principito y otro con una variedad de flores de colores confeccionada por los más chicos.

 

Los invito a que se metan en la página Web de la Fundación Ideas del Sur para que la conozcan y saquen sus propias conclusiones …

De todo un poco, ¡y solidario!

Desde caramelos hasta la patente de un auto, todo se transforma, y lo mejor: transforma positivamente la vida de otros.

¿No me creés? mirá:

 

También hay zapatos.  Comprás un par, y donás un par. Bastante simple, ¿no? Idea de un extranjero que vino de visita a la Argentina:

Y ni hablar de las profesiones, pero ese es otro cantar.  

Seguro me podés ayudar a seguir armando la lista.

¿Responsabilidad social empresaria o marketing social?

Hoy les dejo una pregunta para saber lo que piensan. Ya casi se puede decir que no existe empresa en la Argentina que no tenga un programa de responsabilidad social empresaria. ¿Ustedes creen que esto sucede porque las compañías entendieron que ocuparse de las necesidades de los más desprotegidos, apostar por una buena política hacia sus empleados y ser cuidadosos del medio ambiente también es parte fundamental de su negocio o incorporan estas acciones como una estrategia de marketing para mejorar la imagen de su marca? Los escucho …