La marginalidad llega a la pantalla grande