¿Tenés cambio?

Encontré este cortometraje que cuenta los periplos de una persona en situación de calle que busca cambio de un dólar. El video está en inglés, pero se habla poco. Lo que va encontrando, es que él se convierte en agente de cambio. Seguí la moneda, y ves como en una especie de cadena de favores, todo se va transformando.

Video from KarmaTube

Y me dí cuenta que un agente de cambio requiere tener mucho sentido común, y la capacidad de ponerse en el lugar del otro, sea cual fuera ese lugar.

Pero también me di cuenta que aquellos que están en situaciones en las que uno creería que no tienen nada para dar, o no hacen falta que lo hagan, o que deberían estar del lado de quien necesita recibir, son quienes muchas veces generan el cambio.

Margarita Barrientos convirtió una villa en un barrio, y le dio entonces su dignidad. No tenía todas las de ganar: no sabía de políticas sociales, no conocía de gestión ni administración, no contaba con los recursos; no tenía para comer, ni para ella ni para sus hijos, y a pesar de ello, pudo cambiar su historia, la suya y la de sus vecinos. ¿quién sino ella te puede contar sobre el privilegio de tener un trabajo?

Pablo Tortoriello tiene 42 años y una discapacidad motriz, la cual no le impide pensar, ni escribir (tiene un blog), entre otras cosas. Tampoco le impide bailar, a pesar de estar en silla de ruedas. Tampoco le impide fundar un grupo de baile, llamado  ”Carnabailando” que le permitió a Junin tener su primer grupo de danza inclusiva. ¿quién sino él iba a cambiar la manera de hacer las cosas? ¿quién sino él nos iba a enseñar a ver la calidad del baile desde otro lugar?

“a mi me ven diferente pero cuando yo los miro no los veo diferentes a mi”

Y ahora: ¿quién no se anima a ser agente de cambio? en algo chiquito, en algo gigante, en algo que nos haga bien a todos, en algo en lo que seamos buenos, en algo en lo que seamos malos, en algo que creemos no podemos… Si ellos pueden, ¿cómo no vamos a poder nosotros?

Lejos de casa, cerca nuestro

Antes que terminara el año me acerqué al Hospital Garrahan, porque promocionaban una maratón de dadores de sangre. Ampliaron su horario de atención, para poder recibir a más personas que pudieran donar antes de todos los asuetos y feriados, las fiestas y las vacaciones.

Porque como dice el Grupo Dale Vida, que también promociona la donación de sangre voluntaria en el Hospital Gutierrez: “las enfermedades no se toman vacaciones”

Pero les quería contar que después de donar el viernes 23 de diciembre, en un hospital casi desierto porque eran las 6 de la tarde, encontré en una cartelera este texto:

 

Son todas impresiones (buenas y no tanto) de familias enteras que en general vienen del interior del país, no sólo a una ciudad enorme, sino a un hospital también gigante.

Me encontré descubriendo que muchísimas son ciertas! y también me dí cuenta del valor del trabajo de quienes acompañan aquí a estas familias, desde una institución o desde lo personal.

Yo conocí a Santa, una chica aborigen de la etnia Pilagá que vino desde Formosa con su hija al hospital. Desde Las Lomitas, Formosa a Buenos Aires por primera vez en avión. Por primera vez salía de su vivienda precaria en el Lote 47 (nunca tuvo nombre su barrio), para llegar hasta aquí. Imaginen uds. el escenario, el vocabulario diferente, la comida. Es como si a nosotros nos llevaran a un país de costumbres e idiomas desconocidos. Y nos pidieran que nos adaptáramos  en 24 hs.

Una de las cosas que le pasó a Santa fue que las enfermeras se enojaron con ella, porque según me dijeron, “tiraba la comida”. Me pidieron que hable con ella, cuando le pregunté porqué la tiraba, me dijo simplemente: “no como pasto”. Su comida era ensalada de lechuga; cosa que nunca había comido. Asi que de ahí en más, donó a otras mamás la comida que no le gustaba o no comía.

Esto me sirvió para entender mejor el valor no menor de acompañar a alguien y hacer de “gestor solidario” para traducir costumbres, inidicaciones médicas o indicaciones de como llegar a algún sector del hospital.

Por ello me saco el sombrero ante las Voluntarias Hospitalarias, la Casa Ronald Mc Donald, la Casa Garrahan en Bs As. (y se viene la Casa Garrahan Chaco)  la Fundación Argentina de Transplante Hepático que alojan a personas del interior que vienen a los hospitales de Buenos Aires porque la complejidad de su enfermedad así lo requiere.

Los hacen sentir “como en casa” o casi, pero en muchos casos, padres pasan de dormir en el auto o en el pasillo a una habitación donde pueden acompañar a sus hijos, a sus familiares. Un mate y un camino corto al hospital hacen la diferencia entre los miles de kilómetros que a veces los separan de su propia casa. Miren sino la historia de Estefanía:

Un sinnumero de personas también hacen algo parecido, sin pertenecer a ninguna institución, con muchas ganas de dar eso que sabe, que aunque difícil de pesar o medir, vale mucho porque vale para el otro, para aquel que lo necesita.

¿Cuándo te sentiste como sapo de otro pozo y alguien te asistió? ¿alguna vez ayudaste a alguien orientándolo aunque más no sea para llegar a un destino?

 

Un litro de luz

Toda buena idea merece ser compartida. Ninguna buena idea ve la luz si no se difunde y más personas pueden formar parte de la cadena que la hace realidad.

Esa es la idea atrás de Ideame, un sitio que busca difundir buenas ideas para que si querés, formes parte de su materialización.

Fijate esta buena idea:

¿que te pareció? Lo bueno de las buenas ideas, es que no ocupan lugar, asi que si tenés ganas de conocer otras 99 que intentan mejorar la calidad de vida de poblaciones enteras date una vuelta por su sitio a ver que encontrás

Y si tenés una buena idea, ¿qué esperás para compartirla? Dale! iluminate y de paso iluminanos!

Construir Comunidad

Cuando hace menos de seis meses alguien donde trabajo pensó que sería  bueno que todos podamos construir algo, el acuerdo fue unánime.

No pensábamos en constuir nada en particular, o mucho en particular. Pensamos en construir no algo material, sino muchas cosas que sirvieran para poner en marcha la idea de transformar positivamente la realidad de alguien.

Alguien que no estuviera tan cerca, alguien que no tuviera eso que tenemos, alguien que necesitara más que nosotros.

Armamos un programa, propusimos algunas actividades, y el resultado fue impresionante! Se los resumo en estas fotos:

Estas fueron algunas de las acciones:

Ya estamos pensando en que acciones podremos hacer en el 2012. ¡Aceptamos sugerencias!

 

En busca de inspiración

No siempre uno está inspirado, haga lo que haga, sea para lo  que sea la inspiración que espera, a veces no llega.

Pero cuando llega, te inunda y te empapa y no la podés ignorar.

Por eso para la época de sequía de mi musa inspiradora, busco y encuentro estas historias que quiero compartir.

Porque todo esfuerzo vale, aunque el fracaso esté garantizado

“Juan Jofré camina” me decía a mi misma cuando veía que me cansaba de andar. Juan tiene 26 años y hace tres, estaba en coma por un accidente de auto. Su familia movió cielo y tierra, hizo caso omiso de diagnósticos médicos que auguraban una recuperación nula.

Juan despertó, estudió computación, subió los 22 escalones para llegar a su cuarto; Juan me abrazó. Lo conocí el otro día y yo le agradezco el privilegio de poder compartir sus éxitos.

Guille es Guillermo López, y unos chicos armaron “Una mano para Guille”. Aquí lo podés conocer:

Guille ya no está en la plaza, Guille ahora tiene trabajo, y está viviendo con una de sus hijas. Estos chicos que volvieron a hablar con él le dieron la oportunidad de re-construir, una vida, una relación con su familia, y dejar tres años de situación de calle. Le dieron de vuelta su dignidad.

Mundo Invisible, que nació este año, hizo todo esto:

Y ahora invita a que el próximo miércoles 21 de diciembre a las 20 hs nos juntemos a cantar juntos 3 canciones. El único objetivo es muy simple ..Cantar. Pero hacerlo juntos , al mismo tiempo, las mismas canciones y en distintos lugares del país y del mundo.

¿qué sentido tendrá? ¿para qué servirá? Sin embargo, la duda no pesa tanto como para no intentarlo. ¿y porqué no? Tal vez nos sirva de inspiración para mejores cosas por venir.

Mi inspiración viene de los pequeños éxitos que modifican positivamente la vida de los demás, ¿de dónde viene la tuya?

 

Cuanto más se da, más le queda a uno

Cuanto más se da, más le queda a uno” es la frase que encontré en este video:

Y me quedé pensando… en que son muchas las cosas que nos son dadas, y no veo porqué hay que quedárselas y no compartirlas.

A mi me fue dado una familia, una educación y salud. Tres cosas que he recibido sin haber hecho mucho mérito convengamos. No las elegí, no reniego de ellas, pero no me las quiero quedar. Y no es que se gasten tampoco, vos das y das algo de esto y sigue ahí, intacto, como si no hubiera salido nada de vos. Por eso tampoco se nota mucho. Por eso a veces cuando uno piensa en dar, piensa en dar algo material: algo de dinero, algún alimento, algún ladrillo.

Sin embargo hoy me dí cuenta que al dar estas cosas inmateriales estás dando un montón.

Tuve el privilegio de compartir un rato con los voluntarios de la Casa RonaldMcdonald´s. Conocí a más de 80 personas que todos los días prestan su tiempo para nada más y NADA MENOS brindarles a los chicos internados y a sus familias, un valor subestimado: el de vivir en un hogar, el de poder vivir una vida más parecida a la vida cotidiana, mientras la enfermedad y su cura siguen su curso. Es que allí se alojan familias cuyos hijos deben concurrir al hospital y que además viven lejos de él.

Mi sobrina estuvo 77 días internada cuando fue transplantada de médula ósea. Comparó su internación con la odisea vivida por los 33 mineros chilenos, e incluso comentó que ella había estado más días que ellos, que sólo estuvieron 70 días atrapados. Así se vive una internación tan prolongada y aislada para una nena de 4 años. Así entonces, esta puesta en valor de la vida cotidiana es un montón, porque estos voluntarios descubrieron la verdadera dimensión de la necesidad del otro, y les están dando aquello que ellos necesitan.

Hoy conocí a Juan, después de tres años de mails y llamadas de teléfono lo conocí y nos dimos un abrazo. Lo que él me dió a mí mientras me decía GRACIAS es impagable, pero no es algo material, es esa sensación que te llena el alma. Él me agradecía y yo no sabía como agradecerle a él, porque cuanto más se da, más le queda a uno…

¿A vos te pasa? ¿das y y te queda?

GPS Social – “Recalculando”

El que busca encuentra, dice el refrán. Y creo que hoy es más fácil encontrar al que necesita nuestra ayuda; aunque a veces es más fácil porque están más cerca, porque los vemos.

Otras veces, están más lejos, y tomar una verdadera dimensión de la necesidad que pueden tener, es difícil. Por eso, les traigo algunas herramientas que se parecen mucho a un gps. Porque te permiten visualizar donde están esas poblaciones postergadas por naturaleza o esos lugares que necesitan visibilidad.

Aquí el primero: un mapa educativo nacional, que te permite ver donde están los establecimientos educativos del país por su nivel: inicial, primaria, secundario, terciario.

Otro gps muy útil es la propuesta de Autopistas Inteligentes, donde podés peticionar al Congreso que convierta las rutas argentinas en autopistas para salvar vidas.

El Mapa de Recursos para el Desarrollo Rural te invita a subir información, compartirla y apoyar el proyecto, que no es más que buscar el desarrollo equitativo para todos, vivan donde vivan; porque parece que si vivís más lejos, tenés menos derechos.

Qué pasa Riachuelo es una plataforma de monitoreo basada en datos públicos y destinada a visualizar la problemática ambiental de la Cuenca Matanza Riachuelo.

Responde es una ong  que está armando un Mapeo de Sustentabilidad de los Pueblos Rurales de la Argentina: Presentando Pueblos. La idea es ni más ni menos que conocer el ADN de nuestros pueblos, para promoverlos.

Los invito a conocer Patricios, un pueblo que revivió con su teatro comunitario:

Asi que ya ven, ahora que tenemos gps, podemos “recalcular” el viaje para llegar allí donde no sabíamos que podíamos.

Me gusta – No me gusta

Como a todo el mundo, hay cosas que me gustan y cosas que no me gustan. Hay cosas que me gustan mucho, otras no tanto, y otras para nada.

Creo también que es más fácil decir las cosas que a uno le gustan que las que no . O es más fácil que te escuchen cuando algo gusta que cuando algo no gusta. Por eso me parece sumamente importante que te den la oportunidad de decir No me gusta

Aquí va el primero, que si bien se llama No me gusta, a mí, ¡me gusta!

No me gusta es una campaña de Ación contra el Hambre, que busca que a partir de decir lo que no nos gusta, podamos dar el primer paso para hacer algo al respecto.

 

La violencia, en ninguna de sus formas, me gusta.


Por eso aplaudo esta iniciatva del Lazo Blanco, una organización que agrupa a hombres comprometidos con el fin de la violencia hacia las mujeres, que se inspiró en una campaña internacional: White Ribbon Campaign para promover una nueva visión del “Hombre Perfecto”.

Tal vez nada tiene que ver con esto, pero esta propaganda me hace suponer que aún estamos lejos de esta visión. A mí, No me gusta. ¿Que les parece el rol de la mujer en este video?

Y se los comparto, no para darle más difusión, sino porque si entrás en la web, podés hacer click en NO ME GUSTA este video. Por ahora tiene 325 Me Gusta y 29 No me gusta.

¿que cosas te gustan? ¿cuales no?

Barrios Sensibles

La Caridad bien entendida comienza por casa, siempre escuché decir. Por eso empecé a buscar cerca de casa a ver quien estaba necesitando que:

Lo primero que hice, fue entrar en Rutas Solidarias, una idea de Red Solidaria, donde podés encontrar lugares, más de 2100, donde como dice Juan Carr, héroes y heroínas combaten el hambre a través del desarrollo comunitario.

Después conocí a @villalurosolidario, jóvenes que salen desde su barrio para ayudar a otros.

Después me di cuenta que la parroquia que está cerca de donde vivo forma parte de la Noche de la Caridad, grupos de personas que se juntan y salen por las noches a llevar la cena a personas que viven en situación de calle.

Seguí caminando y me crucé con este cartel en un negocio del barrio, y me dió tranquilidad

Empecé a armar un mapa, que no terminé, asi que invito a que me digan de otros lugares para marcarlos:


Ver Barrios Sensibles de la ciudad de Buenos Aires en un mapa más grande

Y si te ponés a pensar, y mirás más atentamente, todos los barrios cuentan con iniciativas que desde un grupo de personas, una asociación civil, una fundación, una parroquia o templo son sensibles a la realidad que los rodea. Y buscan mejorar la calidad de vida de las personas.

Cuando estuve en Calcuta, tuve el privilegio de conocer a la M;adre Teresa, mi sensación siempre fue que cuando vos te presentabas todo ilusionado con empezar a colaborar, ella casi que te enviaba de vuelta a tu casa. Te preguntaba de donde eras, y que cuando volvieras siguieras haciendo lo que ibas a hacer allí, a miles de kilómetros de tu casa.

Tardé dos años en volver, pero le hice caso, no dejé de pensar en formas de modificar positivamente la vida de alguien. Y creo que el desafío reside en hacerlo desde donde estás, con quien tenés cerca, a quien ves pero no mirás.

Aquí nomás, podes encontrar a alguien que no tiene lo que vos tenés: en capacidad cultural, en salud, o en familia. Aquí nomás, podés dar una mano, una vez, alguna vez, casi siempre, o siempre.

Y si querés, contanos por donde andás y que rescatás de tu barrio solidario.

El aliento del respeto por la vida

En estas últimas semanas, todos supimos de las tragedias viales en las que estuvieron involucrados chicos.

Nosotros, los adultos, somos los que estamos detrás del volante, somos los que tenemos en nuestras manos, la posibilidad de evitar accidentes. Sin embargo, ¿porqué nos cuesta tanto conducir a conciencia?

¿porqué es tan dificil pensar en lo frágil que son las personas que vienen con nosotros en el auto, o nosotros mismos? ¿o el peatón?, aunque esté cruzando mal.

¿cuántas veces manejando vemos como alguien cruza mal la calle y pensamos “¡que peligro!”? ¿pero cuantas veces nosotros hacemos lo mismo?

Quiero a mi familia, no sólo como cinturón de seguridad, pero me sirve pensar en ella para manejar en forma más prudente. Me sirve pensar que me espera un abrazo al llegar.

La Red Nacional de Familiares de Víctima de Tránsito busca que cada vez que sucede una tragedia, el lugar quede marcado con una estrella amarilla. Pero a la vez, busca que no haya más estrellas que marquen el camino.

Concientizar para prevenir es un blog, allí podés contestar una encuesta para ver cuantas veces hacemos lo que decimos que vamos a hacer.

Porque me puede pasar, porque te puede pasar, porque nos pasa. Porque no quiero que pase;  por eso, me comprometo a conducir a conciencia.

¿que compormiso tomás vos?