Maestros de la adversidad

 

Ellos son HEROES ANONIMOS. Héroes porque llevan adelante proezas casi utópicas, incluso cuando tienen todos los pronósticos en contra. Sin embargo, no se desaniman ante la tarea y se vuelcan con pasión y vocación a la titánica tarea de buscar maneras creativas de hacer que los alumnos aprendan. Anónimos porque no lo hacen con ninguna aspiración de grandeza o reconocimiento, y porque en la mayoría de los casos, la sociedad en general no los conocen.

Son los MAESTROS DE LA ADVERSIDAD, docentes perdidos en lugares recónditos del país que todos los días se levantan para “hacer la patria” y construir un mañana mejor para sus alumnos.

“Personas que se destacan por su esmero y enorme esfuerzo, a veces en situaciones realmente difíciles para lograr una buena educación. Este es un síntoma para tener esperanza y superar obstáculos, como debemos hacerlo en Argentina. La educación no es otra cosa que conjugar el verbo amar y nace de ese sentimiento tan noble que es ser padre…es allí donde se origina esta necesidad de educar a los chicos. Y los docentes son los que llevan a cabo esta dificilísima tarea de educar a aquellos que no son sus hijos, por eso este doble reconocimiento a su vocación y heroísmo”, explicó Manuel Álvarez Trongé, Presidente de la Asociación Proyecto Educar 2050 sobre los docentes ganadores del Premio Comunidad a la Educación 2012, en un evento que se realizó la semana pasada para reconocerlos.

Claudia Leguizamon

Claudia Leguizamón, por ejemplo, es maestra de quinto grado de la Escuela Primaria N° 72 “Pedro Medrano” de Lanús y es una de las ganadoras por su proyecto “Guardianes de la Cuenca Matanza Riachuelo”.

Harta de que los problemas de conducta no le dejaban dar clases, Claudia comenzó un proyecto que cambiaría no sólo la vida de numerosos niños, sino la de toda una comunidad que está inserta en Villa Jardín, una de las zonas del conurbano bonaerense con mayor nivel de pobreza y hacinamiento asociado a los efectos de la contaminación por su cercanía al Riachuelo. A partir de un estudio y observación sobre los basurales, zanjas a cielo abierto, cañerías de agua dentro de desagües cloacales y el olor de las curtiembres que rodean la escuela, los alumnos diseñaron un plan de investigación y acción para mejorar la salud ambiental del barrio.

El proyecto incluyó numerosas acciones: la realización de una línea del tiempo sobre la historia de la contaminación de la Cuenca Matanza Riachuelo, una visita a la Corte Suprema de Justicia para interiorizarse legalmente sobre la temática; el relevamiento de testimonios en el barrio para evaluar distintos casos, el registro sobre certificados de salud e internaciones hospitalarias, campañas y propuestas de concientización sobre el cuidado del medio ambiente y jornadas ecológicas donde se sistematizaron y se expusieron los aprendizajes alcanzados.

Marisa Negri

Marisa Negri

Marisa Negri, es la docente responsable de la implementación del proyecto “Poesía en la Escuela” en la Escuela Secundaria N° 85 “Latinoamérica”, situada en La Matanza. La mayoría de sus alumnos son hijos de inmigrantes de países limítrofes que llegaron a la Argentina en búsqueda de mejores oportunidades laborales.

Al percibir el entusiasmo de los alumnos hacia la poesía y su enorme caudal expresivo, comenzaron a invitar a numerosos poetas para dar talleres en el aula. De esta forma en 2010 nacieron los primeros festivales bautizados como “Poesía en la escuela”: encuentros donde los estudiantes tienen la posibilidad de compartir enriquecedoras experiencias con reconocidos escritores que abren su corazón para contarles sobre su trayectoria, sus obras, sus técnicas de inspiración, quiénes fueron sus grandes maestros, entre otras cosas.

“A través de la poesía formamos lectores críticos y ayudamos a los chicos a desarrollar su propia sensibilidad y capacidad de expresarse. Vemos que, mediante la literatura, amplían sus mundos y luchan contra la apatía para recuperar la pasión, construyendo contenidos significativos”, confiesa Marisa. Además agrega: “La creatividad en la escritura se traslada a diferentes lugares, hasta les brinda herramientas para lograr salir de cualquier problema”.

El 3er proyecto ganador del Premio Comunidad a la Educación es “Faros”, una iniciativa que guía, ilumina y permite caminar seguros y orientados a más de mil cuatrocientos niños y adolescentes de las comunidades rurales con población originaria mapuche y criolla de la Patagonia argentina. En esta zona del país, donde las distancias se cuentan en cientos de kilómetros por caminos de tierra y ripio y la vulnerabilidad social se mezcla con el aislamiento geográfico, el Centro Educativo Integral San Ignacio (CEI), perteneciente a Fundación Cruzada Patagónica, impulsó la articulación de catorce escuelas para ofrecer una educación que permite a numerosos alumnos construir y darle sentido a sus proyectos de vida.

“Buscamos generar alternativas innovadoras en lo que es retención escolar, un problema que atravesamos todas las instituciones de la región y una preocupación compartida que requiere pensar nuevas estrategias constantemente”, asegura Laura Costa, directora del CEI, ubicado en Junín de los Andes, Neuquén. Por esta razón, a partir del trabajo mancomunado con otras escuelas, se llevan adelante acciones conjuntas que estimulan a los chicos y los motivan para que no abandonen sus estudios.

Todas estas historias de vida excepcionales de DOCENTES QUE HACEN ESCUELA para que los chicos puedan mejorar su calidad de vida, son las que busca destacar el Premio Comunidad a la Educación que acaba de lanzar su séptima edición y es organizado por Fundación La Nación, Banco Galicia y Fundación Osde. En esta oportunidad cuenta con el apoyo de LAN Argentina, Cimientos, Proyecto Educar 2050 y Fundación Arte Vivo y cada una de las tres escuelas ganadoras recibirá $50.000 pesos para el fortalecimiento del proyecto y difusión en medios publicitarios y periodísticos, en especial en el diario LA NACION. También incluye una capacitación especial y la realización de un video documental de las tres iniciativas premiadas.

Los interesados pueden postularse en el sitio www.fundacionlanacion.org.ar/premio hasta el 12 de julio de 2013.

¿Qué docentes conocés que sean un ejemplo para destacar y premiar?

  • Alberto Dolmann

    Admirables ! Siempre admiré, también, a los maestros rurales !