Hacer la diferencia

 

“No pretendo cambiar el mundo,
pero en el pedacito que me tocó vivir
quiero hacer la diferencia”

No es la primera vez que leo esta frase, pero hoy me tocó desde un lugar particular. Porque creo que el secreto está justamente en esto de HACER LA DIFERENCIA, y en vivir con la MIRADA PUESTA EN EL OTRO.

Porque a todos nosotros nos tocó vivir en este momento histórico, rodeado de todas estas personas, teniendo que enfrentar todas estas dificultades pero con las herramientas para que TODOS JUNTOS podamos salir adelante. Sólo ejerciendo la EMPATIA podemos estar al lado del que sufre y aliviarlo.

Este es LEJOS, el mejor video que vi sobre la EMPATIA. Se los comparto y rescato esta frase:

“Empatía es sentir con la gente. Es una elección vulnerable porque para conectar contigo tengo que contactarme con algo dentro de mí que conoce ese sentimiento”

Justamente con este espíritu es que armamos esta infografía que salió publicada en el suplemento Comunidad que incluye 24 gestos que podés hacer en cada hora del día.  Cosas tan simples como ceder el asiento en un medio de transporte, leerle un libro a un enfermo, ayudar a cruzar la calle a alguien o inscribirte como donante de órganos o médula ósea.

Porque no hace falta ser ni líderes sociales, ni héroes imposibles ni ir a ayudar a un lugar desfavorecido para HACER LA DIFERENCIA. Con sólo mirar a tu alrededor y ver cuáles son las necesidades de las personas más cercanas, se te van a abrir cientos de posiblidades de servicio. Puede ser con tu círculo cercano, con la escuela del barrio, con la ONG más cercana, con las personas que te cruzás en tu día a día.

Porque la felicidad de uno también está alimentada por la felicidad de los demás. Y en este arduo camino que se llama vida, no estamos solos. Por eso me gustó esta reflexión de COMO SON LAS PERSONAS FELICES y me parece que aporta a lo anterior.

¿En qué cosas sentís que hacés la diferencia?¿Qué gestos te hacen sentir feliz?

  • emilio gaviria

    Otro enfoque puede ser factible, en cuanto a la felicidad, considerada como un concepto personalísimo, asumiéndola como una vivencia interna que no depende de los estímulos del medio, ni de otras personas y fuerza vital que se transmite desde adentro hacia afuera, de manera positiva, con plenitud, armonía, alegría no exenta de obstáculos y sinsabores. A la vez se une con su medio y pares por empatía, solidaridad espontánea.