El beso lingual es la técnica erótica más común del juego sexual

De las fechas más insólitas del calendario global, celebramos hoy 6 de julio el “Día del Beso Robado”. Se supone que durante las siguientes 24 horas las personas tenemos un vía libre para besar a cualquier persona, por asalto, y recibir besos de la misma forma. Podríamos robarlo a lo Doisneau, o ese desapasionado que se dan los feligreses en la misa, también están el clásico amistoso y el de lengua, aunque éste tiene otro alcance.

El término procede del latin basium, dice mi Enciclopedia del Sexo, e implica el acto de tocar u oprimir labios contra labios u otras superficies sensibles. En una encuesta realizada entre parejas heterosexuales el 84% de los consultados coincidió en que el beso lingual es la técnica erótica más común del juego sexual, y el ejercicio principal del petting o sexo sin penetración. Pero respecto del amor es el único termómetro capaz de medir la gravedad del asunto, e incluso hasta puede predecir si una relación prosperará, así es que miren si será importante besarse bien.

Cuando éramos adolescentes nos besábamos sin pudor en la parada del colectivo, en el banco de una plaza y en las matinés. Nadie se escandalizaba porque estábamos en pleno hervor hormonal. Sin embargo es muy raro ver a dos adultos besarse apasionados en la calle. En la China de entre los siglos XIII y XIX nadie lo hacía en público porque se consideraba parte del acto sexual, es decir, algo que solo podía practicarse en la intimidad. Los árabes tampoco besan a las mujeres delante de terceros pues lo consideran una provocación, en Japón nunca exhiben el afecto erótico ante otros (salvo mediante el arte) y, oh curiosidad, los ingleses tan poco dados a expresar sentimientos, son quienes han instituido esta fecha que celebramos. En cambio, nunca olvido un otoño en un puente sobre el Sena. Mirando pasar la gente noté a una pareja joven sentada en un banco vecino. Ella sacó un champagne del bolso y él como un mago encontró dos copas en los bolsillos de su chaqueta. Antes de brindar sellaron el after hour con un beso de película, mientras el catamarán se hundía en la bruma del río. Ay París, París. Los besos deben haberse inventado ahí…

 Bacteria viene, bacteria va mymodermet

Bien. Aunque en ese intercambio de fluidos se quintuplique la población de microbios y bacterias de tu boca, la ciencia sostiene que hay que besarse porque el acto estimula la liberación del oxitocina en el flujo sanguíneo, al tiempo que abre una compuerta para que la adrenalina inunde acelerando el ritmo cardíaco, la tensión arterial y el nivel de glucosa en la sangre.

Entre otras particularidades de este divino ejercicio, según los sitios que apuntan todo sobre los récords humanos, en 1990 en EEUU un hombre besó a 8001 personas durante ocho horas, mientras que el beso más largo lo consiguió una pareja de americanos con un tiempo de 30 horas. Los científicos del Instituto Kinsey dicen que las mujeres pueden excitarse y alcanzar el orgasmo durante un beso sin haber tenido contacto genital alguno, y hay otras que mientras practican la felación alcanzan idéntico éxtasis gracias a la cantidad de terminaciones nerviosas de las membranas mucosas de los labios.

Otra: existe una ciencia que estudia las características fisiológicas y psicológicas de un beso, la filematología. La inventó un antropólogo llamado Vaughn Bryant, de la Universidad de Texas (EE UU), convencido de que es una práctica milenaria y la evolución de otro saludo propio de nuestros antepasados cavernícolas, que consistía en aproximar la nariz para oler y detectar la salud y el estatus social de la persona. Ese hábito fue bajando hasta practicarse con los labios, “y era mucho mejor”, afirma Bryant, para quien el beso es un gesto aprendido y no innato. 

Beso en la mejilla para todos mis lectores!

Sin comentarios

Dormir desnudos es la clave para una vida sana (y sexual)

Así como éste será el año del vientre plano (ver post anterior), según las tendencias de Pinterest, en 2017 la clave de la belleza estará en el buen dormir, afirma la actriz Gwyneth Paltrow, devenida en gurú lifestyle. Nada nuevo bajo el sol, aunque yo agregaría que en el dormir desnudos está la clave de todo lo que necesitamos para ser felices.

Un interesante artículo publicado hace unos años en la revista Sleep y otro escrito por Natasha Turner, naturópata y autora de varios libros sobre vida saludable, coincidian en que solo de una de cada 10 personas en EEUU descansa por la noche a lo Adán y Eva, (no porque si nos mandaron a este mundo en cueros) una lástima ya que está científicamente probado que dormir la cantidad de horas recomendadas y sin ropa ayuda a equilibrar las hormonas, redundando ésto en múltiples beneficios para salud, la sexualidad y la belleza, que vendrían a ser lo mismo.

 y con perfume, como Marylin Monroe sunshine

Para alcanzar tal objetivo debemos procurarnos un ambiente nocturno cálido que le permita al cuerpo bajar su temperatura, es decir, nada de mantas ni pijamas de franela ni camisón hasta el cuello. Meterse en la cama abrigados en exceso impide la liberación de la hormona del crecimiento, lo que significa que en la noche no quemaremos grasa abdominal ni se repararán nuestros huesos, piel y músculos, recuerda Turner. “Mantener el cuerpo o la habitación demasiado caliente perturba la liberación de sus principales hormonas anti-envejecimiento. Cuando dormimos en la oscuridad total la melatonina se libera provocando un ligero enfriamiento del cuerpo, y es ahí cuando la hormona del crecimiento se libera y funciona su magia regenerativa.”

Es maravillosa la maquinaria del cuerpo, y cuánto la descuidamos por ignorar pequeñas recetas, verdaderas fuentes de vitalidad. Además de quemar el bendito Michelin abdominal, reducir el colesterol malo y la presión alta, y tanto más, sabemos que dormir desnudos aumenta la frecuencia del encuentro erótico. “Las parejas podrán cosechar grandes beneficios ya que el simple roce de la piel estimula la respuesta sexual y, en consecuencia, si hay orgasmo se libera la oxitocina, contrarrestando el estrés y la depresión que provoca el cortisol. A medida que el cuerpo se enfría por la noche y aumenta la hormona de crecimiento, el cortisol también bajará. Entre las 22 y las 2 de la mañana el cuerpo está realmente descansando y recuperándose. A las 2 de la mañana las glándulas suprarrenales comienzan a trabajar y producir cortisol para el día siguiente, que también alcanza su pico a las 4 am, y luego naturalmente alcanzará su punto más alto alrededor de las 6 am, momento adecuado para salir de cama con las energías renovadas” nos dice Turner.

No descansar lo necesario hará que despertemos con un nivel de cortisol anormalmente alto, léase, se debilita el sistema inmunológico, aumenta la presión arterial y el colesterol, sube el apetito, los antojos de azúcar y carbohidratos, y disminuye la libido. También contribuye a otros desequilibrios que pueden provocar infertilidad. En síntesis, a tirar el pijama, a buscar sabanas de algodón puro en lo posible y no olvidar la tableta anti mosquitos.

Sin comentarios

El calor y la fantasia del sexo en el agua

No estaba yo tan preocupada por el cambio climático y sus efectos sobre el planeta hasta los dos últimos veranos, cuando en estas regiones padecimos temperaturas infernales, literalmente. En Buenos Aires entramos en alerta naranja por primera vez en años, lo que se percibe desalentador para los planes eróticos de aquellos individuos sexualmente activos, pese a que la ciencia insiste que esta época nos predispone biológicamente, querramos o no.

La influencia de la luz solar incrementa los niveles de testosterona y de estrógenos, también aumenta la producción de serotonina, el neurotransmisor vinculado al placer y la excitación (ver post anteriores). “En verano el calor suele propiciar los encuentros sexuales debido a que producimos más oxitocina y endorfinas relacionadas con el deseo sexual, haciendo que aumente el deseo, aunque éste puede variar a lo largo de nuestra vida y estar influido por otros factores, que no son los climatológicos. Es decir, el calor no es una causa directa de los niveles de deseo” apuntan los sexólogos.

eviten pisar el jabón 

Cuestión es que las hormonas revolucionadas reavivan la fantasía más común de la temporada estival, la del sexo en el agua, el peor lubricante de todospor eso mismo es momento de reciclar esos lugares comunes y darle cabida a espacios y fetiches nuevos.

Ejemplo, si están de vacaciones en la montaña o el campo siempre habrá un rincón oscuro entre los árboles donde tender la manta y hacer pic nic, o si están en la ciudad las baldosas frescas de la cocina, y el balcón cuando corre la brisa nocturna son escenarios perfectos para la horizontalidad (o verticalidad). El hielo suele ser un gran juguete, como los helados y otros alimentos frescos. Y eso sí, tratándose de un ejercicio aeróbico antes hay que hidratarse bien y también cuidarse de no patinar o caer justo sobre un hormiguero. Si la fantasia del agua es mas fuerte, la ducha parece ser el menos peor de los escenarios, aunque el látex del profiláctico se deteriora con el cloro.

Sin comentarios

El abc de la meditación orgásmica

Uno cree que lo sabe todo hasta que aparece algo que te demuestra lo contrario: en este caso, la “meditación orgásmica” acaba de revelárseme como una novedad absoluta. Y yo que suponía que en esas cuestiones no había mucho más para inventar. ¿Los genitales meditan?, ¿es tantra mental? ¿un vibrador nuevo?… me pregunto. No, es algo aún más elevado, dice Nicole Daedone en su libro Slow Sex, El arte y el oficio del orgasmo femenino, un ejemplar editado por Océano que me acaba de llegar gracias a mi amiga Mun, encargada de nutrir mi biblioteca erótica personal. Parece que esta técnica es la puerta al placer real, que todo lo que conocemos y hemos practicado en la cama hasta hora han sido papelitos de colores. Como decir que conocés Europa cuando solo has visto Roma.

El “slow sex igual que el “slow food” son la contracara de la velocidad contemporánea, del rapidismo del siglo XXI, una filosofía que propone volver a dedicarle tiempo a las cosas esenciales, saborearlas, sea a la comida o a la intimidad con el otro. Ya en 2008 una investigación publicada en la Revista de Medicina Sexual de Estados Unidos sostenía que hoy un encuentro “normal” dura de 3 a 7 minutos; uno deseable de 7 a 13 minutos; uno demasiado corto de 1 a 2 minutos y uno demasiado largo de 10 a 30 minutos, todo esto sin contar la previa. Tres años atrás la marca Retrevo, que comercializa gadgets y aparatos electrónicos, realizó una encuesta (Is Social Media a New Addiction? (¿Son las redes sociales una nueva adicción?) en la que revelaba que el 7% de los usuarios de teléfonos celulares en EEUU consultaba sus mensajes en pleno acto, un clarísimo indicador de lo apurados y de cuán desconectados estamos de nosotros mismos, incluso de aquello que anhelamos (un poco de sexo).

tus masajes me transportan de la oficina a la playa sunshinecafe

Esta joven terapeuta que lidera el movimiento del sexo lento en los EEUU (participó de las conferencias TEDx) lleva una década dedicada a divulgar una sofisticada técnica para conseguir el orgasmo y que ella considera la “cura para el hambre de la mujer occidental.” Consiste básicamente en masajear un punto alojado en el cuadrante superior izquierdo del clítoris (el libro viene con GPS) donde se aloja una de las mayores concentraciones nerviosas del cuerpo femenino, para activar el sistema límbico y así generar un shock de oxitocina en el cerebro. La práctica requiere al menos 15 minutos de práctica consciente diaria. Según parece da resultado, ya que la mujer ha fundado una organización – One Teste- que promueve la meditación orgásmica en varias ciudades de Estados Unidos. Asiste a parejas, dicta cursos y hasta cuenta con un servicio de “asistencia” para quienes estén alone. La meta principal, dice, es bajar el estrés, pero gozando en el camino hacia el nirvana.  

Creo que yo sería una buena paciente, aunque para practicar primero debería despojarme de ciertos “hábitos y expectativas” negativas, sugiere la autora, entre ellos, abandonar el vibrador y olvidarse del amor romántico, porque el placer definitivamente va por otro lado. Todo hay que probarlo, claro. El libro llega este mes a las librerías porteñas, por si quieren adentrarse en el tema….

Sin comentarios

Sufrir por amor también enferma

No sé si la mejor forma de empezar con alguien es blanquear que el vínculo tiene fecha de caducidad, pero lo que sí es cierto es que cada quien tiene derecho a proteger su corazón de amores pasajeros. No hay cosa mas triste y sufridora que separarse de un ser al que se ha querido, aunque sea un poquito. Ante la sola posibilidad de pasar por eso hombres y mujeres nos entregamos a pasarla bien sin ataduras ni expectativas, y es lógico, hasta sano. Es que sufrir por amor también enferma, según la ciencia.

Para demostrar que la salud se resiente cuando acaba una relación sentimental unos científicos estadounidenses se propusieron medir la actividad cerebral de un grupo de personas afectadas por una ruptura. Después de mostrarles fotografías de sus ex parejas encontraron que las partes del cerebro relacionadas con el dolor físico también se ponían en marcha mientras los encuestados repasaban imágenes de sus amores pasados, demostrando con esto que las emociones están íntimamente conectadas con el cuerpo. Y cómo no. Si estando triste uno adelgaza, pierde el pelo y hasta el sueño, pues está demostrado que el metabolismo y los ritmos biológicos de dos personas que pasan mucho tiempo juntas están coordinados por una suerte de ‘conexión fisiológica’, según un trabajo divulgado por la Universidad de Arizona. El sistema inmunológico, el sueño, el apetito, la temperatura corporal y el ritmo cardíaco cambian cuando desaparece el lazo químico, leo en otro articulo publicado en la sección ciencia del diario El Mundo.

cuando el amor tein (mal) fin foto Guy Bourdin

La pena, además, está ligada a la baja producción de oxitocina, la droga del amor y la felicidad, que se evapora al perder contacto con la fuente de inspiración. Sin embargo, volver al circuito single tiene también sus efectos positivos, según el psicoanalista Gary Lewandoski, de la Universidad de Monmouth. Después de entrevistar a unos 150 estudiantes que habían roto en los últimos tres meses las conclusiones demostraron que el 71% lo había superado en menos de dos meses. Otro estudio de un portal de citas probó que los divorciados salen al ruedo vivitos y coleando a los 17 meses de haber firmado todos los papeles.

En fin, volviendo al principio, sufrir por amor siempre te hace más fuerte para el próximo y, en cualquier caso, “quien te quita lo bailado”….

Sin comentarios

El buen sexo impacta en la oficina

Así como algunas ofrecen gimnasios, áreas de esparcimiento, clases de yoga o instalan fechas especiales (“viernes casual”, “family day” etc)… ¿qué tal si las empresas también le dedicaran un espacio (en sus políticas de recursos humanos, obvio) a la vida sexual de los empleados? Podría ser implementando pequeñas estrategias tales como poner una expendedora de juguetes al lado de la máquina de café, o abrir un consultorio erótico online o premiando el presentismo con membresías en portales de citas, entre otras cosas que se me ocurren. No sería descabellado. Los últimos estudios científicos confirman que quienes tienen bien cubierta su cuotita de sexo, mejoran su rendimiento laboral. 

Sabemos que el orgasmo (cuando se consigue) desata una catarata de hormonas que fluyen directamente en el cerebro impactando, como consecuencia, en todas las actividades diarias del ser humano. Eso incluye la oficina, donde se cree que la buena cama ayuda a mejorar el clima de confianza entre compañeros y a estimular el trabajo en equipo, sostiene la prestigiosa antropóloga estadounidense Helen Fisher, autora de “Healthy Sex Life Could Improve Career, un estudio especialmente realizado para el sitio Chemistry del cual es directora científica. Fisher encuestó a 40.000 personas (el 56% mujeres con una edad promedio de 37 años) registradas en el portal y encontró que aquellos que mantienen una sexualidad activa y frecuente generan nuevas ideas a la hora de resolver las dificultades laborales concretas, además de ser más agradables, calmos y cooperadores, clave para un equipo. ”Además de ser un gran ejercicio y aliviar el estrés, el sexo provoca la liberación de sustancias químicas valiosas para el cerebro” sostiene, refiriéndose a la dopamina y la oxitocina (una estimula el pensamiento positivo y la otra la comunicación). “Se observa desde una mejora en la resolución de problemas como resultado de los niveles de dopamina aumentadas, hasta el trabajo en equipo mejorado gracias a una inundación de la oxitocina, ambos positivos para el rendimiento.”

qué tal los “viernes fetish”??? Foto gza hotphotography

Nada más insalubre que una oficina llena de mala onda…

Sin comentarios

Booblivious, u hombres que le hablan al escote

Hace un tiempo, meses, me encontré con un ex compañero de trabajo en una fiesta y noté que, y no por tratarse de un tipo de baja estatura (le llevo una cabeza), mientras yo le hablaba él no me miraba a los ojos sino al escote, que no era tan desabrigado,de hecho hacía frío en la ciudad. Qué momento. Por más que me agachara para buscarle la mirada, nada.

Vengo a enterarme gracias a una colega española que esa fijación que tienen ciertos individuos por “hablarle” a los escotes fue bautizada por el Urban Dictionary como booblivious, en castellano,”distraerse ante la presencia de unos pechos que no se responde, aunque te llamen por el nombre”, tal la traducción que ofrece Google. El foco puesto en las llantas y no en la portadora, sobre todo si el tipo es joven, denota una temprana babosidad, aunque también es propio de la naturaleza masculina, incluso hasta podría decirse que es un gesto ininputable. Una investigación de la Universidad Victoria de Wellington, en Nueva Zelanda, probó que el 47% de los hombres al conocer a una mujer se fijan primero en los senos y también los miran durante más tiempo que cualquier otra parte del cuerpo”, cita el texto de la revista Men’s Health y que reproduce en otro artículo el diario El País de España.

Ni maternales, ni eróticas: armas de protesta… Foto Corbis

Las razones de la insistencia se fundan en la hormona oxitocina que se libera durante la lactancia, lo que permite deducir que al contemplarlas algunos hombres se transportan inconcientemente a la época de los pañales, según las conclusiones publicadas en el libro The Chemistry Between Us: Love, Sex and the Science of Attraction, de Larry Young y Brian Alexander, especialistas en neurociencia. En su opinión, amamantar genera un ida y vuelta entre la madre y el niño, relación que luego se reproduce, con matices eróticos, en una pareja heterosexual.

Lástima que a la hora del sexo pocos sepan “tratarlas” como merecen.Y por otro lado, qué ironía. Lo lindo dura poco.Un especialista en genética de la universidad de California comprobó y demostró hace poco que el pecho es la zona del cuerpo femenino que más rápido se marchita, que la apariencia del escote nos suma al menos dos años más.

 

Sin comentarios