Mitos sobre la sexualidad femenina en el Dia de la Mujer

Día de la Mujer. Aunque no creo en las fechas, la celebración es siempre buena excusa para recordarle al mundo que la sexualidad tanto masculina como femenina sigue aferrada a ciertos tabúes y prejuicios, dañinos para las relaciones humanas. Respecto de las mujeres, no sé si hemos llegado a “empoderarnos” efectivamente en todos los ámbitos sociales que pretendemos, o en aquellos sobre los que tenemos genuinos derechos, pero en materia de sexo creo que si hemos dado saltos cualitativos comparando décadas anteriores. Hoy hablamos de sexo, en la cama pedimos lo que nos gusta, usamos juguetes y sabemos que la anorgasmia se puede revertir, por mencionar algunas de las cuestiones concretas de ese “hacerse cargo” del poder.

He aqui mi pequeña lista de mitos que considero harían a todos mucho más felices si pudiéramos desterrar para siempre de nuestras camas:

Las mujeres no disfrutamos del sexo casual. “Cada vez un mayor número de mujeres disfruta de encuentros sexuales casuales y muchas lo hacen respondiendo a un impulso psicológico o por aprovechar la oportunidad de probar cosas nuevas”, aseguraba la sexóloga Tracey Cox en la columna que publica ‘The Daily Mail’. Suele abundar todavía la idea de que necesitamos alguna clase de promesa o garantia sentimental para intimar con un extraño. Pero hay una cuestión biológica que lo niega de plano. “Si es portadora del gen DRD4, es más probable que disfrute del sexo casual (y también más propensas a ser infieles)”, advierte la sexóloga y recuerda una investigación de la Universidad de Nueva York sobre este gen que, cuando está presente en el ADN, los individuos son más propensos a “buscar nuevas sensaciones” y a sentirse atraídos por las “satisfacciones instantáneas” como consumir drogas o dormir con extraños. Ya lo anticipaba Helen Fisher, antropóloga y bióloga especializada en comportamiento humano, que la mujer de las cavernas tenia siempre dos hombres en la agenda; el padre de sus hijos y otro de repuesto por si faltaba el primero y no había quien proveyera sustento a los hijos.

Que no vemos pornografía. Quizá nunca nos gustó el contenido sesgado que ofrecía hasta hace poco la industria del tiple XXX, siempre enfocada en el goce masculino. Hoy existen directoras de cine que han elevado el género aportando imágenes con tratamiento igualitario. Sin embrago el neurobiólogo Ogi Ogas, en un artículo publicado en Psychology Today sugiere que las consumidoras de ese porno es bajo en relación al número total de mujeres que ven pornografía pura. Esas páginas tenían apenas 1% del tráfico mientras el porcentaje de mujeres que veían contenidos eróticos no creados para ellas seguía siendo mucho mayor. Ya una investigación de la consultora Nielsen en 2003 arrojaba un 27% de usuarias de sitios porno, de hecho PornHub, de las páginas más populares registraba entre 25 y 35% de seguidoras.

  desmontando los mitos summerstations

Que el tamaño no importa Si, definitivamente importa, pero en la cama no lo es todo. La Universidad Nacional Australiana con sede en Canberra demostró que el atractivo del miembro masculino es directamente proporcional y según los biólogos, esa predilección es instintiva ya que antes de que el ser humano tapara el cuerpo con ropa las mujeres considerábamos que las medidas indicaban la capacidad reproductiva del varón. Aunque aquello no se demostró, los biólogos autores de este estudio publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU les mostraron a 105 mujeres jóvenes unas cincuenta imágenes de cuerpos varoniles con diferentes aspectos. Todas optaron por aquello que les causaba más impresión.

Que no nos masturbamos. Desde que existe el ser humano existen los juguetes sexuales, usados nada más y nada menos que para la auto estimulación genital. Las bolas chinas, los consoladores y más tarde los vibradores. La era del tupersex puso al descubierto algo que hasta las abuelas practicaban, y no siempre con elementos y electrodomésticos fabricados por la industria. El Instituto Kinsey, el primero en hacer una gran y exhaustiva encuesta sobre la sexualidad de los estadounidenses develó ya a mediados del siglo pasado que dos tercios de las mujeres admitieron masturbarse con frecuencia. Imaginen la cantidad de mujeres que lo hacen y no lo cuentan.

Que no pensamos en sexo con la misma frecuencia que los hombres. Pensamos todos los días. Mientras las estadísticas aseguran que la mayoría de los hombres piensa al menos 19 veces al día, las mujeres piensan en sexo unas 10, y la que más veces admitió llegó a 140 pensamientos eróticos en menos de 14 horas. Esto es bastante más si se tienen en cuenta que los hombres le dedican la misma cantidad de pensamientos a la comida (18 veces por día), algo en lo que pensamos mucho menos las mujeres, (en especial las que vivimos a dieta) según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio dirigida por el psicólogo Terri Fisher.

Que somos conservadoras en la cama. El éxito de las 50 Sombras de Grey y el desabastecimiento de esposas, látigos y prendas para la práctica del bondage indican lo contrario, que las mujeres estamos desde siempre al tanto de las novedades que ofrece el placer, de hecho la fantasía más recurrente es la del trio, sea con dos caballeros o con dos mujeres, por lo que también queda claro que somos permeables a la bisexualidad. Un estudio de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, realizado entre 5000 mujeres y 4200 hombres, conducido por la socióloga Elizabeth McClintock, arrojó que hay un rasgo en las mujeres que las hace más propensas a explorar las relaciones entre personas del mismo sexo, si surge la oportunidad. La variedad de series en Netflix que abordan el tema lo confirman.

Sin comentarios

Clases para aprender a identificar a la pareja ideal

Hace unos días volvíamos a preguntarnos con una amiga como serán las relaciones sentimentales en el futuro cercano, ahora que hemos asumido que la exclusividad sexual esta demodé y que lograr convertir una cita en vínculo es una empresa tan difícil como acertarle al PRODE. Tal vez haya que resignificar algunos conceptos, comentaba ella. O quizá solo se trate de aplicar una estrategia matemática para identificar a la persona indicada, leo en una interesante nota publicada en el diario ABC.

Nada menos que de esto último, de una estrategia matemática, se tratan los flamantes seminarios Love Sinapsis que dictarán desde el próximo mes de marzo en la primera Escuela Neurocientífica del Amor, una institución salvadora pues, de cumplir su objetivo, promete rescatar a media humanidad de esas citas desastrosas que terminan liquidando la esperanza de encontrar el amor.

La Escuela Neurocientífica del Amor se presenta como institución líder dedicada al coaching en “sinapsis interpersonal”, y la única que enseña una técnica capaz de ayudarnos a encontrar sin margen de error a la pareja ideal. Para eso abona la teoría de que primero debemos conocernos muy bien para luego poder identificar el perfil de la persona adecuada. “Se trata de un test que ya han realizado 14 millones de personas en el mundo” afirma Lidia Martínez, directora y coach de la Escuela, con sede en Madrid, Barcelona y Valencia. “Los alumnos aprenden a realizar un test que sirve para saber cuál de los 12 perfiles sinápticos corresponde a su persona. Una vez que lo han identificado es más sencillo identificar al complementario, lo que denominamos perfect match, para poder decidir a quién amar y a quién no” apunta la mujer.

 el amor, a clases sunshine

Para Martínez gastamos demasiado dinero en banalidades, y nada en el autoconocimiento. Y he ahí el problema. “Cada día vemos en nuestra sociedad parejas que fracasan. El amor, y el desamor, influye inevitablemente en el resto de ámbitos de la vida: social, laboral etc. Por eso es importante aprender cómo amar y a quién amar para ser felices. Las personas, cuando rompen una relación que ha sido tóxica, sea por acoso, violencia, celos, dependencia emocional, tienden a sentirse desconfiadas, distantes o a la defensiva cuando conocen a otra persona, por lo que pueden dejar pasar una oportunidad porque no se muestran tal y como son. Esto se evitaría si tienen confianza en sí mismos y saben identificar a quien tienen delante, para determinar si es compatible o no, y evitar así nuevos desengaños.”

La receta suena simple… pero hay que ver si la inteligencia logra anteponerse a la tiranía de la carne, pues el individuo ha demostrado ser flojo en ese plano. Las clases están en manos de psicólogos y especialistas en biología que parten de estudios científicos recientes donde se demuestro que el amor es una habilidad que se aprende. Algunos ítems del seminario se basan en investigaciones de la brillante Helen Fisher, antropóloga e investigadora del Instituto Kinsey, autora del algoritmo de compatibilidad hoy utilizado en portales y aplicaciones de citas como Tinder. “La diferencia entre la App móvil y lo que enseña la escuela reside en que Tinder utiliza el algoritmo para presentar aquellas personas que poseen algunos rasgos fisiológicos por los que nos sentimos atraídos. Sin embargo, esta información es incompleta y la prueba definitiva es la gran cantidad de citas o sexo casual que no acaban en relaciones románticas”.

Ya con eso alcanza y sobra para sacarse un boleto y anotarse en las clases.

Sin comentarios

Las mascotas influyen en la percepción de las parejas

Un querido amigo acaba de adoptar dos cachorritos que habían llegado maltrechos a un refugio de la ciudad. Tienen unas orejas gigantes que más bien parecen murciélagos, una mirada derretidora y desde que publicó sus retratos en las redes ha triplicado likes, cosechado cientos de corazoncitos en estado latiente y, en consecuencia, elevó su sex appel. La misma experiencia tuvo un conocido que acunó una gatita callejera y al poco tiempo, cuando empezó a subir imágenes de la casa destrozada por el felino de dos meses, conoció vía Instagram a su actual mujer. Bueno, yo misma morí por un famoso violinista que tocaba Mozart mientras su gato gris le dormía en el hombro….

Un nuevo estudio confirma que las mascotas pueden influir en nuestra percepción de las parejas potenciales, literalmente, son un GPS para atraer gente par, lo que además demuestra cuanto más hacen por nosotros los animales. “Las mascotas traen muchos cambios a nuestra vida amorosa”, confirma Justin García, biólogo evolucionista del prestigioso Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana que llevó adelante una encuesta entre 2300 usuarios solteros de un sitio de citas muy popular en el mundo. Los participantes convocados debían responder dos preguntas clave: “¿juzgarías a una pareja por la relación que tienen con tus mascotas?, ¿alguna vez has usado a tu mascota para atraer a alguien que te gusta?. El 61% de las consultadas eran mujeres. García, junto con los antropólogos Peter Gray y Helen Fisher, asesora científica del portal Match, analizó las respuestas y confirmó lo sabido: todas las mujeres coinciden en que los solteros que adoptan, especialmente perros sin pedigrí, son los más atractivos del mercado. Unas 553 mujeres y 277 varones afirmaron que juzgan a las personas por el trato que dan a sus bichos, y esto se debe al costado paterno que invariablemente se proyecta en ellos, concluyen los autores del trabajo, publicado en la revista Anthrozoös.

 ”cosita de mamá“…soundsnaked 

“Esto es útil en el mercado de las citas” asegura García “donde “no solo debes tener esa capacidad de conexión, sino asegurarte de que los demás sepan que la tienes. Como los humanos somos una especie que practica la crianza colaborativa, la forma como un hombre trata a una mascota puede indicar si estará comprometido con los hijos y los deberes sociales de la familia, ya sea que esto signifique cuidar de ti o de ti y tus hijos”.

Mi amigo asumió la tenencia con la responsabilidad que exigen los hijos, nada extraño en este mundo contemporáneo lleno de solitarios con grandes reservas de amor para dar. “La gente tiende a actuar cada vez más como progenitores de sus mascotas. Por ello, lo que esperaríamos de una mujer que fundamenta su conducta en la respuesta de sus hijos hacia una pareja, es similar a lo que observamos ahora con las mascotas” dice Shelly Volsche, antropóloga biocultural en la Universidad de Nevada, Las Vegas. En el estudio, cuando se preguntó a los participantes si había usado a la mascota para atraer a una pareja potencial, la mayoría de los hombres dijo que si. No es el caso de mi amigo, pero si hay algo claro es que su gesto denota la clase de ser humano que es. Y ese es el mejor imán!

Sin comentarios

El buen sexo impacta en la oficina

Así como algunas ofrecen gimnasios, áreas de esparcimiento, clases de yoga o instalan fechas especiales (“viernes casual”, “family day” etc)… ¿qué tal si las empresas también le dedicaran un espacio (en sus políticas de recursos humanos, obvio) a la vida sexual de los empleados? Podría ser implementando pequeñas estrategias tales como poner una expendedora de juguetes al lado de la máquina de café, o abrir un consultorio erótico online o premiando el presentismo con membresías en portales de citas, entre otras cosas que se me ocurren. No sería descabellado. Los últimos estudios científicos confirman que quienes tienen bien cubierta su cuotita de sexo, mejoran su rendimiento laboral. 

Sabemos que el orgasmo (cuando se consigue) desata una catarata de hormonas que fluyen directamente en el cerebro impactando, como consecuencia, en todas las actividades diarias del ser humano. Eso incluye la oficina, donde se cree que la buena cama ayuda a mejorar el clima de confianza entre compañeros y a estimular el trabajo en equipo, sostiene la prestigiosa antropóloga estadounidense Helen Fisher, autora de “Healthy Sex Life Could Improve Career, un estudio especialmente realizado para el sitio Chemistry del cual es directora científica. Fisher encuestó a 40.000 personas (el 56% mujeres con una edad promedio de 37 años) registradas en el portal y encontró que aquellos que mantienen una sexualidad activa y frecuente generan nuevas ideas a la hora de resolver las dificultades laborales concretas, además de ser más agradables, calmos y cooperadores, clave para un equipo. ”Además de ser un gran ejercicio y aliviar el estrés, el sexo provoca la liberación de sustancias químicas valiosas para el cerebro” sostiene, refiriéndose a la dopamina y la oxitocina (una estimula el pensamiento positivo y la otra la comunicación). “Se observa desde una mejora en la resolución de problemas como resultado de los niveles de dopamina aumentadas, hasta el trabajo en equipo mejorado gracias a una inundación de la oxitocina, ambos positivos para el rendimiento.”

qué tal los “viernes fetish”??? Foto gza hotphotography

Nada más insalubre que una oficina llena de mala onda…

Sin comentarios