Cubitos de hielo y pastillas de mentol para el sexo oral

 

Quizá el sexo sea lo último que querríamos hacer en estos días tórridos que padece el Hemisferio Sur, pero cierto es que la temperatura alta siempre es buena excusa para ampliar el repertorio lúdico y probar cositas nuevas en la cama, ejemplo, los cubitos de hielo y las célebres pastillas mentoladas que antes úsabamos para sacarnos el aliento a cigarrillo, o a cebolla.

Estas golosinas parecen estar de “última moda” en cuestiones de sexo oral. Lo recordé días atrás cuando un vendedor ambulante subió al colectivo ofreciendo el clásico paquete negro con letras plateadas, ignorando que se han convertido en un ”tesoro.” Su poder refrescante, mas que la menta, genera un efecto placebo capaz de aumentar la sensibilidad de los genitales, al ser estimulados oralmente, claro. Primero hay que chupar la pastilla, y luego darse a la práctica… 

sudor frio...sunshinecafe 

Así es que a comprar las Halls y a llenar las cubeteras del freezer. Al contacto con el frío helado la piel se pone tensa enseguida y el efecto se potencia en las zonas erógenas tanto femeninas como masculinas que, bien tratadas, responden sin pensar.

Con ambos recursos habrá que tomar ciertas precauciones. En el caso del hielo lo ideal es tener a mano un recipiente lleno y antes elegir bien dónde se usará, para no mojar la cama ni pescarse una bronquitis bajo el aire acondicionado, y mucho menos se debe introducir el hielo en los orificios del cuerpo. Con la pastilla, lo mejor es no tenerla en la boca mientras se hace uso pues se corre el riesgo de morir asfixiados, ya por el azúcar o se desliza fácil. Otra idea útil es guardar los juguetes en el freezer, y de paso el frío mata todos los gérmenes (siempre y cuando el chiche sea de un material noble, como la silicona medicinal o metal, nunca plástico pues congelado se parte y puede lastimar).

Revisando estos menesteres encontré que existen joyas heladas diseñadas por una alemana llamada Katharina Ludwig. El invento es sencillo de hacer en casa, basta meter anillos, collares y aros con base metálica en cubeteras con formas eróticas. Tarea para el hogar!