El 85% de los empleados fantasea con un compañero de trabajo

Desde que las cámaras vigilan los espacios públicos es cada vez más difícil para los fans del cancaneo tener sexo en lugares no convencionales, incluso en el ámbito de trabajo. Hay que estar muy urgidos para dejarse llevar sabiendo que el escenario está “monitoreado” no solo por las cámaras de seguridad, sino también por las computadoras. Sin embargo, los más osados buscan refugio en la oscuridad del baño, en las escaleras o en la sala de reuniones, tal el caso del gerente de una cooperativa local y su empleada que semanas atrás fueron sorprendidos agitándose sobre un escritorio lleno de papeles, como en las películas. El video se viralizó y el hombre salió a pedir disculpas, aunque nada lo salvó de verse con los calzones caídos frente a todos sus subordinados. De acuerdo con un informe de The Wall Street Journal, hace poco los directivos de una start up de EEUU enviaron un mail prohibiéndo expresamente el sexo en la oficina luego de haber encontrado condones usados en las escaleras del edificio, y tras comprobar que una cultura laboral demasiado amigable había impactado en la caída de la facturación, lo que demuestra que el sexo en el ámbito de trabajo puede ser de importancia crítica para un negocio.

Claro, no es lo mismo tener sexo en la oficina que tener sexo con un compañero de trabajo. Lo primero es una imprudencia, lo segundo es lo más común del mundo, pese a que en los reglamentos internos muchas empresas siguen condenando los vínculos entre empleados, más entre los de distinto rango. Sin embargo, según un estudio realizado en 2013 por el sitio de negocios Bussines Insider entre 2500 personas, casi el 80% de los profesionales mantuvo relaciones con un compañero, el 50% dijo haberlas evitado por tratarse de un colega y el 85% dijo haber “soñado” alguna vez con llevarse un compañero a la cama.

dos amores en la oficina es mucho Helmut Newton

La atracción es una fuerza extraña e inevitable, y en el ámbito laboral es un arma de doble filo: al cabo de tantas horas bajo el mismo techo, cualquier ser humano acaba viendo belleza donde no la hay, convirtiéndose el trabajo en un terreno fértil para las infidelidades. Según el sondeo el 92% no cree que se deban prohibir las relaciones entre compañeros, y dos de cada tres considera que no son un problema mientras no afecte la carrera profesional de nadie. Entre los que confesaron haber intimado en el trabajo, casi el 60% dijo haberlo hecho con varios compañeros, solo un tercio con subordinados y el 80% coincide en que esos amores furtivos no afectaron su productividad ni la carrera.

Para Liz Ryan, experta en relaciones laborales de Bussines Insider, el sexo entre compañeros es inofensivo siempre y cuando se de entre pares, haya discreción y no se vuelva una conducta reiterada. Léase, hay que llevarlo con elegancia. Yo en cambio aprecio a los que se abstienen, convencidos de que “donde se come …”

Sin comentarios

El 51% de las mujeres fantasea con un compañero de oficina

Las fantasías sexuales han sido siempre el condimento de las relaciones de pareja estables, pero muchos sexólogos recomiendan justamente que mejor nunca salgan de ese plano, de la fantasía, porque hacerlas realidad implica quedarse sin motivación a la hora del encuentro con la persona amada. En algunos casos, hasta podría ocasionar problemas laborales, pues el 51% de las mujeres de entre 23 y 40 años fantasea con un compañero de trabajo, según una encuesta del portal SexPlace realizada entre 1800 chicas de esa edad. La primera conclusión de la encuesta indica que 8 de cada diez mujeres usa habitualmente juguetes eróticos en la intimidad, lo que considero un gran avance. Pero el dato es que el objeto de su película puede ser el cadete o el ayudante de Tesorería a quien la monotonía laboral ha convertido en un Don Drapper, brillante y deseable.

la secretaria fantasea con el jefe…y viceversa Foto Gza Julia Fullerton Batten

Así es. El 51% sueña con tener sexo en la oficina (claro que es esitante buscar donde meterse para evitar las cámaras de la vigilancia) o durante un viaje de negocios. El 12% de las consultadas en cambio vuela con cierto recato y, en vez de verse con otro, elige a su media naranja para retozar imaginariamente en un hotel de playa, y con todos los chiches del siglo XXI: lencería, aceites, vibradores etc. Por último, un 14% fantsea con algún amigo cercano con el que se ve usando disfraces, vibradores y artículos para la bañera… sí, para la bañera (espuma, patitos, etc).

Bueno, cierto es que existe la posibilidad de que el amor esté a dos computadoras de distancia. Todos conocemos varios casos. Según destacan las autoras de Office Mate, Stephanie Losee y Helen Olen, el 50% de los consultados para su libro admitieron haber salido con compañeros de oficina, y un tercio de esos amores furtivos terminaron en matrimonio…

Sin comentarios

El buen sexo impacta en la oficina

Así como algunas ofrecen gimnasios, áreas de esparcimiento, clases de yoga o instalan fechas especiales (“viernes casual”, “family day” etc)… ¿qué tal si las empresas también le dedicaran un espacio (en sus políticas de recursos humanos, obvio) a la vida sexual de los empleados? Podría ser implementando pequeñas estrategias tales como poner una expendedora de juguetes al lado de la máquina de café, o abrir un consultorio erótico online o premiando el presentismo con membresías en portales de citas, entre otras cosas que se me ocurren. No sería descabellado. Los últimos estudios científicos confirman que quienes tienen bien cubierta su cuotita de sexo, mejoran su rendimiento laboral. 

Sabemos que el orgasmo (cuando se consigue) desata una catarata de hormonas que fluyen directamente en el cerebro impactando, como consecuencia, en todas las actividades diarias del ser humano. Eso incluye la oficina, donde se cree que la buena cama ayuda a mejorar el clima de confianza entre compañeros y a estimular el trabajo en equipo, sostiene la prestigiosa antropóloga estadounidense Helen Fisher, autora de “Healthy Sex Life Could Improve Career, un estudio especialmente realizado para el sitio Chemistry del cual es directora científica. Fisher encuestó a 40.000 personas (el 56% mujeres con una edad promedio de 37 años) registradas en el portal y encontró que aquellos que mantienen una sexualidad activa y frecuente generan nuevas ideas a la hora de resolver las dificultades laborales concretas, además de ser más agradables, calmos y cooperadores, clave para un equipo. ”Además de ser un gran ejercicio y aliviar el estrés, el sexo provoca la liberación de sustancias químicas valiosas para el cerebro” sostiene, refiriéndose a la dopamina y la oxitocina (una estimula el pensamiento positivo y la otra la comunicación). “Se observa desde una mejora en la resolución de problemas como resultado de los niveles de dopamina aumentadas, hasta el trabajo en equipo mejorado gracias a una inundación de la oxitocina, ambos positivos para el rendimiento.”

qué tal los “viernes fetish”??? Foto gza hotphotography

Nada más insalubre que una oficina llena de mala onda…

Sin comentarios

Cae un argumento: el sexo alivia el dolor de cabeza

Y yo que pensaba que los lugares comunes eran grandes verdades: bueno, parece que el dolor de cabeza es la mejor excusa para tener sexo, y no al revés, como argumenta ese viejo cliché femenino. Y es más, hasta podría aliviar ciertas migrañas, algo que ya me había contado una amiga que suele curarse las cefaleas con intensas sesiones de “amor carnal”.

….sos mi bayaspirina autor anónimo via nevver

Un equipo de neurólogos de la Universidad de Munster, Alemania, descubrió que la actividad sexual puede aliviar de forma “parcial o completa” cierto tipo de migrañas, incluso con más eficacia que la aspirina y otros analgésicos que solemos tomar en esos casos. El estudio está publicado en la revista Cephalalgia que edita la Sociedad Internacional de Cefalea, y tras hacer la prueba de laboratorio con pacientes que sufren dolores crónicos, los médicos observaron que uno de cada cinco reportaba una completa ausencia de molestias tras un encuentro erótico, en particular los hombres, que utilizaron el sexo “como una herramienta terapéutica”, según dijeron en la encuesta. Lo que hace de remedio en ese caso son las famosas endorfinas, el analgésico natural del cuerpo humano, que se liberan través del sistema nervioso central durante el acto, reduciendo o incluso cortando el dolor de cabeza aun en casos de cefalea “en racimo” (el que se repite siempre del mismo lado de la cabeza).

Conclusión, a buscar otra excusa, o mejor dicho a no poner ninguna, que la vida es corta y las oportunidades no vuelven…

La vida sexual de los presidentes

La vida sexual de un presidente es algo intrascendente, a menos que el tipo invierta los fondos públicos (o su poder) en sus actividades privadas. Ahí sí, la intimidad del funcionario se vuelve un patético asunto de Estado, tal es el caso del premier italiano cuya reputación está en picada desde que se supo que organiza fiestas con prostitutas…¿en la residencia oficial?

Es difícil saber cuánto de mito y cuánto de verdad hay en los rumores que suelen correr como reguero alrededor del primer mandatario de un país: que anda con la ministra, que se acuesta con sultano, que es de hacer tríos etc etc etc. Pero lo que haga en la cama el gobernante, ¿afecta o no a la historia de un país?. Para Larry Flynt, fundador de la revista Hustler y director de cine porno, la sexualidad del hombre más importante de una nación afecta, y mucho, a su tarea. Convencido de eso se metió en la Casa Blanca para escribir junto con el historiador David Eisembach un libro que ya tiene “infartado” a más de un político norteamericano.

doblevida

señor presidente, ¿le hago masajes? via oldtimereligion via bigfun

A lo largo de 300 páginas One Nation Under Sex – que el próximo 26 de abril estará disponible en las librerías de los Estados Unidos – Flynt y su socio exploran la intimidad de los ex presidentes, desde Thomas Jefferson hasta Bill Clinton (se salvaron Bush y Obama, uno porque los escondió muy bien y al otro todavía no le encuentran la hilacha), y analizan la postura de la prensa ante los secretos privados de los hombres más poderosos del mundo. Y es un tema serio, claro que sí.

Seguir leyendo

Con el calor aumenta el deseo sexual

Se ha intentado probar científicamente que el calor aumenta el apetito sexual de las personas. ¿Qué factores alientan dicha hipótesis? A causa de la elevada temperatura hombres y mujeres andamos ligeros de ropa, es decir, hay más estímulo visual, al revés del invierno, época en la que uno va tapado hasta las orejas. En verano, además, las noches son más largas y bajan las horas de sueño.

Tengo un amigo que cree fehacientemente en este fenómeno. Apenas salta el barómetro a él le empiezan a llover las propuestas de sus ex compañeras de cama, lo que impacta en la frecuencia de su actividad sexual estival. Lo tomé como una fanfarroneada, pero es creerle o reventar: ayer, 20 de septiembre, estando en la cola del cine empezó a sonarle el celular. Era una vieja “amiga” intentando reflotar el vínculo, tal vez para asegurarse un revolcón primaveral.

Seguir leyendo

Vos en mis fantasías

Lo ví venir caminando con su silueta recortada a contraluz por el pasillo, con el andar musical de un rockero trasnochado, sweater de rombos amarillos y jean ajustado donde se debe, pelo delicadamente revuelto como nido de carancho. Desde entonces no he dejado de imaginarlo…

Yo iba por agua caliente para el té. Nos cruzamos. Amable, aprovechó para comentarme no sé qué cosa, porque sinceramente no lo escuché. Lo conozco desde hace años, pero lo miro por primera vez. Ahora solo recuerdo sus manos sosteniendo el celular, buscando un número que le pedí a propósito para poder detenerme en los detalles de mi hallazgo. Fuertes, con las venas marcadas y pelitos en los nudillos. Cuántas cosas podrían hacer estas manos….

No hay misterio más apremiante que el de la atracción. No recuerdo que dijo Freud sobre ésto, pero yo creo las fantasías sexuales son la cosa más extraordinaria que nos puede pasar: nutren la cabeza, y nos permiten exorcizar los deseos más profundos, sobre todo si no sabemos cúando van a cumplirse. Una investigación dirigida por Antonio Zadra, profesor de psicología de la Universidad de Montreal, asegura que mujeres y hombres soñamos por igual con relaciones sexuales, pero con algunas diferencias:

• las mujeres soñamos con nuestra pareja actual o con algún ex, mientras que los hombres son propensos a tener fantasías con otras personas (y con varias al mismo tiempo)
• en las mujeres hasta el 18% de los sueños sexuales están relacionados con sexo indeseado y el 9% con celebridades
• las mujeres soñamos tanto como los hombres, a pesar de que antes se creía lo contrario

Aún no tuve la suerte de verlo en mis sueños, pero si mi mente sigue insistiendo en aquella imagen del pasillo quizá consiga una noche de onírica pasión, porque según el informe si uno se duerme con deseos, aunque sea inconsciente, el cerebro guarda imágenes que luego generan un sueño erótico, en el que uno satisface el apetito. Y algunos sexólogos consideran que, tanto en mujeres como en hombres, el 4% de los sueños sexuales acaban en orgasmos. Respecto de fantasear con alguien que no es el cónyuge o compañero sentimental es algo muy normal, según otro estudio publicado en The Journal of Sex Research, elaborado por Thomas V. Hicks, de la Universidad de Vermont, en Burlington, informe que ya tiene dos años, pero que aporta.

Seguir leyendo