Las máscaras, o el erotismo de la transformación

En las épocas de Carnaval vuelvo a los corsos de la infancia y los clásicos festejos con los chicos del barrio: correr por las calles para tirarnos esas bombitas llenas de agua, un recurso que si te daba en la cara no contabas el cuento. Entonces algunas madres solían vigilar sumándose, como la de un vecinito, que salía disfrazada de aldeana y terminaba echándose baldazos con sus hijos. Ahora que lo pienso, con su falda corta y empapada que dejaba ver su silueta voluptuosa, debe haber sido el sueño erótico de todos los padres del vecindario.

Los disfraces tienen ese extraño poder, son una herramienta cuyo morbo no decae, y que en estas épocas vuelven a salir del cajón más oscuro de nuestras fantasías para demostrarnos que, al fin y al cabo, todos somos un poco fetichistas. Mark Griffiths, un psicólogo y profesor de la Nottingham Trent University, autor también de un blog sobre temas de psicología y afines, indagó entre sus pacientes e hizo un listado de los disfraces femeninos que más provocan a los hombres: animadora, camarera, enfermera, mucama, secretaria, oficinista y colegiala, en ese orden. A las mujeres, según su lista, les excitan aquellas ropas relacionadas con el poder, ejemplo, el policía, el militar y el traje de empresario, el más afrodisiaco de todos…(aunque, ¿ya vieron los pantalones de la nueva policía de la ciudad Buenos Aires? O les encogió con el lavado o tienen mucha lycra!)

Según la web de citas Gleeden, que realizó una encuesta para saber cuáles eran las profesiones más atractivas para los usuarios en vacaciones, al tope del top ten están los uniformes, tan asociados a la idea de lo que representan (poder). Los hombres fantaseaban con las azafatas, con las guías turísticas, las recepcionistas, las niñeras y por último con las camareras. El el 37% de las usuarias en cambio dijo soñar con el bañero; con los bomberos, el barman y los médicos.

Las 50 Sombras de Grey reciclaron el antifaz erótico

Lo que a mi ver resulta sexy de verdad, más que cualquier disfraz, es la máscara o antifaz, ese ingrediente sutil dentro del boudoir privado que aparece ya en los rituales religiosos de los pueblos primitivos, quedando desde entonces directamente asociado a la sexualidad, o mejor dicho, a la lujuria. Actualmente es parte de la etiqueta erótica que se lleva en prácticas y disciplinas grupales privadas en las que los participantes no quieren ser reconocidos. Tras asegurarse el anonimato, las personas enmascaradas se desinhiben hasta perder la vergüenza, de ahí su poder transformador. Si las han usado una alguna vez habrán notado que ayudan a dejar atrás lo que uno es para ser lo que querría ser, olvidando por completo la culpa y la idea de parecer pervertidos ante el otro.

Antiguamente en Venecia, con su Carnaval imponente como el de Brasil, aunque muy distinto, el uso de máscaras estaba reservado solo a las clases altas y servía, básicamente, para ir a ver obras de teatro obsceno, o para “mantener en secreto amistades galantes” es decir, tomarte la góndola y hundirse en la bruma de la noche para llegar escondidos a los brazos de un amante…

Sin comentarios

Sploshing, el fetichismo de untarse en comida

A quienes les gusta cocinar, comer y tener sexo en idénticas proporciones, es decir, a los gastrosexuales o sibaritas de la vida, esta práctica puede gustarles hasta el empachoSe trata de excitarse embadurnados en comida, y en bebida, pues hay que digerir lo sólido, claro. Este entrenimiento parece ideal para los nostálgicos que pasaron los 40 y que todavía se erotizan con aquella escena de 9 Semanas y media en la que ambos protagonistas frente a un frigorífico se ponen a comer y a chuparse los dedos, hasta terminar frotándose con el menú. Sexo vintage!

El sploshing, así se llama esta variante fetichista, consiste en eso: en untarse mutuamente (desnudos o vestidos) con lo que tengan a mano en la heladera para luego “devorar” la comida sobre el cuerpo del otro. La intención es aumentar el placer sexual estimulando las papilas que irán explorando sabores, texturas y olores, explica su inventor, un tal Bill Shipton. Para el juego valen aquellos alimentos untuosos, ejemplo, crema, helado, flanes, tortas, miel, agua, jugo, yogur, fideos con tuco, sopas y cualquier comestible que no pique ni cause irritación en las zonas erógenas (evitar la pimienta, el ají locoto, etc.).

Dentro de las locuras cotidianas que trama el ser humano en su incesante búsqueda por aumentar el goce, algo que data ya desde tiempos remotos, cuando comenzamos a atribuirle poderes mágicos a ciertos alimentos, ésta debe ser de las técnicas más naive y menos arriesgadas. No causa dolor, ni la muerte de ningún ser inocente. A lo sumo engordamos, o nos rompemos la espalda fregando la escena después de la sesión.

Indagando en los infinitos laberintos de este club fue que encontré un ensayo titulado Cake Hols realizado por el fotógrafo vietnamita Jo Duck, que ha tenido la genial idea de retratar una serie de culos aplastando tortas, como síntesis del morbo. Y como corresponde, viene con videíto incluido. En fin, juzgad vosotros.

pobre cereza!

 En Argentina, con lo cuestan los productos de la canasta básica, creo que con un poco de picadillo o paté en lata nos las arreglaremos bastante bien!

Sin comentarios

Sexo y arquitectura en 1000 m2 para placer

Los albergues transitorios en la Argentina no son otra cosa que la “evolución” de los viejos prostíbulos urbanos que dejaron de funcionar en 1937, cuando entró en vigencia la ley de profilaxis que prohibía el ejercicio del oficio más viejo del mundo. Entonces los amantes clandestinos se quedaron sin un lugar donde hacerlo y ahí, rápidos de reflejos, los inmigrantes gallegos vieron el filón del alojamiento por horas, un negocio que subsiste hasta hoy. La liberación femenina de los años sesenta alentó el auge de estos templos para el amor furtivo, símbolo de la trampa y el pecado.

Recorrí unos cuantos cuando me tocó escribir sobre la historia de los telos amueblados porteños, que después de facturar millones empezaron a caer en desgracia a mediados de los 80, entre otros factores, a causa del SIDA que replegó a hombres y mujeres a la monogamia (por un tiempo). El Viagra los devolvió al circuito. Hoy son una salida para parejas que huyen de los hijos chicos, y para de los matrimonios que necesitan aventar el fuego, también sirve a quienes todavía viven con sus padres. Telúricos, bizarros, modernos, kitsch y con escenarios cinematográficos desopilantes, listos para cumplir cualquier fantasía erótica (como hacerlo en una isla, sobre un caballo, en un carruaje o un tobogán, en la escuela o en la cama de un hospital) siempre me pregunté cómo esos decorados decadentes podían despertar el deseo sexual de alguien. Al menos a mí si alguien me gusta, me importa la estética que rodea su vida cotidiana, y eso define todo lo demás. Puedo lidiar con plantas falsas, sillones de cuerina y pisos de porcelanato, pero me mata el baño con escobita detrás del inodoro y el florero de plástico en el centro de la mesa.

con bata y en la cama, Hefner reiventó desde Playboy la sexualidad americana

Pienso en todo esto a propósito de la primera exposición que acaba de inaugurarse en Barcelona, “1000 m2 de deseo” Arquitectura y Sexualidad, una muestra íntegramente dedicada a explorar la importancia del espacio en los comportamientos sexuales de la sociedad occidental desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Una propuesta brillante y ambiciosa, pues sin duda el escenario impacta en la intimidad de las personas. De hecho cuando pensamos en sexo, lo primero que pensamos en dónde vamos a hacerlo.

La muestra, que está en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) descubre cómo se han construido, proyectado e imaginado esos lugares para el esparcimiento carnal a través de dibujos y maquetas de arquitectura, instalaciones artísticas, audiovisuales y libros, e indaga en el poder de la estética sobre el autoerotismo, al tiempo que sugiere su influencia en la creación de los estereotipos que arrastramos. Desde los refugios pecaminosos que describen los textos de Sade, hasta el ideal de las casas colectivas del hippismo, los baños públicos, el cuarto del matrimonio, el departamento del playboy, sexshops, moteles de ruta, saunas y habitaciones para el BDSM, también los espacios virtuales para el cibersexo, como las redes sociales y las apps de citas, todos lugares que invitan a repensar cuál es el lugar del placer en esta sociedad contemporánea.

el sofá de Sade, ideal para.barjsjakeveci sunshine

La vedette de la exposición es una réplica de la cama giratoria del inoxidable Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy que redefinió la vida sexual de varias generaciones. Hefner hizo de su lecho su oficina, su sala de reuniones, su living, su mesa, su confesionario y un ring para revolcarse con sus conejitas. Si están por Barcelona, hasta el 19 de marzo se puede visitar. Traigan fotos!

Sin comentarios

El Viagra en crema y el deseo perdido

La ciencia trabaja a destajo para devolvernos la felicidad a hombres y mujeres por igual, en este caso, mediante dos nuevos fármacos destinados a mejorar la erección masculina y a abrir el apetito sexual femenino. Conseguir una buena perfomance en la cama sigue siendo el objetivo principal de una rama de la medicina contemporánea, enfocada en aliviar de algun modo el impacto que provoca en la sexualidad este mundo líquido, tecnologizado y desamorado, en el que toca vivir.

Asi es que desde hace un mes se consigue en las farmacias de Europa una nueva versión del sildenafil, la droga base de la pastilla celeste contra la disfunción eréctil, patología que afecta a muchos hombres y de distintas edades, en todo el planeta. Ahora los señores también pueden probar si hace magia el Virirec, una pomadita igualmente efectiva (al menos en el 83% de los casos de laboratorio) gracias a que contiene dos ingredientes clave: el alprostadil, un vasodilatador de las arterias, necesario para conducir la sangre y expandir el órgano; y un facilitador de la absorción cutánea. La crema requiere receta y cuesta alrededor de 47 euros. Es simple de usar, dicen, pues basta con frotarla con un aplicador para que en media hora… Aladino salga de la lámpara. Creo que este truco tiene sus bemoles: el efecto dura entre una y dos horas, hay que colocárselo durante el juego previo y, ojo, el ungüento podría hacer patinar al profiláctico. En fin

vos sos mi Viagra … marvelous

La otra novedad viene de FDA, que acaba de aprobar parcialmente la flibanserina para el tratamiento del trastorno del deseo sexual hipoactivo en mujeres premenopáusicas. Este producto viene hace rato ensayándose en distintos laboratorios, y sin mucha suerte, porque el “Viagra” femenino tendría ciertos efectos secundarios recontra adversos a los fines prácticos: provoca sueño y desvanecimientos repentinos, en ciertos casos (miren el video que linkeo arriba). Al revés del sildenafil (que actúa en el cuerpo) la pilule rosa funcionaría como un antidepresivo. Es decir, estamos como al principio…

Cuestión es que mientras la ciencia le busca la vuelta a la falta de deseo, nos quedan algunos paliativos caseros: comer mejor, dormir lo suficiente, practicar deporte, no hacerse demasiadas preguntas, masturbarse más, Tindear por la mañana todos los días, y concretar alguna de las máximas eróticas que propuse para este 2015 (acostarse con alguien del mismo sexo, tener un affaire con alguien mucho más joven y con alguien mucho más grande, hacer un trío etc. etc. etc.). El deseo nunca muere, solo se toma vacaciones….

Sin comentarios

Sexo y erotismo en el Museo de Bellas Artes

Si algún día de éstos pasan frente al Museo Nacional de Bellas Artes, entren. Hay colgadas en los muros obras fabulosas, algunas de intenso contenido erótico ahora finalmente agrupadas o curadas en una muestra imperdible que hace foco en el cuerpo femenino como sujeto de deseo, bien titulada “La seducción fatal”. Yo suelo cada tanto pasar a ver La Ninfa, de Bouguereau, y El Baño, del gran Prilidiano Pueyrredón, dos de las piezas más inquietantes del museo.
La muestra reúne 65 obras en su mayoría patrimonio del MNBA y está ambientada con luces bajas y de colores rojizos muy sugerentes y que invitan a detenerse para contemplar detalles de esos bellos desnudos retratados por grandes maestros del arte del siglo XIX y hasta el fin de la primera guerra mundial. “El erotismo de la sociedad burguesa del siglo XIX fue de una doble moral; existía una culpabilización sobre el sexo y, a la vez, las relaciones de poder sobre el cuerpo femenino, como lugar de deseo del hombre”, dijo Laura Malosseti, la curadora a cargo, a la agencia EFE.


Allí están La ninfa sorprendida de Edouard Manet, El despertar de la criada de Eduardo Sívori y El rapto, del francés Evariste-Vital Luminais que nos revela el vínculo entre las fantasías sexuales, la violencia y el sometimiento de la mujer a las pasiones masculinas. “No hay erotismo sin un componente de muerte, de destrucción” recuerda, asertiva, la curadora. “La idea de la mujer raptada, arrastrada a la fuerza y cautiva forma parte también del imaginario asociado a las jóvenes de clase popular, que fueron sujetos de fantasía de la élite de la época e iconos de la circulación entre clases.”

“Entrado el siglo XX, la vanguardia se adentró en una mirada crítica y la incitación a la excitación siguió en el cine y la fotografía, que eran lugares menos controlados y mas controvertidos” sotiene Malosseti, que al final del recorrido incluyó revistas pornográficas francesas censuradas allá y traídas a la Argentina, y que luego inspiraron tangos y caricaturas chanchas traducidas más tarde en lo que conocemos como “picardía criolla”. ”Esos impulsos, que parecen inherentes a la dimensión de la sexualidad, hacen que el cuerpo femenino siga siendo objeto de deseo hoy y que se utilice en el consumo de los medios de masas, que sea un producto”, afirmó.

No se la pierdan, hay visitas guiadas y tienen tiempo hasta marzo para verla.

Sin comentarios

Muebles de estilo para más y mejor sexo

Tengo la cabeza que arde noticias, chistes y anécdotas jugosas para compartir. Siempre digo que este blog se ha nutrido de los lectores y las amigas, fuente inagotable de información caliente y real.

A propòsito de eso, y ya que habíamos conversado sobre el asunto con una amiga que está en el mundo del diseño y la arquitectura interior, es que va este post con algunos datillos interesantes sobre mobiliario pensado especialmente para facilitar las posturas sexuales más rendidoras, ésas que si no sos joven o estás entrenado pueden acalambrarte o partirte un hueso. Y sí, a cierta altura de la vida o cambiamos la deco o hacemos más deporte. Una de dos.

divinas aplicaciones de una silla… jaimejustelaphoto via marvelous

En fin. Siempre consideré a la cama como un accesorio poco útil para la práctica del amor porque es básicamente un superficie plana, blanda pero plana, y para el sexo oral, por ejemplo, no aplica tanto como una mesa o un buen sillón medio alto y de dos cuerpos. En la cama uno de los dos debe ponerse en cuatro patas, culo pa’ arriba como gato lamiendo el plato, lo que luego deja las cervicales a la miseria. En cambio la silla ofrece una postura descansada para que el da...

Estas observaciones no son solo mías. A lo largo de la historia han habido célebres personajes interesados en desarrollar mobiliario ergonómico acorde a las necesidades eróticas humanas. Miren, sino, el rey Eduardo VII de Inglaterra, que mandó a crear la “silla del amor” para tener relaciones con dos mujeres a la vez. En España, el avanzado de Dalí (que era impotente) creó “Vis a vis de Gala”, un sillón con formas redondeadas hoy valuado en más de 26.000 euros.

En la actualidad hay varias empresas dedicadas a la producción de muebles para tener sexo en cualquier lugar y con diseño discreto, cosa de que el objeto no irrumpa en la escena del hogar.

Margarita Bonita, por ejemplo, es una empresa española que asesorada por sexólogos, interioristas, médicos e ingenieros creó una línea exclusiva para gozar cómodamente. Han equipado albergues transitorios y entre sus piezas fetiche figura una cama con movimiento (miren el video). En México es top la tienda Bala Studio, una de las más importantes del rubro, que cuenta entre sus hits a la silla Barbarella, ideada para el cunnilingus y muy similar a la “silla fellatio”, de líneas simples y formas precisas para facilitar el sexo oral en diferentes posturas. Otra firma destacada es Zen By Desing. Empezó con muebles para meditación y ahora son famosos por la silla Tantra y una colección exclusiva inspiradas en cada postura del Kamasutra.

Cuestión es que con toda la “creatividad” y materia prima de calidad que hay en este país, ya deberian estar haciendo diseños hasta para vender en los grandes supermercados….pero nada con terciopelo, ojo, que no permite deslizamientos y se ensucia!

Sin comentarios

La tapa del inodoro, o la clave de la convivencia

“Una de las cosas que hacen que esta pareja funcione es el sexo, y en ese sentido estoy muy tranquila”, deslizó con sutileza la conductora Susana Rocasalvo, que en breve contraerá matrimonio con su novio Charly, de 64 años.

Entre otros detalles domésticos la futura esposa reveló en una breve entrevista cuál es su receta para mantener el erotismo a salvo de la vida cotidiana, pues todos sabemos que en la intimidad los trapitos sucios pueden estropear el hechizo y el glam. Susana confesó que la clave para una buena convivencia está en que cada integrante de la pareja tenga su propio baño, como sucede en su casa, donde cada cual hace lo suyo en su espacio: “Compartimos el dormitorio, pero él usa el baño de la que era la suite de mi hija. Ahí tiene sus perfumes y sus cosas. Es la mejor idea: así evitamos la discusión por la tapa del inodoro” explicó, ya sin eufemismos.
Y sí. La tapa del inodoro, las toallas húmedas tiradas sobre la cama después de la ducha, los pelos pegados en el jabón o en el resumidero, el dentífrico sin tapa, la bombacha colgada en la canilla de la ducha y tantas minucias que a la larga nos convencen de que el amor puede durar siempre y cuando vivamos casa de por medio. Aunque un buen comienzo es el baño propio….
no te preocupes querido, siempre dejo limpia la mesada 
Sin comentarios

Diseñan ropa exclusiva para evitar el abuso sexual

En un mundo en el que la cifras dan cuenta del aumento del abuso y la violencia de género, surgen alternativas insólitas para prevenir el acoso sexual algo que, en todo, no debería partir de las potenciales daminificadas sino de los gobiernos de turno. Pero hete que en pleno siglo XXI, las mujeres, a falta de medidas drásticas por parte de las autoridades, han tenido que salir a inventar ropa capaz de resistir las maniobras de un violador. Es tan prosaico el recurso como lo fue el cinturón de castidad en la Edad Media, como el alcalde italiano que prohibió la minifalda para evitar abusos en su pueblo..

intentá, y vas a ver lo que te espera...via nevver 

Sin embargo, tres estudiantes de Chennai presentaron semanas atrás el primer prototipo de lencería “antiviolación“ denomidado SHE (Society Harnessing Equipment), un conjunto de prendas que da patadas eléctricas de 3800 watts mientras envía a la familia y a la policía un msm con la ubicación de la víctima. Por otro lado estudiantes del Instituto Nacional de Moda y Tecnología de Nueva Delhi diseñaron una campera paralizadora que funciona parecido, emitiendo descargas eléctricas a través de unos remaches metálicos que se encienden con solo apretar un botón escondido en los bolsillos. Según la coordinadora de la cátedra Noopur Anand, el modelito podría costar apenas 19 euros, y mucho menos si una empresa lo fabricara en forma masiva. Anand cree que la campera “es una necesidad” y que la moda también “debe penetrar en la vida de la sociedad, aunque sea de forma poco convencional, para apoyar causas sociales.”

La pionera de las prendas anti violadores fue la diseñadora Aya Tsukioka que en 2005 patentó un invento raro, un camuflaje urbano para pasar inadvertida en caso de peligro. Se trata de pollera pantalón que convierte a sus portadora, en tres cómodos pasos ¡en una máquina expendedora de gaseosas!  En 2005 unas chicas suecas ya habían intentado reciclar el viejo cinturón de castidad incluyéndole un complejo cierre en zig zag para impedir que se abra, algo que evidentemente no ayudó mucho ya que, como dijimos, las denuncias aumentaron, y no al revés.

y donde estàs? Foto Gza Cordon Press

Yo no estoy en contra, aclaro, lo que digo es que a estas alturas la creatividad debería aplicarse a otras causas, porque andar por la calle con semejantes disfraces es una manera de legitimar (y aceptar) la falta de políticas públicas concretas, como la seguridad. En fin, mundo, éste…

Sin comentarios

Erotismo vintage: de portaligas y corsets

Suelen quedar relegados en la oscuridad del cajón, lejos de la culpa (y de la curiosidad detectivesca de los chicos), y casi siempre reservados para las “grandes ocasiones”… ¿quién no apeló este recurso para reavivar muertos y pasiones dormidas? Además de esas aplicaciones útiles, el portaligas es una prenda cómoda y fresca que junto con el corset forma parte de la historia del vestario femenino, básicos en los que nunca ahorramos y que la moda sigue reinventado, a Dios gracias…

He aquí elevados ejemplos de que están entre nosotros, desde hace tantos años:

combo perfecto: ligas y corset

Seguir leyendo

Erotismo Vintage: pioneras del topless

El sol y la playa invitan a andar desnudos por la arena, y se ve que nunca hicieron falta excusas para retozar por la arena sin ropa. El topless se practicó siempre en todas partes del mundo, aquí lo comprobamos:

¿es Marilyn? me parece que sí, mucho antes de teñirse

Seguir leyendo

Sin comentarios