Catando juguetes sexuales…

Esta carita tan simpática (ver abajo del tag) puede hacerte muy feliz… Confieso que me encantan los juguetes para adultos con diseño de “autor”, son realmente desopilantes y, además de pasar inadvertidos, siempre tienen alguna aplicación novedosa en la intimidad. Lo que no sé es si mis “escasos” conocimientos sobre el mercado del entretenimiento alcanzan para convertirme en catadora de sex toys, como pretende ser la modelo inglesa Venus OHara, que tiene un blog sobre fetiches sexuales. La mujer está buscando ampliar el horizonte laboral y quiere dedicarse a “testear” productos eróticos, dijo en una entrevista publicada en la revista Interviú. Exactamente, quiere ser “crítica de vibradores” y escribir sobre cada chiche que llegue a sus manos. Supongo que debe ser algo parecido al periodista que va un restaurante, come hasta el último plato de la carta y luego publica en un medio gráfico si el coulis está chirle o si quedó cruda la colita de cuadril.

 

Dita y sus patitos en fila.via pussylequeer.tumblr

Seguir leyendo

La vida sexual de los presidentes

La vida sexual de un presidente es algo intrascendente, a menos que el tipo invierta los fondos públicos (o su poder) en sus actividades privadas. Ahí sí, la intimidad del funcionario se vuelve un patético asunto de Estado, tal es el caso del premier italiano cuya reputación está en picada desde que se supo que organiza fiestas con prostitutas…¿en la residencia oficial?

Es difícil saber cuánto de mito y cuánto de verdad hay en los rumores que suelen correr como reguero alrededor del primer mandatario de un país: que anda con la ministra, que se acuesta con sultano, que es de hacer tríos etc etc etc. Pero lo que haga en la cama el gobernante, ¿afecta o no a la historia de un país?. Para Larry Flynt, fundador de la revista Hustler y director de cine porno, la sexualidad del hombre más importante de una nación afecta, y mucho, a su tarea. Convencido de eso se metió en la Casa Blanca para escribir junto con el historiador David Eisembach un libro que ya tiene “infartado” a más de un político norteamericano.

doblevida

señor presidente, ¿le hago masajes? via oldtimereligion via bigfun

A lo largo de 300 páginas One Nation Under Sex – que el próximo 26 de abril estará disponible en las librerías de los Estados Unidos – Flynt y su socio exploran la intimidad de los ex presidentes, desde Thomas Jefferson hasta Bill Clinton (se salvaron Bush y Obama, uno porque los escondió muy bien y al otro todavía no le encuentran la hilacha), y analizan la postura de la prensa ante los secretos privados de los hombres más poderosos del mundo. Y es un tema serio, claro que sí.

Seguir leyendo

Que te borro del Feisbuuu

Por suerte tengo amigos como Fredi, que está en todos los detalles. Atento a la lectura del post anterior me manda este video para que lo comparta con la comunidad lectora, a propósito de la nueva aplicación para Facebook que anuncia por correo tu cambio de estado sentimental. Traten de mirarlo hasta el final, es muy oportuno y refleja la opinión que tienen muchos de ustedes sobre el uso de la red social, de la que confieso ser una fanática… moderada. La letra dice algo así:

….“que te borro del Feisbu, me atosigas con tus comentarios, tus besos virtuales, tus fotos del día, yo quisiera saber, antes de esto, tú ¿qué coño hacías?”

“te borro del Feisbuuu, que te borro del Feisbuuu…(coro)

“tú siempre has estado soltera y hoy me he enterado en tu Feisbu de que te has casado y el medio de la ceremonia me has etiquetado, y ¿porqué coño me etiquetas si no me invitaste a tu boda? que sepas que el traje de boda era muy ordinario y pasado de moda…la la lá”

Cuánto deseo hay en un abrazo

No entiendo cómo hay gente que puede vivir sin abrazos. Dicen que una persona necesita entre cinco a 20 como mínimo por día para “recargar energía y levantar el ánimo”.  Será por eso que me gusta tanto bailar tango:  en la milonga nadie amarretea este gesto tan pequeño y sanador.

Ahí te das cuenta enseguida, por la forma de rodear la espalda, si el bailarín es cálido o distante, si es sensible o está en pose…si trae segundas intenciones o no hay onda. Y así es en la vida también. Un abrazo es una señal silenciosa que indica el tipo de relación que nos une a otra persona: cuando es solo sexo, o sexo con amor, si uno está entusiasmado y el otro no… o bien el vínculo está en el freezer.

autor desconocido

sos mi amor….. via lelove

Un amigo que es muy observador me hizo notar que, a medida que los mineros de Chile emergían del fondo de la tierra, cada uno abrazaba a su pareja de forma distinta: unos se fundieron emocionados, otros hasta juntaban sus cabezas, y hubo uno que estrechó a su mujer pero le dió palmaditas en la espalda, como diciendo “ufff… vos, otra vez”. Según la experta en lenguaje corporal, Patti Wood,  una norteamericana que ha escrito mucho sobre el mensaje gestual, esa podría ser un pista clara de que se acabó lo que se daba.

Seguir leyendo

Una “gringa” en la milonga, por René

No es que no quiera escribir, es que me duele una muela y encima hay mucho tango en la ciudad. Imposible compatibilizar el dentista, el trabajo y la milonga en una misma semana, aunque estoy muy atenta a lo que ocurre porque muchos amigos y profesores están participando en estos días del Festival de Tango.

La cantidad de extranjeros aterrizados, como siempre en estas fechas, movilizó las pistas donde el resto del año “pastamos” tranquilos los parroquianos de siempre. Todo bien. Los turistas son necesarios para sostener el fenómeno, pero yo prefiero bailar con los locales, que huelen rico y entienden lo que bailan (la poesía de las letras) …bueno, los vascos te dan sorpresas, ¡ay sí!

tangobas

zapatitos en abrazo cerrado, foto diariodelviajero.com

Precisamente, un amigo que baila divino y escribe idem, publicó en su habitual columna de El Tangauta – la biblia del ambiente – un texto precioso que describe mejor que nadie lo que sufrimos las “autóctonas” cuando llegan las foráneas a robarnos el bailarín….

Seguir leyendo

Test para infieles no asumidos

Hay gente fiel y otra que se considera fiel pero en realidad no lo es del todo. Mientras sigamos sentados en la falsa creencia de que la fidelidad pasa por no acostarse con otra persona que no sea la que tiene nuestra exclusiva, la humanidá entera seguirá “pecando” alegremente y cargando en la cabeza con pesadas cornamentas, ésas que se ramifican enroscadas pero invisibles (invisibles a nuestros ojos, porque el resto del mundo no está ciego).

rodrigomiguel via lavitaebella

solos, a salvo de las tentaciones… rodrigo miguel via lavitaebella

En la milonga, que es una versión abreviada de la vida misma, es muy difícil que una pareja sobreviva a la tentadora oferta de espaldas semidesnudas y brazos que abrazan y a veces piden más que una tanda. La fidelidad, ahí como en la calle, se vuelve un bien imposible de mantener: aunque no te permitas consumar, nada evitará que una noche de éstas vuelvas a casa con los zapatos en la bolsa y el recuerdo de un cuerpo extraño grabado en el tuyo porque, asumámoslo, la fidelidad es más que una cuestión de sexo….

Seguir leyendo

Sexo en la milonga II

Lo vi entrar con sus zapatitos color crema, jean gastado, el cuerpo compacto y la cabeza calva, recién salida de la peluquería, y me dije: éste tipo no es de acá. Aunque algunos extranjeros intentan mimetizarse, en la milonga se distingue a la legua quién es foráneo y quién no. Según el país de procedencia (Europa, Asia o Estados Unidos) el turista tendrá siempre un aire distinto, mundano, más o menos cool, lo que hará imposible confundirlo con la fauna tanguera local.

El hombre en cuestión llegó con su bolsita y acompañado de un tipo parecido a él, pero más bajo. Los ubicaron en la mesa de al lado, e inevitablemente los escuché hablar. Eran españoles.

-Volvieron los gallegos,  al fin, pero, uf, éstos le dan al puré de ajo, acotó mi vecina de mesa, y yo tragando un sorbito de té recordé a los bailarines pestilentes con los que me crucé en este derrotero accidentado y cruel.


REV_TANGO_WORKSHOP

mejunje de abrazos Foto Graciela Calabrese La Nación

No lo digo con maldad: hay extranjeros que comen fuerte y que cuando bailan exudan lo que comen. Lo hablaba minutos antes con mi amigo Ricardo, que venía de bailar con una japonesa divina pero con “aliento a pecera”, según dijo (será por las algas del sushi, supongo). Pero éste no era ninguno de esos casos: el español era inquietante, muy… La milonga destila sexo, ya lo dije yo aquí.

Seguir leyendo

No me pegues ni me digas “Marta”

-Hola chuchú…

dijo la rubia, estampándole un chupón ruidoso. Así fue como esa noche nos enteramos los amigos que a nuestro querido Fredi, abogado y hombre de pocas palabras, la nueva mujer lo llama… “chuchú”.

La revelación puso al pobre “chuchú” al borde del colapso. Obviamente, mientras pudo soportó estoico la risita capciosa y las maldades masculinas de rigor, que empezaron apenas la rubia tomó sus bolsas y se subió a un taxi. Piadosa yo, viendo que Fredi no podía remontar, propuse que todos los que estábamos en la mesa confesáramos cómo nos llaman en la intimidad, porque ¿quién no ha padecido un sobrenombre juguetón, esos que brotan cuando estamos enfoguecidos, y que solemos cargar con asombrosa resignación?

steven klien madona and jesus

podés decirme mami, si querés...Steven Klein via big fun

Gordi, pichi, osi, chanchi…los apodos de la pareja suelen ser bien cursis, y casi nunca tienen relación alguna con la identidad del portador. Por ejemplo “chuchú” no es ni siquiera una cosa. Sin embargo, para la rubia significa mucho: es nada menos que el nom de guerre de su abochornado fiscal…

Seguir leyendo

Sacando a los ex del freezer

Lo mejor de escribir un libro y que te lo promocionen un poco es que los verdaderos amigos te llaman emocionados, como si esto le estuviera pasando a ellos. Y la sensación que da ver su alegría es igual a cuando tenés chuchos de frío y alguien te abraza por la espalda con una mantita de lana suave, tibia de cariño y abrigo.

danielo bolo

hoola ¡tanto tiempo! Danielo Bolo via codicebinario

Pero héte que mis cinco minutos de fama también inspiró a mis ex que, “conmovidos”  por la noticia, resucitaron del cajón donde los tenía archivados en foto de papel… mirá si serán prehistóricos.

O yo soy inolvidable o tienen la loca fantasía de leerse en algún capítulo. Algunos incluso se han atrevido a sugerir un reencuentro, sin recordar que yo lo que menos tengo es un espíritu vintage. Escuchándolos por el teléfono pensaba cuán “paracaidistas” somos a veces: caer de buenas a primeras en la vida del otro, después de años, para tirarse un lance sin preguntar siquiera ché, estás casada, tenés novio, enviudaste o te hiciste gay?… Seguir leyendo

El sexo del baile

En otra vida debo haber sido odalisca o vedette, porque no imaginan cuánto me gusta bailar. Lástima que para la danza tengo menos gracia que un perro con tutú. Mis padres me desalentaron toda vocación artística viendo que en los actos escolares, cuando me tocaba bailar El Gato, era incapaz de coordinar música y movimiento. Mis compañeritos iban para un lado, y yo automáticamente para el otro. Mi madre insitía en que yo tenía problemas espaciales. En fin. Como Elaine, el personaje de la serie Seinfield (y así me decía mi ex) el baile se me da mal.

Con en el tango me desquité. No es que me sale divino, pero me defiendo con dignidá. Quizá porque es una danza que parte del abrazo, y el resto es técnica y comunicación. Es poderoso. Nadie imagina lo que sucede entre una pareja cuando baila con los ojos cerrados, tejiendo pasos con las piernas. Dicen que el tango es un sentimiento que se baila, y un acto sexual figurado.

En Villa Crespo les hice este videíto (abajo) para que se den una idea de lo que digo.

Seguir leyendo