La tecnología al servicio de los amantes engañados

Dos temas dominaron la mesa de noticias eróticas en esta semana que se fue. Primero sorprendieron los audaces consejos de la actriz Gwyneth Paltrow sobre el orgasmo “democrático” y las infinitas posibilidades del sexo anal; segundo, los afinados recursos de la tecnología para detectar la infidelidad, en este caso, femenina. Leo con afición las notas policiales y encuentro un par de episodios interesantes sobre el tema. Hace días en la localidad de Mérida, España, la policía detuvo a un hombre de 50 años que había instalado en el teléfono celular de su esposa cerca de 18 aplicaciones con las que controlaba las llamadas, fotos y apps que ella descargaba. Sabía que existían estos recursos “sabuesos”, pero ya 18 me parece una exageración, tan alarmante como las estadísticas que “justifican” su existencia, en el caso de ser cierto que el 55% de las mujeres y un 60% de los hombres casados tienen aventuras fuera del matrimonio, como asegura un sitio especializado en tácticas y estrategias para espiar Smartphones.

Parece que la víctima empezó a sospechar que era vigilada tras ver lo poco que duraba la batería, además de escuchar interferencias en las llamadas. Hizo la denuncia y la policía detectó que, efectivamente, había una cantidad de aplicaciones que le permitían a su media naranja controlar el terminal desde cualquier computadora. El otro episodio sucedió acá nomás, en La Pampa, donde los jueces de la Cámara de Apelaciones fallaron en contra de una mujer que engañó a su esposo, según el cable de la agencia Télam, condenándola a indemnizarlo por el “daño moral” que le causó verla saliendo con otro hombre de un albergue transitorio. Los jueces coincidieron en que el hecho le “truncó el proyecto de vida familiar” y constituyó  además “un atentado contra su honra”, lo que revela la cabeza fría del engañado. Cuesta creer que la pescó in fraganti, por más chico que sea el pueblo. Vaya a saber cuánto espero para tener la prueba definitiva de lo que ya había confirmado por otras vías.

cuidado con tu marido sunshine

Las redes sociales y el mal uso que le damos parecen ser la causa de todos los males sentimentales de la vida contemporánea, pero ciertos es que han colaborado bastante para que aquella persona que alguna vez amamos y respetamos se convierta de un día para otro en objeto de desconfianza y persecución obsesiva, a veces, por un simple error de interpretación. Desde ya es imperdonable la violación de la intimidad ajena, pero la ciencia ha demostrado que hombres y mujeres hacemos lecturas distintas de los mensajes de texto que recibimos, lo que en consecuencia nos lleva a tomar estas decisiones equivocadas.

En una investigación de la Universidad Metropolitana de Cardiff, Gran Bretaña, se le planteó a un grupo de estudiantes dos mensajes imaginarios, uno de contenido sexual y otro de tono emocional, con el fin de ver las reacciones que provocaban en unos y otros. Tras observar gestos y actitudes de los participantes durante la lectura, concluyeron que las mujeres pasaban más tiempo mirando los mensajes de contenido emocional que los sexuales, al contrario de los varones, lo que demuestra que para ellos la infidelidad pasa casi exclusivamente por lo físico, mientras que para las mujeres no siempre.

Antes que alguna sospecha infundada nos lleve a cometer un error semejante (y aún más grande que el de haber elegido mal), vale recordar que todos esos softwares espías son ilegales y que usarlos nos convierte en delincuentes, más que en amantes despechados….

Sin comentarios

Mitos sobre la sexualidad femenina en el Dia de la Mujer

Día de la Mujer. Aunque no creo en las fechas, la celebración es siempre buena excusa para recordarle al mundo que la sexualidad tanto masculina como femenina sigue aferrada a ciertos tabúes y prejuicios, dañinos para las relaciones humanas. Respecto de las mujeres, no sé si hemos llegado a “empoderarnos” efectivamente en todos los ámbitos sociales que pretendemos, o en aquellos sobre los que tenemos genuinos derechos, pero en materia de sexo creo que si hemos dado saltos cualitativos comparando décadas anteriores. Hoy hablamos de sexo, en la cama pedimos lo que nos gusta, usamos juguetes y sabemos que la anorgasmia se puede revertir, por mencionar algunas de las cuestiones concretas de ese “hacerse cargo” del poder.

He aqui mi pequeña lista de mitos que considero harían a todos mucho más felices si pudiéramos desterrar para siempre de nuestras camas:

Las mujeres no disfrutamos del sexo casual. “Cada vez un mayor número de mujeres disfruta de encuentros sexuales casuales y muchas lo hacen respondiendo a un impulso psicológico o por aprovechar la oportunidad de probar cosas nuevas”, aseguraba la sexóloga Tracey Cox en la columna que publica ‘The Daily Mail’. Suele abundar todavía la idea de que necesitamos alguna clase de promesa o garantia sentimental para intimar con un extraño. Pero hay una cuestión biológica que lo niega de plano. “Si es portadora del gen DRD4, es más probable que disfrute del sexo casual (y también más propensas a ser infieles)”, advierte la sexóloga y recuerda una investigación de la Universidad de Nueva York sobre este gen que, cuando está presente en el ADN, los individuos son más propensos a “buscar nuevas sensaciones” y a sentirse atraídos por las “satisfacciones instantáneas” como consumir drogas o dormir con extraños. Ya lo anticipaba Helen Fisher, antropóloga y bióloga especializada en comportamiento humano, que la mujer de las cavernas tenia siempre dos hombres en la agenda; el padre de sus hijos y otro de repuesto por si faltaba el primero y no había quien proveyera sustento a los hijos.

Que no vemos pornografía. Quizá nunca nos gustó el contenido sesgado que ofrecía hasta hace poco la industria del tiple XXX, siempre enfocada en el goce masculino. Hoy existen directoras de cine que han elevado el género aportando imágenes con tratamiento igualitario. Sin embrago el neurobiólogo Ogi Ogas, en un artículo publicado en Psychology Today sugiere que las consumidoras de ese porno es bajo en relación al número total de mujeres que ven pornografía pura. Esas páginas tenían apenas 1% del tráfico mientras el porcentaje de mujeres que veían contenidos eróticos no creados para ellas seguía siendo mucho mayor. Ya una investigación de la consultora Nielsen en 2003 arrojaba un 27% de usuarias de sitios porno, de hecho PornHub, de las páginas más populares registraba entre 25 y 35% de seguidoras.

  desmontando los mitos summerstations

Que el tamaño no importa Si, definitivamente importa, pero en la cama no lo es todo. La Universidad Nacional Australiana con sede en Canberra demostró que el atractivo del miembro masculino es directamente proporcional y según los biólogos, esa predilección es instintiva ya que antes de que el ser humano tapara el cuerpo con ropa las mujeres considerábamos que las medidas indicaban la capacidad reproductiva del varón. Aunque aquello no se demostró, los biólogos autores de este estudio publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU les mostraron a 105 mujeres jóvenes unas cincuenta imágenes de cuerpos varoniles con diferentes aspectos. Todas optaron por aquello que les causaba más impresión.

Que no nos masturbamos. Desde que existe el ser humano existen los juguetes sexuales, usados nada más y nada menos que para la auto estimulación genital. Las bolas chinas, los consoladores y más tarde los vibradores. La era del tupersex puso al descubierto algo que hasta las abuelas practicaban, y no siempre con elementos y electrodomésticos fabricados por la industria. El Instituto Kinsey, el primero en hacer una gran y exhaustiva encuesta sobre la sexualidad de los estadounidenses develó ya a mediados del siglo pasado que dos tercios de las mujeres admitieron masturbarse con frecuencia. Imaginen la cantidad de mujeres que lo hacen y no lo cuentan.

Que no pensamos en sexo con la misma frecuencia que los hombres. Pensamos todos los días. Mientras las estadísticas aseguran que la mayoría de los hombres piensa al menos 19 veces al día, las mujeres piensan en sexo unas 10, y la que más veces admitió llegó a 140 pensamientos eróticos en menos de 14 horas. Esto es bastante más si se tienen en cuenta que los hombres le dedican la misma cantidad de pensamientos a la comida (18 veces por día), algo en lo que pensamos mucho menos las mujeres, (en especial las que vivimos a dieta) según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio dirigida por el psicólogo Terri Fisher.

Que somos conservadoras en la cama. El éxito de las 50 Sombras de Grey y el desabastecimiento de esposas, látigos y prendas para la práctica del bondage indican lo contrario, que las mujeres estamos desde siempre al tanto de las novedades que ofrece el placer, de hecho la fantasía más recurrente es la del trio, sea con dos caballeros o con dos mujeres, por lo que también queda claro que somos permeables a la bisexualidad. Un estudio de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, realizado entre 5000 mujeres y 4200 hombres, conducido por la socióloga Elizabeth McClintock, arrojó que hay un rasgo en las mujeres que las hace más propensas a explorar las relaciones entre personas del mismo sexo, si surge la oportunidad. La variedad de series en Netflix que abordan el tema lo confirman.

Sin comentarios

Playboy vuelve a publicar desnudos en sus páginas

Hace un año, cuando todo indicaba que ya habían perdido demasiados lectores, la eterna revista Playboy decidió eliminar los desnudos de sus páginas y volverse más intelectual y sugerente, convencida de que lo que sobra y ya no sorprende a nadie en este mundo hiperconectado es, justamente, el cuerpo desnudo. Las partes pudendas de hombres y mujeres se han viralizado, entonces, qué revolución pueden causar la vista de un pezón, unas nalgas desabrigadas o un miembro viril en estado de alerta. Nada…o todo! Eso entendieron los nuevos editores de la revista más hot de la historia, que calladitos han retomado la senda que le dio sentido a su existencia, pues al fin y al cabo las redes sociales no han hecho sino “democratizar” el voyeurismo, quizá la práctica sexual más antigua de todas, junto con la masturbación.

Los diccionarios aprobados coinciden en señalar que se llama así la conducta o comportamiento que consiste en buscar placer sexual en la observación de actos sexuales ajenos, y eso se extiende a la contemplación de imágenes. Cuando visito algunos sitios de Internet, en mi caso, siento algo de morbo y placer al mirar esas bellísimas escenas eróticas magnificadas por la lente de los grandes fotógrafos. Recuerdo que siendo muy chica mi padre, que era un lector exquisito, insitió en que leyera El Infierno, de Henri Barbusse, una novela que describe como ninguna otra la personalidad del voyeur. Un provinciano de treinta años llega a una pensión en Paris y un día descubre que en la pared del dormitorio hay un agujero que le permite ver la habitación vecina. Espiar a los distintos huéspedes se vuelve su obsesión y única tarea, convirtiéndose el cuarto contiguo en el verdadero escenario de las pasiones y miserias humanas.

Quizá el libro ya ni se consiga en las librerías, pero para qué buscarlo, si tenemos a Instagram y Facebook, las versiones contemporáneas del “infierno” cotidiano de millones de individuos.

La psicología dice que espiamos porque queremos lo que no tenemos.
También que el voyeurismo es una parafilia de lo más común, pues inevitablemente sentimos placer al espiar a otros en la cama o desnudos. Se da en la tierna infancia y en adultos que han tenido una educación estricta, sobre todo en hombres. “Desde el punto de vista psicológico se ha logrado investigar que más del 90% de los heterosexuales voyeuristas tienden a ser hombres inseguros, tímidos, con dificultades para hablar con mujeres (lo que hace que las espíen para lograr una erección).

Cuestión es que mirar cuerpos desnudos en cualquier soporte nos excita, y en cualquier caso, nos beneficia. “Seré el primero en admitir que la forma en que la revista retrataba la desnudez estaba pasada de moda, pero eliminarla por completo fue un error”, dijo en tono arrepentido Cooper Hefner, jefe creativo de Playboy e hijo del legendario fundador, Hugh Hefner. “La desnudez no era el problema porque la desnudez no es un problema. Recuperamos nuestra identidad y reclamamos quiénes somos.”

Lo que si ha cambiado es el estilo, al menos los títulos caen justo ahí donde todos querriamos ver….

Sin comentarios

Como saber si festejamos San Valentín con la persona indicada

La casilla de mails explota de mensajes y promociones por San Valentín desde hace dos semanas. Muy lindo, solo que este año los enamorados deberán romper el chanchito para celebrar sin quedar en rojo antes de fin de mes. Y mejor que sea amor de verdad, pues festejar un sentimiento incierto sería un derroche, y no están los tiempos para derroches. Claro, no quiero aguar la fiesta de los sentimentales, pero ¿se han han preguntado si la relación pasa por un buen momento, si se quieren como antes, si han crecido como pareja y como personas, o si están estancados, si están con alguien sólo para no aburrirse los fines de semana? Tal vez no sea el momento, o quizá la fecha y la reflexión sirva para renovar el contrato, pues a veces no todo lo que “va bien”, está bien.

La psicóloga Carmen Loureiro, autora del libro “Maldito Amor”, sostiene que en estas épocas es clave asegurarse de compartir algo tan preciado como el tiempo con alguien que lo merezca. No alcanza con tener un proyecto compartido o con quererse mucho, dice, ya que las relaciones de pareja progresan en la medida en que lo hacen también los indivíduos que la integran: “Es necesario encontrar un cierto equilibrio como ‘persona’, una satisfacción con respecto a quiénes somos y al lugar que ocupamos en el mundo, por lo que deberemos revisar no sólo cómo nos va en pareja sino también cómo nos va con nosotros mismos y con el resto del mundo” dice Loureiro en un muy lúcido artículo publicado hace un tiempo en el ABC de España. A la teoría de que las bases de una pareja feliz son el erotismo, la amistad y el compromiso, la psicóloga agrega dos aspectos vitales: la admiración moral e intelectual. Claro que si. “En la medida en que uno para el otro sea una fuente de estímulo y retos, más probabilidad existirá de deseo de estabilidad” sostiene, y agrega que solo en la física es probable aquello de que los polos se atraen ya que será “difícil construir un proyecto cuando no se comparte el deseo motor.

“Se podría decir que una pareja es el resultado de la construcción de un contexto particular, íntimo, pero ese “nido” se construye con elementos del entorno en el que vivimos. No es muy romántico pero es así, la pareja es una unidad social, pues ayuda a componer la sociedad y se nutre de ella”. 

¿festejamos? sunshine

¿Cuánto nos conocemos?… quizá no sea la pregunta adecuada si ya reservaron mesa este 14 de febrero. Loureiro sugiere revisar la empatía a partir de algunas preguntas básicas que vale la pena responderse con honestidad:

- ¿Necesito abrazarlo/a, tener contacto físico?

-¿Admiro a mi pareja y sigo aprendiendo de ella?

-¿Me cuesta estar separado de ella mucho tiempo?

- ¿Podría llegar a confiarle mi más íntimo secreto?

- ¿Me siento aceptado/a y correspondido/a?

- ¿Disfruto con sus éxitos tanto como con los míos?

- ¿Me ayuda a tener una mejor imagen social estar con él/ella?

- ¿Necesito a mi pareja a mi lado para seguir construyendo mi futuro?

….felíz San Valentín!

Sin comentarios

El lunes es el Día Internacional del Condon

Desde tiempos remotos el ser humano ha intentado evitar las consecuencias directas del contacto sexual, por eso vale decir que el condón o preservativo, profiláctico y todas las demás definiciones que le caben a esa famosa funda de goma, es sin duda uno de esos grandes inventos de la humanidad, casi tan vital como la luz.

En los últimos años hemos tenido noticias de hallazgos que demuestran que ya en las cavernas los hombres se habían inventado una bolsita hecha de tripa de animal como método de protección, pues las pinturas rupestres del sur de Francia que datan de 15 mil años, dan cuenta de ello. Lo mismo usaban en el antiguo Egipto y en Roma, según los testimonio de la pinturas murales. Sin embargo, el término se le debe al Dr o coronel Condom que, según el diccionario de la Real Academia, en el siglo XVIII por encargo del Rey Carlos II de Inglaterra (1630 – 1685) había diseñado un capuchón especial para proteger de la sífilis a las huestes que peleaban contra Francia, de donde entonces decían que venia la enfermedad. Pienso en todo esto recordando las imágenes de algunos ejemplares que vi en algunos museos dedicados al sexo, y también porque este lunes 13 de febrero se celebra el Día Internacional del Condón.

Quizás de las fechas más trascendente del calendario sentimental sea ésta. Fue establecida por la AIDS ( Fundación para la Prevención del Sida) en 2012, y hoy se celebra en más de 31 países, especialmente en Africa. No es casual que se haya elegido festejarlo cerca del día del patrono del amor, de San Valentin, pues se supone que los encuentros se multiplican en estas épocas. Repaso un poquito y encuentro en mi enciclopedia que el finado Luis XIV se había mandado a hacer uno en terciopelo, y que en el Renacimiento un médico italiano inventó un adminiculo de lino, materiales muy finos ambos pero altamente inadecuados, qué digo, un horror.

Según algunas portales de ciencia, con la vulcanización del caucho lograda por las empresas Goodyear y Hancock se empezó a perfeccionr la fabricación hasta que finalmente en 1930 llegaron los de látex. Desde entonces el negocio crecio y no paró. Hoy el menú de modelos es amplísimo: hasta vienen con gusto a pizza o caipiriña, con tachas y en estampados insólitos, y traen vibrador incluido.

Lamentablemente hay cifras e investigaciones actuales que demuestran que los grandes avances de la medicina en la lucha contra enfermedades infecciosas fueron un bumerán, pues hoy la gente usa menos condones en sus relaciones sexuales. En Europa, al menos, se cree  que la gente de entre 35 y 44 años es mucho menos propensa que los adolescentes a usar preservativo en la primera relación sexual con una nueva pareja, un dato no menor.

En fin. Cada quien vive como quiere, o puede.

Sin comentarios

El “tetazo” o el derecho de ser libres

Cuánto ha cambiado el mundo! Como dice mi buen amigo Jorge, antes las mujeres luchábamos para que nos dejaran votar, para poder salir a trabajar y ganar el mismo sueldo que un hombre, por el derecho a elegir ser madres, o no. Ahora luchamos para que no nos maten y para poder andar en tetas en un espacio público, dos causas desparejas, teñidas de una perversa y significativa contradicción.

Pasan tantas cosas graves en el mundo que la escena de las mujeres haciendo topless en las arenas de Necochea y justificándose frente a los uniformados que trataban de esquivarles la vista, bajo el sol ardiente del verano, me pareció risible, una provocación de lo más infantil. Por lo cursi del hecho es que no tenía opinión formada, menos sobre el asunto éste de andar desnudos por las ciudades, un movimiento creciente que convoca a varias asociaciones nudistas en el todo el mundo. Cuando vi lo del “tetazo” en el Obelisco respiré aliviada pues eran unas pocas chicas en cueros, algunos tuneados por el body painting. 

Cada quién defiende sus ideas, y eso está bueno. Aclaro que no digo todo esto en tono de “señora de Barrio Norte”, como sugirió pícaramente una amiga que está a favor de la movida. Todo lo contrario. Yo siempre supe que nunca fuimos el país “más europeo de Sudamérica”. En todo caso, de ese falso sueño solo quedan unos pocos edificios, la mayoría cayéndose a pedazos.

Sin duda como nunca antes los argentinos somos 100% latinoamericanos, léase, padecemos las mismas penurias y problemáticas sociales que el resto del continente subdesarrollado, y la prueba de ello es que dos cuadras del Obelisco te matan por un par de zapatillas o te venden paco en la vereda. En ese contexto hostil es que luchar por el “derecho” a andar en tetas por la playa me sigue pareciendo de una ingenuidad exasperante.

 qué tal?urbanudismo

Antes de buscarnos causas egocéntricas y hedonistas creo que deberíamos asegurarnos de que el Estado irá a fondo contra los femicidas y violadores, de que a las mujeres se nos paguen sueldos decentes, de que todas podamos estudiar y trabajar, acceder a una vivienda digna, a la salud, a la información, a las oportunidades. 

Eso es ser libres. Eso es tener derechos. Después, quizá, habrá oportunidad para hablar del topless…

Sin comentarios

Clases para aprender a identificar a la pareja ideal

Hace unos días volvíamos a preguntarnos con una amiga como serán las relaciones sentimentales en el futuro cercano, ahora que hemos asumido que la exclusividad sexual esta demodé y que lograr convertir una cita en vínculo es una empresa tan difícil como acertarle al PRODE. Tal vez haya que resignificar algunos conceptos, comentaba ella. O quizá solo se trate de aplicar una estrategia matemática para identificar a la persona indicada, leo en una interesante nota publicada en el diario ABC.

Nada menos que de esto último, de una estrategia matemática, se tratan los flamantes seminarios Love Sinapsis que dictarán desde el próximo mes de marzo en la primera Escuela Neurocientífica del Amor, una institución salvadora pues, de cumplir su objetivo, promete rescatar a media humanidad de esas citas desastrosas que terminan liquidando la esperanza de encontrar el amor.

La Escuela Neurocientífica del Amor se presenta como institución líder dedicada al coaching en “sinapsis interpersonal”, y la única que enseña una técnica capaz de ayudarnos a encontrar sin margen de error a la pareja ideal. Para eso abona la teoría de que primero debemos conocernos muy bien para luego poder identificar el perfil de la persona adecuada. “Se trata de un test que ya han realizado 14 millones de personas en el mundo” afirma Lidia Martínez, directora y coach de la Escuela, con sede en Madrid, Barcelona y Valencia. “Los alumnos aprenden a realizar un test que sirve para saber cuál de los 12 perfiles sinápticos corresponde a su persona. Una vez que lo han identificado es más sencillo identificar al complementario, lo que denominamos perfect match, para poder decidir a quién amar y a quién no” apunta la mujer.

 el amor, a clases sunshine

Para Martínez gastamos demasiado dinero en banalidades, y nada en el autoconocimiento. Y he ahí el problema. “Cada día vemos en nuestra sociedad parejas que fracasan. El amor, y el desamor, influye inevitablemente en el resto de ámbitos de la vida: social, laboral etc. Por eso es importante aprender cómo amar y a quién amar para ser felices. Las personas, cuando rompen una relación que ha sido tóxica, sea por acoso, violencia, celos, dependencia emocional, tienden a sentirse desconfiadas, distantes o a la defensiva cuando conocen a otra persona, por lo que pueden dejar pasar una oportunidad porque no se muestran tal y como son. Esto se evitaría si tienen confianza en sí mismos y saben identificar a quien tienen delante, para determinar si es compatible o no, y evitar así nuevos desengaños.”

La receta suena simple… pero hay que ver si la inteligencia logra anteponerse a la tiranía de la carne, pues el individuo ha demostrado ser flojo en ese plano. Las clases están en manos de psicólogos y especialistas en biología que parten de estudios científicos recientes donde se demuestro que el amor es una habilidad que se aprende. Algunos ítems del seminario se basan en investigaciones de la brillante Helen Fisher, antropóloga e investigadora del Instituto Kinsey, autora del algoritmo de compatibilidad hoy utilizado en portales y aplicaciones de citas como Tinder. “La diferencia entre la App móvil y lo que enseña la escuela reside en que Tinder utiliza el algoritmo para presentar aquellas personas que poseen algunos rasgos fisiológicos por los que nos sentimos atraídos. Sin embargo, esta información es incompleta y la prueba definitiva es la gran cantidad de citas o sexo casual que no acaban en relaciones románticas”.

Ya con eso alcanza y sobra para sacarse un boleto y anotarse en las clases.

Sin comentarios

Vacaciones sexuales a bordo de un crucero de lujo

No se me ocurre mejor plan para alguien que ha terminado, o tiene una relación que tambalea, que tomarse unas vacaciones sexuales, sea en alguna playa alejada como las de Tailandia, en un divino hamman de Estambul o arriba de un crucero, de esos estilo all inclusive para jubilados pero lleno de solos y solas en pie de guerra. Una gran cama flotante con proa a cualquier parte, aunque si esa parte fuera la costa Dálmata, pues… tengo listo el bolso!

Una conocida que vive en NY acaba de comprar su boleto para zarpar en el Desire Cruise, el primer crucero sexual pensado para el goce de gente con espíritu aventurero, con ganas de “llevar su sexualidad a otro nivel”, como augura el sitio de la empresa organizadora, dedicada a eventos de temática erótica.

   A descansar, para barajar de nuevo sunshine

Así de refinada está hoy la industria del entretenimiento para adultos… y así de volátil es el deseo humano, pues últimamente son cada vez más notorias las excusas que nos buscamos para activarlo, para no dejarlo morir. Este lujurioso paquebote de 180 metros de eslora partirá de Venecia el próximo mes de septiembre para recorrer durante 8 dias el Mediterráneo y los puertos más bellos de Croacia y Eslovenia. En el ínterin, mientras la nave surca las aguas azules rumbo al próximo destino, la idea es que los pasajeros se entreguen a los placeres de la carne.

A mí me huele a fiesta swinger de alta gama, aunque a mi conocida le han jurado que el programa incluye actividades recreativas para todos los gustos y estados civiles. Si estás sola, habrá solas y solos. Si vas en pareja, también habrá parejas bien dispuestas, en síntesis, un dulce montón de gente queriendo disfrutando al máximo su vida.

 De todo a bordo 

Personalmente creo que esta clase de festines luego resultan un bumerán. Hay que tener un deseo muy alto o bien tomarse unas cuantas sustancias para soportar, en este caso, 8 días dedicados a filtrear con desconocido, tratando de agradarles, y en el peor de los casos, sosteniendo la pose de insaciables.

Las instalaciones del barco alcanzan cómodamente para 700 personas y cuenta con bares, casinos, sex shops, restaurantes, salones eróticos y zonas 100% nudistas, por si los pasajeros deciden andar en cueros. Como todo medio de transporte, y como todo en este mundo, hay un vip y una clase turista. El ticket más barato no baja de 2700 euros. Por otro lado, el tour tiene sus reglas: no se podrán sacar fotos ni grabar, ni acostarse con la tripulación y al restaurante si o si se irá vestidos. Y la premisa básica del swingeo: no quiere decir no.

Imagino el plan y aunque es tentador, no dejo de pensar en la contaminación de los mares, aunque no sé si los profilácticos son tan nocivos para la naturaleza como las bolsitas del supermercado…

Sin comentarios

Dormir desnudos es la clave para una vida sana (y sexual)

Así como éste será el año del vientre plano (ver post anterior), según las tendencias de Pinterest, en 2017 la clave de la belleza estará en el buen dormir, afirma la actriz Gwyneth Paltrow, devenida en gurú lifestyle. Nada nuevo bajo el sol, aunque yo agregaría que en el dormir desnudos está la clave de todo lo que necesitamos para ser felices.

Un interesante artículo publicado hace unos años en la revista Sleep y otro escrito por Natasha Turner, naturópata y autora de varios libros sobre vida saludable, coincidian en que solo de una de cada 10 personas en EEUU descansa por la noche a lo Adán y Eva, (no porque si nos mandaron a este mundo en cueros) una lástima ya que está científicamente probado que dormir la cantidad de horas recomendadas y sin ropa ayuda a equilibrar las hormonas, redundando ésto en múltiples beneficios para salud, la sexualidad y la belleza, que vendrían a ser lo mismo.

 y con perfume, como Marylin Monroe sunshine

Para alcanzar tal objetivo debemos procurarnos un ambiente nocturno cálido que le permita al cuerpo bajar su temperatura, es decir, nada de mantas ni pijamas de franela ni camisón hasta el cuello. Meterse en la cama abrigados en exceso impide la liberación de la hormona del crecimiento, lo que significa que en la noche no quemaremos grasa abdominal ni se repararán nuestros huesos, piel y músculos, recuerda Turner. “Mantener el cuerpo o la habitación demasiado caliente perturba la liberación de sus principales hormonas anti-envejecimiento. Cuando dormimos en la oscuridad total la melatonina se libera provocando un ligero enfriamiento del cuerpo, y es ahí cuando la hormona del crecimiento se libera y funciona su magia regenerativa.”

Es maravillosa la maquinaria del cuerpo, y cuánto la descuidamos por ignorar pequeñas recetas, verdaderas fuentes de vitalidad. Además de quemar el bendito Michelin abdominal, reducir el colesterol malo y la presión alta, y tanto más, sabemos que dormir desnudos aumenta la frecuencia del encuentro erótico. “Las parejas podrán cosechar grandes beneficios ya que el simple roce de la piel estimula la respuesta sexual y, en consecuencia, si hay orgasmo se libera la oxitocina, contrarrestando el estrés y la depresión que provoca el cortisol. A medida que el cuerpo se enfría por la noche y aumenta la hormona de crecimiento, el cortisol también bajará. Entre las 22 y las 2 de la mañana el cuerpo está realmente descansando y recuperándose. A las 2 de la mañana las glándulas suprarrenales comienzan a trabajar y producir cortisol para el día siguiente, que también alcanza su pico a las 4 am, y luego naturalmente alcanzará su punto más alto alrededor de las 6 am, momento adecuado para salir de cama con las energías renovadas” nos dice Turner.

No descansar lo necesario hará que despertemos con un nivel de cortisol anormalmente alto, léase, se debilita el sistema inmunológico, aumenta la presión arterial y el colesterol, sube el apetito, los antojos de azúcar y carbohidratos, y disminuye la libido. También contribuye a otros desequilibrios que pueden provocar infertilidad. En síntesis, a tirar el pijama, a buscar sabanas de algodón puro en lo posible y no olvidar la tableta anti mosquitos.

Sin comentarios

Videojuegos de realidad virtual erótica, el sexo del futuro

En 2016 supimos con certeza que en menos de lo que creíamos los seres humanos acabaremos compartiendo la cama con los robots y peor, que los videojuegos de realidad virtual erótica nos permitirán tener en casa a la pareja ideal e interactuar con ella cotidianamente, como marido y mujer, e incluso alcanzar el orgasmo y pelear por el control remoto de la tele, claro, todo ese menú sin sacarnos las gafas.

Personalmente no me veo durmiendo abrazada a una cosa de lata ni alienada detrás de unos lentes, pero en Japón, la capital de los inventos más pervertidos del mercado ya han diseñado experiencias semejantes a las que viviremos cuando lleguen a nuestras vidas estos temibles electrodomésticos sexuales.

La revolución de la realidad virtual es Ilussion Vr, también llamado The Full Body Virtual Interface, y se trata de un equipo con traje estilo buzo conectado a sensores táctiles de alta sensibilidad que simulan el acto sexual física y visualmente. El hombre se introduce en el disfraz y todos sus complementos para el juego y enseguida empieza el concierto de gemidos oh ahí ooh ahh. La marca de juguetes íntimos para hombres Tenga promete con esta nueva herramienta que acariciar unos pechos de silicona (el disfraz viene con un par incorporado), provocará las mismas sensaciones que produce el contacto con las partes íntimas femeninas, ya que los sensores fueron desarrollados con la tecnología más sofisticada. El sistema incluye un curioso dispositivo en donde se introducen los genitales masculinos, pues el juego debe tener un final feliz…

No me niego al progreso, de hecho creo que los juguetes y la virtualidad enriquecen la vida privada de las personas y hasta son recursos terapéuticos en casos de pacientes con fobias y trastornos de personalidad. Pero la real realidad es que hoy basta con bajar una app o acercarse en la fila del supermercado a la chica que te gusta para compartir un café y con un poco de arte conseguir cariño real. En fin, que esta revolucionaria máquina de sexo virtual cuesta cerca de 400 dólares y ya se agotó, en Japón, al menos.

Sin comentarios