Diez razones para tener Netflix (en vez de pareja)

¿¡Para qué querés novio si ahora tenés Netflix!!? le pregunta una pasajera del colectivo a otra que va sentada al lado, y que al parecer acaba de unirse al universo del servicio en streaming. La fuerza del argumento indica hasta qué punto puede cambiar su vida un ser humano normal cuando se suscribe a esta plataforma capaz de quitarte el sueño y las ganas de comer, de tan adictiva. Netflix se ha vuelto una compañía imprescindible, en especial para aquellos individuos solteros y cansados de swipear en las apps de citas un viernes por la noche.

Así es que a falta de otro cuerpo que mantenga el termostato en las madrugadas de invierno (una investigación de la Universidad de Illinois sostiene que nada eleva la temperatura más rápido que el calor del cuerpo de otra persona, cuando se está en contacto directo) no hay programa más rendidor que quedarse hasta altas horas mirando series en vez de gastar energías en citas poco atractivas.

via GIPHY

Con esa premisa elemental he aquí diez buenos argumentos por los que a veces es mejor suscribirse a Netflix que tener pareja, reflexiones éstas gentilmente tomadas de la nota publicada por Sandra Apolinar en el sitio Vix.

1. Siempre está disponible Netflix nunca va a desaparecer un viernes en la noche o va a tardar dos días en llamarte. Nunca te hará ghosting. Siempre sabes dónde está y que siempre va a estar disponible

2. Sabe exactamente lo que te gusta Y eso es fundamental. Netflix conoce tus gustos, y se esfuerza en conocerte mejor para pasar más tiempo con vos

3. No critica tus gustos culposos Netflix jamás va a criticar que veas las peores comedias románticas de Hollywood o una maratón de tu serie favorita, que quizá no es la más rankeada.

4. Respeta tus decisiones ¡Y hasta te va a hacer sugerencias! Y lo más importante, nunca te va a decir qué hacer.

via GIPHY

5. Cumple lo que promete Si con Netflix acordaste pasar el fin de semana completo juntos, eso se mantendrá en pie. Con él no tendrás cambios de planes a última hora.

6. No se pone celoso de tus amigas Netflix comprende que necesitamos salir con las amigas de vez en cuando… Y no le molesta que lo hagas. Lo mejor es que cuando llegues a casa, él va a estar esperándote

7. Y tus amigas no tienen celos de él Ellas también entienden que hay días que no querés salir y preferís estar en pijama teniendo tiempo de calidad con Netflix

8. A él no le importa qué ropa usas Frente a Netflix podemos estar en pijama, con la remera agujerada en joging, sin maquillaje y hasta sin bañarnos

9. Siempre está listo para la siguiente aventura Nunca se cansa. Podemos estar juntos horas y horas a su lado y no tendrá excusas para estar con uno

10 No pide (casi) nada a cambio Sólo 8 dólares por mes por su compañía, pero los vale, pues todos tus días a su lado serán de calidad

PD: (y podemos hacer pausa, cuando querramos)

Sin comentarios

Sacred Water, desmontando el mito de la eyaculación femenina

Entre los temas que ahora se hablan en voz alta, aunque usando anglicismos y eufemismos menos vergonzantes que el español en crudo, el squirt ha logrado desplazar al orgasmo para ocupar el trending topic en las tertulias de amigas, y en buena hora, pues la eyaculación femenina sucede mucho antes de que Eva mordiera la manzana, pese a que durante siglos se la intentó reducir a otro de los tantos “misterios” que rodean al cuerpo y la sexualidad de las mujeres.

Esto viene a cuento a raíz de haber visto el tráiler de un documental estrenado el año pasado casi en silencio y sin alfombra roja, como la mayoría de los proyectos a pulmón que intentan registrar los sufrimientos o indagar en asuntos sociales menos marketineros. Si no han visto Sacred Water (o Agua Sagrada), es momento de buscar en YouTube esta ópera prima del director belga Olivier Jourdain, quien se ocupó de investigar el significado casi religioso que tiene la eyaculación femenina para los habitantes de Ruanda, donde hasta practican una ceremonia milenaria conocida como kunyaza. Las imágenes, tomadas en distintas comunidades del país, son de una claridad indispensable, pues ya quisiéramos ser sexualmente tan honestos como los nativos de estas sociedades en las que gracias al conocimiento (y a la ausencia de la pornografía) no existe el tabú.

 Free squirting

Según cuentan los ruandeses, el fluido brotó por primera vez de una reina que tuvo sexo con un sirviente, en vistas de que su marido tardaba mucho en volver de esas guerras eternas en las que entonces se enfrascaban los hombres. Puesto a la labor, y con involuntaria precisión, el muchacho logró provocar un manantial inesperado en la agradecida señora.

En los últimos veinte años se han publicado varios libros sobre el tema, algunos de tono científico y otros más políticos, ejemplo reciente es Coño Potens, Manual sobre su poder su próstata y sus fluidos (de la española Diana J. Torres), donde los autores hacen saber a la comunidad femenina que no hay de qué avergonzarse y que todas podemos eyacular, pues no se trata de un derecho sino de una función que en la mayoría de los organismos vivos y sanos se cumple naturalmente.

Si bien la medicina moderna echa nueva luz sobre la existencia de las glándulas de Skene que expulsan el líquido generado por el punto G o próstata femenina, desde hace 2000 años existen referencias escritas. Hipócrates en sus libros ya mencionaba el semen que segrega el cuello del útero, Aristóteles se encargó de explicar que no era espermático sino una secreción local propia de la mujer y Galeno anticipó que según el caso podía ser caudaloso. Esa capacidad que el porno amateur exhibe bizarramente en los sitios para adultos, y como si fuera una destreza, en rigor depende de cuan fuerte sea la musculatura pélvica de la mujer, que presiona las glándulas durante la excitación y el orgasmo, produciendo la exteriorización del fluido.

El copy del hallazgo del documental y del libro mencionado es de una buena amiga, que espero sea tan dichosa como la reina ruandesa…

Sin comentarios

Matchmaking, o el regreso de las agencias matrimoniales

aba días atrás en lo que me gustaría hacer en el futuro, si entregarme a la repostería o a dirigir un spa para mascotas, entre otras pasiones, pero enseguida vuelvo a mi eje y acepto que el gran negocio del siglo XXI será la soledad. No porque sí la tecnología ha duplicado esfuerzos para perfeccionar el arte de conectar personas.

A diferencia de varias amigas optimistas que siguen regalándo likes a cualquier “heterosexual que respire”, yo presiento que las apps de citas han empezado un franco camino de descenso, como Roma minutos antes de que Nerón encendiera el fósforo. Ese callejón donde buscan salida señores en chupín, mujeres con la boca fruncida, afortunados en yate y damas con cuerpos hábilmente photoshopeados no puede seguir siendo la opción de quienes esperan algo más que afecto horizontal. Será entonces que, desencantados, los singles vuelvan a ponerle fichas a aquellas agencias que a principios de los años noventa se lanzaron a unir artesanalmente a rotos con descosidos, con el olfato y una foto en papel como única garantía de resultados. Tuvimos fiestas de solos y solas, tertulias en el living de alguna madama de barrio que invitaba amigos, servía vino y cobraba la entrada, cafés filosóficos, salidas a ciegas y el vertiginoso speed datings a comienzos del milenio. Los portales, y luego las apps de citas nos simplificaron el asunto, pero algo se fue de las manos. O al menos, la población de solos crece. 

Hastiados del sexo ocasional con desconocidos salidos de un algoritmo, y con quienes no hay más afinidad que algunos contactos del Facebook, cansados de bucear en el acuario de selfies, de a poco empiezan resurgir las celestinas de carne y hueso, ahora devenidas en “matchmakers”, tal como se conoce en el siglo XXI al viejo oficio de la casamentera. En Buenos Aires, sin ir más lejos, acaba de desembarcar el capítulo local de Amor Ideal Gayles una empresa de origen español, y con base en México dedicada a formar parejas.

Conectadísimos 

El flamante emprendimiento funcionará como un “Club de singles” donde solteros, separados y demás podrán conocerse en actividades sociales variopintas como talleres, clases de baile, cenas, cruceros, catas, salidas y citas rápidas, además de presentaciones y búsquedas especificas en el caso de querer formalizar, explica María Hersilia Fernández, directora de Amor Ideal Buenos Aires. “Estamos creando la base de datos registrando gratis a los interesados, personas solteras y separadas, hombres y mujeres de 30 a 60 en promedio. En España funcionan once agencias, una en México y más adelante abrirá otra en Uruguay. Los servicios de Amor Ideal son el Matchmaking para encontrar pareja estable, Club de singles para quienes quieren volver a relacionarse más servicios de Love Coaching para aquellos que buscan alcanzar determinados objetivos. Actualmente se está organizando un crucero con casi todas las propuestas de la agencia a bordo” agrega.

Lo interesante es que si se quiere explorar otros mercados sentimentals, se puede encargar una búsqueda internacional. “En principio el registro es abierto. Luego si se evalúa un perfil para presentar, o si nos contrataron para el servicio de Matchmaking, hacemos una reunión para conocer las caracteristicas, estilo de vida, perfil psicológico, etc. Si estás registrado gratis y alguien que contrató el servicio encaja con tu perfil, no pagás nada, y se organiza el primer encuentro” promete Hersillia.

En fin, nada se pierde con volver a probar qué puede deparar la real realidad.

Sin comentarios

Los abuelos miran porno y las solteras también

No creo que haya que darle demasiada trascendencia a los últimos dichos del presidente sobre el porno y los abuelos. En cambio sí podríamos objetarle al primer mandatario es eso de decirle “abuelos” a los adultos mayores, que no son sino adultos que no necesariamente tienen nietos. La categoría “abuelo” implica tener hijos que hayan tenido hijos, aunque yo conozco abuelas de 50 años que no son precisamente adultos mayores.

Así es como en esta sociedad rotulamos peyorativamente todo y a todos, y así es como se cuecen esos mitos que van sedimentando cual capas geológicas hasta aflorar en forma de prejuicios e ideas falsamente concebidas, que pesan lo que una piedra, imposible de mover. Así es como hace 50 años ser soltera era sinónimo de ser virgen, y ser virgen era sinónimo de ser neurótica. Ser neurótica era sinónimo de ser una “jodida”. Ahora en el siglo XXI ser sola ya no es una condena, al contrario: hoy en día lo que es motivo de vergüenza es no sentir deseo sexual.

 Hasta final, y con los tacos puestos Erwin Olaff

Cuestión que es una lástima que no haya trascendido, del mismo modo que el asunto del porno entre los adultos mayores (que se masturban y usan juguetes como cualquier ser vivo de este mundo), la visita que el presidente hizo días atrás a una joven de 27 años, camionera y madre soltera. Cielo Patat tiene un hijo de dos años, vive en una localidad de Entre Ríos, conduce un coche con acoplado y no adhirió a ninguno de los últimos paros de transporte, aunque seguro tendrá mucho de que quejarse, como cualquier argentino que se precie de normal, pues ya sabemos que nada nos viene bien, nunca. Siempre estamos viéndole el pelo al huevo, y somos tan burros que nos tomamos absolutamente todo en su sentido más literal, incluso los chistes idiotas que a veces no son otra cosa que comentarios sin ninguna intención. Pero felizmente ser soltera ya no es un tema, ni para discursos

Cielo tiene una huerta, un gallinero, un niño, amigos, una pasión natural por las rutas y los camiones, y una clara noción del servicio que presta a los demás, pues al momento de la visita presidencial se manifestó más preocupada por la situación del trasporte y las colegas que por estar sola al frente de un hogar monoparental. Esto me viene a reflexión a raíz de una nota publicada en la última edición dominical del diario El País donde recuerda el autor que en EEUU, según los censos, el número de mujeres solas superó por primera vez al de las casadas en 2009, y que hoy el 46% de las menores de 34 años de aquel país nunca contrajo matrimonio.

Lejos de cualquier lectura feminista, pensaba en el peso de los estigmas, en cuánto tiempo le toma a una sociedad desmontarlos, en cuánto sufrimiento al cuete para finalmente, en este caso, venir a entender que la única persona que va a hacernos feliz en esta vida es uno mismo.

Sin comentarios

Un masaje con final feliz

Recuerdo haber entrado años atrás en un local en el Chinatown de Nueva York con la esperanza de aliviar el dolor de cuello que me habían provocado las 10 horas de vuelo arriba de una clase turista que entonces parecía un colectivo urbano del tercer mundo. El cartel de la calle estaba escrito en ideogramas y la única indicación legible era el esqueleto de una espada dibujada en un rojo sangrante. Ya estaba adentro del cubículo, al fondo del local, envuelta en un pareo y con la cabeza metida en el hueco de la almohadilla, cuando llegó el oriental que me tocó en suerte.

Solo alcance a ver sus pies, pero el hombre resultó eficaz. Al término del servicio, unos 20 minutos, pronunció unas palabras en “mandaringlish” que jamás hubiera podido descifrar, pues además estaba anestesiada por efecto del calmante muscular para caballos que había tomado horas antes. “El chino te ofrecía un final feliz, tonta” dijo mi amigo que no paraba de reírse. Efectivamente solo faltaba la pipa de opio para sentirme como Mia Farrow en Alice, la protagonista de la película de Woody Allen, trasportada a otro mundo sin salir de esa tiendita lujuriosa que olía a chaw fan. Hay que entregarse al placer sin culpa, relajarse, claro, pero por favor, lo que sea que venga con traducción al español!

Masajes estratégicos para relajar, y olvidar sunshine  

Pensaba en aquello volviendo en el subte, y luego de escuchar la historia de una conocida de una conocida que vivió dos años de amor a distancia con un mexicano. Después de haber cruzado el continente para verse en vivo por primera vez la mujer regresó tan decepcionada que decidió calmar su pena tomándose un masaje reconstituyente. Me refiero a un masaje con servicio de masturbación manual.

Las manos sabias de un profesional de treinta y pico de años alcanzaron para aflojarle las tensiones, lograr un orgasmo y olvidarse para siempre del mexicano. Entro a la web y me pongo a rastrear al mejor masajista especializado de Buenos Aires, pues ya no hace falta ir hasta Tailandia o a un haman de Estambul para vivenciar un verdadero happy ending massageEl llamado masaje con final feliz no es una leyenda urbana, sino que se consigue en cualquier spa, centro de belleza y casas de masaje de cualquier ciudad del mundo, incluso acá nomás se publican avisos disimuladamente en Mercado Libre. “Masajes para mujer” dice uno de los más inofensivos clasificados virtuales.

Esta clase de terapia no incluye penetración, ni besos, ni ninguna otra cosa que no sea la estimulación manual de los puntos sensibles, lo que lo excluye de cualquier sospecha de prostitución encubierta, pese a que es muy finita la frontera entre una cosa y otra. Al no haber un protocolo establecido, el cliente contrata el servicio tradicional, y en cualquier caso los “adicionales” correrán por cuenta del profesional y el comitente, que durante la sesión irán tendiendo una silenciosa complicidad cargada de erotismo. 

Y asi como si nada al final uno saldrá de la cabina vestido, medio abochornado, el masajista agradecerá con una sonrisa y dirá, sin más, “la esperamos nuevamente señora, gracias por su visita”….

Sin comentarios

Una plataforma para tratar la adicción al cibersexo

Tanto ha crecido el consumo de sexo virtual, de seres humanos que se contactan con pares a través de distintas plataformas online para satisfacer sus necesidades íntimas, que al cibersexo se lo considera hoy una patología de riesgo, como cualquier otra adicción. Así somos algunos seres humanos: cuando algo nos gusta podemos llevarlo al paroxismo.

Basta poner la palabra sexo en la barra de Google para que el buscador arroje en fracciones de segundos más de 20.000.000 resultados, prueba suficiente de que esa sobredosis de oferta tiene su demanda. Según un estudio realizado en 2015 por Josep María Farré, Presidente de la Asociación Española de Sexualidad y Salud Mental y del Hospital de Clínicas de Barcelona, en los últimos diez años aumentó exponencialmente el comportamiento sexual a través de Internet, y se estima que hoy el 65% de los usuarios de todo el mundo utiliza la red con fines eróticos, sea para generar vínculos sentimentales o para darse autoplacer. Desde apps de citas hasta juegos de realidad virtual, y consumo de pornografía. El punto es cuando todo eso deja de ser una alternativa para convertirse en un vicio.

A fin de saberlo a ciencia cierta las universidades de Valencia y la de Castellón, en España, se unieron para crear una plataforma online que permite diagnosticar si una persona es adicta al sexo online o si hace un uso saludable de él, porque todo en sus dosis justas es bueno, de hecho la virtualidad ayuda a muchas personas tímidas o con trastornos de personalidad a salir de sus encierros mentales.


Adisex se llama el proyecto que mediante una autoevaluación anónima y una entrevista clínica, cualquier persona de cualquier parte del mundo puede acceder al beneficio terapéutico que ofrecen los profesionales reunidos en esta sala, según informó la institución valenciana en un comunicado, en el que describe al cibersexo como una “forma de sexo virtual en el cual se conectan dos o más personas a través de una red informática. Se mandan mensajes explícitos que describen una experiencia sexual en la que los participantes simulan estar teniendo relaciones.”

Si es cierto que la industria de la pornografía online hoy factura cerca de 50.000 millones de dólares anuales, según The Economist, y que solo en 2015 el sitio Pornhub recibió 21.000 millones de entradas, sin dudas hay una franja de individuos con algún tipo de dependencia que reclama terapia, urgente.

Sin comentarios

Sex Detox o ayuno de sexo para purificar una relación

La vida sexual de los solteros no es tan loca como los casados imaginan, o como suelen vendernos por ahí. Hay quienes consiguen saltar de cama en cama durante una temporada (no siempre con buenos resultados, pues cantidad no es calidad)  otros pueden pasar meses, años, sin tocarse con nadie, pero también existen parejas que pasan por largos periodos de sequía, aunque todo eso es muy distinto de lo que ahora llaman ayuno sexual o sex détox, un acto de castidad absolutamente voluntario. Leyendo los títulos sobre el tema enseguida asocio este nuevo “concepto” a esas dietas que pregonan los sitios de alimentación supuestamente saludable. Tres bíblicos días a lechuga y agua y pum, el cuerpo se limpia. Esto vendría a ser un ayuno de sexo para purificar las relaciones, tomar distancia de la carne y darle espacio a otro tipo de alimentos, como el intelectual y el espiritual. Creo más en la efectividad de esto último que en la abstinencia de los sólidos, pues el ayuno no limpia nada. Lo que limpia el organismo es la buena alimentación sostenida en el tiempo.

Cuestión es que se empezó a hablar del ayuno carnal a raíz de la bellísima modelo Miranda Kerr que hace un tiempo confesó públicamente tener relaciones en forma salteada tras haberse divorciado del padre de su hijo, el actor Orlando Bloom. En mayo de mayo de 2015 la chica encontró el amor en los brazos de Evan Spiegel, el fundador de Snapchat con quien se casará en breve y con quien aún, dice, se están aguantando las ganas para la “noche de bodas”. “Mi pareja es muy tradicional. No podemos… lo que quiero decir es que… simplemente estamos esperando”, intentó explicar en una entrevista publicada en el Times. 

 El lunes empiezo…

A veces esperar no agrega nada, o peor, tanto esperar para descubrir que el la cama éramos incompatibles. En cambio la receta surge como una interesante estrategia si recordamos que vivimos en una sociedad que sobrevalora el sexo, y especialmente si esas exigencias están intoxicando nuestra estima. Hay que hacerlo de tal forma, tantas veces por semana, tener citas seguido, todos los juguetes y darse latigazos de bondage para estar en onda….de eso mismo hay que hacer ayuno, de las poses y las mentiras. Día que pasa escucho a más hombres y mujeres hablar con franqueza sobre la frecuencia con que mantienen intimidad con otros humanos, y la mayoría de los casos es tan o más esporádico que la Navidad.

Harry Fisch, urólogo y autor de The New Naked, una guía definitiva de sexo para adultos, sostiene a partir de un estudio realizado entre parejas de EEUU hace seis años que la frecuencia varia con la edad y también con la antigüedad el vínculo. A cualquier edad, cuando se empieza una relación, podemos tener hasta dos encuentros sexuales diarios, cifra cae un 20% a medida que la relación envejece. Es la cruda realidad. Un sex détox serviría para recuperar el interés y volver a la cama con las fantasías renovadas. “Estos períodos pueden mejorar la comunicación en la pareja, revalorizar la relación, sobre todo para aquellos que se encuentran cansados; redescubrir a la pareja, mejorar la creatividad y el erotismo. Esto porque la sensación de lo ‘prohibido’, hace que se anhele lo que hace falta y se valore, lo que se tiene alrededor”, comentó la kinesióloga chilena especialista en sexualidad, Odette Freundlich.

El su famoso libro sobre el tema, el psicólogo y experto en relaciones Ian Kerner (Sex Detox) propone un parate carnal de 30 días para que el cuerpo y la química se reajusten, ayudando al rejuvenecimiento del erotismo. Kerner está convencido de que hacer una pausa ayuda a revisarse emocionalmente, y en el caso de los solteros, a bajar un cambio con la presión social. Sin dudas!

Sin comentarios

Una campaña de ropa y sexo real escandaliza a la moda

Creíamos que lo habíamos visto todo en mundo de la publicidad, pero ahora se suma un petite escándalo en el ambiente de la moda internacional. La firma Eckhaus Latta, de los jóvenes diseñadores norteamericanos Mike Eckhaus y Zoe Latta volvió a ponerle fichas al tema más vendedor de todos los tiempos, el sexo, esta vez para ilustrar el catálogo de la última colección primavera/ verano con distintas parejas practicando el amor con prendas puestas a medias.

A decir verdad si no fuera por estas fotos tan hot la propuesta pasaría inadvertida en el generoso mundo de la indumentaria, pero de eso se trata vender ropa para algunas marcas contemporàneas, de disfrazar a toda costa el poliéster barato del que están hechas.

Todo el sector está rasgándose las vestiduras, literalmente, tras la divulgaciòn de estas imágenes jugadas, cuando en realidad desde hace años la industria viene usando la sexualidad como único recurso creativo para posicionarse en un mercado cada vez más feroz y competitivo. Cuestión es que esta pareja de diseñadores formada en la Rhode Island School of Design se lanzó en 2011 y ya en 2015 presentó en sociedad la colección de ese año mediante un video en el que mostraban un pene cubierto por un trozo de salmón ahumado.

Tenía que ser auténtico”, contestó Eckhaus en una entrevista publicada en la revista femenina W Magazine, a propósito de la flamante sesión de imágenes tomadas por la fotógrafa coreana Heji Shin, que de paso también se dedica a fotografiar para libros sobre sexualidad adolescente. “La idea de hacerlo simulado nunca se nos pasó por la cabeza.” Y así salió, de un hiperrealismo muy pixelado. …quién los entiende!

Desde Robert Mapplethorpe, Patrick Demarchelier y hasta el genial Helmut Newton elevaron el erotismo en las revistas y campañas de grandes marcas, siempre mostrando desnudeces con una dosis inquietante de morbo y sutileza que nunca perturba el foco de la cosa, que es mostrar la ropa y las tendencias. Entonces eran tiempos de seda y lana pura, de cashmere y generosos encajes, gasas volátiles de tan verdaderas. Ahora todo es sintético y se fabrica en China.

En sintonía con esta era de materiales falsos en 2003 la italiana Gucci hipotecó su clásico glamour en una campaña en la que podíamos ver un pubis femenino con las iniciales de la marca depiladas y a punto de ser libadas por un señor, ni hablar de la escena de violación simulada de Dolce&Gabbana o la divina imagen de la modelo masturbándose bajo un vestido de Emanuel Ungaro.

Quiero decir con todo esto que a mi no me molesta el contenido sino el objetivo, que me vendan gato por liebre. Si la ropa es lo de menos frente el creciente empoderamiento de la sexualidad femenina, como sugiere el discurso, por eso mismo no deberíamos pagar por ella más de lo poco que vale….

Sin comentarios

Sobre el sexo y el cannabis

No hay otra ocasión mejor para hablar de sexo y marihuana ahora que el Parlamento argentino acaba de aprobar la ley que permite el consumo del cannabis para uso medicinal, todo un avance para un pais como éste en el que a algunos nos ha tocado reencarnar.

En principio, es de imaginar que si el debate local llegó a semejante instancia es porque efectivamente la plantita en cuestión tiene un gran potencial para mejorar la calidad de vida de los pacientes con patologías graves. La ciencia y las familias de los enfermos dan fe de las notables propiedades del cannabidiol (CBD) y su capacidad para aliviar el dolor, la inflamación y las molestias de enfermedades como la artritis, combatir las náuseas y vómitos en tratamientos de quimioterapia y calmar los espasmos musculares de los pacientes con esclerosis múltiple, entre otras tantas aplicaciones. Respecto del sexo, es otro cantar.

Ya en Las Mil y una Noches (una serie de textos árabes recopilados se cree que hacia el año 850 y traducidos al español recién en 1700) se mencionan las virtudes y también las contraindicaciones de estas sustancias y condimentos aplicados a los fines eróticos: “Se cuenta que una muchacha después de fumar hachís cayó en un sueño tan profundo que se la dio por muerta, siendo enterrada viva. Cuando se descubrió el error, fue exhumada y reanimada con aire fresco. Bajo el influjo de la droga, sus únicos efectos manifiestos fueron sus fuertes apetitos de amor y de alimento” rezan los párrafos milenarios. Claro que cada quien tendrá experiencias propias para refutar o enriquecer ambas leyendas, pero en líneas generales se dice que el cannabis mejora la erección, potencia el orgasmo en hombres y mujeres, aumenta la sensibilidad permitiendo ampliar la respuesta sexual más allá de la genitalidad, que el coito dura horas y que sobre todo actúa como desinhibidor, útil en personas con trastornos de deseo, fobias etc.

Pero hasta aquí lo único cierto es que esos efectos dependerán de cada quién, de la complexión física, de la situación, de las dosis y de la forma en que se administre el yuyo. Algunas encuestas publicadas en el sitio Psychology Today, sugieren que ha sido positiva empleada como afrodisíaco, elevando el deseo sexual en el 60% de los casos, pero otros ensayos concluyen que si bien en dosis bajas “los compuestos endocannabinoides estimulan la conducta sexual, en dosis altas la inhiben”, coinciden varios portales.

….el brillo de la felicidad valenteeno via marvelous

Creo yo que mientras no haya estudios ni investigaciones concluyentes o definitivas el recurso menos “arriesgado” y más efectivo a los fines prácticos es el cannabis en forma de lubricante que logró sintetizar hace unos años una comunidad de pacientes terminales de California, EEUU.  Foria, se llama el famosa spray 100% vegetariano y compuesto por cannabis (con Thc) y aceite de coco, lo que asegura un rico perfume además de protección contra infecciones, gracias al Ph naturalmente bajo del fruto tropical.

Lo mejor es que ya fue testeado en mujeres de entre 21 y 70 años de edad con resultados sobresalientes, pues la mayoría alcanzó a prolongar el orgasmo por 15 minutos (quizá sea mucho). Cada vaporización contiene aproximadamente 2 mg de marihuana, y para intensificar el efecto debe usarse lejos de las comidas, recomienda el sitio oficial. Por ahora solo está disponible para los ciudadanos de California poseedores de una receta para acceso a una dosis de marihuana medicinal, aunque el producto se consigue en los estados de Colorado y Washington, donde el cannabis sí es legal.

Acá habrá que ver si lo que se entiende por “uso medicinal” alcanza a la anorgasmia femenina, un trastorno de salud cada vez más extendido y preocupante….

Sin comentarios

La tecnología al servicio de los amantes engañados

Dos temas dominaron la mesa de noticias eróticas en esta semana que se fue. Primero sorprendieron los audaces consejos de la actriz Gwyneth Paltrow sobre el orgasmo “democrático” y las infinitas posibilidades del sexo anal; segundo, los afinados recursos de la tecnología para detectar la infidelidad, en este caso, femenina. Leo con afición las notas policiales y encuentro un par de episodios interesantes sobre el tema. Hace días en la localidad de Mérida, España, la policía detuvo a un hombre de 50 años que había instalado en el teléfono celular de su esposa cerca de 18 aplicaciones con las que controlaba las llamadas, fotos y apps que ella descargaba. Sabía que existían estos recursos “sabuesos”, pero ya 18 me parece una exageración, tan alarmante como las estadísticas que “justifican” su existencia, en el caso de ser cierto que el 55% de las mujeres y un 60% de los hombres casados tienen aventuras fuera del matrimonio, como asegura un sitio especializado en tácticas y estrategias para espiar Smartphones.

Parece que la víctima empezó a sospechar que era vigilada tras ver lo poco que duraba la batería, además de escuchar interferencias en las llamadas. Hizo la denuncia y la policía detectó que, efectivamente, había una cantidad de aplicaciones que le permitían a su media naranja controlar el terminal desde cualquier computadora. El otro episodio sucedió acá nomás, en La Pampa, donde los jueces de la Cámara de Apelaciones fallaron en contra de una mujer que engañó a su esposo, según el cable de la agencia Télam, condenándola a indemnizarlo por el “daño moral” que le causó verla saliendo con otro hombre de un albergue transitorio. Los jueces coincidieron en que el hecho le “truncó el proyecto de vida familiar” y constituyó  además “un atentado contra su honra”, lo que revela la cabeza fría del engañado. Cuesta creer que la pescó in fraganti, por más chico que sea el pueblo. Vaya a saber cuánto espero para tener la prueba definitiva de lo que ya había confirmado por otras vías.

cuidado con tu marido sunshine

Las redes sociales y el mal uso que le damos parecen ser la causa de todos los males sentimentales de la vida contemporánea, pero ciertos es que han colaborado bastante para que aquella persona que alguna vez amamos y respetamos se convierta de un día para otro en objeto de desconfianza y persecución obsesiva, a veces, por un simple error de interpretación. Desde ya es imperdonable la violación de la intimidad ajena, pero la ciencia ha demostrado que hombres y mujeres hacemos lecturas distintas de los mensajes de texto que recibimos, lo que en consecuencia nos lleva a tomar estas decisiones equivocadas.

En una investigación de la Universidad Metropolitana de Cardiff, Gran Bretaña, se le planteó a un grupo de estudiantes dos mensajes imaginarios, uno de contenido sexual y otro de tono emocional, con el fin de ver las reacciones que provocaban en unos y otros. Tras observar gestos y actitudes de los participantes durante la lectura, concluyeron que las mujeres pasaban más tiempo mirando los mensajes de contenido emocional que los sexuales, al contrario de los varones, lo que demuestra que para ellos la infidelidad pasa casi exclusivamente por lo físico, mientras que para las mujeres no siempre.

Antes que alguna sospecha infundada nos lleve a cometer un error semejante (y aún más grande que el de haber elegido mal), vale recordar que todos esos softwares espías son ilegales y que usarlos nos convierte en delincuentes, más que en amantes despechados….

Sin comentarios