Sexo en la primera cita: nunca está de más

Tener sexo en la primera cita con alguien “nuevo” y que la cita se quede dormido tras el primer esfuerzo, y peor, que ronque (cuac!), fue parte de lo peor que le pudo pasar a una amiga que acaba de volver al “mercado sentimental.”

Y sí. Para quienes no están entrenados en el arte de lo casual, la intimidad con desconocidos depara ciertas sorpresas, cuando no resulta desastrosa. Es lógico: siempre habrá detalles y desperfectos propios de la falta de confianza, algo que no se consigue ni al cabo de varias citas. Pero aún así sobran razones para practicarlo, creen algunos terapeutas especializados en vínculos. El sexo puede ser un filtro necesario, sobre todo a cierta edad en la que uno ya no está para que le hagan el “novio”, como dice mi amiga Mun. He aquí una pequeña lista de razones que encontré en el blog de Belinda Lorenzano, una colega mexicana que también escribe sobre estos temas líquidos. No estoy de acuerdo con todas sus sugerencias, eh, pero valen algunas, y van con texto de mi cosecha:

1. El sexo nunca está de más. Si alguien te lo ofrece, y te gusta un poco ese alguien, es preferible ir a la cama y tocarse un rato a ver una mala película o soportar horas con el trasero pegado a una cena desabrida. Es probable que no resulte wow al principio pero puede ser aceptable, aunque para llegar al nivel de aceptable conviene estudiar el terreno e ir a lo seguro: la pose del ornitorrinco y esas acrobacias literarias, para otro día.

tirarse a la pileta, con o sin agua Alain Labeille/Marvelous

2. Reincidir. Si tuvimos la suerte de que la cosa saliera medianamente bien, entonces por qué no volver a probar con la misma persona para ajustar lo que no cuajó de entrada. ¿Qué tal si el sexo en la segunda vuelta resulta un poquitiiiitoo mejor? En términos prácticos habrás tenido sexo de nuevo, lo que no es poco!

3. Especulaciones destructivas. A menos que se gusten mucho intelectualmente y la conversación sea hechizante, no tiene sentido salir varias veces sin tocarse un pelo. A cierta edad, creo yo, si eso sucede es que no hay química suficiente: estamos calculando demasiado, midiendo lo inmensurable. Y eso alienta especulaciones contraproducentes: si es impotente, o gritona, si es torpe o pasiva etc etc etc. Pensar tanto en cómo será para que luego sea pésimo, no tiene caso. Por eso, mejor empezar por el principio, valga la redundancia.

4. Tu tiempo vale. Las citas exigen dedicación y esfuerzo emocional, y podemos entregamos sin prisa cuando la persona nos interesa de verdad. Pero ¿para qué esforzarse en varias salidas con alguien con quien ni siquiera nos estamos acostando? Si somos incompatibles entre las sábanas lo sabremos de entrada, en consecuencia nos habremos ahorrado cenas, vinos caros, nafta, peluquería y demás gastos que supone invertir en lo “imposible”. Y peor, por ahí hasta nos perdimos otras citas interesantes.

demoraste tanto que por las dudas me fui sacando la ropa Jordi Gual via neverquit

5. Enamorarse, un regalo. Después de pasar por el filtro de la cama, si la relación avanza es probable que uno hasta se enamore, lo que ya sería un regalo. Si no funca y el sexo lo definió, de todas formas habría sucedido despuès. También es cierto que una buena cama no garantiza una relación duradera, pero al menos el panorama estará más claro.

En fin. Para hombres y mujeres las citas son un salto al vacío, suponen una exposición personal enorme. Seguramente el señor que fue al telo con mi amiga se durmió hasta roncar porque al fin relajó, tanto estrés! Es que uno se desnuda para pasar por un estrado a veces superficial: en una mesa de café alguien decide si le gustás o no; vos decidís si te gusta o no. En el medio, hay que estar preparados para el rechazo.

Lo importante es seguir el deseo y la intuición, no quedarse con las dudas, menos esperar un final epifánico. Si funcionó, seguramente seguiremos conectados. No?

Sin comentarios

Internet y celulares, principales enemigos del sexo

Shirley Zussman tiene 100 años y desde hace 50 trabaja en Nueva York como terapeuta sexual, cifras que demuestran el crecimiento y la importancia de esta noble profesión.

La revista Time le ha dedicado varias páginas a esta lúcida mujer que ha podido observar (y vivir) la gran evolución del placer a lo largo de las últimas cinco décadas, desde la irrupción de las píldoras anticonceptivas, pasando por el SIDA en los 80 y el sexo virtual de estos tiempos líquidos en los que reina, como bien define ella, una “falta de conexión real” provocada por la pornografía online, el celular y el interés en ganar más dinero.

ah oh, quiero más! via elibeth thisinsthappines

Les rescato algunas frases interesantes de la entrevista y que seguramente servirán para reflexionar sobre la intimidad y el sexo que nos merecemos. “El uso del tiempo es muy diferente hoy” dice, a propósito de los cambios sociales. “La gente está ocupada todo el tiempo. En esta etapa de desarrollo queremos cubrir todo, saberlo todo, hacerlo todo. El tiempo y energía que le destinas a una persona se limita cuando existe esta presión de hacer más y más dinero, de ser el gerente general, de comprar la casa de veraneo; la gente quiere más y más y más. Pero el deseo requiere una cierta cantidad de energía”, explicó.

Y así es. Hoy estamos siempre cansados, sin resto para dedicarnos seriamente a explorar el placer sostiene la sexóloga, y agrega que Internet y el celular son los principales enemigos del sexo. “Tuve una paciente que me dijo: ‘Amo a mi esposo, me encanta hacer el amor con él, pero llego a la casa después del trabajo y de haber estado todo el día con gente, así que solo quiero dormir”.

También advierte sobre la cantidad de pacientes que llegan al consultorio luego de que su hábito de ver pornografía online les haya quitado el interés por conocer una posible pareja y tener una relación real. “Lo veo mucho en algunos hombres solteros que no hacen el esfuerzo de salir al mundo y enfrentar los problemas, como un posible rechazo, así que satisfacen sus necesidades sexuales sentándose frente a un computador y masturbándose”, explicó. “Hay mucho menos conexión física real. La gente se toca menos, habla menos, se abraza menos y se mira menos. Necesitamos tocarnos para sentirnos queridos y amados. Eso es de lo que más falta en esta generación. Y no entiendo cómo la gente no extraña estas cosas”, comentó la dama.

Que agregar, que no sepamos ya….

Sin comentarios

Los riesgos de tener sexo en cualquier lugar

Es divertido tener sexo en el balcón y mirar para abajo cómo pasan los autos. El sexo hay que vivirlo como uno tiene ganas, nadie puede juzgarte” decía días atrás una conocida vedette.

Claro que es lindo tener sexo, que nadie te juzgue y hacerlo donde quieras, pero sabemos por las noticias lo peligroso de alentar a imprudentes y aventureros. ¿Cuántos casos conocemos de parejas que acabaron estrelladas en la planta baja? Según los sexólogos es saludable cambiar de escenario tantas veces como lo pida la imaginación por que eso ayuda a que la rutina no arruine un vinculo, sin embargo que Buenos Aires no es una ciudad segura para revolcarse en cualquier lado, además de que algunos espacios tienen sus contras. He aqui una lista de observaciones para tener en cuenta a la hora de hacer la perfomance fuera de casa:

En el auto: En el auto si es grande y cómodo, una caminoneta, o las personas no son demasiado altas, entonces sí es una buena opción, cuidando siempre de no confundir el freno de mano. Muchos tienen esa fantasía y yo enseguida recuerdo la oscuridad del Guindado de Palermo y los autocines de provincia, especiales para las noches de invierno, porque cuando se empañan los vidrios no te ve nadie y de paso evitás multas. Hay que esperar el verano, cuando el gobierno porteño reponga el proyecto de los autocines, o bien pedirle permiso a la gente de la zona roja, en los Bosques de Palermo.

cuidado con el agua viathemarvelous 

Pileta. Ahora que viene el calorcito tienta la idea de sumergirse en la pileta, de noche o de día, pero hete aquí que el agua es el peor lubricante de todos, la fricción puede lastimar o irritar los genitales, más si el agua tiene demasiado cloro

Cine. En la oscuridad de la última fila no te ve nadie, y si los asientos tienen respaldos altos éstos harán de muralla. Eso sí: siempre hay alguien que te copia la idea, así que hay que ver con cuántas personas se compartirá el sector. Tampoco hay que olvidar que pegada a la linea de butacas suele estar la cabina del proyector, con el técnico adentro. Y lo importante, si vas a hacerlo, es respetar el silencio de la sala durante la proyección, asi que ni gritos ni gemidos.

En la calle. He visto a mucha gente escondida entre los arbustos de parques y plazas practicando dogging, lo que incomoda en estos casos es la abundante deposición canina, especialmente en Palermo. No sé, me parece que hay que tomar precauciones, llevar alguna lona y en verano repelente para mosquitos. Lo mejor es ir a lugares oscuros, lo que no deja de ser peligroso teniendo en cuenta los altos niveles de delicuencia de esta ciudad. En todo caso, a la lona y al repelente habría que agregar un gas paralizante de bolsillo

Los baños públicos. Históricamente la mayoría de los baños pùblicos en América latina son roñosos. Los de bares, restaurantes o antros de baile, donde hay música, desorden y movimiento y no se sabe si alguien va o viene, son los peores: circulan borrachos que hacen pis fuera del sanitario, gente que vomita, pañales tirados, puertas sin traba y en fin. Creo que no da, sí en el baño púbico de algún hotel o de un shopping, pero tampoco

El avión. Con tanta seguridad a bordo, por los atentados y demás, el mítico baño de la cabina representa un verdadero desafío para los amantes urgidos, salvo en un vuelo de cabotaje en Argentina u otro pais de la región. Igual, cuando el vehículo entra en tormentas o zona de cumulus y lleva varias horas en el aire, el movimiento brusco de la nave suele agitar el contenido del sanitario, salpicando alrededor. Sé de lo que hablo….

 

Sin comentarios

Las mujeres lesbianas tienen más orgasmos

Bueno, habrá que incursionar en otras prácticas y en otras camas, habida cuenta de que hay quienes la pasan más que bien el 100% de sus relaciones sexuales. Un estudio del Instituto Kinsey, de la Universidad de Indiana (Estados Unidos) y publicadas en el Journal of Sexual Medicine- es decir, es irrefutable, dado el prestigio histórico de la institución – demuestra que las mujeres lesbianas tienen más orgasmos que las heterosexuales.

Según el estudio los hombres llegan al orgasmo en el 85% de sus relaciones sexuales mientras que las mujeres homosexuales quedan satisfechas en 74 de cada 100 encuentros. Las que llevamos las de perder somos las que solo nos acostamos con muchachos, pues apenas alcanzamos el cielo, cuando mucho, en 6 de cada 10 polvos. Pues…qué poquito!!!!

dar en el punto, that`s the question via Thissinthappines

Abundando en el trabajo, en el caso de los varones, apenas si existe una ligera brecha en la cantidad de orgasmos obtenidos respecto de los que son homosexuales, pero podría decirse que ambos grupos la pasan re bien, no así los bi, especialmente las mujeres, ya que en ninguno de los dos catres encuentran lo suyo. Respecto al punto principal que nos ocupa, la marcada diferencia entre el goce de las chicas gay y las hetero, los autores creen que las lesbianas están más cómodas y familiarizadas con el cuerpo femenino, con sus recovecos y funciones, es decir, saben cuál es la ruta, sumado a que (en buen estado de salud) podemos conseguir multitud de orgasmos a la vez. De todos modos el estudio no aclara a qué clase de orgasmo se refiere el estudio, quizá solo al clitoriano, ya que para el vaginal se necesitan dos, o uno más un electrodoméstico o vibrador.

Mas allá de esto, vale recordar que tener orgasmos en una relación heterosexual depende de que la faena se haga en equipo, cosa que en la mayoría de los casos, según la ciencia, no ocurre. Por las dudas haya quienes quieran encontrar otras respuestas a la cuestión de fondo, relinkeo al amigo y vecino Blog Boquitas Pintadas, nominado como éste espacio al Premio Multimedia en la categoría Mejor Blog. Y vamos por más, premios y orgasmos, que es casi casi lo mismo!!! 

Sin comentarios

El enamoramiento virtual no conoce de feromonas

Si es cierto que hoy 1 de cada 3 parejas sale de Internet, la gran pregunta sería ¿corren las leyes del enamoramiento real en el mundo online? Teniendo en cuenta que, según los etólogos, el flechazo es manipulado por un cóctel de hormonas que se activan cuando dos personas se cruzan en vivo y en directo, ¿cómo es que un extraño logra dispararlas mediante Whatsapp, guiños, correos electrónicos y la “mejor” foto que le tomaron en toda su vida?

Al decir de miles de personas que concurren a diario a los “bares” virtuales (funcionan como tales, aunque vamos en pijamas y pantuflas) los síntomas son idénticos a los que experimentamos en una fiesta o una reunión o en el trabajo cuando alguien nos gusta. La diferencia es que mientras dura esa suerte de ceguera temporal hacemos otra clase de estupideces, estupideces Siglo XXI. “Hay cierto paralelismo entre el comportamiento de quien se enamora on y offline”, asegura Mónica Rubio, Brand Manager de un famoso portal de citas consultado en una muy buena nota del El País, de España. “Al final, somos las mismas personas, lo único que cambia es el contexto. Cerca de la mitad los usuarios de nuestra compañía inician un contacto durante los primeros 7 días y un 30% mantiene dicho contacto en el tiempo. Dentro de la plataforma se envían más de 10.000 mensajes al día”.

Es decir que además la cosa surge a otro ritmo, el tiempo que le toma a dos internautas empezar a intercambiar los recursos de seducción que ofrecen las plataformas, léase guiños, “me gusta”, mails, etc. Si llegamos a sintonizar con el otro usuario, compulsivamente empezaremos a chequear cien veces el correo, controlar si está o no conectado, escudriñaremos sus fotos, revisaremos la doble tilde en Wassap, lo gogleeamos y hasta proyectaremos una relación. Y sí. Ese sujeto con el que hemos chateado hasta la madrugada consiguió desnudarnos, y lograr una extraña intimidad. Esos, podría decirse, son los síntomas del enamoramiento online. “Cuando otro usuario recibe una visita a su perfil, se lo notificamos por email. Estos emails despiertan mucha curiosidad y tienen una alta tasa de apertura. Si buscamos en Facebook o Linkedin a personas con las que vamos a trabajar, ¿cómo no mirar una y otra vez las fotos de alguien con quien vamos a tener una cita?” dice la fuente consultada.

ay, por qué no me contestassssss…eh? florian beaudenon

“Los mensajes en este tipo de entornos son muy directos y la gente tarda muy poco en hablar de cosas íntimas, mucho menos que tomando una copa en un bar” agrega la licenciada. “El perfil de cada usuario contiene mucha información. No sólo lo que cada cual dice de sí mismo, también cómo lo dice. Las relaciones comienzan con un “me gusta” a una foto, un comentario. Después se inicia el intercambio de mensajes y la complicidad puede llegar bastante rápido. Sin el inevitable “miedo escénico” de los encuentros presenciales”. Claro, pero eso alimenta una de las grandes deudas de esta preciosa herramienta: aún hoy se cree que el 82% de los usuarios miente sobre su peso, altura y edad en la información de sus perfiles. Fundamentalmente la edad, y eso ocurre entre hombres y mujeres por igual.

En fin, algunos datos extras sobre la materia:

-Una mujer de 25 años tiene 2 veces más seguidores que un hombre de su misma edad, y los hombres de 46 en adelante tienen dos veces más seguidores que las mujeres de esa misma edad

- El 40% de los hombres prefieren mujeres con buen trabajo y una carrera; un 22% busca mujeres “sensuales”

-Las parejas que salen del online esperan en promedio 19 meses antes de casarse, mientras que las que se conocen offline tardan alrededor de 39 meses

-Del total de parejas que se casan todos los años, el 18% se conoció en un portal de citas

-Los portales más conocidos son pagos. En 2006 el “sector” facturaba 650 millones de dólares, en 2013 subió a 1.8 billones

Sin comentarios

Demuestran que el sexo cura el dolor de cabeza

Se dice desde hace tiempo que el sexo es la mejor aspirina para el dolor de cabeza, mito que ahora ha pasado a ser casi casi, una verdad.

Estudios recientes realizados por la Southern Illinois University aseguran que los poderes analgésicos del sexo no son mentira ni publicidad engañosa, como me temía, habiendo tanto estudio apócrifo circulando en la Web. Tras encuestar y hacer pruebas en cientos de mujeres, se demostró que aquellas que sufrían de cefaleas leves o dolor de cabeza tuvieron una disminución de hasta el 50% en la intensidad y en los episodios de dolor luego de incrementar la actividad sexual. Lo que no se aclara es cuántas veces hay que hacerlo para prevenir la migraña.

y aunque no lo crean, ciertas posturas calman el dolor de espalda via happiness

 “El sexo puede dar mejores resultados para combatir los dolores moderados que los fármacos analgésicos. Esto no significa que aquellas personas que requieran tratamientos fuertes para dolores persistentes deban dejar de medicarse, pero sí puede ser un elemento de gran ayuda”, explico al The Huffington Post la ginecóloga y orientadora sexual Lauren Streicher, autora de varios libros, entre ellos, Love Sex Again.

El sexo además calma dolores musculares, estomacales y de pies… si si, de pies (no sé si se refiere a juanetes o problemas más serios), y parece que también estimula el olfato como consecuencia del aumento de la prolactina luego del orgasmo, según Samuel Weiss, de la Universidad de Calgary (Alberta, Canadá). La prolactina hace que se desarrollen nuevas células nerviosas en el bulbo olfativo cerebral, el centro del olfato, según publicaba el The Telegraph, a propósito del tema salud – sexo.

En síntesis, si además de placer trae beneficios, a practicar

Sin comentarios

Vecinas de un pueblito rural de Brasil buscan marido

“No he besado a un hombre en mucho tiempo. Todas soñamos con enamorarnos y casarnos, pero nos gusta vivir aquí y no queremos dejar el pueblo para ir en busca de un marido. Nos gustaría que los hombres dejaran sus vidas para venir aquí y ser parte de las nuestras. Pero antes tienen que estar de acuerdo con hacer lo que decimos y vivir bajo nuestras reglas” confiesa en una nota al diario Daily Telegraph una vecina de Noiva do Cordeiro (en español la esposa del cordero), un pueblito de Minas Gerais, Brasil, donde unas 600 mujeres solteras de entre 20 y 40 años buscan marido. Ante la falta de candidatos, las chicas decidieron hacer un llamado a la comunidad mediante una convocatoria en Facebook, de la que varios medios del mundo se han hecho eco. Eramos pocas y parió la abuela…

las vecinas se quieren casar 

Cómodas, las chicas. Bien podrían moverse unos km hasta San Pablo u otra ciudad  de la región para hacer el casting. Pero parece que ni por Tinder asoman voluntarios, y eso que se trata de mujeres bellas e independientes, pues a falta de hombres que resuelvan, se ocupan de administrar la comunidad, hasta de cambiar las bombitas de luz de la plaza y dar la misa.

Aquí los únicos hombres que conocemos las solteras están casados o son parientes nuestros, casi todos somos primos” agregó, cándida, Nelma Fernandez, de 23 años. Otra vecina, Rosalee Fernandes, no pudo evitar el sincericidio, pues sabido es que a cierto tipo de hombres le asusta la competencia: “hay muchas cosas que las mujeres hacen mejor que los hombres. Nuestro pueblo es bonito, organizado, y mucho más armonioso que si los hombres estuviesen al cargo. Cuando hay problemas o disputas resolvemos las cosas como mujeres, buscando el consenso en vez del conflicto” dijo..

las chicas, diestras hasta para el tractor fotos gza Noiva do Cordero/ FB  

Bueno, argentinos, están avisados quienes anden con ganas de mudarse a un lugar verde y tranquilo, laburar poco y nada, y encima conseguir sexo trabajar demasiado. En el perfil Facebook del pueblo está publicada la convocatoria, incluso se pueden ver las fotos de las candidatas, repito, lindísimas!

 

Sin comentarios

Las mujeres son infieles con una sola pareja

Bueno, ante todo está la palabra empeñada, la promesa de compartirlo todo hasta el final, la salud y la enfermedad, la pobreza y la abundancia, y todo lo demás. Pero otra cosa es el sexo.

Una importante investigación presentada hace poco en la 109º edición del encuentro anual de la American Sociological Association viene a confirmar la teoría de que a la hora de la acción no hay grandes diferencias entre hombres y mujeres, por más que yo quiera creer que las hay, y muchas. Este nuevo trabajo sostiene que las mujeres casadas de mediana edad buscan aventuras fuera de su matrimonio justamente porque no quieren divorciarse. “Ser feliz en el matrimonio es muy diferente a ser feliz en la cama”, dijo Eric Anderson, autor del ensayo, profesor de sexología de la Universidad Winchester y asesor de una famosa Web de citas para piratas y tramposas.

El estudio, realizado en colaboración con la Universidad de California-Irvine y la Universidad Southern California, relevó la experiencia de 100 mujeres heterosexuales casadas de 35 y 45 años. El 67% dijo buscar aventuras porque querían un poco más de pasión y de sexo, y ninguna pensaba que por eso debían abandonar a sus esposos, con quienes no necesariamente eran infelices en la cama. Simplemente necesitaban ponerle un poco de condimento a la monotonía, además de aumentar la frecuencia de sus relaciones. Una solución práctica, diríamos. “Nuestros resultados demuestran que la monotonía sexual es producto de las relaciones monógamas duraderas. Lo más predecible de una relación es que cuanto más progrese, la calidad y frecuencia del sexo tienda a disminuir. Este es el motivo porque nos acostumbramos y a la vez nos aburrimos del mismo cuerpo. Los hombres y las mujeres no son tan diferentes como se suele pensar”, concluye el autor, con el que no comparto esto último. Al contrario, creo que lo mejora el sexo es la confianza, algo que se consigue con el tiempo.

cariño, contigo pan y cebolla via lavitaebella 

La gran diferencia, explican, pasa por la calidad. Las mujeres son infieles pero con único hombre y eligen aquel con el que mejor lo pasan, mientras ellos pueden tener relaciones extramaritales con más de una mujer. Sobre la creciente cantidad de infidelidades y divorcios, Anderson sostiene que “está muy claro que nuestro modelo de sexo y amor con una sola persona ha fracasado. Afortunadamente, con el estudio ayudamos a resolver el dominio que hay en nuestra cultura sobre estos temas demostrando que un engaño no supone que el amor a nuestra pareja haya fracasado”…..¿no?

Sin comentarios

El color rojo despierta el atractivo sexual

Casi todas escondemos en la oscuridad del cajón un calzón rojo para usar en las ocasiones “especiales”, como si la ilusión de “pecar” pudiera tener un color. Y de una forma inconsciente el rojo también nos pone en guardia, de hecho, jamás admitiremos que nos inquieta cuando en una fiesta aparece alguna invitada toda de rojo, lo que inexorablemente concentrará las miradas masculinas, así el trapo esté mal cosido y la percha también.

Y es que parece que este color primario (nunca más oportuno lo de primario) está directamente asociado a los bajos instintos, según un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Rochester (EEUU) y publicado en la revista Personallity and Social Psicology Bulletin. Cuando las mujeres ven a otra mujer vestida de rojo se vuelven más protectoras y celosas de su pareja, ya que los hombres se sienten más atraídos de forma inconsciente hacia cualquier fémina que lleve rojo. A los toros les pasa lo mismo.

...querías rojo, aquí lo tenés! Foto gza Victoria Secret`s

 Para medir el efecto sobre el atractivo sexual un equipo de psicólogos conducido por Adam Pazda encuestó a 196 mujeres de entre 18 y 65 años a quienes se les mostró en forma individual imágenes de congéneres vestidas con prendas blancas y otras imágenes con prendas rojas.

En todos los casos, las que usaban rojo eran consideradas más bellas y deseables, aunque más peligrosas y promiscuas; y casi lo mismo ocurre con los hombres. En 2010 una investigación similar publicada en la revista Journal of Experimental Psychology demostró que aquellos individuos masculinos que van vestidos con algo rojo son percibidos por las mujeres como de mayor estatus, más dinero y con más posibilidades de éxito, lo que los hace más atractivos.

Yo le tengo respeto al rojo porque cada vez que lo uso me siento incómodamente llamativa. Ni hablar de pintarme los labios. Las veces que lo hice mis amigas enseguida comentaron “epa, ¿con quién salis hoy? Es decir, funciona…

Sin comentarios

Los hombres casados tienen menos sexo

Lo que algunos sociólogos previeron cuando apareció el anticonceptivo allá por los sesenta, sucede hoy bajo las sábanas de las parejas contemporáneas, abanderadas en la igualdad de géneros y en las tareas domésticas compartidas. El cambio de roles mata el deseo, es decir, el tiro ha salido por la culata. Del tema casualmente hablábamos durante una cena con amigos, noches atrás.

Un estudio publicado en 2013 por la revista American Sociological Review, Igualitarismo, tareas domésticas y frecuencia sexual en el matrimonio, sostiene que un hombre casado tiene menos relaciones sexuales (un 1,5% menos) cuanto más tiempo le dedica a limpiar la cocina, barrer o cambiar pañales, y que por el contrario tendrá mejor sexo si se dedica a emprolijar el jardín, llevar las cuentas o lavar el auto, casi la clásica postal familiar de la infancia: la señora barriendo la vereda, él con la gamuza lustrando el capot….

Según Sabino Kornrich, del Instituto Juan March de Madrid y autor del estudio (publicado en el diario ABC) estos datos indican que, pese a estar en el siglo XXI, la raza humana sigue en la caverna: “La existencia de unos guiones sexuales, divididos por géneros, en los que la imagen tradicional del hombre y la mujer es importante a la hora de generar deseo y en el momento de desempeñar el acto sexual”, dice Kornrich, para quien “realizar tareas típicamente masculinas y típicamente femeninas lleva a las personas a parecer más masculinas y más femeninas, algo que se asocia con la atracción y la actividad sexual”. Y sí. Por eso en lo único que coincido con las demandas feministas es en el asunto del sueldo: hombres y mujeres merecemos ganar lo mismo, por el mismo trabajo, pero en el resto ¡viva la diferencia!.

con mucho gusto hoy lavo los platos! via marvelous

Sin embargo, hay datos que bogan por lo contrario. Lynn Prince Cooke, profesora de la Universidad de Bath, Reino Unido, descubrió que las parejas se divorcian menos si comparten las tareas de la casa, aunque eso ya no es tan así, pues año a año aumentan las cifras de infidelidad en las mujeres. Solo en Estados Unidos donde ya hay más hogares mantenidos por mujeres, el adulterio femenino creció 40% en las dos últimas décadas igualándose al masculino; además el 34% de las infieles dicen ser felices en su matrimonio. Y es más, algunas investigaciones recientes prueban que la inclinación de la mujer hacia la promiscuidad es mayor que en el hombre, a pesar de que la cultura nos ha hecho creer que los cazadores son ellos.

Mientras se resuelven estos dilemas, que no decaiga el sexo en casa. Mejor que uno pinte el living mientras el otro tiende la cama….

Sin comentarios