Las mujeres también quieren sexo sin compromiso

Corre aún el mito de que por causas biológicas o evolutivas etc etc las mujeres quieren amor y los hombres solo sexo, pero yo creo que es hora de invertir la frase. Empíricamente surge de observar las redes sociales, los sitios de citas y mi vida personal y la de mis allegadas. A veces las mujeres hacemos cualquier cosa con tal de cubrir la ración semanal, como bien dice mi amiga Cucu: “con tal de que sea heterosexual y respire”… Al mismo tiempo escucho a muchos hombres desestimar el sexo casual y el picoteo, algunos por el tiempo de dedicación que implica la cacería, otros por inseguridad (esto último lo supongo).

Cuestión es que el origen de esta creencia, de que necesitamos algún tipo de “compromiso” para relacionarnos sexualmente, data de un estudio realizado en 1989 en el que se concluyó que los hombres aceptaban más las invitaciones a tener sexo con desconocidos que las mujeres. Lo que no aclaró entonces es que la investigación coincidía con el comienzo del boom de las citas virtuales. Esto marcó las reglas del nuevo juego: ninguna chica quería amanecer degollada en la cama de un sujeto cazado en Internet. Ante esa amenaza, priorizamos la seguridad personal a la urgencia genital. Esa situación hoy cambió radicalmente: el 80 % del mundo se conoce via redes. De hecho dedicamos hooooras al hunting erótico clikeando corazoncitos y cruces, a ver a quién cenamos esta noche.

no tengas miedo, tontito, vení...doidhina via marvelus

Por eso, un grupo de académicos alemanes de la Universidad de Johannes Gutenberg decidió revisar aquel estudio convocando, con la excusa de probar una nueva Web de citas, a 60 hombres y mujeres heterosexuales a los que por separado se les enseñó fotos de los participantes. Luego se los invitó a compartir una misma sala y allí observaron que tanto hombres como mujeres fueron a buscar sexo directamente con la persona en la que estaban potencialmente interesados. No hubo ninguna diferencia en la conducta de unos y otros. Con esto, los investigadores probaron que una vez eliminados los prejuicios sociales y los riesgos las mujeres están dispuestísimas a acostarse con alguien solo para pecar un rato, y si te he visto… ¡no me acuerdo, y no hay problema!

Volviendo a lo del amor, ya hemos entendido que el sexo es un lindo intercambio de placer y que no es amor, ni produce amor, ni va ligado necesariamente a aluna clase de amor. Aunque tampoco creo que sea “como respirar” según me dijo un conocido hace poco, relativizando aún más su importancia dentro de un vínculo. Yo sí me quiero casar y respirar el mismo aire que mi amado, aunque es cierto que mientras llega el indicado no hay que ahogar al equivocado….

Sin comentarios

Fingir un orgasmo es un arte necesario

Estábamos en casa de mi madre por irnos a dormir pasada la medianoche cuando el vecino de arriba y su amante de turno empezaron la función continuada. Todo parecía transcurrir en el living y la chica volaba de felicidad, al menos eso nos lo hizo saber con sus gemidos de gata en el tejado. Cuestión es que la cosa se fue poniendo más y más intensa, incluso, pensé, ahí había terceros. “Bueno, serán swingers o tántricos”, soltó la superada de madre, demostrando amplios conocimientos en la materia y un sorprendente estado open mind.

Pero la actividad en el 9ª B se estaba poniendo inquietante pero a mamà no se le movía un pelo…”es una grabación, querida, no te das cuenta?” dijo mordiendo la barrita de cereal. Parece que el portero le chusméo que el vecino no se enfiesta sino que la pasa tirado en la cama mirando porno con el volumen alto, estrategia que funciona y muy bien, ya ven. Escuchar el goce ajeno, excita, por eso, en resumidas cuentas fingir un orgasmo con un buen acting, más que una obra de bien, es un arte elevado, como sostiene el psicólogo español José Larranda en una columna del ABC. “El fingimiento es también destreza de amantes empoderadas, lujuriosas, atrevidas Y al otro lado del fingimiento hay amantes artistas que aumentan su deseo con la excitación histriónica, dramática y exagerada de ella”.

oh ah….via donnapiu

Visto así fingirlo no es engaño sino una forma exquisita de alcanzar el goce, razón por la que este terapeuta recomienda a sus pacientas que padecen anorgasmia que se explayen y muestren todos sus dones líricos en el escenario:” escenifiquen, que dramaticen y hagan de este falso orgasmo un arte dramático al servicio del juego amoroso”, recomienda. Según una antigua (ya la publicamos hace unos años) investigación de la Universidad de Kansas realizada entre más de 2000 mujeres, el 68% ha fingido un orgasmo al menos una vez en la vida (una????) y los hombres también lo hacen, pero muchos para disimular que tampoco llegan al clímax. “Sobre todo -explica Larranda- cuando no pueden, no llegan o están fatigados sin haberlo alcanzado aún. Lo hacen casi siempre durante la penetración, puesto que así la ausencia de eyaculación queda disimulada“. Pero atenti que a veces mentir en la cama supone” tapar incompetencias propias o ajenas y eludir cuestiones que los amantes deberían abordar con claridad”.

Lo único que hay que considerar es el descanso de los vecinos, por el resto, hacer cada tanto la gran Sally no viene mal….

Sin comentarios

Es normal tener orgasmos durante el sueño

Antes que nada, algo es algo… Una amiga dice que durmiendo tuvo un orgasmo pero que el orgasmo fue real, tan vívido, que despertó en plena noche perturbada, y confundida, pues a su lado no había otra cosa que el caniche flatulento que le regalaron sus primas en la última navidad. Le pregunto si bebió, y sugiero que probablemente estando beoda fue que volvió a colarse en su inconsciente el fulano ése con el que andaba meses atrás, y que tanto daño le causó. Pero Martita asegura que en la niebla del sueño vio al chico del puesto de flores que está en la esquina del Mac Donals, a la vuelta de casa.

Aunque parece, el episodio no es disparado. Según un estudio de la Universidad de Montreal (Canadá) el 70% de las mujeres y casi el 100% de los varones han tenido sueños eróticos más de una vez, y con resultados satisfactorios: el 83% de los hombres tuvo eyaculaciones nocturnas, y el 37% de las mujeres confesó haber alcanzado el orgasmo durante el descanso. Poquita cifra, pero milagrosa habida cuenta de lo que a una le cuesta conseguirlos estando despierta.

en mis sueños siento tus dedos de violín sneakpeaking

Los expertos coinciden en que es posible, muy posible, y que son tan reales como los que experimentamos en una relación sexual o cuando nos masturbamos.  Lo maravilloso es que toda la tarea la hace solita nuestra propia mente, ya que para alcanzar el clímax onírico no hace falta estimulación genital alguna. Es tu cabeza…

Los especialistas creen que si uno se va a la cama y tiene sueños eróticos, como los que suelo tener si de noche ingiero alguna sustancia etílica, especialmente si lleva burbujas, la cosa puede terminar en orgasmos, y tanto en hombres como en mujeres, debido a que el cerebro envía estímulos a las zonas genitales, involuntariamente. Qué maravilla, el cerebro, cuando se aplica a o que debe y no a las estupideces!

En muchos casos, al ser tan reales, el cuerpo evidencia signos propios de la excitación sexual, como por ejemplo, sensibilidad en el pecho y aumento de fluido en la zona del epicentro. Y no has de haber tenido maratón de sexo para que suceda, incluso le pasa a quienes no lo tienen por largos periodos de tiempo. Dicen los expertos que los sueños eróticos son breves películas en las que proyectamos estímulos y experiencias recogidas en el inconsciente a lo largo del día, y que en la almohada se evaporan sin dejar más rastro que esta efímera forma de felicidad.

Yo soy una especie de productora de cine, mejor dicho una función continuada gracias a la intensa lectura que me exige a diario este blog. No me quejo, eh….

Sin comentarios

La edad ideal de un amante más joven

Leo cómo es ésto de “las 10 ventajas de tener un amante más joven” (luego de ver en Youtube Dos Madres Perfectas, ahora y espero bajar El Graduado) y encuentro un artículo en el que se demuestra estadísticamente que hoy, a la hora del sexo y el amor (no son lo mismo) la diferencia de edad pesa más para las mujeres que para los hombres, según una encuesta realizada por un portal de citas entre 117.000 usuarios.

Sin dudas el género femenino ha superado el miedo a amanecer con la cama mojada, como decían las abuelas, para plegarse ampliamente a aquello de que el “amor” no tiene edad (o que es ciego, en el peor de los casos). Cuestión es que mientras los hombres siguen buscando compañeras de entre 6 y 7 años menos (y más chicas aún) las mujeres prefieren candidatos que no le lleven más de 1 o 2 años, dice la encuesta. Pero a noticia es que estamos estirando esa brecha, según se desprende de otro estudio de la Universidad de Cardif, (Reino Unido) que destaca el notable crecimiento del fenómeno cougar, término inspirado en la Sra Robinson, ese personaje de la inolvidable pelìcula que cité al principio. Hasta las señoras de 70 consultadas en ese trabajo dijeron que prefieren liarse sentimentalmente con alguien al menos una década más joven.

hola amor…¿como te fue en matemáticas? marvelous

Así estamos…¿asaltando cunas? No, bueno, casi. Cada quien sabe donde está su límite moral, lo que sí hemos comprobado es que la edad no garantiza un vínculo sexualmente satisfactorio, ni más o menos inteligente. La criatura puede ser alguien muy bien plantado y el adulto un gran descerebrado, y viceversa. La elección va en gustos, prejuicios sociales, carencias etc. etc. etc.

Pero según la psicóloga Theresa Di Donato, de la Universidad de Maryland, para calcular una edad mínima socialmente aceptable y poder pasearnos de la manito con el trofeo sin sentirnos observadas ni juzgadas (casi siempre por nuestras pares), podríamos partir de una regla matemática muy simple: dividir en dos nuestra edad y sumarle siete años.La fòrmula aplicaría también para estimar los pirulos máximos de nuestro objeto de deseo, pero haciendo el procedimiento inverso: restarle siete a nuestra edad y multiplicar el número resultante por dos. No sé, siempre fui mala para las matemáticas….

Sin comentarios

El Viagra en crema y el deseo perdido

La ciencia trabaja a destajo para devolvernos la felicidad a hombres y mujeres por igual, en este caso, mediante dos nuevos fármacos destinados a mejorar la erección masculina y a abrir el apetito sexual femenino. Conseguir una buena perfomance en la cama sigue siendo el objetivo principal de una rama de la medicina contemporánea, enfocada en aliviar de algun modo el impacto que provoca en la sexualidad este mundo líquido, tecnologizado y desamorado, en el que toca vivir.

Asi es que desde hace un mes se consigue en las farmacias de Europa una nueva versión del sildenafil, la droga base de la pastilla celeste contra la disfunción eréctil, patología que afecta a muchos hombres y de distintas edades, en todo el planeta. Ahora los señores también pueden probar si hace magia el Virirec, una pomadita igualmente efectiva (al menos en el 83% de los casos de laboratorio) gracias a que contiene dos ingredientes clave: el alprostadil, un vasodilatador de las arterias, necesario para conducir la sangre y expandir el órgano; y un facilitador de la absorción cutánea. La crema requiere receta y cuesta alrededor de 47 euros. Es simple de usar, dicen, pues basta con frotarla con un aplicador para que en media hora… Aladino salga de la lámpara. Creo que este truco tiene sus bemoles: el efecto dura entre una y dos horas, hay que colocárselo durante el juego previo y, ojo, el ungüento podría hacer patinar al profiláctico. En fin

vos sos mi Viagra … marvelous

La otra novedad viene de FDA, que acaba de aprobar parcialmente la flibanserina para el tratamiento del trastorno del deseo sexual hipoactivo en mujeres premenopáusicas. Este producto viene hace rato ensayándose en distintos laboratorios, y sin mucha suerte, porque el “Viagra” femenino tendría ciertos efectos secundarios recontra adversos a los fines prácticos: provoca sueño y desvanecimientos repentinos, en ciertos casos (miren el video que linkeo arriba). Al revés del sildenafil (que actúa en el cuerpo) la pilule rosa funcionaría como un antidepresivo. Es decir, estamos como al principio…

Cuestión es que mientras la ciencia le busca la vuelta a la falta de deseo, nos quedan algunos paliativos caseros: comer mejor, dormir lo suficiente, practicar deporte, no hacerse demasiadas preguntas, masturbarse más, Tindear por la mañana todos los días, y concretar alguna de las máximas eróticas que propuse para este 2015 (acostarse con alguien del mismo sexo, tener un affaire con alguien mucho más joven y con alguien mucho más grande, hacer un trío etc. etc. etc.). El deseo nunca muere, solo se toma vacaciones….

Sin comentarios

Una vagina gigante en los jardines de Versalles

Y yo que me asombro ante las porquerías que últimamente decoran los parques porteños. En nombre del arte hoy cualquiera retuerce una chapa, le pega tornillos, papelitos, plásticos y maderas juntadas, lo proclama sustentable y le pone título, peor: hasta consigue que las autoridades con su sensibilidad de manual la pongan por ahí, arruinando el paisaje y la córnea de los vecinos. En fin, peor están en Francia. En los simétricos jardines de Versalles el artista indio-británico Anish Kapoor acaba de instalar una vagina gigante. El objeto en cuestión mide 10 metros de alto, 60 de largo y pesa miles de toneladas en acero (quièn habrá sido la musa!)

No es la primera vez que Kapoor presenta en sociedad una obra de dudosa calidad y gran tamaño, pero como es un artista “relevante”, provocador, esta vez le han permitido exponer el órgano hasta el 1 de noviembre próximo, para escándalo de la derecha francesa. Yo no sé de qué se asustan, bien libertinos fueron los guillotinados Luises que habitaron ese fastuoso palacio donde ahora luce esta singular pieza de arte contemporáneo. Sin embargo, olvidando su pasado (y el más reciente, recuérdese los enredos de alcoba de los últimos dos presidentes), los políticos conservadores consideran la instalación como un ultraje a la historia del país, sobre todo desde que Kapoor confesó en una entrevista que quiso representar “la vagina de la reina tomando el poder.” 

La intimidad de la reina Gentileza El Mundo 

Según el diario El Mundo el alcalde de Versalles publicó en un tuit que Kapoor había exagerado el mensaje y, ante la polémica en puerta, el artista salió a aclarar que en realidad es “una obra con múltiples interpretaciones posibles”. Claro, así de subjetivo suele ser todo. “Evidentemente trata de nuestros cuerpos y contiene cierto nivel de sexualidad. Pero no se reduce a eso”, destacaba. La escultura fue bautizada ‘Dirty Corner’ (Esquina sucia u obscena) pero entre los vecinos se conoce como ‘La Vagina de la Reina’. Una provocación de idénticas proporciones tuvo lugar el año pasado cuando otro artista puso en la Place Vendôme un enorme consolador inflable de color verde y 24 metros de altura. La obra fue saboteada y a la mañana siguiente apareció desinflada. Otra que una metáfora sobre los poderes del rey…

Sin comentarios

Venus en piel, o el placer en el dolor

Nadie puede controlar las formas inesperadas que suelen tomar del amor y la pasión, de eso se trata Venus en Piel. La vi dos veces, y si me preguntan, hay varios condimentos inquietantes en esta obra de teatro inspirada en la novela erótica de Leopold Sacher Masoch, un escritor del siglo XIX que dio entidad al sadomasoquismo, o aquello de obtener placer a través del dolor. 

Pero lo interesante es que acá no se trata de sexo sino de una historia de amor extremo donde la seducción intelectual va envolviendo a los protagonistas en un juego de poder perverso y perturbador del que no pueden salir. La versión que acá protagonizan Juan Minujín y una Carla Peterson espectacular (divina en ropa de cuero) habla de Tomás, ambicioso dramaturgo que busca una actriz para el personaje femenino de su nueva obra. En plena noche de tormenta llega al casting una chica tímida y vulgar que aparentemente está lejos de ser la indicada. Sin embargo, después de mucho rogar, ella consigue la prueba. Para sorpresa de Tomás, Wanda conoce el libro. Sin querer fluyen en una batalla que los lleva de la fantasía a la realidad, enamorándose, cambiando roles hasta que dejan de ser director- actriz y pasan a ser dominador y dominado, ¿pero quien domina a quien?…

no tengas miedo, es solo un chirlo… foto ladoleurexquisite

Recordando los diálogos de la obra volví a mis diccionarios a buscar el origen de la palabra sadomasoquismo. En principio el sadismo se considera una perversión sexual. “El individuo se excita llevando a cabo actos de crueldad, sometiendo y provocando dolor a otra persona” dice Oscar Urbiola en La Gran Enciclopedia del Sexo. “Suele también considerarse sádico, y a modo más general, a cualquiera que realiza gestos de crueldad refinada y, además, disfruta y se divierte con ello. El sádico que puede considerarse un enfermo mental o pervertido no respeta al otro y pone en el erotismo su deseo de poder. Busca atormentar para gozar de su superioridad.”

En la novela de Sacher Masoch, el protagonista (el autor) es dominado y flagelado por su esposa que, a su vez, tiene un amante que le da palizas (al protagonista). Ella usa un abrigo de piel para castigarlo y éste, para sentir celos, la obliga a buscar al amante. Tres locos triangulados, digamos. En agradecimiento por las zurras, el protagonista lame los pies de ambos. Por otro lado el término masoquismo fue aplicado por el neurólogo alemán Kraftt Ebbing para describir una patología caracterizada por el goce en la propia humillación, en dejarse dominar mental y sexualmente por otro, que no es lo mismo que ser manso, dócil. Con el tiempo el concepto se extendió a quien goza pasando de victimario a victima, de maltratador a maltratado, pero siempre de manera lúdica y ahora con la intervención de adminículos como el látigo, el cuero, los pinchos y  otros atuendos que meten miedo.

En fin, que si pueden no se pierdan la obra, y si después les da por el rebenque, no olviden que antes de someterse al juego hay que pactar cuál será el límite….

Sin comentarios

Dos verdades sobre el orgasmo femenino

Uno se debe a sus lectores, así que siempre me será grato volver sobre el tema más demandado por la audiencia masculina de este espacio: el orgasmo femenino y sus laberintos.

Un estimado amigo me ha enviado un curioso recuento de las distintas situaciones en las que una mujer puede alcanzarlo, entre ellas, mediante un beso (una de cada cinco mujeres), durante el parto, haciendo gimnasia (el 10%) y yo agregaría bailando tango. Pero empíricamente hablando sabemos que hay mucho mito distorsionando para mal la realidad de la sexualidad femenina, y no lo digo yo, sino los expertos.

con una ayudita a tiempo….Mario Testino Vogue Francia

Según ellos las únicas verdades, hasta el momento incontrastables, son dos, o tres: la primera, que en una relación heterosexual solo el 25% consigue el orgasmo de motus propio y el resto, es decir la mayoría, necesita estímulos y tiempo extra para llegar a la meta, coinciden los estudios clínicos. Y lo FUNDAMENTAL es que no existen dos tipos de orgasmo sino uso solo: “es muy común escuchar hablar de un orgasmo vaginal y otro clitoridial. Pero en verdad, el único órgano que disipa el orgasmo es el clítoris. Lo que sucede es que el orgasmo no se siente en el clítoris, sino en las contracciones perivaginales. De ahí la confusión “ nos dice en su portal una de mis sexólogas de cabecera, Diana Resnicoff. “Es bueno tener claro que pese a que los orgasmos provocados por la masturbación clitorídea se sienten diferentes a los alcanzados con el coito, no significa que sean dos distintos”.

En fin, a la tarea!

 

Sin comentarios

Todos mentimos la cantidad de parejas sexuales

Hace poco me preguntaron con cuántas personas había compartido almohada hasta hoy, como si eso pudiera ser indicador de “sabiduría sexual.” Cuestión es que para algunas mujeres el recuento de parejas en voz alta es complicado: primero, uno no recuerda a los malos amantes; segundo, seas o no sincera, de todos modos quedarás como una promiscua. ..¿entonces cuántos partenaires hacen falta para no ofender al ego y cuántos para que no te tilden de flojita?

A la hora del cálculo, históricamente los seres humanos tienden a dibujar la cifra. Nadie quiere ser menos: es menos peor ser más. Según el psicólogo Norman R. Brown, de la Universidad de Michigan, las mujeres admiten un promedio de 8,6 hombres y ellos 31,9 mujeres. Algunos informes del prestigioso Instituto Kinsey indican que los varones de entre 30 y 44 años acumulan, en ese período de su vida, un promedio de 6 a 8 parejas, mientras que las mujeres apenas 4. Una estadística de la Sociedad Europea de Ginecología, realizada sobre 9600 mujeres de entre 16 y 45 años sugiere que la media de parejas sexuales de una europea es de 10, tomando novios, maridos, affaires, amigovios, tinders, etc etc. Los hombres superan la treintena.

 siempre se puede ser el único… viasensualitydesfemmes

 Otro sondeo del diario The Tab en el Reino Unido (ya fue publicado, pero refresco el dato) sobre los hábitos de 12.708 estudiantes de 36 universidades encontró que los hombres tenían más recorrido: 10 contra 7.7. Pero también probaron que las mujeres mienten ahí: un 20 % baja el número, solo el 5 % lo infla. En comparación, ellos mentían menos: el 12 % abultó el número, y el 10 % lo bajó.

En fin, por qué disfrazar la verdad, si saldrá a la luz, de todas formas. El resultado es lo único que importa, y sabemos que eso depende de otra clase de alquimia. Estar pendiente de semejante detalle, dicen algunos terapeutas, puede ser indicio de una gran inseguridad, o bien de un gran egoísmo. En fin que cuando respondí aquella vez, hice mis números…y no me creyeron!

Sin comentarios

Tener más sexo no te hará más feliz

Como cualquier ser pedestre pienso en sexo todos los días (¿está mal?), por esa razón (y por estar en un diario) este blog se llama…. Sexo a Diario. Pero respecto de lo que sugiere el nombre de este espacio, por mucho que uno aspire a practicarlo con alguien cada día, médicos y sexólogos suelen coincidir en lo contrario, de hecho un reciente experimento realizado en la universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh, intenta demostrar que duplicar la actividad amatoria puede causar desórdenes emocionales. Es decir, la cantidad no sería lo más saludable.

Durante tres semanas los investigadores dirigidos por el sociólogo George Loewestein monitorearon las reacciones de dos grupos de 128 parejas de entre 35 y 65 años que se prestaron con la consigna: unos debían practicarlo con la frecuencia habitual; otros, todos los días, incluso aunque estuvieran cansados, estresados y faltos de tiempo. Al término de tres semanas las parejas de este último grupo se mostraron notablemente menos contentos, según observaron los investigadores. “El hallazgo fue una total sorpresa”, explicó Loewestein a la revista Livescience que publica el trabajo, “creíamos que la gente que practicase más sexo lo pasaría mucho mejor y sería más feliz, y además esto favorecería sus relaciones de pareja.”

El objetivo del estudio es investigar las causas del desinterés que cunde entre las parejas cuando llevan mucho tiempos juntas, léase, el eterno tema de cómo dormir con la misma persona el resto de tu vida sin comerte las orejas de un bostezo….

Hoy no, querida….via thisisnthappiness

“Encontramos que el grupo que lo había hecho más veces lo había disfrutado mucho menos, tenían menos ganas y mostraron menos indicios de felicidad. Hacer algo porque quieres o hacerlo porque te obligan tiene un enorme impacto en las personas”…(…y qué duda cabe). “Mucha gente dice que el sexo es la actividad más placentera, y es bueno para la salud, además ayuda a quemar calorías, pero la cantidad no esta reñida con esos beneficios” ….

Sin comentarios