Versailles: traición, amor e infidelidad

 

Versailles | Canal + | Facebook

Desde hace algunas semanas vengo trabajando en una línea de tiempo de series. No una relacionada con los años de lanzamiento sino con la secuencia histórica, en donde podamos pasearnos (desde la ficción) de un hecho histórico al otro casi como si se tratara de un libro de historia.

Estaba sumergida en ese relevamiento, anotando fechas y periodos, pensado cómo encajar aquellas que no son tan específicas en su cuándo, que fui consciente de que nunca habíamos hablado de VersaillesUna producción de más de 27 millones de euros que unió a Francia, Gran Bretaña y Canadá para contar la historia de una de las familias royals francesas.

Código de vestimenta

Versailles | Canal + | Facebook

La historia de Versailles nos lleva a 1667 y nos sumerge en el interior de la corte francesa, en donde conocemos al joven Rey Louis XIV (George Blagden) y su círculo más íntimo. El storytelling de la serie está compuesto por un entramado de diferentes líneas argumentales que van desde una historia de amor o celos familiares, hasta decisiones políticas y escenarios de guerra.

Pero vayamos por partes:

  • Desde el plano social: esta ficción funciona como una fotografía de la estructura social típica del siglo XVII. Vemos cómo el palacio real se organizaba, el lugar que ocupaba cada persona en dicho espacio, las relaciones personales entre el rey y su corte, los privilegios (o la falta de ellos) que repartía de manera casi caprichosa. En un plano menos íntimo, la serie también explora la relación del monarca con la nobleza, con sus soldados y clase trabajadora.
  • Desde el plano político-económico: pero la historia no se queda solo en esto y también explora los conflictos políticos de la época. Desde la revolución noble que busca un cambio en aquella relación con el Rey, hasta enfrentamientos bélicos por proteger sus fronteras y posición. A lo largo de las dos temporadas vemos huelgas, guerras, muchísimas reuniones en las que se deben tomar decisiones políticas y de estrategia. Situación a la que se suma la idea de un reino que no disfruta de su mejor momento económico y debe trabajar desde la apariencia.
  • Desde el plano cultural/simbólico: Finalmente y lo que para mí es la parte más interesante de la ficción, nos encontramos con la construcción simbólica de ser Rey. Esta producción nos lleva a un mundillo sumergido en costumbres protocolares que nos resultan tan desconocidas como fascinantes: el lugar que ocupa el cuerpo del otro en la visión del Rey, su lugar en el centro de toda la estructura, lo que pueden significar sus relaciones con las diferentes sus cortesanas y hasta la relación con su propio hermano.

Con una primera temporada de diez episodios, la serie realmente filmó en el Palacio de Versailles (recordándonos un poco a la experiencia de Downton Abbey quienes filmaron en el Castillo de Highclere) y este año vuelve con su segunda entrega.

De la curaduría al mundo de la ficción

Versailles | Canal + | Facebook

No quedan dudas en que las narrativas royals están a la orden del día y, sin demasiado esfuerzo, uno podría recorrer todos los palacios reales más importantes de Europa. Los reyes, sus excéntricas costumbres, la abundancia desmedida y la estructura protocolar, parecen los relieves ideales para contar cualquier historia.

Uno de los puntos más interesantes de Versailles es que no se mantiene solo en una línea narrativa, género o personaje, sino que logra un gran equilibrio entre todos sus elementos y presenta una gran heterogeneidad que le permite que, si no te engancha por una trama lo hace por otra. Desde líneas argumentales súper románticas a otras que nos llevan a la política más dura, esta ficción se permite una gran versatilidad que la enriquece y le da muchísimo color.

En este punto es que, para mí, su mayor riqueza está entre sus personajes. Con diferentes perfiles e intereses, cada uno de ellos hace sus aportes a la historia y permite que nos dejemos llevar. Entre mis favoritos está Felipe I de Orleans (Alexander Vlahos) quien representa al excéntrico hermano menor del Rey que nunca logró (ni se le permitió) salir de su sombra. Creo que el trabajo de Vlahos es increíble al dar vida a un personaje con muchísimas dualidades, conflictos y la constante búsqueda de encontrar su lugar.

Finalmente y a pesar de no tratarse de una serie realmente curada históricamente y que se permite algunas licencias, otro de los puntos de mayor resplandor está relacionado con sus vestuarios y escenarios. Resultan maravillosos los distintos trajes, peinados y pequeños detalles en la vestimenta de los nobles franceses, manteniéndose al nivel de series como la ya mencionada Downton Abbey o The Crown. El palacio de Versailles es un personaje en sí mismo y cada escena filmada, tanto dentro como fuera, es alucinante. A esto se le suma una narrativa muy sencilla de seguir que se acerca muchísimo a ciertas historias noveladas.

En definitiva se trata de una de esas series que te pueden resultar completamente indiferentes pero que, si te gustan las historias de época, vas a disfrutar muchísimo.

Ficha técnica 

Género: drama histórico, basado en hechos reales.

Creadores: Simon Mirren y David Wolstencroft.

Escritores: Simon Mirren, David Wolstencroft, Andrew Bampfield y Sasha Hails.

Directores: Daniel Roby, Christoph Schrewe, Jalil Lespert y Thomas Vincent.

Elenco: George Blagden, Alexander Vlahos, Tygh Runyan, Stuart Bowman, Amira Casar, Evan Williams, Noémie Schmidt, Anna Brewster, Sarah Winter y Elisa Lasowski.

Productores ejecutivos: Claude Chelli, Simon Mirren, Anne Thomopoulos, David Wolstencroft y Jean Bureau.

Productores: Aude Albano y Ian Whitehead.

Productoras: Capa Drama, Incendo Productions y Zodiak Media Group.

Canal: Canal+

La primera temporada está disponible en DirecTV Play y Netflix Latinoamérica.

Los invito a sumarse a la comunidad de Fuera de Serie, en FacebookTwitter , TvShowTime o YouTube :)