[TBT] Nip/Tuck: Una marquita y un corte

 

Nip/Tuck | Facebook |

Ya lo dijimos muchísimas veces pero nunca está de más volver a pensarlo o, aunque sea, plantearlo y charlarlo.

Para mí Ryan Murphy es un innovador. Una mente brillante que sabe ver el nicho, el espacio vacío o aquello que la televisión necesita volver a ver. Y, junto con esto, tiene la gran capacidad de la metadiscursividad: trae otros relatos (de todo tipo), personajes ya conocidos y elementos de la realidad/hechos históricos.

Pero también sufre cierta incapacidad (él, las productoras, los canales… ¿todos?) de poner un punto final a sus temporadas. En líneas generales sus series tienen excelentes primeras dos/tres temporadas, respetables terceras/cuartas y, a partir de allí, no logra remontar hasta la cancelación.

Tell me what you don’t like about yourself?

Nip/Tuck | Facebook |

Nip/Tuck estrenó en el 2003. En Argentina la serie se emitió por FOX y, con 16 años, fue una serie que me impresionó en muchísimos puntos.

Para mí sus primeras tres temporadas son icónicas en el mundo de las series de televisión: construyó una narrativa increíble, trabajó con la crudeza y presiones sobre el cuerpo, trajo personajes escalofriantes y terriblemente humanos.

La historia se desarrolla, principalmente, dentro de la clínica (de cirugías plásticas) McNamara/Troy. Allí conocemos a los Doctores Sean McNamara (Dylan Walsh) y Christian Troy (Julian McMahon), amigos y compañeros de la facultad. Instalados en Miami los acompañamos en su día a día en la clínica, los pacientes, la presión que sufren por su estilo de vida o por mantenerlo.

En el punto de partida la construcción de estos dos personajes es casi desde el antagonismo: mientras McNamara es el tipo centrado, con una familia y que intenta mantenerse alejado de la euforia de la vida de las celebridades. Troy es el típico solterón exitoso que todo lo quiere y todo lo tiene pero que. Entre ambos existe una gran relación de amistad y respeto, pero también cierta envidia al pensar que es el otro quien tiene la vida perfecta.

Si clientes, vidas personales, amor, familia y bajezas humanas no fueran suficientes como para armar un mix explosivo…  Nip/Tuck se da el lujo de crear enemigos y quizá uno de los mejores de la televisión: The Carver. Un personaje que tuvo su esplendor en la tercera temporada y que, básicamente, se dedicaba a desfigurar a personas adictas a su imagen y que consideraba superficiales.

En lo personal sigo creyendo que la season finale de la tercera temporada hubiera sido un cierre alucinante para esta serie que no dejó de crecer y romper moldes.

¿Qué más puedo sumar?

The Carver | Nip/Tuck | Facebook

En su momento Nip/Tuck fue una serie que rompió muchas barreras y tabúes. Y llevó a la pantalla muchísimos temas que no eran tan comunes ver en la tele: adicciones, sexualidad, crueldad, la obsesión por la imagen,  la crueldad del medio sobre el cuerpo o la búsqueda de la eterna juventud.

Como todas las series de Murphy, Nip/Tuck es una serie estéticamente hermosa. Aún cuando muestre cuerpos abiertos, cortados y mutilados, logra mantener una belleza visual difícil de igualar. Si bien puede afectar a cualquier persona sensible, todas las secuencias de las cirugías plásticas que practicaban eran impresionantes por su realismo pero sobre todo por el simbolismo y la construcción de un cuerpo-objeto.

Si sumamos a esto, buenos personajes, actores e historias ¿Qué más se le puede pedir a una serie de televisión? Aún aunque no se lo pidamos, la serie también disfruta de una banda sonora impecable. Yo creo que si en ese momento hubiese existido Spotify, todos estaríamos escuchando su playlist. 

Ya, desde el opening, podemos experimentar cómo la banda sonora aporta muchísimos elementos a la construcción de la historia que se narra.

Nip/Tuck también me enseñó a odiar personajes. Siempre odié a Matt (John Hensley), no podía soportar sus conflictos y nunca sentí empatía con él. Y Julia (Joely Richardson) sufrió la misma suerte. 

¿Qué pasó después?

Después de la tercera temporada se resolvió el caso de The Carver y, en mi experiencia, no lograron encontrar algún antagonista con tanta fuerza o con un planteo tan profundo. Además, los personajes, comenzaron a desfigurarse tanto qu todo parecía perder sentido y el único objetivo de lo que pasaba era impactar-impactar-impactar-impactar. Pero ¿de qué sirve lograr un impacto si la historia se empobrece?

¿La vieron? ¿Qué les parecía? :)

 Si queres seguir las novedades de “Fuera de Serie” podes hacerlo desde Twitter  ACÁ  o Facebook ALLÁ :)