Game of Thrones: el dragón y el lobo

 
FueraDeSerieGameOfThrones

Game of Thrones | HBO Latinoamérica | Foto de prensa

Podemos tener nuestros debates y hasta discusiones pero creo que no existe ninguna duda en sostener que “Game of Thrones” es uno de los grandes fenómenos de la televisión actual. Tanto si nos sentimos cómodos o no, como si pensamos que esa afirmación es justa o no con otras producciones, la serie épica de HBO reúne a miles de fanáticos alrededor del mundo y cada una de sus emisiones parece frenar la realidad que nos rodea.

Es por esto que cada episodio y en especial el cierre de temporada, siempre genera muchísimo revuelo y expectativas; a los que se suman rituales, reuniones con amigos, eventos y tantas charlas posteriores como podamos imaginar porque “Game of Thrones” es  un tema que se charla en la oficina.

Antes del fin

FueraDeSerieGameOfThrones

Game of Thrones | HBO Latinoamérica | Foto de prensa

Esta séptima temporada de “Game of Thrones” tuvo sus características particulares que la fueron diferenciando de lo que vimos anteriormente. Ya no solo se trató de que los guiones no estuviesen basados en los libros de George R. R. Martin sino también que se alejó de su tradicional mes de estreno (retrasando el regreso de abril a julio), tuvimos una temporada más corta y una season finale de casi una hora y media. Además se suma que la historia está teñida por su inminente cierre y esto parece acelerar muchísimo la resolución de algunos conflictos (nunca nadie en Westeros viajó tan rápido como bajo el reinado de Cersei).

En el detrás de cámara trabajaron directores y guionistas que ya habían participado anteriormente pero, en particular, nos encontramos que quienes abrieron este nuevo arco narrativo fueron los mismos que lo cerraron: Jeremy Podeswa (director) y David Benioff y D. B. Weiss (guionistas); stuación solo se había dado una vez en la segunda temporada. Sí es interesante resaltar que Benioff y Weiss, además de tantos otros episodios, son quienes tradicionalmente escriben la premiere y finale.

También es importante destacar que se trató de un año de muchísimos hackeos y/o filtraciones que hicieron de la experiencia de mirar la serie algo diferente: quien quiso leer los guiones, mirar los episodios o saber qué iba a pasar, con un poco de ingenio podía hacerlo. Situación que volvió a generar una brecha de conocimiento pero que, esta vez, no marcaba la diferencia entre “lectores de los libros” y “solo espectadores de la serie” sino entre quienes no habían resistido la curiosidad de saber y quienes no querían saber nada. 

Ya con la temporada cerrada es claro que estos siete episodios sufrieron de un atroz fanservice en donde casi no se desafío al espectador sino que, muy por el contrario, se dio todo digerido, respondiendo a las demandas que los seguidores tuvieron durante los últimos seis años. Acá es interesante recordar que la comunidad online de “Game of Thrones” (tanto de los libros como de la serie) tiene un trabajo realmente intenso en donde desarrolla cuanta teoría (lógica o completamente alocada) podamos imaginar.

Aunque todo esto solo queda en anécdota, una de las únicas verdades es que despedimos la anteúltima temporada de la serie, que nos quedan tan solo seis nuevos episodios que van a estrenar en algún momento del 2019, que se está trabajando en cinco spin-off para que el universo no muera y que los lectores seguimos esperando a que George R. R. Martin publique su libro.

The Dragon and the Wolf

FueraDeSerieGameOfThrones

Game of Thrones | HBO Latinoamérica | Foto de prensa

Game of Thrones” nunca se caracterizó por tener cierres de temporada fuertes sino que hizo mitología alrededor de su anteúltimo episodio como el más intenso de todos. Sin embargo en esta oportunidad creo que “Beyond the Wall” fue un capítulo menos interesante que “The Dragon and the Wolf“, en el cual no solo entendemos dónde quedaron las fichas del tablero sino también que avanzamos con algunos puntos primordiales. Esto no significa que lo considere un gran estreno, por el contrario pienso que se mantuvo dentro del promedio de una entrega que prometió mucho pero no alcanzó ninguna de mis expectativas. Con esto en mente también es importante decir que no hablo de una mala temporada o que no tuvo momentos alucinantes sino que en promedio no explotó todo su potencial y en más de una situación sentí que desperdició momentos invaluables. 

Una de las fallas más grandes con las que me encontré en esta entrega es la estructura y narrativa que eligieron. No existía necesidad de extender el episodio por 20 minutos y concentrar todos lo momentos fuertes en la última parte. Desde mi experiencia como espectadora esto terminó dejándome la sensación de que en la primera hora de transmisión no pasó nada fundamental (cosa que, luego de pensarlo, no es del todo verdadera).

En este contexto, las resoluciones fueron bastantes obvias y no sorprendieron. Empecemos por la última escena entre Jon (Kit Harington) y Daenerys (Emilia Clarke) en donde terminan estableciendo el tipo de conexión entre estos dos personajes. En lo personal no se trata de la relación sanguínea que los une (recordemos que los Targaryen fueron una familia que mantuvo sus relaciones matrimoniales entre sus propios miembros, por lo cual no es extraño que esto pase entre ellos) sino porque las relaciones se construyen y acá no hubo tiempo de nada. 

En tanto obvio, el destino de Meñique (Aidan Gillen) también venía cantándose desde hace unos cuantos episodios pero, al contrario de la situación anterior, su escena final sí estuvo muy bien construida. Meñique es un personaje muy destratado en la serie pero que en este momento disfrutó de cierta intensidad, inteligencia, dramatismo y hasta el sabor de la dulce venganza por todos sus tejes y manejes que venimos viendo desde la primera temporada. A esto se suma que también es interesante lo que su muerte significa en la relación que se establece entre Sansa (Sophie Turner) y Arya (Maisie Williams), dos hermanas completamente diferentes que nunca lograron llevarse bien. La otra gran obviedad que vimos resuelta en este episodio giró alrededor de la identidad de Jon Snow. Ya nadie tenía dudas sobre el origen de este personaje pero sí me gustó muchísimo cómo decidieron mostrarlo y el gran descubrimiento sobre el gran engaño que fue la rebelión de Robert Baratheon (Mark Addy). 

Las situaciones que sí disfruté, aunque quizá no tan primordiales dentro del episodio, fueron las que implicaron a Cersei (Lena Headey) con sus hermanos Jamie (Nikolaj Coster-Waldau) y Tyrion (Peter Dinklage). Dos momentos de quiebre que no solo plantearon qué vamos a ver de la familia Lannister sino también el enorme cambio entre elllos y la fuerza que toma la profecía sobre el destino de la soberana de los Siete Reinos.

Por último podemos admitir que esta ficción de HBO nunca fue experta en manejar cliffhangers y que “The Dragon and the Wolf” no fue la excepción. Aunque la secuencia del dragón de hielo fue excepcional, creo que faltó un poco de contexto sobre por qué el ejército de los muertos no podía pasar el muro. También podrían haber despedido la temporada con alguna imagen más impactante que aquel enorme ejército caminando; secuencia que ya hemos visto y con la cual ya no nos sentimos interpelados.

Un detalle que sí me encantó fue la lentitud y calma con que ingresaban a los Siete Reinos, ese tipo de construcciones simbólicas (“La muerte no tiene apuro porque siempre llega”) me parecen detalles siempre valorables. 

Hablemos por un ratito de Azor Ahai

FueraDeSerieGameOfThrones

Game of Thrones | HBO Latinoamérica | Foto de prensa

La octava temporada de “Game of Thrones” tiene por delante resolver uno de los grandes misterios que, en este punto, toma importancia porque se de la verdadera identidad de Azor Ahai y del Príncipe que fue prometido.

Siguiendo lo que aprendimos en la saga de George R R Martin sabemos que él/ella aparecería cuando la estrella roja sangrara y la oscuridad se reuniera; momentos que podemos relacionar con el cometa rojo que aparece en “Choque de Reyes” y, el segundo, a la “Long Night“. También sabemos que nació (o renació) desde el humo y la sal; además de ser quién despierte a los dragones. Por otro lado la historia sobre “the Prince that was promised” sostiene que él/ella descienden del Mad King Aerys II y su hermana-esposa Rhaella.

Uno de los puntos más interesantes de estas profecías es que siempre entendimos que se trataría de la misma persona pero, con el pasar de las nuevas temporadas, empieza a tomar fuerza la idea de que son dos personas diferentes y los candidatos obvios son Jon Snow y  Daenerys Targaryen. Pero en esto también toman fuerza otros personajes como Tyrion Lannister,  Sandor “the Hound” Clegane (que explicaría por qué sigue con vida) y, más cuestionable, Davos Seaworth. 

Ahora solo queda esperar: la última temporada y el próximo libro que, casi como un capricho, se demoran más de lo que parece realmente necesario.

Ficha técnica

  • - Directores: Jeremy Podeswa, Mark Mylod, Matt Shakman, Alan Taylor y Jeremy Podeswa.
  • - Guionistas: David Benioff, D. B. Weiss, Bryan Cogman y Dave Hill.
  • - Elenco: Peter Dinklage, Nikolaj Coster-Waldau, Lena Headey, Emilia Clarke, Kit Harington, Aidan Gillen, Liam Cunningham, Sophie Turner, Maisie Williams, Carice van Houten, Nathalie Emmanuel, Indira Varma, Alfie Allen, Gwendoline Christie, Conleth Hill, John Bradley, Isaac Hempstead Wright, Hannah Murray, Kristofer Hivju, Rory McCann, Jerome Flynn, Joe Dempsie, Iain Glen, Richard Dormer, Paul Kaye, Ben Crompton, Ellie Kendrick, Bella Ramsey, Tim McInnerny, Megan Parkinson, Daniel Portman , Richard Rycroft, Rupert Vansittart, Vladimir Furdik, Joseph Mawle, Neil Fingleton, Ian Whyte, David Bradley, Ben Hawkey,Pilou Asbæk,nton Lesser,Hafþór Júlíus Björnsson,James Faulkner,Tom Hopper, Mark Gatiss, Jim Broadbent, Jacob Anderson, Diana Rigg, Gemma Whelan, Jessica Henwick, Rosabell Laurenti Sellers, Keisha Castle-Hughes, Brendan Cowell, Staz Nair, Aisling Franciosi, Wilf Scolding y Robert Aramayo.
  • - Emite en Argentina: HBO Latinoamérica

Los invito a sumarse a la comunidad de FUERA DE SERIE, en FacebookTwitter , TvShowTime o YouTube :)