[Feed the beast] Abandonando a Ross

 

Feed the beast | AMC | Facebook

Con un cambio de días en la premiere, AMC finalmente estrenó ‘Feed the Beast’. Una producción que parece conectar y desconectar de las series que han conformado el perfil de este canal que, además, salió con muchísima potencia junto a ‘Preacher’.

Lo cierto es que parece que los años de ‘tener que elegir qué serie filmar porque estamos cortos de presupuesto‘ han quedado atrás y ya nadie se las viene con chiquitas.

Feed The Beast | AMC | Facebook

De qué se trata

Basada en una serie danesa (Bankerot), ‘Feed the beast’ nos trae la historia de dos mejores amigos que deciden hacer su sueño realidad y abrir su primer restaurante. El problema es que, uno de ellos, tiene problemas con la mafia y el otro no está libre de mochilas:

  • Tommy (David Schwimmer) es un sommelier y ‘alcohólico funcional’ que está en medio de una gran crisis personal como consecuencia de haber perdido a su esposa en un accidente de auto (donde, al parecer, fue abandonada por el responsable). Junto con él vamos a conocer a su hijo de 10 años, TJ (Elijah Jacob), quien desde la muerte de su madre no habla.
  • Dion (Jim Sturgess) es el chef estrella que no puede mantenerse alejado de los problemas. Con asuntos por resolver con la mafia y la propia policía, lo conocemos saliendo de la cárcel y buscando a Tommy para cumplir, de una vez por todas, aquel sueño del restaurante propio. 

El elenco se completa junto con Michael Gladis (Mad Men), Lorenza Izzo (Hemlock Grove), John Doman (Gotham) y Christine Adams (Terra Nova).

La serie fue desarrollada por Clyde Phillips (Dexter) y sólo con el estreno del primero de sus diez episodios, la crítica la asesinó. En Rotten Tomatoes sólo logró el 16% (lo cual le da un tomate en bastante mal estado) y en Metracritics consiguió tan solo 47 de los 100 puntos. Fue definida como predecible y una serie en la cuál uno no puede conectar con sus personajes.

Qué me pareció el piloto

Feed The Beast | AMC | Facebook

Después del enorme regreso a la televisión de David Schwimmer en ‘The People vs O.J. Simpson‘, era bastante claro que su próximo proyecto iba a generar mucha expectativa. Si a eso le sumamos que ese estreno se diera en el hogar de ‘Mad Men’, ‘Breaking Bad’ y ‘The Walking Dead’ ¿Cómo podría ser posible controlar esa emoción? 

No ví ‘Bankerot’ así que no puedo comparar pero, desde un primer momento, la historia me remitía a otras cosas que hemos visto. La idea del sueño del restaurante propio es un gran cliché trabajado desde diferentes géneros, en diferentes formatos audiovisuales y que además pareciera romper barreras geográficas (es decir, no está limitado al sueño americano). 

Con esto en la cabeza, la historia no me llamaba demasiado la atención ni generaba mucha curiosidad. Y lo cierto es que cuando terminé el capítulo mantuve esa misma sensación de no encontrar algo diferente o particularmente interesante.

Sí tenía ganas de ver a Jim Sturgess (One day) y David Schwimmer trabajando juntos en una serie de televisión. Si bien sus trabajos no son malos tienen una gran tendencia a ser, simplemente, correctos: ahí vemos al genio brillante de la cocina que tiene problemas con la mafia y no logra comprometerse con nada. Y, junto a él, al esposo dolido, deprimido que no logra superar la pérdida del amor de su vida.
No se trata del hecho de tener un estereotipo sino de cómo lo están trabajando y hasta dónde uno puede estar viendo ‘Feed the beast’ sin tener la sensación que está mirando ‘Burnt‘ sin el chico lindo. 

Quizás es demasiado pronto para semejante crítica pero lo cierto es que éste es el punto más flojo de la serie que, por el contrario, cuenta con un gran diseño de ambiente y personajes y hermosas fotografías muy citadinas. Su narrativa visual, aunque más sencilla que sus antecesoras, mantiene el nivel que AMC… la pregunta es si eso solo alcanza.

Por ahí leí un comentario que decía algo como que “Lo linda que es esta serie no alcanza para salvar lo flojo de la historia y de sus personajes“. Y, en este caso, yo me siento en la misma posición y punto de crítica.

En definitiva, ‘Feed the Beast’, es una serie que tiene potencial y que podría sumarse a la lista de producciones icónicas de AMC. Pero, solo con el primer episodio visto, la verdad es que dista demasiado del nivel narrativo de aquellas series.

En lo personal creo que  debería mostrar una transformación muy grande en los próximos episodios para que la opinión (mía y general) cambie.

¿Y en Argentina?

Por el momento no se confirmó si AMC Latinoamérica va a emitir esta serie en las pantallas argentinas así que, por ahora, solo podemos compartir el avance:

Si queres seguir las novedades de “Fuera de Serie” podes hacerlo desde Twitter  ACÁ  o Facebook ALLÁ :)