[El tiempo entre costuras] Espías

 

El tiempo Entre Costuras | Antena3 | Facebook

Nada como tener cuatro días libres para aprovechar a ponerte al día o arrancar con alguna nueva serie. En lo personal me dediqué a los 17 episodios de la serie española “El tiempo entre costuras”, una serie que empezó a ser una favorita entre los seriéfilos argentinos.

Sobre la serie

Basada en una de las novelas de  María Dueñas, El tiempo entre costuras nos lleva a España previa guerra civil y a los primeros años del régimen fascista de Franco.

La historia se centra en Sira Quiroga (Adriana Ugarte) una costurera que vive en un barrio de trabajadores y que tras enamorarse perdidamente de Ramiro (Rubén Cortada) decide dejar a su prometido (Ignacio, interpretado por Raúl Arévalo) y viajar con su nuevo amor a Marruecos.

Después de algunos meses donde la vida de la pareja fue pura salidas y diversión, la relación empieza a deteriorarse y vemos que Ramiro no es quien Sira creía. Esto genera que nuestra protagonista deba enfrentarse no solo a un país que es le resulta completamente desconocido sino también a estar sola y sin dinero.

Con la ayuda de algunas personas, Sira logra salir adelante y se enfrenta a un nuevo desafío en su vida: el gobierno británico le pide que empiece a trabajar para ellos como espía.

Qué me pareció

No leí la novela de Dueñas pero la sinopsis de la serie me atrapó y por eso decidí darle una oportunidad. Ante esto me encontré con personajes encantadores que parecían sacados de un cuento infantil como Cenicienta. Pero un cuento infantil para adultos porque a Sira las cosas no le salen bien, el príncipe azul es un chanta y, como toda princesa moderna, debe salvarse a sí misma.

Uno de los grandes puntos a favor de esta serie es su elenco y, principalmente, el trabajo de Adriana Ugarte. Sira es joven, inocente, enamoradiza y soñadora pero también es una persona a la cual la vida le da un durísimo golpe de realidad. La actriz española nos permite disfrutar de toda la transformación del personaje de una manera muy auténtica y natural y si bien Sira debe cambiar para sobrevivir, nunca pierde aquella aura de sencillez, espíritu trabajador y soñador.

Dentro de los primeros tres o cuatro capítulos hay un juego temporal en la narración que es muy interesante y funciona muy bien en la historia. La vemos a ella repleta de armas y el relato empieza con una pregunta implícita: ¿Cómo, una simple costurera, llega a esta situación?. Si bien es un recurso que no volvemos a ver, como introducción funcionó muy bien.

En relación a la ambientación de época la serie es muy correcta. Para quienes tenemos cierta debilidad con la vestimenta, Entre Costuras es un mimo visual: los trajes, los vestidos, sombreros, guantes y maquillaje de todos los personajes es increíble. Sin embargo, desde mi perspectiva, la serie no es demasiado fiel a cuestiones de cultura/costumbres de los años ’30/’40 o al menos al verosímil e ideas que uno tiene sobre esos años.

Y con esto también tuve la impresión de que la producción no fue demasiado detallista, como cuando Sira está cosiendo con la máquina a pedal con  tacos (práctica realmente incómoda para alguien que, además, está cosiendo por horas) o cuando la música que eligieron son melodías árabes o que rememoran al medio oriente y Sira ya se encuentra en España.

Creo que la primera temporada podría separarse, perfectamente, en dos partes:

  • En el desarrollo de la vida amorosa de Sira: Conoce a Ignacio- Se enamora de Ramiro – Ramiro la abandona – Se enferma – Debe salir adelante. (Episodio 1 a 5)
  • En su carrera como espía: Conoce a Rosalinda – Rescata a su madre – Ayuda a Marcus Logan - Se vuelve agente británica – Vuelve a Madrid. (Episodio 5 a 17)

La narración disfruta de cierta tranquilidad y lentitud aún en los momentos de tensión, recordándome mucho al ritmo que tiene Downton Abbey Además muestra ser bastante inocente en el arco narrativo del espionaje. Esto no la perjudica sino que la beneficia con un aura diferente de lo que estamos acostumbrados a ver.

Es una serie que se disfruta muchísimo, que tiene personajes encantadores y que además corta con la rutina seriéfila a la cual todos estamos más que acostumbrados. Si te gustan los dramas románticos con algunos momentos de acción, una historia sencilla pero interesante… quizá debas darle una oportunidad a esta serie.

¿Por qué el furor?

La primera (y única) temporada de El tiempo entre costuras está ahora disponible en Netflix y es ante esto que empezó a tomar más vuelo entre los seriéfilos argentinos, así como ser recomendada y comentada.

Pero recuerden que Antena3 también tiene su sistema de suscripción (para quién esté interesado en verla en la página oficial).

 

¡No te olvides de votar sus GoldenGlobes! #HayUnFUNKOdeRegalo

 Si queres seguir las novedades de “Fuera de Serie” podes hacerlo desde Twitter  ACÁ  o Facebook ALLÁ :)