American Gods: de lo onírico a lo dadaísta en tres pasos

 
American Gods | Starz | Imagen de prensa

American Gods | Starz | Imagen de prensa

Si siguen a Fuera de Serie en el mundo de las redes sociales, bien sabrán que “American Gods” se trata de una de las producciones que, personalmente, más esperaba de este 2017. Basado en uno de los mejores libros que leí en toda mi vida, esta producción lleva a la televisión una historia realmente rica, fácilmente serializable y que desde el vamos, tiene muchísimo potencial.

Con cuatro episodios emitidos (en Argentina disfrutamos de la suerte de poder verlo en Amazon Studios) ya tenemos un espectro más que suficiente para abrir el debate y charlar sobre esta producción.

Un libro escrito por un inglés hablando de un mundo norteamericano

American Gods | Starz | Imagen promocional

American Gods | Starz | Imagen promocional

  • Un poco de historia ¿Por qué fue un notición que saliera “American Gods”?

Neil Gaiman publicó la primera edición de “American Gods” en el 2001, luego de casi dos años de trabajo que incluyeron su recorrido por Estados Unidos y especialmente, por donde quería que sus personajes pasearan. Con una estructura que resulta fácil de imaginar llevada a la televisión, la pluma de Gaiman es indiscutiblemente poética así como disfruta de una narrativa rítmica que nunca aburre. Él es quien nos invita a acompañar a sus personajes dentro de una historia geográficamente fragmentada, en donde combina una línea argumental principal enriquecida por pequeñas situaciones que se van dando en diferentes lugares del país. Con una presentación casi constante de nuevos personajes mitológicos, la trama es tan atrapante que terminás sus 500 en tan solo unos días y con miles de ideas en la cabeza.

Cuando el libro se publicó tuvo tantas críticas positivas como negativas, pero no existe ninguna duda de que el autor británico lo había logrado de nuevo. A los amantes de la lectura de novelas fantásticas, nos regaló una historia que apreciamos, apropiamos y nunca dejamos de recomendar. Tanto es así que el anuncio de la serie de televisión fue la respuesta ideal a dos reclamos históricos como lo fueron la adaptación y el pedido del segundo volumen (algo que Gaiman prometió pero nunca puso fecha de salida).

Un pequeño dato interesante es que, si leyeron la edición original, pueden reencontrarse con aquella que se publicó en su décimo aniversario. No sólo el autor hizo una revisión del texto y lo amplió sino que también sumó un “Epílogo” en donde nuestro protagonista se cruza Jesucristo. Un personaje que, desde mi opinión, realmente faltaba en la primera versión.

  • Pero, qué pasa si no leíste el libro

La historia inicia cuando Sombra, nuestro personaje principal, ve interrumpidos sus últimos días dentro de la cárcel con la trágica noticia de la muerte de su esposa Laura. Adelantando su liberación, decide viajar inmediatamente de regreso a su casa y es en el avión en donde conocerá a un extraño personaje que se presentó como “Miércoles”. Allí mismo él le ofrece un trabajo como guardaespaldas y chófer, el cuál Sombra rechaza pero que, un poco más tarde, va a descubrir que es su última y única opción.

Juntos van a embarcarse en un viaje por Estados Unidos en el cual, mientras Miércoles habla de los dioses antiguos y una inminente guerra contra la tecnología moderna, Sombra no termina de entender qué es verdad y qué mentira de todo esto.  

Primeras, segundas y terceras opiniones

American Gods | Starz | Imagen promocional

American Gods | Starz | Imagen promocional

Antes de iniciar mi review sobre la serie quizá es importante aclarar que no soy una gran fanática de Bryan Fuller como realizador. Si bien tengo un gran cariño a muchas de sus producciones (“Dead Like Me”, “Pushing Daisies” y su primera etapa en “Hannibal“); también tengo mi reserva en sus cómo y, a veces, me encuentro preguntándome el para qué de ciertas decisiones estéticas y narrativas.

Es un poco por esto que decidí no escribir mi crítica sobre “American Gods” ni bien estrenó sino, por el contrario, dejar avanzar la serie y ver con qué me podía sorprender. Lo cierto es que todavía no logré formar una decisión completamente cerrada: a veces la odio, a veces la amo, a veces me deja completamente afuera. Annte todo este crisol de emociones , creo que lo más claro es ir punto por punto:

  • - Cuando ví el primer episodio realmente me sorprendió la secuencia inicial con la que abrió la historia. En lo personal creo que fue un enorme spóiler (para quién estaba atento, al menos) sobre uno de los giros narrativos más interesantes dentro de la novela. Mi primera impresión, que luego fui confirmando a medida que ví más episodios, es que la serie está pensada para quienes fueron primero lectores y a quienes no hay que explicarles nada sino enriquecer un relato que ya conocen.
    Si bien no me animo a decidir si esto es una decisión acertada o no, puedo decir que es arriesgada y que a mí me empuja a estar todo el tiempo preguntándome por qué hicieron tal o cual cosa.
  • - También tengo esa dualidad en cuanto a la adaptación se refiere. Creo que es sumamente interesante cómo fueron agregando, expandiendo y amplificando algunas de las historias pero, al mismo tiempo, no termino de entender por qué no respetaron ciertos detalles y orden de los suceso que van pasando. Por ejemplo, el Sombra de Ricky Whittle es muchísimo más emocional y expresivo del que conocimos en las páginas, la Laura de Emily Browning (con una historia desconocida para nosotros) resulta más culposa de lo que la imaginábamos. Este tipo de cambios, al igual que el desorden de ciertos sucesos, no me parece que realmente sume algo nuevo a la historia y, por el contrario, siento que se pierden ciertos rasgos fundamentales de los personajes.
  • - Donde Fuller no deja de sorprender es en su infinita capacidad de contar historias con imágenes impactantes. “American Gods” tiene su sello por todos lados: es un constante pasar de secuencias oníricas (a veces surrealistas, a veces dadaístas), homenajes a grandes clásicos del cine (sí, de nuevo lo encontramos a Stanley Kubrick en todos lados) y algunos detalles barrocos para terminar de darle aquella oscuridad e impacto que tiene su pincel. Realmente pienso que esta producción tiene secuencias maravillosas que valen la pena mirarlas en detalles pero también siento que hay cierta exageración y saturación dentro de su narrativa que termina perjudicando. Hay un guiño constante a quienes fueron fanáticos de Hannibal y un tono melancólico del director que, da la sensación, no pudo superar su cancelación. En definitiva creo que se trata más de una serie para quienes son amantes de Fuller antes que, para quiénes amamos el libro.
  • No me molesta que el tono del relato televisivo sea completamente diferente de lo que leímos en al libro de Gaiman pero, lo que no terminar de cerrar, es que no encuentre relieves, entonaciones o jerarquías en una historia que desde su origen es muy rica. Me parece que el punto más claro en esto es la falta de importancia y valor que se le da a la música dentro de la producción; un elemento definitorio del libro que acá, entre tanto ruido, pasa completamente desapercibido.
  • - Entre los puntos más interesantes de la serie nos encontramos con el cast. No soy una gran fanática de Ricky Whittle y menos aún de lo que estoy viendo de Emily Browning y todavía no puedo perdonar algunas elecciones. Pero el trabajo de Ian McShane y Peter Stormare me resultan hipnotizantes; es un placer verlos en pantalla dando vida a semejantes personajes.
    De más está decir que cada oportunidad que podamos ver a Gillian Anderson es un placer además de que el personaje de Comunicación le queda increíblemente bien.
  • También es cierto que la serie, más allá de la ruptura narrativa que genera en su adaptación, está muy bien estructurada. Es entretenida, atrapa, se deja disfrutar y te permite meterte en la historia que te está contando. Personalmente creo que si hubiese estrenado durante el 2016 hubiese sido un éxito absoluto pero hoy se ve perjudicada porque quedó entre los estrenos de “Legion” y “Twin Peaks”; fallándole algo tan importante como es el timming.

Ficha técnica

  • - Género: Drama. Fantasía.
  • - Adaptación de: “American Gods” de Neil Gaiman.
  • - Creadores: Bryan Fuller, Michael Green.
  • - RepartoRicky Whittle, Ian McShane, Pablo Schreiber, Bruce Langley, Emily Browning, Yetide Badaki y Gillian Anderson.
  • - Productor: Michael Green
  • - Productores ejecutivos:  Bryan Fuller, Michael Green, Neil Gaiman, Craig Cegielski, Stefanie Berk y Thom Beers.
  • - Dirección: David Slade.
  • - Guión: Bryan Fuller, Michael Green.
  • - Cadena original: Starz
  • - Emite en Argentina: Amazon Studios.

Los invito a sumarse a la comunidad de Fuera de Serie, Los invito a sumarse a la comunidad de Fuera de Serie, en FacebookTwitter , TvShowTime o YouTube :)