[Summer finale] SUITS

 

Fuente: Suits fanpage

Son numerosos los casos de series que arrancan con algo de timidez y que terminan explotando tu pantalla. A mí, por ejemplo, me pasó con The Good Wife. Y más tarde con Suits. Series que las historias me entretenían, que sus personajes me gustaban y que muchas de sus situaciones eran atrapantes.

Pero uno no tarda mucho en verse completamente envuelto y fanatizado con estas series. Suits lo tiene todo. Y en ese todo disfruta de un enorme grupo de fanáticos a quienes es muy divertido seguir y ver su fanart.

La semana que viene nos enfrentamos a la summer finale, un gran momento para engancharse con esta serie si todavía no la miras.

Sobre la serie.

La historia de Suits se desarrolla dentro de las oficinas de uno de los estudios de abogados más grande de Nueva York. Ahí es donde conocemos a Harvey (Gabriel Macht) uno de los abogados estrella de la firma y el responsable de contratar a Mike (Patrick J. Adams). Un chico brillante y con una memoria fotográfica infinita, pero que fue expulsado de la facultad y nunca se recibió como abogado.

Este gran engaño, que en un principio solo saben Harvey y Mike, es el motor y conflicto central de la historia. Constantemente vamos a ver a nuestros dos protagonistas tejiendo y destejiendo situaciones, tácticas y mentiras para que nadie se entere.

Pero la serie logra irse muchísimo más allá de esto. Si bien está siempre presente y es un recurso al que se vuelve para lograr ciertas tensiones en la narración, Suits disfruta de un magnífico equilibrio de conflictos, historias y personajes que se van entrelazando y nos van envolviendo:

  • En cada episodio tenemos un nuevo caso con el que alguno de los abogados de la firma se va a involucrar. Con esto disfrutamos de un paseo de clientes, otros abogados y ciertas personalidades recurrentes que siempre es divertido volver a ver.
  • Las temporadas disfrutan de un conflicto central que se renueva con cada estreno. Ya sea este gran secreto, la búsqueda de expulsar a un socio mayoritario o peleas internas. Siempre hay algo contra lo que se deben enfrentar como equipo.
  • Pero no queda ahí. No nos encontramos con personajes que son solo abogados y nada más. Una de las riquezas más grandes de esta serie es la capacidad de humanizar a sus personajes, de mostrarnos sus fortalezas y debilidades, de permitirnos acompañarlos mientras atraviesan algún conflicto personal que los detiene o los momentos de mayor felicidad. Todos tienen una historia por contar y todas las historias importan.

Sobre ese “todo” que tiene Suits.

Your move, Louis.

Posted by Suits on Sábado, 15 de agosto de 2015

Me resulta imposible alejarme de mi fangirl para contarles por qué esta serie me gusta tanto. Pero creo que la primera gran razón que encuentro es el enorme personaje de Donna, interpretado por Sarah Rafferty. Donna es la secretaria de Harvey y muchísimo más. Un personaje encantador por donde lo mires: irónico y mordaz, con muchísima presencia y que sabe cómo hablarle a las personas para conseguir lo que quiere. Es fiel, a Harvey, a la firma, a sus amigos; y eso hace que esté dispuesta a hacer cualquier cosa con el objetivo de llegar a su meta.

Donna lo es todo. Es de esos personajes secundarios que crecen y que se roban la pantalla, que cada vez tienen más importancia y las historias centrales la empiezan a atravesar con muchísimo más protagonismo. Y, con esto, otro de los puntos destacables es la gran importancia que tienen los roles femeninos en esta serie: Rachel (Meghan Markle) y Jessica (Gina Torres). Parece un detalle menor pero es grandioso ver esto cuando todavía la televisión no brinda una gran cantidad de personajes femeninos fuertes y protagónicos.

No hay ninguna duda del carísma eterno de Gabriel Macht aunque yo, personalmente, no me siento tan cercana del personaje de Mike. Y como me siento alejada de Mike, Louis (Rick Hoffman) es otro personaje que me resulta único e inigualable. Lo odiás, lo amás, le tenes lástima, lo queres matar o te mata de la risa. Es, una vez más, uno de esos personajes que no podrías encontrar en ninguna otra serie.

Es muy divertido ver cómo Suits construye los bandos de los buenos y los malos casi como una historia clásica infantil. El gran villano de la serie es Daniel (David Costabile) el ex-socio fundador que intentará constamente regresar y liderar la firma que ahora encabeza Jessica. Y, junto con este gran villano, los diferentes matices que tienen aquellos que encarnan algún pecado capital: los abogados corruptos, desinteresados, codiciosos.

Y aunque Mike o Harvey a veces tomen caminos cuestionables, son ellos quienes al final de cada capítulo logran salvar a su cliente y solucionar cualquier conflicto que se presentó (o, generaron).

Junto con ese gran equilibrio en la multiplicidad de historias, la calidad de la narración y de los conflictos que presenta, otros de los elementos fundamentales de la serie es la música. Suits tiene un manejo impresionante del elemento musical, de su capacidad para crear ambientación con aquellas canciones que empiezan a sonar alto y silencian los ruidos cotidianos. Quitan el aliento.

Suits merece cada uno de sus millones de espectadores y es una de esas series que parecen no tener techo. Si no la viste, realmente te recomiendo que aproveches el paráte que inicia la semana que viene,  para engancharte y sumarte al grupo de fans.

Si queres seguir las novedades de “Fuera de Serie” podes hacerlo desde Twitter  ACÁ  o Facebook ALLÁ :)