100 días, 2 maratones, 1 sueño

 

Hace poco más de 25 años nació Malena Arcucci, mi hija, en mi casa. No fue una emergencia; fue una elección. Junto con la mamá decidimos que el parto en casa era la mejor opción para una pareja de mujer naturista y hombre del interior, que veían los centros hospitalarios de la gran ciudad como un lugar entre riesgoso y hostil, y a la posibilidad de hacer las cosas a la antigua como algo simplemente natural.

No fue una acción temeraria, aunque lo pareciera; hubo una preparación para afrontar ese momento.

No fue una competencia por demostrar valentía, tampoco: fue una decisión de acuerdo a las convicciones propias, sin invadir las ajenas ni tratar de convencer a nadie. Lo que es ideal y saludable para uno, puede no serlo para otros.

Hay un delgado hilo que une aquello que “no se debe” con lo que “se puede” para terminar atando lo que “se quiere”.

Esta experiencia personal familiar, y la conclusión que la explica o la justifica, vuelve a la mente ahora, cuando estoy a punto de afrontar un desafío que tal vez “no se deba” pero seguramente “se pueda” y sin duda “quiero” llevar a cabo. Así como no pretendía rebatir hace un cuarto de siglo los consejos médicos, tampoco pretendo rebatir ahora los consejos de quienes más saben de running, pero con convicción y respaldo voy a encarar ahora este plan que he dado en llamar “100 días, 2 maratones, 1 sueño”.

El próximo domingo 2 de noviembre voy a correr los 42K de Nueva York y 112 días después, el domingo 22 de febrero de 2015, los 42K de Tokio.

Ni una hazaña, si lo logro, ni una provocación, para los que no recomiendan  correr dos veces la madre de todas las carreras con tan poco tiempo de descanso entre una y otra. Tampoco una temeridad: antes de decidirlo consulté a un equipo completo, para escuchar consejos y para someterme, a los 51 años recién cumplidos, a todos los controles que fueran necesarios.

“Si en una buscás marca y en la otra te cuidás, dale nomás; con responsabilidad y entrenamiento, todo es posible”, dijo mi entrenador Luis Migueles, entre resignado y entusiasmado,  apenas escuchó la intención, antes de uno de los habituales encuentros sabatinos del Migueles Team.

El doctor Oscar Mendoza, cardiólogo y runner, verificó que todo latía bien. Gustavo Güerzoni, kinesiómago amigo, aportó sus mágicas plantillas. Karen Cámera, nutricionista, ordenó la dieta. Fede Engel, en Perú Beach Fitness, guía con la base del gimnasio. Alberto Intebi, médico y también maratonista, chequeó todo. En Nike me dijeron “Just do it”.

El resto será hacer, convencido, lo que me gusta hacer. Correr.

Y creo que ya todos saben por qué corro…

*Corro porque me hace feliz.

*Corro porque me hace sentir joven.

*Corro porque me hace superarme y ganarme a mí mismo cada día (y, sí, es una competencia).

*Corro porque me resultaron un logro los 10, los 21, los 42 y en el futuro serán los 100.

*Corro porque me alegro cuando llego, me alegro cuando gano y me alegro por los que llegan y por los que ganan.

*Corro porque me permite conocer lugares nuevos y reconocer lugares que ya conocía, todos vistos desde una perspectiva diferente.

*Corro porque puedo hacer lo que en ningún otro deporte: competir con los mejores en el mismo lugar…

*Corro porque un día me propuse correr hasta morir, pero cuando llegué a la meta estaba más vivo que nunca.

*Corro cuando estoy mal, para estar bien; y corro cuando estoy bien para estar mejor.

*Corro, también, porque estoy un poco loco.

Podría tomar todos esos argumentos para explicar por qué quiero hacer lo que voy a hacer. Podría utilizar la primera y la última, pero tal vez me quede con una de las razones, la más específica.

*Corro porque me permite conocer lugares nuevos y reconocer lugares que ya conocía, todos vistos desde una perspectiva diferente.

Podría agregarle, eso sí, que esa perspectiva diferente se puede contar. Compartir. Y tal vez sirva para inspirar.

Por eso contaré y compartiré toda la experiencia aquí, en el Runner Blog, donde ya compartí mi experiencia en la Media Maratón de Nueva York 2013, así como lo había hecho en el debut en los 42K de Berlin 2013 o la fascinación de recorrer esa distancia en la Dubai de Maradona.

También en mi Facebook y en mi twitter @daniaarcucci, siempre bajo el hashtag #MajorsRun

Porque, quién sabe, después de haber corrido el major de Berlin y de encarar ahora los majors de Nueva York y Tokio, este desafío llamado “100 días, 2 maratones, 1 sueño” tal vez sea sólo… la mitad del desafío.

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

  • Paula

    Muy buenos los argumentos! Yo creo que lo mas dificil es eso de buscar marca en una, y cuidarse en la otra, porque aun cuando uno se plantee que va a tomarse la carrera tranqui, como un “entrenamiento”, cuando se pasa el arco de largada, uno siempre busca superar su marca!

    • Paula

      Y muchos exitos!

    • Daniel Arcucci

      Tal cual, Paula. Así es. Muchas gracias.

  • Cesar

    Me resultó Muy inspirador y Alentador, admiro mucho a los runners de categorias más avanzadas, porque es realmente un desafío cada salida o entrenamiento para hacer lo que tanto nos gusta, siempre luchando con el cansancio de la rutina labolar y las ganas de quedarse sentado o acostado para recuoerar fuerzas, olvidando que ese pequeño esfuerzo por salir recarga más que cualquier colchon o sillon.
    Realmente te felicito y me enorgullece saber que quieres seguir desafiandote!
    Un Gran Abrazo y que disfrutes de cada paso!

    • Daniel Arcucci

      Qué bueno, César. Muchas gracias.

  • jonathan

    Como runner y como alguien que ama el periodismo, sin haberlo estudiado, me producis una gran motivación a 1 semana de la que será mi primera maratón. A veces el corazón puede mas que la razón y seguro el 23/02 estaremos todos leyendo tus sensaciones del dia después de haber completado 100 días , 2 maratones , 1 sueño! Abrazo y muchas felicidades

  • Abraham

    Dani sos una motivación para los que recién empezamos.
    Te leo con atención.
    Saludos y suerte

  • Matías

    Muy bien Daniel! a acompañarte en este desafío y no olvides que Dios te acompañará tambien! con todo!

  • juan

    corro para escribir sobre correr en un blog

  • Luis Migueles

    con una buena preparacion y mucho cuidado vamos a lograr ambos objetivos ! una depende de mi la otra de vos!!