¿Podrán superar el récord de Paula Radcliffe en maratón?

De pequeña, Paula Radcliffe (17 de diciembre de 1973) tenía problemas respiratorios. Era asmática y sumaba una afección más: la anemia. A los 7 años empezó a correr como un legado de su padre, quien era maratonista. Comenzó con las distancias cortas compitiendo en la escuela con carreras de Cross Country.

En 2002 decidió correr su primera maratón. El 14 de abril de 2002 corrió en Londres en 2h18m56s en su debut maratoniano. En aquella primera maratón quedó apenas a 9 segundos del récord mundial, que por entonces correspondía a Catherine Ndereba. A los meses, el 13 de octubre, corrió los 42,195 km de Chicago para establecer una nueva plusmarca con 2h17m18s.

Inconformista, el 13 de abril de 2003, corrió en Londres para establecer un nuevo recórd mundial en 2h15m25s. Una marca que todavía nadie pudo superar. Y en abril próximo, su plusmarca cumplirá 11 años. Según las propias palabras de Radcliffe, de 40 años, la única mujer que podría superarla es Isla, su hija mayor de 7 años.

De acuerdo a los últimos resultados, no parece que el récord del mundo de la atleta británica se vea amenazado. Al menos en lo inmediato. Desde que la japonesa Naoko Takahasi rompiera la barrera de 2h20m en Berlín en 2011, otras 16 atletas bajaron también esta marca, pero apenas 10 lo hicieron en los últimos seis años e incluso la cifra ha descendido a seis en 2012. Otro dato, es que la mujer más rápida de 2013 fue de Rita Jeptoo con 2h19m57s en la maratón de Chicago.

Y, con frecuencia, declara: “Voy a correr mientras lo disfrute. Cuando deje de hacerlo, no corro más”. Casada con su entrenador, Gary Lough, un ex corredor de 1500 mtrs, además de Isla, tienen otro hijo de nombre Ráphael, de 3 años. Su cuenta pendiente es una medalla olímpica, algo que tampoco pudo obtener el gran Haile Gebrselassie. Radcliffe, en Atenas 2004, abandonó en el km 36 luego de ser superada por por la atleta japonesa Noguchi y la atleta Keniata Ndereba.

Seguinos en twitter en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Sin comentarios

Adidas y un dejá vù de imágenes

Los corredores siempre vivimos en nuestro mundo. Sin importarnos el que dirán. Lo hacemos y listo. En esta ingeniosa campaña gráfica que adidas realizó en Estados Unidos entre 1999 y 2000 se muestra el cruce entre runners con la gente común y corriente, por cierto alejada de esta actividad.  Allá lejos y hace tiempo. Es cierto. Pero con ella queda plasmado que los corredores, como una enorme tribu urbana, somos distintos, diferentes.

PONELE UN “ME GUSTA” Y HACETE AMIGO DE RUNNER BLOG EN FACEBOOK ACÁ…

Dorando Pietri, la leyenda del perdedor

En el maratón de Londres de 1908 se corrió por primera vez en la distancia reglamentaria que conocemos en la actualidad (42,195 km), o un poco más. Partieron 56 atletas desde el Castillo de Windsor y un infrecuente calor obligó a abandonar a 29. Dorando Pietri, un pastelero italiano de contextura pequeña que venía de ganar los 30 kilómetros de París, tomó la punta en el km 36: “Animado por el fervor del público, Pietri aceleró paulatinamente su ritmo, sin calcular bien las distancias, y cuando entraba en el enfervorecido estadio, tomó la dirección contraria”, relata el libro Gran historia de las Olimpíadas y los deportes.

Y concluye: “Totalmente extenuado, con la cabeza colgando hacia atrás y caminando como un autómata, Pietri se acerca a duras penas a la meta, pero a falta de 70 metros cae al suelo. Dos jueces le ayudan a levantarse antes de que a falta de 20 m. vuelva a caerse. Allí, otro juez y el entonces periodista Arthur Conan Doyle, creador del famoso personaje Sherlock Holmes, le arrastran hasta la línea de llegada, que el desfallecido Pietri cruza 30 segundos antes que el estadounidense John Hayes, de 19 años. Obviamente descalificado por la ayuda recibida, Dorando Pietri se convirtió, sin embargo, en el vencedor moral del maratón, y su gesta, imborrable ya en el recuerdo olímpico, le valió tantos honores como si hubiera triunfado”.

Este peculiar pastelero recorrió exhausto los últimos metros. El público y los oficiales le brindaron ayuda. Al recibir colaboración externa lo jueces no tuvieron opción y se vieron obligados a descalificarlo. Esto no impidió que su nombre sea más recordado que el norteamericano John Joseph Hayes, oficialmente reconocido como el vencedor. Dorando se convirtió en un personaje célebre en la historia de los Juegos Olímpicos.

Abajo un video, bien didáctico, para que compares lo que implicaba correr un maratón hace más de un siglo. Disfrutalo…

PONELE UN “ME GUSTA” Y HACETE AMIGO DE RUNNER BLOG EN FACEBOOK ACÁ…

Sin comentarios

Zapatillas en el recuerdo: hoy, adidas Los Angeles Trainer

Para aquellos que creen que está todo inventado, les mostramos unas zapatillas especiales de 1984 en la previa de los Juegos Olímpicos. Un homenaje a la cita deportiva por excelencia que adidas lanzó al mercado con el por entonces revolucionario calzado denominado Los Ángeles Trainer. El sistema de ajuste individual que venía acompañado de una llave azul, de extraña forma, con el logo de la marca, para trabar las varillas. Estas eran rojas, blancas y azules. Se ajustaban a la altura del talón con el fin de regular la amortiguación en las diferentes superficies. Los tres tarugos que tenían en el talón se sacaban. Cada color era de distinta densidad y a partir de la ubicación de cada uno de ellos se regulaba la dureza.

Según consta en el aviso, había (nada más y nada menos) ¡27 posibilidades de encontrar el calzado jogging adecuado con las varillas!  El mensaje, además, agregaba: “Si te gusta correr, no lo dudes, hacete una escapada urgente a la casa de deportes más cercana y exigiles tus “Los Ángeles Trainer” completitas, con varillas y llave incluida. El calzado con amortiguación que hace jogging en todos los terrenos”.

Fueron un éxito de ventas en todo el mundo. Hoy, con la tendencia retro, se consiguen en el exterior (ver foto de abajo). Por ejemplo, en Suecia a un precio de 72 euros aproximadamente.

¿Qué zapatillas de antaño recordás?

Tu calle, Miguel

Por Martín Vassallo Argüello (*)

En 1978, cuando Miguel Sánchez fuera brutalmente secuestrado y desaparecido, el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) no existía. Pero por alguna razón quisimos que a partir de mañana ambos confluyan en nuestros corazones.

A partir de mañana el tramo de la calle Crisólogo Larralde, lindera al Cenard, pasará a llamarse Miguel Sánchez
El Cenard es el templo del deporte
donde cada día miles de sueños renacen para darle fuerza a nuestros atletas. Vivir el Cenard es mágico. Conocerlo, caminarlo, compartirlo, recorrerlo, me enseñó a creer que las limitaciones existen para ser superadas.
Hay mística. El Cenard tiene alma propia, vida, calor. Los mejores deportistas de nuestro país se entrenan en sus pistas, en sus canchas, en sus gimnasios; se hacen estudios, mediciones.
Nuestros atletas, los que llevan con orgullo de combatiente la bandera, han marcado el suelo de este templo con gotas de sudor, con náuseas y hasta con lágrimas. Flota en el aire la asfixia con gusto a sangre.
Ser deportista de alto rendimiento ahoga, cansa, agota, marea, destroza los músculos para volver a regenerarlos
. Duele, claro que duele, pero no hay nada comparable a sentir que se mejoró un milímetro, una milésima de segundo. Nada como la alegría de sentir que se hizo absolutamente todo por ser mejor.
A muchos de nosotros nos permitió dormir, comer, entrenarnos, conocernos entre nosotros, apoyarnos y progresar.
En esa pista la vi a ella, saltadora de garrocha, tremenda campeona ganadora de medallas, haciendo pasadas de mil metros, solita, sin entrenador ni acompañantes: ella y un papelito; yo, que me mataba entrenando, pero que no arrancaba sin mi entrenador.
En esas habitaciones escuché la cumbia de los boxeadores despertándome a las 6 y media de la mañana. “Nosotros ya volvimos de correr”, me dijeron cuando pregunté si no era demasiado temprano como para tanta `conga`. Yo, que arrancaba temprano, pero claro, no laburaba después de mi entrenamiento.
Ahí, en el templo del deporte, entendí que un gimnasio está hecho de pesas, barras y mancuernas, pero fundamentalmente de ilusiones. Entendí que un sueño se persigue mucho más allá del dolor viendo a nuestros atletas acalambrados de tanta paliza. Por ese amplio playón de entrada cruzaba saludos con ellos, con los que hacen del deporte una herramienta de dignidad, con los que junto al deporte construyen una vida más sana, más justa.
Ahí entendí lo que es ser deportista, atleta, hombre del deporte. Hoy, con mi carrera ya terminada, sigo visitando el Cenard.
Aún los veo. Se bajan del colectivo en Libertador y caminan los 300 metros hasta la puerta del templo. Ahí están ellos, con mochilas, bolsos, bolsitos, pateando para seguir empujando sus propios límites. Todos los días, absolutamente todos, con más o menos apoyo, con más o menos resultados, jóvenes o experimentados, hombres y mujeres de la dignidad.
“Un mundo mejor es posible”, dijo Fidel en las escalinatas de la Facultad de Derecho de Buenos Aires en su último paso por nuestro país. No tengo dudas de que ese mundo mejor es junto al deporte.
Miguel Sánchez, hombre del deporte y de la paz, entendía lo que se siente al transpirar el alma, entendía la satisfacción que genera vomitar en una pista de tanto forzar los pulmones. El Tucu luchaba todos los días de su vida, su meta era ambiciosa, quería una sociedad mejor, militaba para ello, soñaba con un hombre nuevo, pecado que los milicos no le perdonaron ni a él ni al Che.
Mañana, la política por la que luchaste volverá a la calle, Miguel. De esa política nace el reconocimiento a los que pelearon por nosotros. Desde mañana, Miguel, la calle por la que caminan nuestros deportistas llevará tu nombre.
Miguel querido, vos que sabés, vos que lo sentiste en tus piernas y en tu corazón, acompañalos para que no aflojen. Dales una palmadita para que sigan peleando, para que sigan luchando con alma y vida hasta la victoria siempre.
Caminan con vos. Son trecientos metros con tu nombre, con tu vida, con tu ejemplo. Con el recuerdo de tu verso eterno:

”Para vos atleta
para vos que sabés del frío, de calor,
de triunfos y derrotas
para vos que tenés el cuerpo sano
el alma ancha y el corazón grande.
Para vos que tenés muchos amigos
muchos anhelos
la alegría adulta y la sonrisa de los niños.
Para vos que no sabés de hielos ni de soles
de lluvia ni rencores.
Para vos, atleta
que recorriste pueblos y ciudades
uniendo Estados con tu andar
.
Para vos, atleta
que desprecias la guerra y ansías la paz
.”
Miguel Sánchez.

Documental de la UNQUI “Para vos , atleta”.

Para vos atleta, Miguel Sánchez from Cristian M. Verón on Vimeo.

Fuentes: Télam y Universidad Nacional de Quilmes

* Ex tenista profesional. Actualmente ofrece clínicas de tenis para chicos de barrios carenciados.

Hoy, que no es un día más, recordamos con tristeza y dolor el golpe de estado del 24 de marzo de 1976.